La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Estadísticas Relacionadas para la Conformación de Indicadores de Violencia contra las Mujeres 23 y 24 de Noviembre de 2009.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Estadísticas Relacionadas para la Conformación de Indicadores de Violencia contra las Mujeres 23 y 24 de Noviembre de 2009."— Transcripción de la presentación:

1 Estadísticas Relacionadas para la Conformación de Indicadores de Violencia contra las Mujeres 23 y 24 de Noviembre de 2009

2 2 La violencia de género se puede definir como la acción de la utilización de la fuerza física o de la coacción psíquica o moral por parte de un individuo o grupos de sujetos en contra de una mujer o grupo de ellas (víctimas), por lo que constituye una amenaza o negación de condiciones de posibilidad de realización de la vida y de la supervivencia. Definición de Violencia de Género Derivado de lo anterior los factores etiológicos (causas de origen) de la violencia pueden agruparse en: factores macrosociales y microsociales.

3 3 El crecimiento de amplias zonas urbanas por efectos de la migración interna y externa (cambios de patrones de consumo, condicionamiento de los niveles de ingreso, cambios en la estructura y jefe de los hogares, estilos y formas de vida). El desempleo y el incremento de la pobreza (limitante de oportunidades en la perspectiva del desarrollo humano). De acuerdo al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), resulta que el 53% de los hogares pobres habita en las zonas urbanas. La inclusión o exclusión de grupos humanos en las redes sociales (usos y costumbres locales). Impacto de los medios de comunicación masiva (reproducción de arquetipos y modelos conductuales). Factores macrosociales:

4 4 Factores microsociales: Comúnmente son divididos en los que se originan en el núcleo familiar y factores propios del agresor y la víctima. a)Factores familiares: Desorganización o desintegración familiar. Violencia física presenciada por el futuro agresor en su familia. Maltrato físico o psicológico a la mujer. Agresión sexual por su cónyuge o pareja habitual. Agresión desde la familia de tradición violenta. Formas de empleo del tiempo. Tipo de preferencia cultural. Patrones de consumo de sustancias tóxicas.

5 5 b)Factores psicológicos: El consumo habitual u ocasional de alcohol y drogas ilegales y médica, tienen un efecto importante en las conductas violentas, estimulándolas o desinhibiéndolas. La propensión a la frustración o sensación de abandono o rechazo, propensión a la culpa con la consiguiente búsqueda de castigo, impulsividad de origen neurótico o psicoorgánico (depresión, ansiedad, sentimiento de vacuidad, entre otros factores.). Resultan en una limitada identidad propia. Ausencia o limitados patrones morales (límites y valores)

6 6 Aprendizaje por modelación de conductas violentas y propensión a estados pasionales y emociones intensas con la consecuente afectación de la regulación conductual. Participación disocial en grupos que reproducen y fortalecen su esquema conductual. Limitada capacidad para la relación interpersonal y para la sensibilidad interpersonal. Patrones de consumo de sustancias tóxicas. Factores biológicos: Daño cerebral (tumores, epilepsia parcial o total). Trastornos hormonales. Problemas metabólicos. Trastornos del sueño.

7 7 Muchas mujeres soportan la violencia de genero por: Tienen ideas muy negativas de su propio valor personal (baja autoestima). Piensan que pueden ser rechazadas por sus padres y amigos que la van a culpar de no ser buenas esposas y buenas madres. Piensan que si se separan de sus esposos estos la van a matar y tienen temor a la denuncia. Piensan que sus maridos van a cambiar (ciclo de la violencia). Enfrentan grandes problemas económicos o piensan que de separarse su situación económica va a ser muy crítica. Tienen niños pequeños y piensan que estos necesitan económica y emocionalmente a sus padres juntos. Dudan de poder valerse solas económicamente. Creen que una mujer divorciada no tienen valor. Piensan que si tienes niños pequeños les va a ser difícil encontrar trabajo y cuidar de ellos.

8 8 Según la Organización Panamericana de la Salud, en México se presentan rasgos distintivos de violencia familiar en la mujer: Las personas que han sido víctimas de la violencia en la niñez o adolescencia son más propensas a ser víctimas de la violencia en la edad adulta y a ser violentos con miembros de su propia familia. Los hombres que maltratan a su pareja muestran rasgos de personalidad distintos de los que se observan en hombres que no son violentos, y una de las diferencias es que los primeros muestran mayores probabilidades que los segundos de haber sido víctimas de actos violentos durante su niñez. El observar agresividad entre los padres también predispone a un niño a adoptar conductas agresivas cuando llega a la adultez, quizá porque asimila la violencia como una forma admisible de resolver conflictos.

