La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Capacitación en ORACION DE ALABANZA. Tema 1: ¿Qué es orar?

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Capacitación en ORACION DE ALABANZA. Tema 1: ¿Qué es orar?"— Transcripción de la presentación:

1 Capacitación en ORACION DE ALABANZA

2 Tema 1: ¿Qué es orar?

3 1. ¿QUÉ ES ORAR? 1. ORAR ES LA CONSECUENCIA LOGICA DE CREER Todo creyente lo es en la medida en que un día se encontró con Dios: Abraham, Moisés, Profetas, Apóstoles, Magdalena, Zaqueo, Pablo, Agustín, Teresa, Carlos de Foucald... * Todo encuentro personal se ha de dar en el abrirse, conocerse, necesitarse y darse mutuamente; esto es, en la amistad. Esta relación amistosa puede ser: implícita o explícita:

4 Entre dos esposos que se quieren de verdad, todas las acciones del día irán teñidas del amor del uno hacia el otro. Este ser y hacer del uno para el otro equivaldría a la fe (por la confianza que se profesan y la fidelidad) Todo el mundo tiende a manifestar aquello que lleva dentro. Esos mismos esposos estarán esperando el momento de poder dedicarse algún tiempo para expresarse directamente su amor. Este acto de explicitar la fe mutua, equivaldría a la oración. Un diálogo amoroso en el simple estar contemplándose el uno en el otro. Por eso no vale decir que creemos y oramos, sino que oramos porque creemos.

5 2. ORAR ES EXPERIMENTAR A DIOS DENTRO DE UNA RELACION AMOROSA Puestos a buscar definiciones de lo que es oración ha habido muchísimas: Las de corte intelectual hablan de elevar la mente a Dios. Las de corte más popular, de pedirle cuanto necesitamos. Lejos de uno y otro género, Teresa de Jesús nos recuerda que...

6 "A mi parecer, no es otra cosa oración sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama" Luego... Orar será cosa de dos: de un Dios que sabemos nos busca y del orante que se convierte en un buscador de Dios.

7 En la oración, lo importante ya no será el qué (hago, digo, etc.), sino con quién estoy o, simplemente, quiero estar. Cuando oramos en grupo de comunidad, somos un cuerpo que en comunión se relaciona con el Otro, Dios. La cosa ya no consistirá en pensar mucho, sino en amar mucho.

8 Tema 2: El hombre que agradece

9 2.EL HOMBRE QUE AGRADECE 1.- Agradecer Agradecer no es sino mostrar sentimientos de gratitud; esto es: movernos a estimar los beneficios recibidos y a corresponder a ellos de alguna manera.

10 Esta experiencia se hace oración sólo cuando detrás de este sentimiento se percibe, se nombra, se alude al TU, personal de Dios; una fuente de dones y valores netamente gratuitos. El orante sabe que todo cuanto tiene es puro don. Y sabe sobre todo que el mismo Dios se ha hecho don. Esta mentalidad se quedó desde hace siglos en nuestras muletillas coloquiales: "A Dios gracias", "Si Dios quiere"...

11 La oración de agradecimiento se suscita en primer término ante la sola visión de los dones naturales: el sol de cada mañana, el don de la propia vida, los medios para sostenerla, los amigos con que acompañarla, los objetivos hacia donde dirigirla...

12 En cada uno de ellos si percibimos la realidad algo se palpa y algo se intuye como inesperado, indebido, no merecido... que provoca nuestra gratitud. Pero esta misma modulación orante vibra en plenitud ante la constatación de tantos dones sobrenaturales como el Señor ha derramado y derrama constantemente sobre nosotros:

13 ese injerto de su propia esencia que se clava en nuestra propia naturaleza humana en forma de gracia ese claroscuro misterioso que llamamos fe; todos esos medios recibidos a través de su Iglesia para dar sentido a ambas, etc... La gratitud es un sentimiento tan arraigado en la conciencia humana que hasta el mismo Dios cuando se hizo Hombre se extrañó de que, de diez leprosos que acababa de curar, sólo uno volviese a darle gracias.

