La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Texto: Antonio Rodríguez Carmona Montaje: Antonio García Polo Citas bíblicas de la Biblia de Jerusalén Música: Joshua Bel.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Texto: Antonio Rodríguez Carmona Montaje: Antonio García Polo Citas bíblicas de la Biblia de Jerusalén Música: Joshua Bel."— Transcripción de la presentación:

1

2

3 Texto: Antonio Rodríguez Carmona Montaje: Antonio García Polo Citas bíblicas de la Biblia de Jerusalén Música: Joshua Bel

4 V. MINISTERIO SACERDOTAL

5 1. Haced esto como mi memorial. Jesús quiere positivamente que se perpetúe su memoria a lo largo de los siglos y ordena a sus discípulos que lo hagan. 2. El mandato está dirigido a los Doce Apóstoles, sentados a la mesa con Jesús y primeros participantes de la Eucaristía. El grupo tiene una doble personalidad: son Doce y son Apóstoles cualificados.

6 * Los escogió como signo de la convocatoria (Iglesia = convocatoria) que realizaba en nombre del Padre. Dios realizó diversas convocatorias para reunir a su pueblo a lo largo del AT por medio de sus enviados, Moisés y los profetas. Ahora lleva a cabo la última y definitiva por medio de Jesús. 3. El grupo de los Doce representa a toda la Iglesia. * Jesús proclamó la llegada del reino de Dios con su predicación y sus signos o gestos significativos; uno de ellos fue el elegir a Doce discípulos como compañeros permanentes y colaboradores. Al escoger Jesús Doce discípulos para que le acompañen permanentemente, manifiesta esta voluntad: la finalidad de su convocatoria es reunir a las doce tribus de Israel.

7 * Jesús ha instituido la Eucaristía como medio de unirse a su sacrificio existencial. Cada uno de los Doce, como miembros de la Iglesia, necesitó de la Eucaristía para su ofrenda existencial al Padre por medio de Cristo, ejerciendo así su carácter de miembros del pueblo sacerdotal, que comparten con todos los demás cristianos. * Los comensales de Jesús en la Última Cena fueron los Doce. A ellos va dirigido el mandato, lo que implica que está dirigido a toda la Iglesia. La Eucaristía ha sido confiada a toda la Iglesia como necesaria para su crecimiento, alimento e identidad. Por ello nunca puede ser una celebración o devoción particular de una persona o de un grupito. Donde se celebra la Eucaristía, celebra toda la Iglesia.

8 * Jesús resucitado envió al grupo de los Doce como testigos cualificados de su obra con el encargo de invitar a su convocatoria (Iglesia) de salvación a todo el mundo, ordenándoles predicar, bautizar, perdonar los pecados y celebrar su memorial. Convierte así a los Doce en apóstoles cualificados: Jesús se acercó a ellos y les habló así: « Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo. » (Mt 28,18-20). 4. El grupo de los Doce Apóstoles, testigos cualificados.

9 Por último, estando a la mesa los once discípulos, se les apareció y les echó en cara su incredulidad y su dureza de corazón, por no haber creído a quienes le habían visto resucitado. Y les dijo: « Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará. Estas son las señales que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas, agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien. » Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios. Ellos salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban (Mc 16,14-20).

10 Estaban hablando de estas cosas, cuando él se presentó en medio de ellos y les dijo: « La paz con vosotros. »... Y, entonces, abrió sus inteligencias para que comprendieran las Escrituras, y les dijo: « Así está escrito que el Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos al tercer día y se predicara en su nombre la conversión para perdón de los pecados a todas las naciones, empezando desde Jerusalén. 48 Vosotros sois testigos de estas cosas (Lc 24, ). El les contestó: recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra. » (Hech 1,8).

11 5. En los escritos del NT aparecen los Apóstoles y sus colaboradores ejerciendo las diversas facetas de este mandato de Jesús en favor de la comunidad: A. Hechos de los Apóstoles no es una crónica de la Iglesia primitiva, pero en sus relatos deja entrever cómo los Doce y sus ayudantes realizan este mandato, predicando, bautizando, perdonando, celebrando la Eucaristía: Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo (2,14). Al oír esto, dijeron con el corazón compungido a Pedro y a los demás apóstoles: « ¿Qué hemos de hacer, hermanos? « Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo... Los que acogieron su Palabra fueron bautizados. Aquel día se les unieron unas personas. Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones (2, ).

12 Pedro, al ver esto, se dirigió al pueblo, diciendo...Estaban hablando al pueblo, cuando se les presentaron los sacerdotes, el jefe de la guardia del Templo y los saduceos, molestos porque enseñaban al pueblo y anunciaban en la persona de Jesús la resurrección de los muertos. Les echaron mano y les pusieron bajo custodia hasta el día siguiente, pues había caído ya la tarde. Sin embargo, muchos de los que oyeron la Palabra creyeron; y el número de hombres llegó a unos (3,12; 4,14).

13 Los apóstoles daban testimonio con gran poder de la resurrección del Señor Jesús. Y gozaban todos de gran simpatía. No había entre ellos ningún necesitado, porque todos los que poseían campos o casas los vendían, traían el importe de la venta, y lo ponían a los pies de los apóstoles, y se repartía a cada uno según su necesidad (4,33-35).

