La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Ciclo A Hoy Jesús aprovecha la pregunta insidiosa de sus enemigos para darnos una de sus principales enseñanzas. Seguimos en el atardecer de la vida.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Ciclo A Hoy Jesús aprovecha la pregunta insidiosa de sus enemigos para darnos una de sus principales enseñanzas. Seguimos en el atardecer de la vida."— Transcripción de la presentación:

1

2 Ciclo A

3 Hoy Jesús aprovecha la pregunta insidiosa de sus enemigos para darnos una de sus principales enseñanzas. Seguimos en el atardecer de la vida de Jesús.

4 Los fariseos quieren dejar a Jesús en ridículo ante la gente y buscan cualquier ocasión para hacerle preguntas dificultosas.

5 Pero en medio de los nubarrones, que son las intrigas de los fariseos aparece Jesús, como la luz del sol, para enseñarnos el doble mandamiento del amor.

6 El evangelio de este domingo está tomado del evangelista san Mateo, como es normal en el ciclo A. Mt 22, Y dice así:

7 En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, formaron grupo.

8 Y uno de ellos, que era experto en la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba:

9 Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?

10 El le dijo: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser

11 Este mandamiento es el principal y primero.

12 El segundo es semejante a él: Amarás a tu prójimo como a ti mismo

13 Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los profetas. Palabra del Señor

14 La razón de presentar el fariseo esta cuestión era porque entre ellos tenían sus discusiones sobre lo que sería más importante en la Ley. Unos creían ser lo principal la ley del sábado, otros que las limosnas u oraciones diarias…

15 Jesús le responde, y citando en parte al Antiguo Testamento,

16 Lo importante es amar, es amar, es amar, Automático

17 Hacer Click

18 Aquel fariseo pregunta por los mandamientos de la Ley, que son un conjunto de mandatos o preceptos. Está bien pensar en ello, pero no es lo más importante. Una importante advertencia: Cuando aquel fariseo le pregunta a Jesús cuál es el principal mandamiento, está en una esfera diferente en la que se sitúa Jesús.

19 Jesús, de suyo, no le responde directamente a la pregunta, sino que aprovecha la pregunta para enseñar cuál debe ser la actitud principal y necesaria, la manera de ser, de aquel que quiere estar en el Reino de Dios.

20 Por eso dirá Jesús que esa actitud, o manera de ser, encierra en sí todos los mandamientos de la Ley y los profetas. Él no había venido a abolir la Ley y los profetas o a añadir más leyes, sino a dar sublimidad a todo ello.

21 Por eso dirá también: Busca primero el Reino de Dios y su justicia, y todas las cosas se te añadirán.

22 Busca primero el Reino de Dios Automático

23

24 Todas las cosas se te añadirán

25 Hacer CLICK

26 Tiene que haber algún principio, algún valor humano principal o realidad de sabiduría, algo grandioso que esté por encima de las leyes, que nos induzca a cumplirlas. Cumplir leyes por cumplir, no tiene sentido. Jesús nos enseñó el mejor de los principios: el amor.

27 Hoy nos dice Jesús cuál es la voluntad de Dios: amar y amar de verdad. Sabiendo que Dios es Amor, su voluntad es nuestra felicidad. Ya en la antigua tradición judía buscaban un principio unificador. Muchos lo formulaban en Hacer la Voluntad de Dios.

28 El amor tiene dos direcciones, hacia Dios y hacia el prójimo; pero es un único motor que mueve al ser humano hacia el bien. Hacia Dios, porque venimos de Dios y vamos hacia Él. Pero Dios quiere reflejarse en el prójimo.

29 No es fácil amar a Dios o sentir ese amor, porque Dios es infinito, invisible y espiritual. Y, claro, es más fácil amar a alguien a quien se ve o se palpa, como esposos, hijos, amigos… Los santos (las personas buenas), que hablan con Dios, con cada una de las tres personas, en ambiente de intimidad, sienten ese amor más que con cualquier persona humana.

