La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Cuarta parte. Cuarta semana Solemnidad de San José: A Dios le gusta la buena gente.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Cuarta parte. Cuarta semana Solemnidad de San José: A Dios le gusta la buena gente."— Transcripción de la presentación:

1 Cuarta parte

2 Cuarta semana

3 Solemnidad de San José: A Dios le gusta la buena gente

4 Describe la imagen Fíjate en el joven de verde. ¿Qué le pasa en el corazón? ¿A qué hay que darle play? ¿En qué cambiará su vida? Jesús va acompañado de una misteriosa paloma, ¿por qué? Relaciona esta situación con la figura de San José.

5 Solemnidad de San José: A Dios le gusta la buena gente Profundamente bueno era José, y lo elegiste para ser tu padre. Fue un hombre sencillo, trabajador y disponible, lo que esperas de las personas a las que llamas a seguirte, que sean antes que nada sencillos, trabajadores y buenos. Te gustan los sencillos, los que no usan palabras complicadas, los que utilizan un lenguaje de cuentos como Tú, los que no se expresan en otra lengua para demostrar su cultura, los que hablan con ejemplos del día a día, de la vida corriente. Te gustan los pequeños, los que no se hacen llamar padre, los que sirven a los otros, los que se manifiestan vulnerables, los que no hacen sentirse inferior a nadie, los que crean relaciones de igualdad, de calidez.

6 Solemnidad de San José: A Dios le gusta la buena gente Te gustan los trabajadores, los que están siempre disponibles, los que no tienen horarios cómodos, sino que se adaptan, los que están siempre abiertos, los que entrelazan su vida con las de los otros. Te gusta, Padre, que seamos como José, personas de las que sirven a los tuyos, con vida interior, entregadas y recogidas, comprometidas con el mundo y sabiéndose retirar para llenarse de tu Amor. Álvaro Ginel y Mari Patxi Ayerra

7 Martes de la cuarta semana: Un libro diferente

8 Fíjate en la imagen e intenta encontrar un sentido. ¿Por qué recorta una parte? ¿Qué pueden significar las tijeras? ¿Por qué una forma de corazón? ¿Qué está escrito en ese libro? ¿Y el resto? ¿No sirve? Piensa en tu diario donde pones por escrito todo lo que vives, sientes, esperas…

9 Martes de la cuarta semana: Un libro diferente Lo más importante no es: Que yo te busque, sino que tu me buscas en todos los caminos (Gn.3,9) Que yo te llame por tu nombre, sino que el mío está tatuado en la palma de tu mano (Is. 49,16) Que yo te grite cuando me faltan las palabras, sino que tú gimes en mí con tu grito (Rm. 8,26) Que yo tenga proyectos para ti, sino que tú me invitas a caminar contigo hacia el futuro (Mc. 1,17) Que yo te comprenda, sino que tú me comprendas en mi último secreto (1 Cor.13, 12)

10 Martes de la cuarta semana: Un libro diferente Que yo hable de ti con sabiduría, sino que tú vives en mi, y te expresas a tu manera (2 Cor. 4,10) Que yo te ame con todo mi corazón y todas mis fuerzas, sino que tú me amas con todo tu corazón y todas tus fuerzas (Jn 13,1). Que yo trate de animarme y planificar, sino que tu fuego arde dentro de mis huesos (Jer. 20,9) Porque, ¿cómo podría yo buscarte, llamarte, amarte,... Si tu, no me buscas, llamas y amas primero? El silencio agradecido es mi última palabra y mi mejor manera de encontrarte. B.G.B

11 Miércoles de la cuarta semana: Dios en lo más dentro

12 Observa la imagen ¿Qué te transmite el rostro? ¿Cómo crees que se siente? ¿Por qué? La postura de los brazos, ¿qué puede significar? Dios habita nuestro interior, decía San Agustín. ¿Cómo podemos sentirlo? ¿De qué forma podemos mostrarlo?

13 Miércoles de la cuarta semana: Dios en lo más dentro ¡Cuántas cosas vivimos por dentro! Historias que imaginamos. Deseos que nacen en lo hondo, a veces se colman y otras se quedan ahí. Palabras que no siempre llegan a pronunciarse. Frustraciones. Alegrías. Pensamientos íntimos. Reacciones que a veces se traslucen y otras quedan tapadas. Búsquedas. Sueños. Mucho de lo que definimos como espiritual en las personas. Vendavales. Canciones que resuenan en el interior aunque fuera haya silencio…

14 Miércoles de la cuarta semana: Dios en lo más dentro … Orar es otra forma de vivir por dentro. Es saber que estamos preparados para buscar, para dejar que resuene en cada uno una palabra única. Y al hacerlo, preguntamos, expresamos nuestros más profundos anhelos y las preguntas más hirientes. Al orar desnudamos de adornos nuestra verdad, para dejar que se encuentre con esa otra Verdad intuida de Dios. Hay muchas formas de orar. Muchos caminos. Muchas propuestas. Pero, sea cual sea la forma, merece la pena darle un tiempo en la vida.