14 Y es que, efectivamente, nada nos enseñan tan de pequeñitos como a dar las gracias, ni nada puede haber más degradante que llamar a alguien con verdad desagradecido.

15 2.- El lenguaje de la gratitud Si esto es así, lógico será también que utilicemos esta clave para orar. Pero, ¿cómo habrá de ser nuestro lenguaje agradecido a la hora de tratar con Dios? Pues muy parecido al de nuestra convivencia social. Normalmente, quien agradece comienza por rememorar y revivir el beneficio recibido.

16 Luego lo interpreta -lo lee- como realmente venido de Dios. Intenta inmediatamente compartir esta dicha comunicándola a otros. Las oraciones más bellas: la del corazón hondamente agradecido. Un modelo de oración agradecida? El prefacio de la Misa. En él se llama a la común gratitud hasta a los coros de los ángeles. También en cuanto a estructura es modelo de oración de gratitud.

17 Se inicia con una convocación: Levantemos el corazón Demos gracias al Señor, nuestro Dios... enumera luego los motivos en amplios círculos de tiempo y espacio. Y termina siempre acudiendo al motivo único y suficiente de agradecimiento: Jesucristo, eucaristía perfecta. Y concluimos con la oración de gratitud por antonomasia: la Eucaristía. Ella es el modelo más acabado de toda actitud orante agradecida.

18 Simplemente porque ella logra la plena inmersión de todo orante en la oración del propio Cristo. En su mismo sacrificio. Sicológicamente la oración de gratitud ha de estar tocada por la dicha y el júbilo y por eso ha de expresarse como momento de luz interior y de brillo externo. Pero también ha de estar cerca de la carencia que un día se tuvo y todavía se recuerda. Carencia que hizo surgir y puede seguir haciendo brotar la petición que, colmada, provoca ahora las más sinceras gracias.

19 3.- Para ser de condición agradecida... Para orar... agradeciendo, es lógico que debamos ser de condición agradecida. Y no podemos concluir sin recordar que para tener este talante son necesarias en nosotros: la capacidad de asombro: (si nada nos llama la atención, todo lo veremos demasiado lógico y normal); capacidad de recepción si todo creemos que nos lo hemos ganado a pulso, por nada nos veremos impedidos a dar gracias);

20 capacidad de contemplación (si no calamos en el sentido de gratuidad que está en lo profundo de cuanto Dios ha colocado a nuestro lado, siempre tendremos excesivas razones para achacarlo todo, a todo menos a ser, pura dádiva del Padre).

21 Tema 3: Cómo ponernos En la presencia del Señor

22 3. ¿COMO PONERNOS EN LA PRESENCIA DEL SEÑOR? 1. Sabiendo donde se encuentra: Orar es ante todo, ponerse en la presencia del Señor, para orar, habrá que buscar pues, esa presencia. Israel la encontraba, por ejemplo: en la «columna de nube» (Ex 13, 22); en el "Arca de la Alianza" (Id. 25, 22), en el suave «susurro de la brisa» (1 Re 19, 11)...

23 ¿Y nosotros? ¿Dónde buscarla hoy? ¿Al margen de la persona de Cristo, presencia de Dios por antonomasia? Podemos y debemos buscar su presencia de INMENSIDAD, viéndolo en "todas partes: imaginándonos pajarillos volando en un aire que es Él. pececillos zambullidos en un mar que es Él. florecillas abriéndose ante la caricia de un sol que es Él. Pero Él no es poesía, ya que en "Él vivimos, nos movemos y existimos" (Hch 17, 27), y aun cuanto todo tenga su huella debemos buscarlo en su carácter personal.

24 Hay otra presencia, SACRAMENTAL, ante la que millones de adoradores de las especies eucarísticas se han postrado. Releeremos alguno de estos textos: Mt 22, 36; Jn 6, 51; 1Cor 10, 16; 11, Jesús nos advirtió de otra presencia entrañable, la FRATERNA. Él está en el prójimo Lo que hacemos al hermano, a él se lo hacemos Mt 22, 36; 25, 31ss; Hch 2, 43; 4, 32; St 2,14.