9 9 En el caso de mujeres que son golpeadas, la violencia no parece comenzar cuando están embarazadas. En el caso de mujeres que son víctimas de maltrato físico antes de quedar embarazadas y durante el embarazo, la violencia suele ser más intensa. Un estudio de 2003, aplicado en el Estado de Morelos (mediante encuesta a mujeres en el tercer trimestre del embarazo) que recibían atención en centros de salud pertenecientes a la Secretaría de Salud del Estado de Morelos y al Instituto Mexicano del Seguro Social. El 25% de las mujeres encuestadas indicaron haber sido víctimas de actos violentos durante el embarazo, particularmente de abuso emocional. Cabe señalar, que los resultados indicaban que el maltrato físico y el abuso sexual habían disminuido durante la gestación que en los 12 meses anteriores a ella.

10 10. Los factores de mayor incidencia en relación con la violencia durante el embarazo fueron: En el caso de la embarazada, el haber sido maltratada durante los 12 meses previos al embarazo, el tener un bajo nivel socioeconómico y el haber presenciado violencia entre los padres durante la niñez. En el caso del cónyuge o pareja habitual: el antecedente de maltrato durante la niñez (físico, emocional y por desatención). Como conclusión se detalla que existe una probabilidad del 61% que una mujer sea maltratada durante el embarazo en presencia de todos estos factores de riesgo. Se señala que el maltrato de la mujer durante el embarazo es común en México, pero que el embarazo no es el factor desencadenante. Parece tener una mayor injerencia en el fenómeno de la violencia durante el embarazo el provenir de un hogar donde se presencian conductas agresivas entre una generación y otra.

11 11 Fuente: INEGI. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, 2006.

12 12 Fuente: INEGI. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, de cada 100 mujeres casadas o unidas señalaron haber sufrido algún incidente de violencia emocional; 28 de cada 100 violencia económica;20 de cada 100 violencia física y 8 de cada 100 violencia sexual por parte de su actual pareja.

13 13 Fuente: INEGI. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, Promedio nacional: 43.2

14 14

15 15 Fuente: INEGI. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, La violencia ejercida a las mujeres, por familiares distintos a su pareja indica que en 11 de cada 100 casos las insultaron u ofendieron; 7 de cada 100 las humillaron, o bien las ignoraron y no las toman en cuenta; 4 de cada 100 las amenazaron con golpearlas o correrlas de la casa; y en 3 de cada 100 fueron agredidas físicamente.

16 16

17 17 Fuente: INEGI. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, Promedio nacional: 15.9%

18 18

19 19 Fuente: INEGI. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, La violencia comunitaria ejercida en las mujeres se situó en 36 de cada 100 casos por intimidación; 33 casos por recibir expresiones obscenas o de carácter sexual; y 16 de cada 100 por abuso sexual o bien por recibir caricias sin su consentimiento.

20 20

21 21 Fuente: INEGI. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, Promedio nacional: 39.7

22 22

23 23 Fuente: INEGI. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, La violencia laboral ejercida en las mujeres fue principalmente por discriminación laboral (23 de cada 100): acoso laboral, recibir menos salario o prestaciones respecto a un hombre del mismo nivel; o por la solicitud de prueba de embarazo a su ingreso (10 de cada 100) o por que no la contrataron, la despidieron o le disminuyeron el salario por su edad o su estado civil (2 de cada 100 casos).

24 24

25 25 Fuente: INEGI. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, Promedio nacional: 29.9

26 26

27 27 Fuente: INEGI. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, Los principales tipos de violencia escolar en las mujeres fueron: por violencia emocional (12 de cada 100); ser humillada o denigrada (9 de cada 100); violencia física, menosprecio, acoso sexual o proposiciones sexuales a cambio de calificaciones (10 de cada 100 casos).

28 28

29 29 Fuente: INEGI. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, 2006.

30 30 27 de cada 100 mujeres mayores (60 años y más) indicaron ser sujetas de actos de violencia por su pareja y en 14 de cada 100 casos tuvieron por lo menos algún incidente de violencia por algún familiar o persona que vive con ellas.