15 Miércoles de la cuarta semana: Dios en lo más dentro Si hay algo que resuena con estruendo dentro de uno es el amor. Despierta emociones, a veces con más pasión, y otras con más serenidad. Pero siempre llegándonos a la entraña. Hay etapas en que el amor es tranquilo. Hay otras etapas en que es intenso, imprevisible, hasta excesivo. Hay veces en que te sientes colmado, y otras en que todo es anhelo, y hasta ausencia. También con Dios. Pero que no dejemos, nunca, de arriesgarnos, de hacer el corazón vulnerable, y así llenarlo de Vida.

16 Miércoles de la cuarta semana: Dios en lo más dentro Sólo quiero tu casa de ternura, vivir en su calor. Eres el mar y la orilla segura porque el único viaje es el amor. Reconocer tu alma, qué aventura de mágico sabor. Allí tendré profundidad y altura porque el único viaje es el amor. Besos desconocidos como puertos esperan bajo un cielo de mirada. -Lo demás es dolor. Hoy vuelvo de países que están muertos, después de un mar que no me dijo nada, porque el único viaje es el amor. María Elena Walsh

17 Jueves de la cuarta semana: En busca del tesoro

18 Fíjate en la imagen y en cada uno de los personajes. Imagina que esto sucede con tu familia, tus compañeros de clase… El tamaño del corazón es desproporcionado, ¿por qué? ¿Por qué se considera un tesoro? ¿Nuestro corazón es nuestro tesoro o el amor es el verdadero tesoro?

19 Jueves de la cuarta semana: En busca del tesoro El que posee el oro añora el barro. El dueño de la luz forja tinieblas. El que adora a su dios teme a su dios. El que no tiene dios tiembla en la noche. Quien encontró el amor no lo buscaba. Quien lo busca se encuentra con su sombra. Quien trazó laberintos pide una rosa blanca. El dueño de la rosa sueña con laberintos. Aquel que halló el lugar piensa en marcharse. El que no lo halló nunca

20 Jueves de la cuarta semana: En busca del tesoro es desdichado. Aquel que cifró el mundo con palabras desprecia las palabras. Quien busca las palabras que lo cifren halla sólo palabras. Nunca la posesión está cumplida. Errático el deseo, el pensamiento. Todo lo que se tiene es una niebla y las vidas ajenas son la vida. Nuestros tesoros son tesoros falsos. Y somos los ladrones de tesoros. Felipe Benítez Reyes

21 Viernes de la cuarta semana: El bolsillo del corazón

22 Mira el titulo y luego fíjate en la imagen ¿Qué crees que habrá escrito en ese papel? Se trata de un bolsillo epecial donde guardamos las cosas importantes; la mayoría son buenas pero a veces se nos cuela también alguna mala. Jesús también ha metido en ti un papel con algún que otro consejo, piénsalo.

23 Viernes de la cuarta semana: El bolsillo del corazón Amar en lo cotidiano: A veces parece que el amor ha de ser un gran sentimiento, una experiencia única, una pasión arrolladora o un éxtasis vital. Pero la verdad es que el amor no es sólo ese sentimiento sublime. Es emoción, pero también pensamiento. Es deseo, pero también propósito. Es corazón, pero también cabeza y manos. Es enorme y pequeño a un tiempo. Es alegría, y preocupación. Señor, enséñame a querer, sin fuegos artificiales, pero sin racanería. En lo poco o en lo mucho. Que ese amor toque mi trabajo, mis estudios, mi actividad diaria… Querer a los cercanos de una forma, a los lejanos de otra, incluso a los desconocidos. Enséñame a vivir pensando en la gente que me rodea siempre desde el afecto, la posibilidad, el respeto, la compasión, el apoyo y la fraternidad. Enséñame, Señor…

24 Viernes de la cuarta semana: El bolsillo del corazón Dame capacidad de servir a quien necesite ayuda; Inquietud por los otros; Interés por las historias de quienes me rodean y de otros en la distancia; Cariño para saber compartir los buenos momentos; Comprensión para acoger la debilidad; Perdón para seguir construyendo; Seriedad para exigir, pero ternura para aceptar; Dame todo eso, Señor…

25 Continuará…

26 Imágenes: Fano Textos: Roberto Sayalero Sanz Colegio San Agustín, Valladolid


Descargar ppt "Cuarta parte. Cuarta semana Solemnidad de San José: A Dios le gusta la buena gente."

Presentaciones similares


Anuncios Google