La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

R eflexiones cedapp Ningún hombre es una isla en sí mismo; cada hombre es parte de tierra firme; si un trozo de tierra es arrastrado por la marea, el continente.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "R eflexiones cedapp Ningún hombre es una isla en sí mismo; cada hombre es parte de tierra firme; si un trozo de tierra es arrastrado por la marea, el continente."— Transcripción de la presentación:

1 R eflexiones cedapp Ningún hombre es una isla en sí mismo; cada hombre es parte de tierra firme; si un trozo de tierra es arrastrado por la marea, el continente disminuye. La muerte de cualquier hombre me hace más pequeño, porque soy parte de la humanidad, por lo tanto no preguntes por quién doblan las campanas, doblan por ti (John Donne) El 28 de agosto ú ltimo, la Comisi ó n de la Verdad y Reconciliaci ó n entreg ó su Informe Final al pa í s. Con motivo de este importante suceso, nos volvemos a interrogar sobre las repercusiones del proceso de la violencia y principalmente sobre los efectos de é sta en la poblaci ó n infantil. Empezaremos escuchando lo que ellos y ellas mismas nos cuentan. Ante la pregunta de ¿qué pasaría si regresa Sendero Luminoso?, una niña responde que podrían matar a los niños. Cuando se le pregunta si se debería hablar de ese tema, ella responde que no, que los niños se pueden asustar. Otro niño responde que en las noches te cortan la cabeza.[1][1] Resulta conmovedor escuchar estas palabras, pero quiz á nos ayudan a ver que el fantasma que tanto asusta por las noches a los ni ñ os y ni ñ as, tiene en el Per ú un nombre m á s: Sendero. Resulta escalofriante pensar que ese monstruoso fantasma muchas veces tomaba cuerpo y, m á s all á de las fantas í as, hac í a realidad las m á s cruentas pesadillas. Su paso por nuestras vidas ha dejado huella, aquel temible fantasma sigue presente en nuestro mundo interno portando el rostro de los muchos actores que tomaron parte en esta infeliz lucha. As í, los padres, en su funci ó n de cuidado y protecci ó n, se ve í an desbordados por una realidad que en muchos casos no les permit í a continuar normalmente con ese rol. La necesidad de huir o escabullirse, hac í a que estos abandonaran, temporal o definitivamente, sus hogares. centro de desarrollo y asesoría psicosocial Nº 6 – Año 2003 Los Corales 375, Balconcillo- Lima13 Telfs.: Fax(51-1) Web: EL INFORME DE LA COMISIÓN DE LA VERDAD Y LA INFANCIA EN TIEMPOS DE VIOLENCIA La violencia, arrasadora y á vida de muerte, se ensa ñ aba tambi é n con los infantes. Al cuidado de estos, muchos padres y madres daban testimonio de desgarradoras muestras de valent í a y coraje al proteger incluso con la propia vida a sus hijos e hijas. Esta, la violencia, trajo consigo, junto con monstruos y fantasmas, separaciones abruptas, p é rdidas irreparables, despedidas intempestivas, desarraigo, desconsuelo. ¿ Qu é podr í amos decir ante la imagen de un infante buscando lactar del pecho de su madre, quien yac í a muerta en el campo, o ante aquella de otros ni ñ os y ni ñ as buscando desesperadamente abrir un hoyo en la tierra para escapar de un ataque a é reo de las FFAA?. Esas experiencias cotidianas remit í an a toda la comunidad a vivencias relacionadas con profundas sensaciones de desvalimiento y desprotecci ó n. En comunidades andinas la violencia revert í a la organizaci ó n social de la comunidad. Los varones, salvaguarda de sus familias, al verse sometidos por la fuerza, ve í an quebrada su ancestral autoridad. Trastocada la organizaci ó n comunal, los pobladores, tanto adultos como peque ñ os, quedaban en situaci ó n de gran vulnerabilidad. Las redes de soporte quedaban, as í, debilitadas y, aunque en algunos casos lograron la reorganizaci ó n, en muchos otros se atomizaron los esfuerzos de sobrevivencia. De esta manera, las situaciones que viv í an enfrentaban a los adultos con devastadoras sensaciones de impotencia y frustraci ó n, las mismas que eran percibidas por ni ñ os y ni ñ as, incrementando su miedo e inseguridad. En el caso de desplazamientos, los ni ñ os y ni ñ as enfrentaban una realidad nueva y dif í cil. Su familia ya no era la misma y su comunidad tampoco.

2 2 Reflexiones cedapp Nº 6 – Año 2003 Los Corales 375, Balconcillo- Lima13 Telfs.: Fax(51-1) Web: Confinados a rincones de la creciente ciudad, la pobreza iba asentándose cada vez más en las precarias viviendas de la mayoría de desplazados/as, y junto a ella crecían la indiferencia y la marginación. Asimismo, los conflictos en las nacientes organizaciones sociales, así como al interior de muchos hogares, reflejaban y hacían sentir los rezagos del paso de la muerte, del caos, el horror y descontrol vividos, pero la necesidad de encontrar trabajo para sobrevivir los llevaba, tanto a adultos como a niños y niñas, a desplegar más de un recurso para desempeñarse en actividades que no conocían. La desadaptación era combatida con creatividad, y la solidaridad daba lucha a la pobreza. Desde el Estado, una ciega represión, con rostro militarizado, daba cuenta del desconcierto de una clase política que gobernaba solo para una parte de peruanos y peruanas. La exclusión absoluta a la que se refería Salomón Lerner en su discurso de entrega del Informe Final, no hace sino reflejar el profundo desencuentro de nuestra nación. Iris Palomino Responsable del Proyecto: Atención y Soporte Comunitario a Niños y Niñas de Familias Desplazadas por Violencia Política y Extrema Pobreza Ahora, con lo que el Informe nos hace saber, es ineludible proponernos un nuevo camino, una nueva forma de gobernar debe abrirse paso, de tal manera que todos tengamos un lugar y quedemos representados. Esta postura quizá nos ayude a encontrar vías que nos permitan superar juntos como colectividad, e individualmente, lo vivido. Volver sobre las heridas ciertamente ha resultado doloroso, pero este primer esfuerzo nos brinda ahora la posibilidad de contribuir con su recuperación. Como profesionales dedicados a la búsqueda del bienestar emocional ¿no cabe preguntarnos cómo poder llegar a nuestros compatriotas? ¿Y más aún a los quechuahablantes? La pregunta nos propone un reto, una tarea de gran envergadura nos espera. Esperanzados en lo universal del lenguaje de los afectos, podremos quizá acercarnos con empatía y respeto a las diferentes comunidades que hay en nuestro país. Esta situación nos interpela directamente y a la vez nos compromete con nosotros mismos, con el país, con peruanos que esperan por otros peruanos. [1][1] Fuente: Entrevista difundida en un reportaje presentado el domingo 31 de agosto 2003 en el programa La Ventana Indiscreta. Programa emitido por Frecuencia Latina.


Descargar ppt "R eflexiones cedapp Ningún hombre es una isla en sí mismo; cada hombre es parte de tierra firme; si un trozo de tierra es arrastrado por la marea, el continente."

Presentaciones similares


Anuncios Google