La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

MODERNISMO Tema 9 (Págs. 185, 192, 193 y 195 del libro de texto)

Presentaciones similares


Presentación del tema: "MODERNISMO Tema 9 (Págs. 185, 192, 193 y 195 del libro de texto)"— Transcripción de la presentación:

1 MODERNISMO Tema 9 (Págs. 185, 192, 193 y 195 del libro de texto)

2 MODERNISMO Movimiento que abarca todas las artes Finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Gaudí llenó Barcelona de su arquitectura modernista, también llamada Art Decó. Autores: R. Darío, Manuel y Antonio Machado, Valle-Inclán

3 RASGOS GENERALES Antirrealismo: el arte por el arte: búsqueda de la belleza y la perfección formal. Evasión: escapismo en espacio y tiempo (Exotismo (lo oriental, lo francés, lo medieval, cosmopolitismo) Simbolismo: el cisne (elegancia y belleza) Estilo refinado: sensualidad (amor y erotismo) "¡Oh Cisne! ¡Oh sacro pájaro! Si antes la blanca Helena del huevo azul de Leda brotó de gracia llena, siendo la de la Hermosura la princesa inmortal, bajo tus blancas alas a la nueva Poesía concibe en una gloria de luz y de armonía la Helena eterna y pura que encarna el ideal." Rubén Darío

4 T EMAS MODERNISTAS Amor y sensualidad: sublimación de la amada y erotismo Evasión: lugares remotos (China) y tiempos pasados (medievales, renacentistas) Cosmopolitismo: huida de provincialismos y ambientes burgueses Angustia existencial: amargura, hastío románticos, tonos melancólicos Gustav Klimt, El beso

5 RASGOS FORMALES: POESÍA Renovación métrica: medidas nuevas (alejandrinos, eneasílabos) con estrofas clásicas (sonetos, romances…), verso libre... Sensorial: Combinación tónicas-átonas Musicalidad (paronomasias, aliteraciones) Colorido (abundante adjetivación y sinestesias). Recursos léxicos Palabras sugerentes y bellas Cultismos Metáforas e imágenes El árbol de la vida. Gustav Klimt

6 RUBÉN DARÍO ( ) Azul, 1888 Prosas profanas, 1892 Cantos de vida y esperanza, 1905

7 YO PERSIGO UNA FORMA Yo persigo una forma que no encuentra mi estilo, botón de pensamiento que busca ser la rosa; se anuncia con un beso que en mis labios se posa al abrazo imposible de la Venus de Milo. Adornan verdes palmas el blanco peristilo; los astros me han predicho la visión de la Diosa; y en mi alma reposa la luz como reposa el ave de la luna sobre un lago tranquilo. Y no hallo sino la palabra que huye, la iniciación melódica que de la flauta fluye y la barca del sueño que en el espacio boga; y bajo la ventana de mi Bella-Durmiente, el sollozo continuo del chorro de la fuente y el cuello del gran cisne blanco que me interroga.

8 LO FATAL Dichoso el árbol que es apenas sensitivo, y más la piedra dura, porque ésta ya no siente, pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo, ni mayor pesadumbre que la vida consciente. Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto, y el temor de haber sido y un futuro terror... Y el espanto seguro de estar mañana muerto, y sufrir por la vida y por la sombra y por lo que no conocemos y apenas sospechamos, y la carne que tienta con sus frescos racimos y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos, ¡y no saber adónde vamos, ni de dónde venimos...! Vida y muerte. Gustav Climt

