La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Creer en Dios Padre, Hijo y Espíritu es tener la feliz seguridad de que existe siempre una ternura inquebrantable, un último regazo y una especie de útero.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Creer en Dios Padre, Hijo y Espíritu es tener la feliz seguridad de que existe siempre una ternura inquebrantable, un último regazo y una especie de útero."— Transcripción de la presentación:

1

2 Creer en Dios Padre, Hijo y Espíritu es tener la feliz seguridad de que existe siempre una ternura inquebrantable, un último regazo y una especie de útero infinitamente fecundo en el que puede uno refugiarse y encontrar la paz, la vida y el amor. Juan 16, Santísima Trinidad. Autora: Mariasun Gutiérrez. Música: Jesús Guridi. Díez melodías vascas: Amorosa.

3 Entiende la Trinidad, quien ofrece amistad, quien construye humanidad, quien cultiva el perdón, quien promueve solidaridad, quien lucha por la justicia, quien acompaña en procesos de liberación, quien no vive para sí quien se gasta por demás, quien es capaz de dar vida y dar la vida.

4 Tendría que deciros muchas más cosas, pero no podríais entenderlas ahora. Cuando venga el Espíritu de la verdad, os iluminará para que podáis entender la verdad completa. El Espíritu nos va iluminando para entender la verdad completa de la palabra y la obra de Jesús. Es necesario estar a la acción del Espíritu, a lo que continua y progresivamente nos revela y comunica, por medio de las personas, de lo que nos va trayendo la vida... Considerarse en posesión de la verdad completa es no escuchar al Espíritu, tergiversar el mensaje y la misión de Jesús y manipular a Dios.

5 Él no hablará por su cuenta, sino que dirá únicamente lo que ha oído, y os anunciará las cosas venideras. Él me glorificará, porque todo lo que os dé a conocer, lo recibirá de mí. El Espíritu no habla por su cuenta y al margen de Jesús, hace vivo, aquí y ahora, el mensaje que el Padre encomendó a Jesús. tampoco hemos de hablar por nuestra cuenta, sino estar y a la vida, a la historia y a la voz del Espíritu que la interpreta. El Espíritu, memoria viva de Jesús, hace que seamos del proyecto liberador de Dios, siempre a favor del ser humano.

6 Todo lo que tiene el Padre, es mío también; por eso os he dicho que todo lo que el Espíritu os dé a conocer, lo recibirá de mí. Celebrar la Trinidad no es tratar de explicar o entender un embrollo teológico. Celebrar la Trinidad es descubrir con alegría que estamos a imagen y semejanza de un Dios que es don total, diálogo y comunicación permanente, amor compartido y, por eso, nos sentimos a buscar nuestra verdadera felicidad en el compartir y en la solidaridad. Nos invita e impulsa a implicarnos en la tarea de vivir desde la relación, desde la comunión, desde un amor que, haciéndonos más nos diviniza.

7 Yo creo en un Dios. En ABBÁ, como creía Jesús. Yo creo que el Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, es como mi madre y puedo fiarme de Él. Lo creo porque así lo he visto en Jesús, que se sentía Hijo. Yo creo que Abbá no está lejos sino cerca, al lado, dentro de mí. Creo sentir su Aliento como una brisa suave que me anima y me hace más fácil caminar. Creo que Jesús, más aún que un hombre es enviado, mensajero. Creo que sus palabras son palabras de Abbá. Creo que sus acciones son mensaje de Abbá. Creo que puedo llamar a Jesús la Palabra presente entre nosotros. Creo que puedo llamar a Jesús la Palabra presente entre nosotros. Yo sólo creo en un Dios, que es Padre, Palabra y Viento, porque creo en Jesús, el Hijo, lleno del Espíritu de Abbá. Yo sólo creo en un Dios, que es Padre, Palabra y Viento, porque creo en Jesús, el Hijo, lleno del Espíritu de Abbá.


Descargar ppt "Creer en Dios Padre, Hijo y Espíritu es tener la feliz seguridad de que existe siempre una ternura inquebrantable, un último regazo y una especie de útero."

Presentaciones similares


Anuncios Google