31 31 Fuente: INEGI. Estadísticas de mortalidad. Base de datos. Guerrero, Oaxaca, Chihuahua y Chiapas ocupan el lugar 1, 2, 4 y 32 a nivel nacional. La desintegración familiar, los niveles de marginación, la violencia familiar y comunitaria y la inseguridad social en sus distintos matices son elementos que inciden en el número de homicidios. Tasa de mortalidad por homicidios en hombres: 14.9 Tasa de mortalidad por homicidios en mujeres: 2.0

32 32 Fuente: INEGI. Estadísticas vitales Base de datos. CONAPO. Proyecciones de la población en México El suicidio se relaciona en muchos casos por la depresión, las pérdidas afectivas, el aislamiento social, el desempleo o las dificultades financieras. Chihuahua, Oaxaca, Guerrero y Chiapas ocupan el lugar 12, 22, 27 y 32 a nivel nacional. Tasa de mortalidad por suicidios en hombres: 7.0 Tasa de mortalidad por suicidios en mujeres: 1.4

33 33 Fuente: INEGI. Estadísticas vitales Base de datos. CONAPO. Proyecciones de la población en México Guerrero, Oaxaca, Chihuahua y Chiapas ocupan el lugar 1, 2, 3 y 32 a nivel nacional. Tasa de mortalidad por agresiones en mujeres: 2.0 Tasa de mortalidad por agresiones en hombres: 14.9

34 34 Fuente: SSA. Rendición de cuentas en Salud (Por 100 mil nacidos vivos) La tasa de incidencia a nivel nacional es de 57.6 defunciones por cada 100 mil nacidos vivos. La muerte ocasionada por complicaciones relacionadas con el embarazo, parto y puerperio es uno de los principales problemas de salud de las mujeres en edad reproductiva. Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Chihuahua ocupan el lugar 1, 2, 4 y 5 a nivel nacional

35 35 Fuente: INEGI. Estadísticas Demográficas. Cubos dinámicos Las cifras indican que en Chiapas 7 de cada 10 nacimientos no fueron atendidos en clínicas y hospitales por personal capacitado. Esta situación es similar en Oaxaca y Guerrero en donde las mujeres no recibieron asistencia en 4 de cada 10 nacimientos, lo cual entre otras causas esta ligada a los usos y costumbres, al aislamiento social y a condiciones de pobreza.

36 36 Fuente: INEGI. Estadísticas vitales Base de datos. CONAPO. Proyecciones de la población en México (Por cada 100 mil habitantes) Guerrero, Chiapas, Oaxaca y Chihuahua ocupan el lugar 4, 7, 10 y 12 a nivel nacional. La propagación del SIDA ha tenido origen en las siguientes categorías de transmisión: sexual, sanguínea, perinatal, ocupacional y lactancia. Promedio nacional: 3.4

37 37 Fuente: INEGI. II Conteo de Población y Vivienda, Tabulados básico. La mayor participación de la mujer en el mercado laboral, debido a su mayor educación y eficiencia terminal, mayor competividad, la mejor planeación de los embarazos (menos hijos, mayor espaciamiento en los embarazos), cambio del rol en el trabajo extradoméstico y por condiciones de emergencia en el ingreso familiar (desempleo del cónyuge o por la ausencia temporal de los hombres por el efecto de las migración a otras entidades o países) han modificado la composición y los usos y costumbres de los hogares en México. El Distrito Federal, Guerrero y Morelos son las entidades (zona centro del país) que registran las mayores tasas de mujeres como jefe de hogar (28.9%, 26.3% y 26.1% respectivamente). El jefe de hogar mujer pasó de representar el 17.3% en 1990 al 23.1% en 2005.

38 38 Fuente: INEGI. II Conteo de Población y Vivienda Las mujeres tienden ha establecer mayores vínculos con otros miembros de la familia, incluyendo a nuevos integrantes, de tal forma que es menor su porcentaje en hogares nucleares (50.2% en comparación al 73.7% en hombres), y es mayor en los no nucleares (33.3% en comparación del 20.8% en hombres) y en corresidentes (0.9% en comparación del 0.3% en hombres). Las mujeres muestran tener más autonomía ya que el 15.4% de los hogares son unipersonales (en comparación del 5.1% en hombres).