9 Yo soy aquel que ayer no más decía el verso azul y la canción profana, en cuya noche un ruiseñor había que era alondra de luz por la mañana. El dueño fui de mi jardín de sueño, lleno de rosas y de cisnes vagos; el dueño de las tórtolas, el dueño de góndolas y liras en los lagos; y muy siglo diez y ocho y muy antiguo y muy moderno; audaz, cosmopollita; con Hugo fuerte y con Verlaine ambiguo, y una sed de ilusiones infinitas. Yo supe de dolor desde mi infancia, mi juventud... ¿fue juventud la mía? Sus rosas aún me dejan la fragancia... una fragancia de melancolía... Potro sin freno se lanzó mi instinto, mi juventud montó potro sin freno; iba embriagada y con puñal al cinto; si no cayó, fué porque Dios es bueno. En mi jardín se vió una estatua bella; se juzgó de mármol y era carne viva; un alma joven habitaba en ella, sentimental, sensible, sensitiva. Y tímida, ante el mundo, de manera que encerrada en silencio no salía, sino cuando en la dulce primavera era la hora de la melodía... Hora de ocaso y de discreto beso; hora crepuscular y de retiro; hora de madrigal y de embeleso, de "te adoro", de "¡ay!" y de suspiro. Y entonces era en la dulzaina un juego de misteriosas gamas cristalinas, un renovar de notas del Pan griego y un desgranar de músicas latinas. Con aire tal y con ardor tan vivo, que a la estatua nacían de repente en el muslo viril patas de chivo y dos cuernos de sátiro en la frente. Como la Galatea gongorina me encantó la marquesa varleniana, y así juntaba a la pasión divina una sensual hiperestesia humana; todo ansia, todo ardor, sensación pura y vigor natural; y sin falsía, y sin comedia y sin literatura...: Si hay un alma sincera, ésa es la mía. La torre de marfil tentó mi anhelo; quise encerrarme dentro de mí mismo, y tuve hambre de espacio y sed de cielo desde las sombras de mi propio abismo.

10 ANTONIO MACHADO ( ) Rasgos modernistas: Nostalgia Símbolos existencialismo Temas: España, tiempo, paisaje, amor y muerte. Estilo sobrio. Simbolismo personal. Obra: - Soledades, galerías y otros poemas. - Campos de Castilla. - Nuevas canciones Centro donde dio clase Machado, en Soria

11 Recuerdo infantil Una tarde parda y fría de invierno. Los colegiales estudian. Monotonía de lluvia tras los cristales. Es la clase. En un cartel se representa a Caín fugitivo, y muerto Abel junto a una mancha carmín. Con timbre sonoro y hueco truena el maestro, un anciano mal vestido, enjuto y seco, que lleva un libro en la mano. Y todo un coro infantil va cantando la lección: mil veces ciento, cien mil, mil veces mil, un millón. Una tarde parda y fría de invierno. Los colegiales estudian. Monotonía de la lluvia en los cristales.

12 MANUEL MACHADO ( ) Estrofas: coplas, seguidillas, y soleares romances octosílabos cuartetos, serventesios sonetos y sonetillos (sonetos de arte menor) palabras típicas del decir andaluz Temas andaluces: pintoresquismo, mujeres, amor y biografía.

13 VERANO Frutales cargados. Dorados trigales... Cristales ahumados. Quemados jarales... Umbría sequía, solano... Paleta completa: verano.

14 SOLEARIYAS Llorando, llorando, nochecita oscura, por aquel camino la andaba buscando. Conmigo no vengas... Que la suerte mía por malitos pasos, gitana me lleva. ¡Mare del Rosario, cómo yo guardaba el pelito suyo en un relicario! ¡Qué le voy a hacer...! Yo te he querío porque te he querío y te he olvidao porque te olvidé. Toíto se acaba: la salú, la alegría, el dinero y la buena cara.

15 Vino, sentimiento, guitarra y poesía hacen los cantares de la patria mía. Cantares... Quien dice cantares dice Andalucía. A la sombra fresca de la vieja parra, un mozo moreno rasguea la guitarra... Cantares... Algo que acaricia y algo que desgarra. La prima que canta y el bordón que llora... Y el tiempo callado se va hora tras hora. Cantares... Son dejos fatales de la raza mora. No importa la vida, que ya está perdida, y, después de todo, ¿qué es eso, la vida?... Cantares... Cantando la pena, la pena se olvida. Madre, pena, suerte, pena, madre, muerte, ojos negros, negros, y negra la suerte... Cantares... En ellos el alma del alma se vierte. Cantares. Cantares de la patria mía, quien dice cantares dice Andalucía. Cantares... No tiene más notas la guitarra mía. Cantares