14 Al enterarse los apóstoles que estaban en Jerusalén de que Samaria había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. Estos bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo; pues todavía no había descendido sobre ninguno de ellos; únicamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo (8,14-17). Felipe entonces, partiendo de este texto de la Escritura, se puso a anunciarle la Buena Nueva de Jesús. Siguiendo el camino llegaron a un sitio donde había agua. El eunuco dijo: « Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? » Y mandó detener el carro. Bajaron ambos al agua, Felipe y el eunuco; y lo bautizó (8,35-38). Al enterarse los apóstoles que estaban en Jerusalén de que Samaria había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. Estos bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo; pues todavía no había descendido sobre ninguno de ellos; únicamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo (8,14-17). Felipe entonces, partiendo de este texto de la Escritura, se puso a anunciarle la Buena Nueva de Jesús. Siguiendo el camino llegaron a un sitio donde había agua. El eunuco dijo: « Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? » Y mandó detener el carro. Bajaron ambos al agua, Felipe y el eunuco; y lo bautizó (8,35-38).

15 Designaron presbíteros en cada Iglesia y después de hacer oración con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído (14,23). El primer día de la semana, estando nosotros reunidos para la fracción del pan, Pablo, que debía marchar al día siguiente, conversaba con ellos y alargó la charla hasta la media noche... (20,7-8).

16 Desde Mileto (Pablo) envió a llamar a los presbíteros de la Iglesia de Efeso (29,17). (Pablo:)No considero mi vida digna de estima, con tal que termine mi carrera y cumpla el ministerio que he recibido del Señor Jesús, de dar testimonio del Evangelio de la gracia de Dios (20,24). «Tened cuidado de vosotros y de toda la grey, en medio de la cual os ha puesto el Espíritu Santo como vigilantes para pastorear la Iglesia de Dios, que él se adquirió con la sangre de su propio hijo (20,28).

17 b. Las cartas de Pablo tampoco son tratados sistemáticos de teología, pero ofrecen igualmente abundantes alusiones a la actividad apostólica de la Iglesia, en la que los apóstoles, en este caso Pablo, predica, bautiza, gobierna la comunidad en nombre de Jesús, preside la eucaristía. Por ejemplo, en 1 Corintios: Pablo, llamado a ser apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios (1,1) ¡Doy gracias a Dios por no haber bautizado a ninguno de vosotros fuera de Crispo y Gayo! Así, nadie puede decir que habéis sido bautizados en mi nombre (1,14-15).

18 Y mi palabra y mi predicación no tuvieron nada de los persuasivos discursos de la sabiduría, sino que fueron una demostración del Espíritu y del poder para que vuestra fe se fundase, no en sabiduría de hombres, sino en el poder de Dios (2,4-5). ¿Qué es, pues Apolo? ¿Qué es Pablo?... ¡Servidores, por medio de los cuales habéis creído!, y cada uno según lo que el Señor le dio. Yo planté, Apolo regó; mas fue Dios quien dio el crecimiento. De modo que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios que hace crecer (3,5-7). Por tanto, que nos tengan los hombres por servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios (4,1).

19 Acerca de la virginidad no tengo precepto del Señor. Doy, no obstante, un consejo, como quien, por la misericordia de Dios, es digno de crédito (7,25). ¿No soy yo libre? ¿No soy yo apóstol? ¿Acaso no he visto yo a Jesús, Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor? Si para otros no soy yo apóstol, para vosotros sí que lo soy; pues ¡vosotros sois el sello de mi apostolado en el Señor! (9,1-2)

20 Cuando os reunís, pues, en común, eso ya no es comer la Cena del Señor; porque cada uno come primero su propia cena, y mientras uno pasa hambre, otro se embriaga. ¿No tenéis casas para comer y beber? ¿O es que despreciáis a la Iglesia de Dios y avergonzáis a los que no tienen? ¿Qué voy a deciros? ¿Alabaros? ¡En eso no los alabo! Por tanto, quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba de la copa. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo (11,20-29). Porque yo recibí del Señor lo que os he transmitido: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan, y después de dar gracias, lo partió y dijo: « Este es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto como mi memorial.» Asimismo también la copa después de cenar diciendo: « Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces la bebiereis, hacedlo como mi memorial. Pues cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga. »

21 Y en último término se me apareció también a mí, como a un abortivo. Pues yo soy el último de los apóstoles: indigno del nombre de apóstol, por haber perseguido a la Iglesia de Dios. Mas, por la gracia de Dios, soy lo que soy; y la gracia de Dios no ha sido estéril en mí. Antes bien, he trabajado más que todos ellos. Pero no yo, sino la gracia de Dios que está conmigo. Pues bien, tanto ellos como yo esto es lo que predicamos; esto es lo que habéis creído (15,8-11).

22 6. Los obispos y presbíteros heredan y ejercen este mandato al servicio del pueblo de Dios, haciendo sacramentalmente presente a Cristo y su obra salvadora. Anuncian el evangelio, convocan, presiden y gobiernan la comunidad en el nombre de Cristo y la alimentan con la predicación y los sacramentos. * Obispos y presbíteros celebran la Eucaristía al servicio del pueblo de Dios y en servicio propio, puesto que ellos también son miembros de este pueblo sacerdotal.

23


Descargar ppt "Texto: Antonio Rodríguez Carmona Montaje: Antonio García Polo Citas bíblicas de la Biblia de Jerusalén Música: Joshua Bel."

Presentaciones similares


Anuncios Google