25 Otra llamada ECLESIAL o de GRUPO: "Donde dos o tres se reúnan en mi nombre, allí estaré yo en medio de ellos" (Mt 18, 20). Etc., etc... Pero de todas estas presencias conviene destacar una: la presencia de Dios como AMIGO en nuestra propia interioridad, "Si alguno me ama, mi Padre le amará y vendremos a él y haremos en él nuestra morada" (Jn 14, 23). La presencia más cercana de cuantas podamos imaginar.

26 Somos adoradores de un Dios que no es que «haya de venir», ni que «esté cerca», ni siquiera que esté en «medio de nosotros»; adoramos a un Dios que está DENTRO de cada uno. ¿O es que no sabéis que "sois templo de Dios y que el Espíritu Santo habita en vosotros?" (1Cor 3, 16). Hoy somos, pues, nosotros los que deseamos «entrar en el misterio de Dios» (Sal 73, 7). Quienes llegamos "con alegría y con cánticos" (Sal 95, 2). Quienes recordamos la advertencia del Señor: "Anda en mi presencia y serás perfecto".

27 2. ¡Recogerse! ¡He aquí la cuestión! ¿Cómo es que estando Dios tan cerca de nosotros no lo encontramos? S. Juan de la Cruz nos responde; «Porque está escondido» (Cánt. 1, 6). Hay que desembarazarse de todo lo que nos impide esa visión y recogernos en nuestro interior. Hay que «limpiar nuestro corazón» (Sal 101, 7).

28 A este intento de desembarazarnos de todo ruido exterior e interior que impida la escucha del Señor lo llama Santa Teresa «oración de recogimiento». Un modo de orar que consiste en procurar que nuestros sentidos, pensamientos, imaginaciones habituados a tratar con lo de fuera se centren en ese Dios que llevamos dentro. "¿Pensáis dice- que importa poco a una persona extrovertida comprender que Dios está dentro de ella? ¿Y ver que no tiene necesidad para hablar con su Padre de ir al cielo? ¿Ni ha de molestarse en vocear?

29 Por muy bajo que hablemos nos oirá... con sólo ponernos en soledad y mirarle dentro de nosotros" (C 28, 2). De este recogimiento brotará la oración movida y alimentada por la voz del Espíritu que ora con sonidos inenarrables y en armonía y comunión perfecta, con los hermanos.

30 Tema 4: El hombre que alaba al Señor

31 4. EL HOMBRE QUE ALABA. 1. La experiencia humana que está en el origen de esta actitud es la capacidad de maravillarse, de abrir los ojos como platos y de pasmarse ante el mundo o ante los hombres. La alabanza está ligada a la experiencia de lo bello y bueno del presente.

32 Es decir, nace en el gozo, en momentos de plenitud anímica y de riqueza de vida. Esa densidad del momento cumbre permite y provoca alabanza. Así es auténtica. Nada más opuesto al halago o la adulación; corrupciones pésimas de la alabanza entre los hombres. 2. Se hace oración de esta experiencia cuando en la conciencia del orante aparece Dios como origen y fuente de lo bello y bueno vivido, o entrevisto y presentido

33 3. Como modulación orante es la más gratuita y desinteresada la más libre y abierta. Al hombre que alaba no le importa su caso al fariseo puesto en pie sí le importa sino que se centra en Dios y su poder, en su belleza o grandeza infinitas. 4. Como motivos de alabanza valen todos. Dios y sus obras naturales o históricas, En la persona o en la sociedad. Sobre todo la creación y la salvación por la vida, muerte y resurrección de Jesús.

34 5. El tiempo y espacio de la alabanza es la fiesta como situación interior o exterior. Cuando en un acontecimiento se produce fiesta, entonces mana alabanza. Por eso nace igualmente ligada a la memoria de la creación y de la actuación definitiva de Dios en Jesús y su Pascua. Por eso es síntoma de la presencia del Espíritu del Resucitado. 6. El lenguaje propio de esta modulación orante es el lenguaje Intenso, repetitivo, afectado más de sentimiento que de abstracción, es espontáneo y poco cuidado.

35 La alabanza es locuaz y huye de la fórmula si es individual y sincera. Lo real de cada día se viste del oro que baña la fe y entonces brota el brillo de la alabanza como reflejo. Su tono es: gozoso, festivo, exaltado, celebrativo, expansivo y abierto.