16 VALLE-INCLÁN ( ) Prosa: Modernista Las sonatas : de primavera, de verano, de otoño y de invierno. Prosa muy cuidada: rica adjetivación, recreación en las descripciones, exotismo en los lugares y escapismo en el tiempo (La Francia dieciochesca o la Italia Renacentista) Historia de un don Juan feo, católico y sentilental No modernista: Histórica: La Guerra Carlista Esperpento: El ruedo ibérico, Tirano Banderas Lírica: Claves líricas y La pipa de Kif

17 Lírica La pipa de kif Claves líricas Prosa Modernista Sonatas de Primavera Verano Otoño Invierno No modernistahistórica La Guerra Carlista Esperpento El ruedo ibérico Tirano Banderas VALLE-INCLÁN ( )

18 LOS POBRES DE DIOS Por los caminos florecidos va la caravana de los desvalidos, ciegos, leprosos y tullidos. No tienen albergue en la noche fría, no tienen yantar a la luz del día, por eso son hijos de Santa María. El polvo quema sus llagas rojas, sus oraciones son congojas: van entre el polvo como las hojas. Van por caminos de sementeras, caminos verdes entre las eras, en donde cantan las vaqueras. COMO CHOVE MIUDIÑO, COMO MIUDIÑO CHOVE, POL'A BANDA DE LAIÑO, POL'A BANDA DE LESTROVE.

19 GARROTE VIL ¡Tan! ¡Tan! ¡Tan! Canta el martillo, el garrote alzando están, canta en el campo un cuclillo, y las estrellas se van al compás del estribillo con que repica el martillo: ¡Tan! ¡Tan! ¡Tan! El patíbulo destaca trágico, nocturno y gris, la ronda de la petaca sigue a la ronda de anís, pica tabaco la faca y el patíbulo destaca sobre el alba flor de lis.

20 Jardín Umbrío " Ya sólo distinguí una sombra que rezaba bajo la lámpara del presbiterio: era mi madre, que sostenía entre sus manos un libro abierto y leía con la cabeza inclinada. De tarde en tarde, el viento mecía la cortina de un alto ventanal. Yo entonces veía en el cielo, ya oscuro, la faz de la luna, pálida y sobrenatural como una diosa que tiene su altar en los bosques y en los lagos... Tuve miedo como no lo he tenido jamás, pero no quise que mi madre y mis hermanas me creyesen cobarde, y permanecí inmóvil en medio del presbiterio, con los ojos fijos en la puerta entreabierta. La luz de la lámpara oscilaba. En lo alto mecíase la cortina de un ventanal, y las nubes pasaban sobre la luna, y las estrellas se encendían y se apagaban como nuestras vidas. "

21 Sonata de otoño " Llegué hasta su alcoba, que estaba abierta. Allí la oscuridad era misteriosa, perfumada y tibia, como si guardase el secreto galante de nuestras citas. ¡Qué trágico secreto debía guardar entonces! Cauteloso y prudente dejé el cuerpo de Concha tendido en su lecho y me alejé sin ruido, En la puerta quedé irresoluto y suspirante. Dudaba sí volver atrás para poner en aquellos labios helados el beso postrero: resistí la tentación. Fue como el escrúpulo de un místico. Temí que hubiese algo de sacrílego en aquella melancolía que entonces me embargaba. La tibia fragancia de su alcoba encendía en mí, como una tortura, la voluptuosa memoria de los sentidos. "

22 Esperpento Luces de bohemia, Martes de carnaval Distorsión tragicómica. Renovación dramática, Actitud crítica Mítico: Las comedias bárbaras Galicia medieval, Crueldad y honor, Hidalgo don Juan Romance de lobos, Cara de Plata, Águila de Blasón Modernista El marqués de Bradomín Mismo don Juan de las Sonatas, decedente y bohemio TEATRO

