La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Trigésimo cuarto programa. Jesucristo es Dios y Hombre verdadero.Jesucristo es Dios y Hombre verdadero. Como Dios está en todas partes.Como Dios está

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Trigésimo cuarto programa. Jesucristo es Dios y Hombre verdadero.Jesucristo es Dios y Hombre verdadero. Como Dios está en todas partes.Como Dios está"— Transcripción de la presentación:

1 Trigésimo cuarto programa

2 Jesucristo es Dios y Hombre verdadero.Jesucristo es Dios y Hombre verdadero. Como Dios está en todas partes.Como Dios está en todas partes. Como hombre está solamente en el cielo y en el sagrario, en el Sacramento de la Eucaristía.Como hombre está solamente en el cielo y en el sagrario, en el Sacramento de la Eucaristía. La Eucaristía es una prueba del amor de Dios a los hombres.La Eucaristía es una prueba del amor de Dios a los hombres.

3 El sagrario es lo más importante de la iglesia; aunque a veces no está en el altar mayor.El sagrario es lo más importante de la iglesia; aunque a veces no está en el altar mayor. En el sagrario está Jesucristo vivo y resucitado; no es un retrato o una estatua.En el sagrario está Jesucristo vivo y resucitado; no es un retrato o una estatua. Junto al sagrario, la lámpara votiva.Junto al sagrario, la lámpara votiva. La genuflexión ante la Eucaristía es una manifestación de adoración.La genuflexión ante la Eucaristía es una manifestación de adoración.

4 La Visita al Santísimo Jesucristo está deseando que vayamos a visitarle.Jesucristo está deseando que vayamos a visitarle. Debemos ir con frecuencia a contarle nuestras penas y necesidades, y a pedirle consuelo y ayuda.Debemos ir con frecuencia a contarle nuestras penas y necesidades, y a pedirle consuelo y ayuda. Es muy buena costumbre entrar a saludar a Jesucristo al pasar por delante de una iglesia, al menos una vez al día.Es muy buena costumbre entrar a saludar a Jesucristo al pasar por delante de una iglesia, al menos una vez al día. Aunque sea brevemente. Aunque sea brevemente.

5 JESUCRISTO ESTÁ VERDADERA, REAL Y SUSTANCIALMENTE PRESENTE, AUNQUE ENCUBIERTO BAJO APARIENCIAS DE PAN y DE VINO.JESUCRISTO ESTÁ VERDADERA, REAL Y SUSTANCIALMENTE PRESENTE, AUNQUE ENCUBIERTO BAJO APARIENCIAS DE PAN y DE VINO. En la Eucaristía permanecen el olor, color y sabor del pan y del vino; pero su substancia se ha convertido en el Cuerpo y en la Sangre de N. S. Jesucristo. En la Eucaristía permanecen el olor, color y sabor del pan y del vino; pero su substancia se ha convertido en el Cuerpo y en la Sangre de N. S. Jesucristo.

6 Esta conversión se llama transubstanciación.Esta conversión se llama transubstanciación. Cesan las sustancias del pan y el vino porque suceden en su lugar el Cuerpo y la Sangre de Cristo.Cesan las sustancias del pan y el vino porque suceden en su lugar el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Es una conversión milagrosa.Es una conversión milagrosa. Seguimos viendo el pan y el vino pero substancialmente ya no lo son, porque en ellos está realmente el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Cristo.Seguimos viendo el pan y el vino pero substancialmente ya no lo son, porque en ellos está realmente el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Cristo.

7 EL PAN Y EL VINO SE CONVIERTEN EN EL CUERPO Y SANGRE DE JESUCRISTO EN LA SANTA MISA POR LAS PALABRAS DE LA CONSAGRACIÓN, PUNTO CENTRAL DE LA MISA.EL PAN Y EL VINO SE CONVIERTEN EN EL CUERPO Y SANGRE DE JESUCRISTO EN LA SANTA MISA POR LAS PALABRAS DE LA CONSAGRACIÓN, PUNTO CENTRAL DE LA MISA. Jesucristo instituyó la Eucaristía para perpetuar hasta su vuelta, el sacrificio de la cruz, y alimentar nuestras almas para la vida eterna.Jesucristo instituyó la Eucaristía para perpetuar hasta su vuelta, el sacrificio de la cruz, y alimentar nuestras almas para la vida eterna.