36 Su acompañamiento gestual es casi inevitable: cualquier postura abierta, no recogida y expansiva, brazos altos, cara alta, danza, canto instrumentado, palmoteo En la Biblia la forma literaria propia de la alabanza es el himno. Tiene mucho en común con la bendición ascendente.

37 Su estructura: a) Una invitación : Cuyo gesto amplio aspira a incluir todas las gentes y no excluye los planetas. La alabanza necesita cómplices: "Tráiganme todas las voces..."; b) Un motivo: Siempre el fin es Dios y su vigor o su amor misericordioso en sus mediaciones: Cristo Jesús, sobre todo, su Espíritu presente hoy y su pueblo elegido.

38 c) Una conclusión Que recapitula todos los motivos y se extiende en alabanza libre, en oración y homenaje.

39 PRIMER TALLER ORACION DE ACCIÓN DE GRACIAS Ahora pondremos las bases para iniciar una oración de acción de gracias Piensa un momento en : La creación del mundo La creación del hombre Las maravillas de la naturaleza La vida del ser humano( la concepción-gestación- nacimiento-niñez-juventud-vida de relación,etc.)

40 El hogar que Dios te ha regalado El estudio, la profesión, el trabajo que tienes, etc. Las cosas materiales Las cualidades y carismas personales La salud Los momentos felices Etc.

41 (Hebreos 13,5) Sea vuestra conducta sin avaricia; contentos con lo que tenéis, pues Él ha dicho: No te dejaré ni te abandonaré. Señor, estamos en la alegría de tu presencia, y queremos presentarte nuestras manos llenas de bendiciones, las que tu has puesto en ellas desde haber creado el mundo en la perfección de nuestro cuerpo te damos gracias por cada uno de nuestros miembros, por los sentidos que nos permiten descubrir tu creación.

42 Cada ave, cada pez, cada suave gota que refleja la claridad y nitidez del liquido mas delicioso que nos puedas haber dado, gracias Señor, por la naturaleza que rodea nuestra vida, por los árboles, las flores, los animales, las estrellas, el firmamento, gracias. Pongo en tu presencia Señor cada época de mi vida y la agradezco, te bendigo por ella. Cuando fuí concebido, por el tiempo de mi gestación, por el cuidado y la perfección que pusiste en ese momento especial para mi, gracias por mi nacimiento, mi niñez por mis padres, mi familia, las amistades. Gracias por cada persona que ha compartido un poco de su vida conmigo y ha llenado mi existencia de momentos importantes y agradables, gracias por los amigos, por aquellas personas que me han hecho

43 sentir amado y valioso, por los recuerdos que llenan mi memoria y justifican muchos espacios de la vida. Gracias Señor por las cualidades puestas en mi, ahora descubro que fui hecho por la perfección de tu amor y que seguramente exclamaste que ¡bien está! pensamientos, sentimientos, sensaciones, expresiones, infinidad de características propias y maravillosas que me hacen único e irrepetible en la creación, escucho tu palabra y agradezco tu invitación a no tener codicia y agradezco tu promesa de no abandonarme, te bendigo una y mil veces por la gracia infinita de conocerte y hoy estar en tu presencia hablando contigo, gozándome de tu amor.

44 CANTO (1) (Romanos 8,28-31) Por lo demás sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman ; de aquellos que han sido llamados según su designio. Pues a los que de antemano conoció, también los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo, para que fuera Él, el primogénito entre muchos hermanos ; y a los que predestinó, a esos también los justificó ; a los que justificó, a esos también los glorificó. Ante esto ¿qué diremos ? Si Dios está por nosotros, ¿quién contra nosotros ?