23 ESPERPENTO MAX: Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada. DON LATINO: ¡Miau! MAX: España es una deformación grotesca de la civilización europea. DON LATINO: ¡Pudiera! Yo me inhibo. MAX: Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas. DON LATINO: Conforme. Pero a mí me divierte mirarme en los espejos de la calle del Gato. MAX: Y a mí. La deformación deja de serlo cuando está sujeta a una matemática perfecta. Mi estética actual es transformar con matemática de espejo cóncavo las normas clásicas. DON LATINO: ¿Y donde está el espejo? MAX: En el fondo del vaso. DON LATINO: ¡Eres genial! ¡Me quito el cráneo! MAX: Latino, deformemos la expresión en el mismo espejo que nos deforma las caras y toda la vida de España. DON LATINO: Nos mudaremos al callejón del Gato. MAX: Vamos a ver qué palacio está desalquilado. El callejón del gato, en Madrid

24 J UAN R AMÓN J IMÉNEZ ( ) La presencia del mar supuso siempre una referencia de luz y de belleza solitario y apasionado contemplativo. Temas: la soledad, amor a sí mismo, constante introspección, sentimientos y emociones de su infancia afán de anotar en cada momento la reacción emocional de su espíritu ante la belleza contemplada ruptura definitiva con el grupo 1956 tendrá para él una doble cara: la concesión del Premio Nobel de Literatura

25 O BRA Primeros poemas Rimas en 1902, Arias tristes (1903). Modernismo y romanticismo. Poesía de juventud. Jardines lejanos : el misterio, el terror a lo femenino y a la muerte, las sombras o la dualidad del ser, Diario de un poeta recién casado: redescubre el mar, que pasará a ser uno de sus más importantes símbolos poéticos y el amor de su esposa Poesía pura: intelectualización de la lírica, dificultad de ser entendida. Eternidades (1918) La estación total (1946) Animal de fondo (1949) Dios deseado y deseante (1949) Espacio (1954 ) El amor de su mujer, Zenobia Camprubi, fue fundamental en su poesía

26 Río de cristal dormido y encantado; dulce valle, dulces riberas de álamos blancos y de verdes sauces... El valle tiene un ensueño y un corazón sueña y sabe dar con su sueño un son triste de flautas y de cantares. Río encantado; las ramas soñolientas de los sauces, en los remansos dormidos besan los claros cristales. Y el cielo es plácido y dulce, un cielo bajo y flotante que con su bruma de plata va acariciando los árboles. Mi corazón ha soñado con la ribera y el valle, y ha llegado hasta la orilla dormida para embarcarse; pero al pasar por la senda, lloró de amor, con un aire viejo, que estaba cantando no sé quién por otro valle. Juan Ramón Jiménez De Arias Tristes (1903 )

27 Diferencias: MODERNISMO GENERACIÓN DEL 98 Hispanoamericano Busca la belleza en el lenguaje. Temas: Exotismo, fantasía y sensualidad. (Princesas lejanas) Símbolo: el cisne. Recursos retóricos. Poesía. Español Busca la verdad y soluciones. Temas: España en su paisaje, su literatura y sus gentes. Símbolo: Don Quijote. Antirretórico. Ensayo y novela.

28 GENERACIÓN DEL 98 Pérdida de las últimas colonias: nostalgia de un pasado glorioso. Regeneracionismo: análisis del desastre. Pesimismo:España misma es vista como algo problemático (Unamuno exclamará: ¡Me duele España!). Búsqueda del alma hispánica. Autores: Miguel de Unamuno, Antonio Machado, Azorín y Pío Baroja.

29 RASGOS FORMALES Castillo de Sigüenza Estilo Austeridad lingüística Rescate de viejos vocablos: arcaísmos. Subjetividad. Predomina la prosa: ensayo y novela Temas recurrentes España: Paisaje Historia Literatura Conflictos existenciales Personajes marginales o frustrados

30 REGENERACIONISMO Sanz del Río: kraussismo Giner de los Ríos 1882: Cosío, Museo Pedagógico, Manuel Bartolomé Necesidad de una educación laica y racional: Institución Libre de Enseñanza. Eslogan de Joaquín Costa: Escuela, despensa y siete llaves al sepulcro del Cid. Metáforas biológicas de una España enferma.

31 1. Nacimientos en años poco distantes: Formación intelectual semejante: autodidactismo 3. Relaciones personales: amistad, tertulias, revistas, "Grupo de los Tres", Participación en actos: homenaje a Larra 5. Presencia de un guía: Nietzsche y Schopenhauer. 6. Lenguaje generacional: ruptura con el anterior 7. Anquilosamiento de la generación anterior Requisitos para ser generación.