8 El Jueves Santo en su Última Cena, Jesucristo, instituyó el Sacrificio Eucarístico de su Cuerpo y de su Sangre.El Jueves Santo en su Última Cena, Jesucristo, instituyó el Sacrificio Eucarístico de su Cuerpo y de su Sangre. Jesús ofreció aquel día en el cenáculo el mismo sacrificio que iba a ofrecer pocas horas más tarde en el calvario: con anticipación, se entregó por todos los hombres bajo las apariencias de pan y vino.Jesús ofreció aquel día en el cenáculo el mismo sacrificio que iba a ofrecer pocas horas más tarde en el calvario: con anticipación, se entregó por todos los hombres bajo las apariencias de pan y vino.

9 Con las palabras «haced esto en memoria mía», Jesús dio a los Apóstoles y a sus sucesores el poder y el mandato de repetir aquello mismo que Él había hecho: convertir el pan y el vino, en su Cuerpo y en su Sangre, ofrecer estos dones al Padre y darlos como manjar a los fieles.Con las palabras «haced esto en memoria mía», Jesús dio a los Apóstoles y a sus sucesores el poder y el mandato de repetir aquello mismo que Él había hecho: convertir el pan y el vino, en su Cuerpo y en su Sangre, ofrecer estos dones al Padre y darlos como manjar a los fieles.

10 Jesucristo está en todas las Hostias consagradas entero en cada una de ellas.Jesucristo está en todas las Hostias consagradas entero en cada una de ellas. La presencia de Cristo en la Eucaristía es inextensa, es decir, todo en cada parte.La presencia de Cristo en la Eucaristía es inextensa, es decir, todo en cada parte. Por eso al partir la Sagrada Forma, Jesucristo no se divide, sino que queda entero en cada parte, por pequeña que sea.Por eso al partir la Sagrada Forma, Jesucristo no se divide, sino que queda entero en cada parte, por pequeña que sea.

11 La Misa es el acto más importante de nuestra religión: es la renovación y perpetuación del sacrificio de Cristo en la cruz. Son un ÚNICOsacrificio

12 En la Misa se reactualiza el sacrificio que de su propia vida hizo Jesucristo a su Eterno Padre en el calvario, para que por sus méritos infinitos nos perdone a los hombres nuestros pecados, y así podamos entrar en el cielo. En la Misa se hace presente la redención En la Misa se hace presente la redención.

13 Se desarrolla en dos grandes momentos, que forman un solo acto de culto: la liturgia de la Palabra, que comprende la proclamación y la escucha de la Palabra de Dios; la liturgia eucarística, que comprende la presentación del pan y del vino, la anáfora o plegaria eucarística, con las palabras de la consagración, y la comunión.

14 «Todos los fieles que asisten al Sacrificio Eucarístico lo ofrecen también al Padre por medio del sacerdote, quien lo realiza en nombre de todos y para todos hace la consagración». «Todos los fieles que asisten al Sacrificio Eucarístico lo ofrecen también al Padre por medio del sacerdote, quien lo realiza en nombre de todos y para todos hace la consagración». No hay Sacrificio Eucarístico posible sin sacerdote celebrante. No hay Sacrificio Eucarístico posible sin sacerdote celebrante. El pan de trigo y el vino de vid son elementos esenciales para la celebración El pan de trigo y el vino de vid son elementos esenciales para la celebración

15 Hay quienes dicen que no van a Misa porque no sienten nada.Hay quienes dicen que no van a Misa porque no sienten nada. No somos animales sentimentales, sino racionales.No somos animales sentimentales, sino racionales. La fe no es cuestión de emociones, sino de valores.La fe no es cuestión de emociones, sino de valores. Los valores están por encima de las emociones y muchas veces prescinden de ellas.Los valores están por encima de las emociones y muchas veces prescinden de ellas.

16 El cumplimiento de las obligaciones no se limita a cuando se tienen ganas.El cumplimiento de las obligaciones no se limita a cuando se tienen ganas. Muchos cristianos no caen en la cuenta del valor incomparable de la Santa Misa.Muchos cristianos no caen en la cuenta del valor incomparable de la Santa Misa. «Una sola Misa glorifica más a Dios que lo que le glorifican en el cielo por toda la eternidad todos los ángeles y santos juntos, incluyendo a la Santísima Virgen María, Madre de Dios».«Una sola Misa glorifica más a Dios que lo que le glorifican en el cielo por toda la eternidad todos los ángeles y santos juntos, incluyendo a la Santísima Virgen María, Madre de Dios».

17 Los cuatro fines de la Misa 1º Para adorar a Dios dignamente. 2º Para satisfacer por nuestros pecados y los de todos cristianos vivos y difuntos. 3º Para dar gracias a Dios por los beneficios que nos hace: conocidos y desconocidos. 4º Para pedir nuevos favores del alma y del cuerpo, espirituales y materiales, personales y sociales.