30 En esta nuestra vida limitada hay una gran dificultad para amar al Dios bueno, ya que mezclamos los inmensos bienes divinos con las limitaciones de esta vida de paso. Y muchos echan la culpa a Dios de las enfermedades y tantas limitaciones de esta vida.

31 Si debemos amar a Dios, es porque primero Él nos ha amado y nos sigue amando. Basta mirar toda la creación, nuestra propia existencia.

32 Y mucho más debemos amarle por la Redención.

33 Amar a Dios con todo el corazón es amarle sin reservas, con todos los sacrificios que haga falta. Amarle con toda el alma es amarle con toda la sensibilidad en el amor. Amarle con todo el ser es con todas las fuerzas o ardientemente, que es lo contrario a la tibieza.

34 Esta noticia basta para hacerme feliz. Por lo tanto nunca estamos solos o abandonados. Dios es nuestro Padre y Madre. Qué bien podríamos vivir todos, si lo sintiéramos así.

35 Aun considerando todo eso, el amor a Dios es difícil. Por eso Jesús nos enseñó algo concreto y lo expresó como Él lo sentía. Nos dijo que, si queremos amar a Dios, lo debemos expresar amando a los demás. Estos dos mandamientos van unidos, como las dos alas de un ave que vuelan conjuntamente.

36 Cuando san Lucas nos cuenta esta misma escena, dice que Jesús explicó lo que es el amor al prójimo con la parábola del Buen Samaritano.

37 Así dice el Señor: "No oprimirás ni vejarás al forastero, porque forasteros fuisteis vosotros en Egipto. No explotarás a viudas ni a huérfanos, porque, si los explotas y ellos gritan a mí, yo los escucharé. Se encenderá mi ira y os haré morir a espada, dejando a vuestras mujeres viudas y a vuestros hijos huérfanos. Si prestas dinero a uno de mi pueblo, a un pobre que habita contigo, no serás con él un usurero, cargándole intereses. Si tomas en prenda el manto de tu prójimo, se lo devolverás antes de ponerse el sol, porque no tiene otro vestido para cubrir su cuerpo, ¿y dónde, si no, se va a acostar? Si grita a mí, yo lo escucharé, porque yo soy compasivo." Ya el Antiguo Testamento nos habla del amor al prójimo, como el Éxodo 22, 20-26, que es la 1ª lectura:

38 Lo característico de Jesús es cómo lo une con el amor a Dios. Querer amar a Dios sin amar al prójimo es como una trampa; pero querer amar al prójimo sin amar a Dios, es empequeñecer todo amor. Si debemos amar a los demás, a todos de verdad, es porque amamos a Dios.

39 De ese amor a Dios, que está unido al prójimo, debemos dar los cristianos ejemplo: En esto conocerán que somos discípulos de Jesús, si nos queremos unos a otros. Y en la Última Cena lo recalcó Jesús. A esto se reduce la Ley y los profetas.

40 En el Juicio final se nos juzgará sobre el amor. Amar de verdad al prójimo es querer su bien, es hacerle el bien de modo positivo, sin esperar nada a cambio.

41 Si nuestra religión tiene enemigos, a veces es porque hay hombres malvados. Pero muchas veces es porque nosotros no somos como Dios quiere que seamos y Jesús nos enseñó: buscando el bien de los demás, sin soberbia ni orgullo.

42 Si fuese así, esta vida sería el cielo. No llegaremos al ideal, pero caminemos. Amar a Dios se aprende amando, rezar se aprende rezando. Digamos muchas veces a Dios que le queremos con todo el corazón. Digámosle, como el salmo de la misa:

43 Cuánto te amo, Señor. Automático

44

45 Mi escudo y mi refugio eres Tu,

46

47 Cuánto te amo, Señor.

48

49

50 Tu eres el Dios de mi vida.

51

52

53 Que la Virgen María nos ayude a amar a Dios con todo el corazón. AMÉN


Descargar ppt "Ciclo A Hoy Jesús aprovecha la pregunta insidiosa de sus enemigos para darnos una de sus principales enseñanzas. Seguimos en el atardecer de la vida."

Presentaciones similares


Anuncios Google