32 EVOLUCIÓN Escepticismo o actitud contemplativa del soñador Fracaso: hondo desengaño Intervienen en partidos políticos de izquierdas: socialistas o anarquistas. Inicios reformistas y regeneracionistas.

33 INFLUENCIAS LITERARIAS Poema de Mio Cid (s. XII aprox.) Arcipreste de Hita (s. XIV) J. Manrique (s.XV) F. L. de León (s. XVI) Quevedo (s. XVII) Cervantes (s. XVII) Larra (s.XIX)

34 LA NOVELA DE LA GENERACIÓN DEL 98 UNAMUNO ( )) BAROJA ( ) AZORÍN ( ) VALLE-INCLÁN ( ) TE M A S -inquietudes: Niebla y San Manuel Bueno, mártir -envidia: Abel Sánchez -maternidad: La tía Tula -educación: Amor y pedagogía -Madrid: La lucha por la vida -Europa: Las ciudades - País Vasco: Mar -Carlismo: Memorias de un hombre de acción. (Las tres primeras son trilogías; ésta, 22 novelas) - apatía: La voluntad -literarios: Don Juan, Doña Inés -modernistas: Sonatas -históricas: La guerra carlista -esperpento: El ruedo ibérico, Tirano Banderas R AS G OS -protagonista = idea -diálogos densos, conceptuales, monólogos y debates -marco espacio temporal esquemático. -protagonista = acción -diálogos realistas -mucha acción -marcos marginales -descripciones impresionistas -autor implícito: sus ideas políticas y filosóficas -protagonista = cualidad, defecto -poco diálogo -poca acción -muchas descripciones -sensaciones y sentimientos -protagonista = héroe, símbolo -extremos mucha/poca acción -muchos diálogos -muchas descripciones objetivo: crítica y recuerdo nostálgico ES TI L O -lenguaje preciso -recuperación del sentido primitivo de las palabras -aparente sencillez léxica -desaliño expresivo -voces de jergas del hampa -imágenes y comparaciones expresivas -rapidez narrativa -sencillez, precisión -pocos recursos expresivos -1ª persona -presentes... busca implicar al lector -experimentación verbal - lenguaje rico, variado -convivencia de recursos cultos y populares -alusiones clásicas, literarias e históricas.

35 UNAMUNO ( ) AZORÍN ( ) T I T U L O S -En torno al casticismo -Vida de don Quijote y Sancho -Del sentimiento trágico de la vida en la historia y en los pueblos -La agonía del cristianismo -La ruta de don Quijote -Los pueblos. -Castilla. T E M A S -visión crítica -repaso de los valores tradicionales -importancia a la mística y al Humanismo -Contrarreforma: importante atraso cultural. -Hombre dividido: lo espiritual y lo material. El primero sólo puede enloquecer. -El destino del hombre -La inmortalidad del alma -Separación entre Iglesia y cristianismo -geografía manchega -importancia de la visión de la vida cervantina -intenta penetrar en el alma española -observación lírica y subjetiva -Castilla: la que mejor ha conservado la esencia española -el paso del tiempo: las transformaciones que produce ESTILO -conceptos nuevos:intrahistoria -densidad conceptual -abundantes ejemplos -metáforas aclaratorias - subjetividad: actitud lírica -textos descriptivos y narrativos -recreación de lugares y hechos EL ENSAYO

36 MIGUEL DE UNAMUNO ( ) - Logra desentrañar nuevas palabras y nuevos significados a otras. - Busca la densidad de ideas, la intensidad emotiva. - Aparente secillez expresiva La exactitud de las descripciones Lucha interna del personaje: paradojas, antítesis y exclamaciones.