18 Para alabar a Dios, para darle gracias por un beneficio, para pedirle un nuevo favor, para expiar nuestros pecados, para aliviar a las almas del purgatorio, etc., lo mejor es oír Misa.

19 La costumbre de ofrecer Misas por los difuntos es muy buena. La costumbre de ofrecer Misas por los difuntos es muy buena. Una Misa ayuda mucho más que un ramo de flores sobre su tumba. Una Misa ayuda mucho más que un ramo de flores sobre su tumba. La Misa se ofrece siempre solamente a Dios, pues sólo a Él debemos adoración. La Misa se ofrece siempre solamente a Dios, pues sólo a Él debemos adoración. A veces se dice Misa en honor de la Virgen o de algún santo, para pedir su intercesión. A veces se dice Misa en honor de la Virgen o de algún santo, para pedir su intercesión.

20 La Sagrada Comunión es el acto de recibir a Jesucristo, con su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad, bajo las apariencias de pan y vino. Hay obligación bajo pecado grave, de comulgar una vez al año, y en peligro de muerte.

21 A Jesucristo no le bastó hacerse hombre y morir por los hombres. Quiso quedarse para siempre entre nosotros en la Eucaristía, y hacerse pan para unirse a nosotros en la Sagrada Comunión. Dice Cristo que quien comulga, vivirá eternamente.

22 La Comunión es el alimento del alma que la robustece para la lucha de la vida. Quien no comulga tiene el alma débil, y fácilmente puede caer en el pecado. La Comunión es el mejor medio de vencer las tentaciones porque debilita nuestras malas inclinaciones, aumenta la gracia santificante y nos preserva del pecado mortal.

23 Antes de comulgar, debemos prepararnos con reverencia, pensando que el que viene a nosotros -pobres pecadores- es nada menos que Jesucristo, Dios, infinitamente poderoso, creador del universo; que nos ama tanto, que quiso quedarse con nosotros en los sagrarios para que podamos recibirle.

24 Para comulgar es necesario: - estar en gracia de Dios y - haber guardado el AYUNO EUCARISTICO. El ayuno eucarístico, hoy día, se ha reducido a una hora para sólidos y líquidos. El agua y las medicinas, no rompen el ayuno. El ayuno eucarístico queda suprimido para los enfermos y las personas que los cuidan.

25 Si comulgamos sabiendo que estamos en pecado grave, cometemos un pecado tremendo que se llama sacrilegio. Se puede comulgar por segunda vez en el día con tal de que sea oyendo misa entera. En la Eucaristía, más que transformar a Cristo en nuestra sustancia, es Él quien nos transforma en la suya

26 Acercarnos a comulgar, con profundo respeto, siendo conscientes de lo que ocurrirá. Se puede comulgar de dos maneras: a) En la boca Se puede comulgar de dos maneras: a) En la boca b) En la mano izquierda como bandeja y llevando la hostia a la boca con la mano derecha. No hay que retirarse sin haber consumido la Eucaristía.

27 Enseña el Catecismo en su n. 1390: Gracias a la presencia sacramental de Cristo bajo cada una de las especies, la Comunión bajo la sola especie de pan ya hace que se reciba todo el fruto de gracia propio de la Eucaristía. Por razones pastorales, esta manera de comulgar se ha establecido legítimamente como la más habitual en el rito latino. "La Comunión tiene una expresión más plena por razón del signo cuando se hace bajo las dos especies. Ya que en esa forma es donde más perfectamente se manifiesta el signo del banquete eucarístico" (IGMR 240). Es la forma habitual de comulgar en los ritos orientales.

28 Los frutos de la Sagrada Comunión: Los frutos de la Sagrada Comunión: -acrecienta nuestra unión con Cristo y con su Iglesia, - conserva y renueva la vida de la gracia y - nos hace crecer en el amor al prójimo. Fortaleciéndonos en la caridad, - nos perdona los pecados veniales y - nos preserva de los pecados mortales.

29 La mejor devoción que podemos tener es la comunión diaria en la S. Misa.La mejor devoción que podemos tener es la comunión diaria en la S. Misa. Comulgar es el acto más sublime que podemos hacer en la vida: es recibir a Dios en nuestro corazón.Comulgar es el acto más sublime que podemos hacer en la vida: es recibir a Dios en nuestro corazón. «El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna y yo lo resucitaré en el último día».«El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna y yo lo resucitaré en el último día».

30 Presentación del P. Juan María Gallardo para


Descargar ppt "Trigésimo cuarto programa. Jesucristo es Dios y Hombre verdadero.Jesucristo es Dios y Hombre verdadero. Como Dios está en todas partes.Como Dios está"

Presentaciones similares


Anuncios Google