45 Señor, Dios nuestro, que en la locura de tu amor nos amaste en salvación y acompañas permanentemente nuestra vida, a cada paso en cada instante tu presencia acompaña nuestra suerte en Cristo Jesús, en la perfección de su gracia hacia nosotros, en la perenne salvación, en el llamado permanente y el consuelo permanente de tu amor, hoy te agradecemos también los momentos difíciles, la luz de tu palabra ilumina nuestra mente y nos da el discernimiento para verlos con tu ojos y no con los nuestros, te agradecemos la manera nueva de vivir bajo tu Luz bajo tus promesas, encontrarte a pesar de nuestras dudas y saber que nos llamaste desde toda la eternidad a la gracia de ser tus hijos y saber que no habrá nadie que tenga poder en contra de nosotros, por que Tú estas a

46 nuestro lado, porque Tú te donas en cada sacramento, porque Tú te compartes conmigo en la alegría de la vida. No encontramos otra forma de agradecerte sino actuado como hijos, perdonando y amando como tu lo hiciste. Queremos perdonar a aquellos que nos han hecho daño, porque no supieron amarnos como nosotros esperábamos, también a los que no supieran valorar nuestros sentimientos, a aquellos que estando cerca de nosotros no nos dieron el afecto y el apoyo que necesitábamos, pero tu palabra nos hace descubrir que han sido caminos y han hecho nuestra vida sólida por la gracia de tu salvación. Hoy Señor te agradecemos porque descubrimos que hay cosas buenas en la vida que a través de ellos nos has dado.

47 Ven Espíritu Santo, y agradece en nosotros la vida de amor con palabras inspiradas y sentimientos de amor CANTO (2) Juan 11, 25 ; 40 Yo soy la resurrección el que cree en mi, aunque muera vivirá, y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto ? ¿ No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios ?

48 Gracias por tu insistencia, por tu enseñanza por tu paciencia hacia nosotros, gracias Señor por tus promesas y por los milagros en tu predicación para fortalecer nuestra fe, gracias por tu palabra que nos invita a creer y ver tu gloria, te agradecemos todas las ocasiones que nos has permitido ver tu gloria en nuestra vida, todos los momentos en los que hemos descubierto tu mano generosa en nuestro diario vivir y que nos ha permitido compartir un testimonio de tu grandeza, gracias porque nos tratas como tu pueblo, nos alimentas, nos enseñas y guardas nuestra fe, para esperanza de aquellos que saben que en ti pueden confiarlo todo. Si Señor mío, esta fe ganada para nosotros con tu sacrificio, esta fe fortalecida para nosotros por Tu Espíritu, esta fe que es gratuita

49 y que en ella quieres manifestar tu gloria para el mundo, gracias por ser tu Pueblo, por pertenecerte, porque nos haz congregado, porque nos haz amado, como amigos, porque estamos llamados a manifestar tu amor y tu presencia al mundo, gracias Señor, Gracias. CANTO (3) Aprovechemos un momento de silencio y Reflexionemos en nuestro corazón : Por tanto no seáis insensatos, sino comprended cuál es la voluntad del Señor. No os embriaguéis con vino que es causa de libertinaje; llenaos mas bien del Espíritu. Recitad entre vosotros salmos, himnos y cánticos inspirados; cantad y salmodiad en vuestro corazón al Señor, dando gracias continuamente y por todo a Dios Padre, en nombre de Nuestro Señor Jesucristo. (Efesios 5, 17-20)

50 2 min. de tiempo de oración en silencio CANTO (4) (Filipenses 4, 4-7) Estad siempre alegres en el Señor os lo repito, estad alegres ; Que vuestra mesura sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca. No os inquietéis por cosa alguna; antes bien en toda ocasión, presentad a Dios vuestras peticiones mediante la oración y súplica, acompañada de la acción de gracias. Y la paz de Dios que supera todo conocimiento, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. 2 min. de tiempo de oración en silencio

51 CANTO (5) (Colosenses 3, ; 4,2) La palabra de Dios habite en vosotros con toda su riqueza; instruíos y amonestaos con toda sabiduría, cantad agradecidos a Dios en vuestros corazones con salmos, himnos y cánticos inspirados, y todo cuanto hagáis de palabra y de boca, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por su medio a Dios Padre. Sed perseverantes en la oración, velando en ella con acción de gracias 2 min. de tiempo de oración en silencio CANTO FINAL (6)


Descargar ppt "Capacitación en ORACION DE ALABANZA. Tema 1: ¿Qué es orar?"

Presentaciones similares


Anuncios Google