37 M. UNAMUNO: OBRA Niebla, 1918: inventa el término nivola. San Manuel Bueno, mártir, 1931 novela: En torno al casticismo, Vida de Don Quijote y Sancho, 1905 Del sentimiento trágico de la vida, ensayo Poesías, 1907 El Cristo de Velázquez Lírica

38 N IEBLA (1914) - Es que tú no puedes suicidarte, aunque lo quieras. - ¿Cómo? – exclamó al verse de tal modo negado y contradicho. - Sí. Para que uno se pueda matar a sí mismo, ¿qué es menester? – le pregunté. - Que tenga valor para hacerlo – me contestó. - No – le dije -, ¡que esté vivo! - Desde luego! - ¡Y tú no estás vivo! - ¿Cómo que no estoy vivo? (...) - No, no existes más que como ente de ficción ; no eres, pobre Augusto, más que un producto de mi fantasía (...)un personaje de novela, o de nivola, como quieras llamarle.

39 S AN M ANUEL B UENO, MÁRTIR. Pasé en el colegio unos cinco años, que ahora se me pierden como un sueño de madrugada en la lejanía del recuerdo, y a los quince volví a mi Valverde de Lucerna. Ya toda ella era don Manuel; don Manuel con el lago y la montaña. Llegué ansiosa de conocerle, de ponerme bajo su protección, de que él que marcara el sendero de mi vida. Decíase que había entrado en el seminario para hacerse cura, con el fin de atender a los hijos de una su hermana recién viuda, de servirles de padre; que en el seminario se había distinguido por su agudeza mental y su talento y que había rechazado ofertas de brillante carrera eclesiástica porque él no quería ser sino de su Valverde de Lucerna, de su aldea perdida como un broche entre el lago y la montaña que se mira en él. Y ¡Cómo quería a los suyos!. Su vida era arreglar matrimonios desavenidos, reducir los padres a sus hijos indómitos, y, sobre todo, consolar a los amargados y atediados y ayudar a todos a bien morir. Me acuerdo, entre otras cosas, de que al volver de la ciudad la desgraciada hija de la tía Rabona, que se había perdido y que volvió, soltera y desahuciada, trayendo un hijo consigo. Don Manuel no paró hasta que hizo que se casase con ella su antiguo novio Perote y reconociese como suya a la criatura diciéndole: -Mira, da padre a este pobre crío que no le tiene más que en el cielo.

40 V IDA DE D.Q UIJOTE Y S ANCHO, 1904 Y si la bondad nos eterniza, ¿qué mayor cordura que morirse? «Verdaderamente se muere y verdaderamente está cuerdo Alonso Quijano el Bueno»; muere a la locura de la vida, despierta de su sueño. Hizo Don Quijote su testamento y en él la mención de Sancho que éste merecía, pues si loco fue su amo parte a darle el gobierno de la ínsula, «pudiera estando cuerdo darle él de un reino, se le diera, porque la sencillez de su condición y fidelidad de su trato lo merece». Y volviéndose a Sancho, quiso quebrantarle la fe y persuadirle de que no había habido caballeros andantes en el mundo, a lo cual Sancho, henchido de fe y loco de remate cuando su amo se moría cuerdo, respondió llorando: «¡Ay, no se muera vuesa merced, señor mío, sino tome mi consejo y viva muchos años, porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir sin más ni más!» ¿La mayor locura, Sancho? Y consiento en mi morir/con voluntad placentera clara y pura;/que querer hombre vivir,/cuando Dios quiere que muera,/es locura, pudo contestarte tu amo, con palabras del maestre don Rodrigo Manrique, tales cuales en su boca las pone su hijo don Jorge, el de las coplas inmortales. Y dicho lo de la locura de dejarse morir, volvió Sancho a las andadas, hablando a Don Quijote del desencanto de Dulcinea y de los libros de caballerías. ¡Oh, heroico Sancho, y cuán pocos advierten el que ganaste la cumbre de la locura cuando tu amo se despeñaba en el abismo de la sensatez y sobre su lecho de muerte irradiaba tu fe, tu fe, Sancho, la fe de ti, que ni has muerto ni morirás! Don Quijote perdió su fe y murióse; tú la cobraste y vives; era preciso que él muriera en desengaño para que en engaño vivificante vivas tú.

