La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Creo en el Esp í ritu Santo Clic para pasar Nadie puede decir: «¡ Jes ú s es Se ñ or! » «¡ Jes ú s es Se ñ or! » sino por influjo del Esp í ritu Santo"

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Creo en el Esp í ritu Santo Clic para pasar Nadie puede decir: «¡ Jes ú s es Se ñ or! » «¡ Jes ú s es Se ñ or! » sino por influjo del Esp í ritu Santo""— Transcripción de la presentación:

1

2 Creo en el Esp í ritu Santo Clic para pasar

3 Nadie puede decir: «¡ Jes ú s es Se ñ or! » «¡ Jes ú s es Se ñ or! » sino por influjo del Esp í ritu Santo" (1Co 12,3). "Dios ha enviado a nuestros corazones el Esp í ritu de su Hijo que clama ¡ Abb á, Padre!" (Ga 4,6). ¡ Abb á, Padre!" (Ga 4,6).

4 Él es quien nos precede y despierta en nosotros la fe. Mediante el Bautismo, y despierta en nosotros la fe. Mediante el Bautismo, primer sacramento de la fe, primer sacramento de la fe, la Vida, que tiene su fuente en el Padre y se nos ofrece por el Hijo, se nos comunica í ntima y personalmente por el Esp í ritu Santo en la Iglesia: y personalmente por el Esp í ritu Santo en la Iglesia:

5 El Esp í ritu Santo con su gracia es el "primero" que nos despierta en la fe y nos inicia en la vida nueva que es: "que te conozcan a ti, el ú nico Dios verdadero, y a tu enviado, Jesucristo". No obstante, es el " ú ltimo" en la revelaci ó n de las personas de la Sant í sima Trinidad.

6 "Nadie conoce lo í ntimo de Dios, sino el Esp í ritu de Dios" (1Co 2,11). Pues bien, su Esp í ritu que lo revela nos hace conocer a Cristo, su Verbo, su Palabra viva, pero no se revela a s í mismo.

7 Aqu é l que el Padre ha enviado a nuestros corazones, el Esp í ritu de su Hijo (Ga 4,6) es realmente Dios. Consubstancial con el Padre y el Hijo, es inseparable de ellos, tanto en la vida í ntima de la Trinidad como en su don de amor para el mundo.

8 Jes ú s es Cristo, "ungido", porque el Esp í ritu es su Unci ó n Cuando por fin Cristo es glorificado, puede a su vez, junto al Padre, enviar el Espíritu a los que creen en él: Él les comunica su Gloria, es decir, el Espíritu Santo que lo glorifica.

9 El nombre y los apelativos del Esp í ritu Santo " Espíritu Santo", tal es el nombre propio de Aquel que adoramos y glorificamos con el Padre y el Hijo. La Iglesia ha recibido este nombre del Señor y lo profesa en el bautismo de sus nuevos hijos.

10 En san Pablo se encuentran los siguientes apelativos: el Espíritu de la promesa, el Espíritu de adopción, el Espíritu de Cristo (Rm 8,11), el Espíritu del Señor (2Co 3,17), el Espíritu de Dios (Rm 8,9 Rm 8,14 Rm 15,19 1Co 6,11 1Co 7,40), y en san Pedro, "el Espíritu de gloria" (1P 4,14).

11 Los símbolos del Espíritu Santo Los símbolos del Espíritu Santo El agua. El simbolismo del agua es significativo de la acción del Espíritu Santo en el Bautismo

12 Los símbolos del Espíritu Santo Los símbolos del Espíritu Santo La Paloma. En el Bautismo de Jesús, el Espíritu Santo aparece en forma de paloma y se posa sobre Él.

13 La unción. El simbolismo de la unción con el óleo es también significativo del Espíritu Santo, se ha convertido en sinónimo suyo.

14 El fuego. Mientras que el agua significaba el nacimiento y la fecundidad de la Vida dada en el Espíritu Santo, el fuego simboliza la energía transformadora de los actos del Espíritu Santo. El profeta Elías que "surgió como el fuego y cuya palabra abrasaba como antorcha" (Si 48,1)

15 La nube y la luz. Estos dos símbolos son inseparables en las manifestaciones del Espíritu Santo. Desde las teofanías del Antiguo Testamento, la Nube, unas veces oscura, otras luminosa, revela al Dios vivo y salvador

16 Vino en una nube y cubrió con su sombra" a Jesús, a Moisés y a Elías, a Pedro, Santiago y Juan, y "se oyó una voz desde la nube que decía: «Este es mi Hijo, mi Elegido, escuchadle"» (Lc 9,34-35).

17 La mano. Imponiendo las manos Jesús cura a los enfermos y bendice a los niños.

18 El Espíritu en el tiempo de las promesas El Espíritu de Dios preparaba entonces el tiempo del Mesías

19 "En cuanto al hombre, Dios lo formó con sus propias manos [es decir: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo]...

20 Las Teofanías [manifestaciones de Dios] En estas Teofanías, el Verbo de Dios se dejaba ver y oír, a la vez revelado y "cubierto" por la nube del Espíritu Santo.

21 El Espiritu Santo en la plenitud de los tiempos

22 "Hubo un hombre, enviado por Dios, que se llamaba Juan. (Jn 1,6). Juan fue "lleno del Espíritu Santo ya desde el seno de su madre" (Lc 1,15 Lc 1,41)

23 María, la Santísima Madre de Dios, la siempre Virgen, es la obra maestra de la Misión del Hijo y del Espíritu Santo en la Plenitud de los tiempos.

24 En María el Espíritu Santo realiza el designio benevolente del Padre. La Virgen concibe y da a luz al Hijo de Dios con y por medio del Espíritu Santo.

25 En María, En María, el Espíritu Santo manifiesta al Hijo del Padre hecho Hijo de la Virgen. el Espíritu Santo manifiesta al Hijo del Padre hecho Hijo de la Virgen. Ella es la zarza ardiente de la teofanía definitiva: llena del Espíritu Santo, presenta al Verbo en la humildad de su carne dándolo a conocer a los pobres

26 Resucitado de los muertos por la Gloria del Padre" (Rm 6,4), enseguida da a sus discípulos el Espíritu Santo dirigiendo sobre ellos su aliento (Jn 20,22).

27 El día de Pentecostés, la Pascua de Cristo se consuma con la efusión del Espíritu Santo que se manifiesta, da y comunica como Persona divina: desde su plenitud, Cristo, el Señor, derrama profusamente el Espíritu.

28 Es Cristo, quien distribuye el Espíritu entre sus miembros para alimentarlos, sanarlos, organizarlos en sus funciones mutuas, vivificarlos, mediante los sacramentos en su única Iglesia

29 Te invito a conocer mis blogs católicos: "Pequeñas Semillitas" "Juan Pablo II inolvidable" Felipe de Urca


Descargar ppt "Creo en el Esp í ritu Santo Clic para pasar Nadie puede decir: «¡ Jes ú s es Se ñ or! » «¡ Jes ú s es Se ñ or! » sino por influjo del Esp í ritu Santo""

Presentaciones similares


Anuncios Google