La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Ciclo A Hoy el evangelio nos habla de la resurrección de Lázaro: quizá el milagro de Jesús más impactante. San Juan, que narra pocos milagros, suele.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Ciclo A Hoy el evangelio nos habla de la resurrección de Lázaro: quizá el milagro de Jesús más impactante. San Juan, que narra pocos milagros, suele."— Transcripción de la presentación:

1

2 Ciclo A

3 Hoy el evangelio nos habla de la resurrección de Lázaro: quizá el milagro de Jesús más impactante. San Juan, que narra pocos milagros, suele acompañarlos con frases que son explicaciones catequéticas. A veces son explicaciones del evangelista. Hoy son del mismo Jesús.

4 Hoy se habla de la vida, como paso a la gloria. Es la vida en el espíritu que recibimos por el bautismo.

5 Jesús, como hombre, amaba a todos; pero tenía amigos especiales. De estos especiales eran los de aquella familia de Lázaro, Marta y María, en cuya casa, cuando se encontraba por aquella zona, iba a hospedarse y descansar.

6 Dice el evangelio que Lázaro cayó enfermo, y sus hermanas mandaron un recado a Jesús diciéndole que su amigo Lázaro

7 Jesús les dice a sus discípulos que aquella enfermedad era para la gloria de Dios.

8 ¿Por qué esperó Jesús dos días? Hay varias hipótesis. Una de ellas es que Jesús estaba amenazado de muerte y era peligroso ir a Judea. Por eso, cuando se decidió a ir, porque Lázaro había muerto, los discípulos le recordaron lo peligroso que era ir allí.

9 Alguno dice que quizá Jesús, por su gran trabajo pastoral, pudiera estar enfermo. Lo más probable es que esa expresión de dos días sea simbólica, como muchas expresiones de san Juan. Dos días significaría tiempo de espera, como los tres días o al tercer día es expresión de término feliz y de vida.

10 Entonces Jesús les dice: Y les explica que Lázaro ha muerto y que se alegra por ellos, porque así van a creer. Tomás muestra una gran valentía diciendo que le acompañan, aunque tengan que morir.

11 Cuando Jesús llegó a Betania, Lázaro llevaba 4 días muerto. Esto de los 4 días es importante para decirnos que estaba bien muerto; pues los judíos hasta después de los tres días no decían que alguien estaba completamente muerto.

12 Cuando Marta se enteró que llegaba Jesús, salió a su encuentro. Y le dijo lo que durante aquellos días habría pensado cientos de veces: Si hubieras estado aquí, mi hermano no hubiera muerto. Al mismo tiempo ponía su confianza quizá sin saber en qué: Todo lo que pidas, Dios te lo concederá.

13 A veces queremos pedir cuen- tas a Dios sobre cosas que nos suceden a nosotros o al mundo en general. Es bueno preguntar a Dios sobre el misterio del dolor; pero que- remos que Dios nos responda como nosotros queremos. Muchas veces la respuesta de Dios es diferente. Lo cierto es que Dios nos quiere tanto que se ha hecho hombre y ha muerto en la cruz para que podamos tener vida. Marta y luego María parecen exigir cuentas; pero se abandonan en sus brazos.

14

15 Marta responde con lo máximo que un creyente judío podía manifestar:

16 Marta hablaba del futuro. Jesús le habla de la vida que ya podemos tener, si estamos arraigados en Él: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre.

17 Jesús no niega la muerte, pero afirma que la muerte no es el límite final de la realidad humana.

18 Jesús va llevando a los presentes a la fe, de modo que sepan que quien tiene esta fe ya posee la vida, que se manifestará plenamente en la resurrección final. El que cree ya tiene la vida eterna, aunque tenga que pasar aún por el morir temporal a esta vida.

19 Y continúa el diálogo preguntando Jesús a Marta: ¿Crees esto? Y Marta hace un acto grandioso de fe: Sí, Señor, yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo.

20 Marta se marchó a buscar a su hermana María. Y tiene la delicadeza de decirle que Jesús la llamaba. María se levantó rápidamente. Muchos judíos la acompañaron pensando que iba a llorar ante la tumba de su hermano.

21 Cuando María llegó donde Jesús le expresó lo mismo que su hermana. Seguro que lo habrían repetido juntas multitudes de veces:

22 Jesús, al verla llorar, se conmovió, preguntó por el sepulcro, y se echó a llorar. Nosotros, como aquellos judíos, podemos decir: ¡Cómo le quería!

23 Que nosotros, cuando vayamos a misa, encontremos también al amigo: a Jesús, que nos espera en el sagrario, y que viene más especialmente en la consagración y en la comunión.

24 Algunos quieren racionalizar los planes de Dios. Como aquellos que decían sobre Jesús: Si pudo curar a un ciego, ¿por qué no impidió que éste muriera? Son los porqués que se piden a Dios, mirando la propia comodidad. Dios tiene sus planes, pero siempre demostrando que nos ama de verdad, hasta llorar con nosotros

25 Jesús no sólo llora con nosotros, sino que entrega su vida con la muerte de cruz, para que nosotros podamos tener la verdadera vida.

26 El sepulcro era una cavidad cubierta con una losa.

27 Marta duda y le dice al Señor que tiene que oler mal, porque lleva ya 4 días. Pero Jesús le dice:

28 No pide, sino que da gracias porque siempre le escucha y porque tiene la oportunidad de que muchos de los que le rodean puedan crecer en la fe.

29

30

31 Desa- tadlo y dejadlo andar.

32 Muchos de los presentes creyeron en Jesús.

33 Pero no todos, pues algunos fueron a decírselo a los enemigos de Jesús, que desde este momento buscaban una ocasión para matarle. No basta escuchar las cosas de Dios para creer. La fe debe estar unida con el amor y dejar que el Espíritu de Dios haga florecer la fe en vida verdadera.

34 Jesús no sólo resucitó a Lázaro, sino en sentido espiritual resucitó a Marta y María, que se estaban muriendo en medio de dudas y penas.

35 Lázaro resucitó, pero para morir de nuevo otro día (quizá en varios años). Jesús resucitó para vivir otra nueva vida y enseñarnos que nosotros resucitaremos para vivir plenamente.

36 La verdadera resurrección no es una prolongación de la vida terrena sino una transformación de la persona.

37 Lo importante es ser amigos de Jesús y vivir como amigos. Si es así, cuando llegue el día final

38 Yo le resucitaré, Automático

39 Yo le resucitaré,

40 Yo le resucitaré en el día final.

41 y o l e r c e s u c i t a r é,

42 Yo le resucitaré,

43 Yo le resucitaré en el día final.

44 AMÉN


Descargar ppt "Ciclo A Hoy el evangelio nos habla de la resurrección de Lázaro: quizá el milagro de Jesús más impactante. San Juan, que narra pocos milagros, suele."

Presentaciones similares


Anuncios Google