41 POESÍA DE UNAMUNO Este buitre voraz de ceño torvo que me devora las entrañas fiero y es mi único y constante compañero labra mis penas con su pico corvo. El día en que le toque el postrer sorbo apurar de mi negra sangre, quiero que me dejéis con él solo y señero un momento, sin nadie como estorbo. Pues quiero,triunfo haciendo mi agonía, mientras él mi último despojo traga, sorprender en sus ojos la sombría mirada al ver la suerte que le amaga sin esta presa en que satisfacía el hambre atroz que nunca se le apaga

42 JOSÉ MARTÍNEZ RUIZ AZORÍN ( ) TEMAS Evocación de la infancia Tierras y hombres de España Subjetivismo: paisaje-alma ESTILO Técnica miniaturista: precisión y frases breves. Léxico rico. Tono crítico y nostálgico

43 OBRAS DE AZORÍN Novela Ensayo Teatro La voluntad Antonio Azorín Las confesiones de un pequeño filósofo Castilla Andalucía trágica La ruta de Don Quijote y Sancho Lo invisible

44 C ASTILLA Entremos en la catedral; flamante, blanca, acabada de hacer está. En un ángulo, junto a la capilla en que se venera la Virgen de la Quinta Angustia, se halla la puertecilla del campanario. Subamos a la torre; desde lo alto se divisa la ciudad toda y la campiña. Tenemos un maravilloso, mágico catalejo: descubriremos con él basta los detalles más diminutos. Dirijámoslo hasta la lejanía: allá por los confínes del horizonte, sobre unos lomazos redondos, ha aparecido una manchita negra; se remueve, levanta una tenue polvareda, avanza. Un tropel de escuderos, lacayos y pajes es, que acompaña á noble señor. El caballero marcha en el centro de su servidumbre ; ondean al viento las plumas multicolores de su sombrero; brilla el puño de la espada; fulge sobre su pecho una firmeza de oro. Vienen todos a la ciudad; bajan ahora de las colinas y entran en la vega. Cruza la vega un río: sus aguas son rojizas y lentas; ya sesga en suaves meandros; ya se embarranca en hondas hoces. Crecen les árboles tupidos en el llano. La arboleda se ensancha y asciende por las alturas inmediatas. Una ancha veredaparda entre la verdura parte de la ciudad y sube por la empinada montaña de allá lejos. Esa vereda lleva los rebaños del pueblo, cuando declina al otoño, hacia las cálidas tierras de Extremadura. Ahora las mesetas vecinas, la llanada de la vega, los alcores que bordean el río, están llenos de blancos carneros que sobre las praderías forman como grandes copos de nieve.

45 PÍO BAROJA ( ) Construcción libre: invención y observación Extraordinaria pintura de ambientes y personajes suburbiales Diálogos auténticosDescripciones escuetas

46 OBRAS DE BAROJA Fernando Pérez de Camino: ¡Jesús y adentro! : La lucha por la vida La busca Mala hierba Aurora roja Tierra vasca La casa de Aizgorri El mayorazgo de Labraz Zalacaín el aventurero La raza La dama errante La ciudad de la niebla El árbol de la ciencia El mar Las inquietudes de Shanti Andía El laberinto de las sirenas Los pilotos de altura La estrella del capitán Chimista

47 E L ÁRBOL DE LA CIENCIA, Las costumbres de Alcolea eran españolas puras, es decir, de un absurdo completo. El pueblo no tenía el menor sentido social; las familias se metían en sus casas, como los trogloditas se metían en su cueva. No había solidaridad; nadie sabía ni podía utilizar la fuerza de la asociación. Los hombres iban al trabajo y a veces al casino. Las mujeres no salían más que los domingos a misa. Por falta de instinto colectivo, el pueblo se había arruinado. En la época del tratado de los vinos con Francia, todo el mundo, sin consultarse los unos a los otros, comenzó a cambiar el cultivo de sus campos, dejando el trigo y los cereales y poniendo viñedos; pronto el río de vino de Alcolea se convirtió en río de oro. En este momento de prosperidad, el pueblo se agrandó, se limpiaron las calles, se pusieron aceras, se instaló la luz eléctrica...; luego vino la terminación del tratado, y como nadie sentía la responsabilidad de representar al pueblo, a nadie se le ocurrió decir: «Cambiemos el cultivo; volvamos a nuestra vida antigua; empleemos la riqueza producida por el vino en transformar la tierra para las necesidades de hoy.» Nada. El pueblo aceptó la ruina con resignación. -Antes éramos ricos -se dijo cada alcoleano-. Ahora seremos pobres. Es igual: viviremos peor; suprimiremos nuestras necesidades. Aquel estoicismo acabó de hundir al pueblo. Era natural que así fuese; cada ciudadano de Alcolea se sentía tan separado del vecino como de un extranjero. No tenían una cultura común (no la tenían de ninguna clase); no participaban de admiraciones comunes: sólo el hábito, la rutina, les unía; en el fondo, todos eran extraños a todos.