39 39 Fuente: INEGI. INEGI. Encuesta Nacional sobre el Uso del Tiempo En el rango de 12 a 19 años (2 de cada 10 parejas conyugales señalaron que ambos trabajan); en el rango de edad de 30 a 49 años (3 de cada 10 parejas indican que ambos trabajan; y en el rango de 50 años y mas (2 de cada 10 parejas señalan que ambos trabajan). Asimismo, resalta que en el rango de 12 a 49 años 1 de cada 100 parejas señalo que solo la mujer trabaja.

40 40 Fuente: INEGI. Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares Del decil I al VI se observa una mayor concentración del ingreso en los hogares rurales (sobre todo en el decil III con 1.1 puntos porcentuales de diferencia). Del decil VII al X (quienes concentran el mayor ingreso) se observa una mayor concentración del ingreso en los hogares urbanos con jefe mujer, sobre en el último decil.

41 41 El Fuente: INEGI. STPS. Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo Segundo trimestre. base de datos. El índice de segregación ocupacional mide el grado de asimetría entre las ocupaciones que desempeñan los hombres y las mujeres. El índice toma valores de 0 a 0.5, cuando es igual a cero no hay segregación (equidad ocupacional entre hombres y mujeres) y cuando es igual a 0.5 la segregación es total (una distribución no equitativa de la ocupación) De acuerdo al índice total, tendrían que reubicarse 18 de cada 100 mujeres en una ocupación diferente a la que actualmente desempeñan para eliminar la segregación ocupacional En términos comparativos, existe una menor segregación en las mujeres que trabajan por su cuenta (18 de cada 100 mujeres a reubicarse) en comparación a las trabajadoras subordinadas y remuneradas (20 de cada 100 mujeres a reubicarse). 54 de cada 100 mujeres indígenas son empleadas y obreras, mientras que 11 de cada 100 realizan trabajo familiar sin pago. Destaca el hecho de que 3 de cada 10 son trabajadoras por su cuenta.

42 42 El índice de segregación ocupacional mide el grado de asimetría entre las ocupaciones que desempeñan los hombres y las mujeres. Fuente: INEGI. STPS. Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo Segundo trimestre. base de datos. Por sector de actividad, se observa una mayor segregación en la minería, construcción, electricidad, gas y agua (36 de cada 100 mujeres a reubicarse en las ocupaciones que desempeñan). En un comportamiento similar se encuentran las actividades de transporte y comunicaciones (32 de cada 100 mujeres) y de servicios personales (31 de cada 100 mujeres). En actividades como el comercio (5 de cada 100) y agropecuarias (3 de cada 100), es donde existen los índices más bajos, lo cual indica que es casi nula la segregación ocupacional, ya que los hombres y las mujeres desempeñan iguales posiciones.

43 43 Fuente: INEGI. STPS. Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo Segundo Trimestre. Base de datos. En su contraparte, el ingreso mediano de artesanas y obreras y para supervisoras y capataces industriales se sitúa en 32.5% y 40.3% menor que el ingreso mediano de los hombres en dichas ocupaciones. En promedio las mujeres recibían un ingreso 6.2% menor que los hombres en trabajos similares. Cabe señalar que esta brecha ha sido menor, en comparación del 7.9% registrado en Existen las menores diferencias del ingreso mediano en las ocupaciones de maestros y oficinistas, quienes registran un ingreso de las mujeres 5% menor al de los hombres. En las actividades de técnicos y personal especializado se observa que no existe una diferencia (100%), es decir, en ningún caso el ingreso de ellos fue superior al de ellas.

44 44 Fuente: INEGI. STPS. Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo Segundo Trimestre. Base de datos. En 2008, en promedio el salario que se les paga a las mujeres por su trabajo, debe aumentar en 9.5% para lograr la equidad salarial. Esta cifra resulta ser menor al 9.7% requerido desde El valor del índice indica la magnitud de cambio que debe de realizarse en el salario de las mujeres para lograr la equidad salarial. En 10 grupos de ocupación existe algún grado de discriminación salarial hacia las mujeres (a excepción de los trabajadores domésticos) de tal forma que para alcanzar la equidad deberían aumentarse los salarios en un rango de 4.5% y 38.4%, claro que ello depende de los niveles de productividad alcanzados..


Descargar ppt "Estadísticas Relacionadas para la Conformación de Indicadores de Violencia contra las Mujeres 23 y 24 de Noviembre de 2009."

Presentaciones similares


Anuncios Google