48 ANTONIO MACHADO ( ) Nostalgia, existencialismo, cainismo Temas: España, tiempo, paisaje, amor y muerte. Campos de Castilla. (La tierra de Alvar González) Nuevas canciones Estilo sobrio, simbolismo personal., elementos modenistas Soledades, galerías y otros poemas.

49 Recuerdo infantil Una tarde parda y fría de invierno. Los colegiales estudian. Monotonía de lluvia tras los cristales. Es la clase. En un cartel se representa a Caín fugitivo, y muerto Abel junto a una mancha carmín. Con timbre sonoro y hueco truena el maestro, un anciano mal vestido, enjuto y seco, que lleva un libro en la mano. Y todo un coro infantil va cantando la lección: mil veces ciento, cien mil, mil veces mil, un millón. Una tarde parda y fría de invierno. Los colegiales estudian. Monotonía de la lluvia en los cristales. Soledades, galerías y otros poemas. (Inicios modernistas)

50 Al olmo viejo, hendido por el rayo y en su mitad podrido, con las lluvias de abril y el sol de mayo algunas hojas verdes le han salido. ¡El olmo centenario en la colina que lame el Duero! Un musgo amarillento le mancha la corteza blanquecina al tronco carcomido y polvoriento. No será, cual los álamos cantores que guardan el camino y la ribera, habitado de pardos ruiseñores. Ejército de hormigas en hilera va trepando por él, y en sus entrañas urden sus telas grises las arañas. Antes que te derribe, olmo del Duero, con su hacha el leñador, y el carpintero te convierta en melena de campana, lanza de carro o yugo de carreta; antes que rojo en el hogar, mañana, ardas en alguna mísera caseta, al borde de un camino; A un olmo seco Antes de que te descuaje un torbellino Y tronche el solplo de las sierras blancas; Antes que el río hasta el mar te empuje Por valles y barrancas, Olmo, quiero anotar en mi cartera La rama de tu rama verdecida. Mi corazón espera también hacia la luz y hacia la vida, Otro milagro de la primavera Campos de Castilla

51 CAMINO= VIDA ALMA= PAISAJE Yo voy soñando caminos de la tarde. ¡Las colinas doradas, los verdes pinos, las polvorientas encinas!... ¿Adónde el camino irá? Yo voy cantando, viajero a lo largo del sendero... -la tarde cayendo está-. "En el corazón tenía la espina de una pasión; logré arrancármela un día: ya no siento el corazón". Y todo el campo un momento se queda, mudo y sombrío, meditando. Suena el viento en los álamos del río. La tarde más se oscurece; y el camino que serpea y débilmente blanquea se enturbia y desaparece. Mi cantar vuelve a plañir: "Aguda espina dorada, quién te pudiera sentir en el corazón clavada". Campos de Castilla - Reflexión histórica y crítica - Cainismo - Tono épico

52 Ya hay un español que quiere vivir y a vivir empieza, entre una España que muere y otra España que bosteza. Españolito que vienes al mundo te guarde Dios. una de las dos Españas ha de helarte el corazón.

53 PROVERBIOS Y CANTARES - XXI Ayer soñé que veía a Dios y que a Dios hablaba; y soñé que Dios me oía... Después soñé que soñaba.


Descargar ppt "MODERNISMO Tema 9 (Págs. 185, 192, 193 y 195 del libro de texto)"

Presentaciones similares


Anuncios Google