La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Mirad, vigilad, pues no sabéis cuando es el momento…no sea que venga y os encuentre dormidos…¡Velad! Mc 13, 33-37 Mirad, vigilad, pues no sabéis.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Mirad, vigilad, pues no sabéis cuando es el momento…no sea que venga y os encuentre dormidos…¡Velad! Mc 13, 33-37 Mirad, vigilad, pues no sabéis."— Transcripción de la presentación:

1

2

3

4

5

6 Mirad, vigilad, pues no sabéis cuando es el momento…no sea que venga y os encuentre dormidos…¡Velad! Mc 13, Mirad, vigilad, pues no sabéis cuando es el momento…no sea que venga y os encuentre dormidos…¡Velad! Mc 13, 33-37

7 No es fácil estar atentos y despiertos. Es mejor, muchas veces, permanecer dormidos, sin preocupaciones, sin compromisos… pero Dios te pide que, al igual que Él te mantengas en vela. Señor, que no deje pasar la vida sin entregarme a los demás día a día. No es fácil estar atentos y despiertos. Es mejor, muchas veces, permanecer dormidos, sin preocupaciones, sin compromisos… pero Dios te pide que, al igual que Él te mantengas en vela. Señor, que no deje pasar la vida sin entregarme a los demás día a día.

8 Es un buen momento para darte de alta; no dejes pasar la oportunidad de hablar con el corazón a los otros y dejarte de tonterías…¡vivamos a tope! Por eso, ¡date de alta en tu vida! Y no permitas que sean otros los que la vivan por ti.

9

10

11

12 Preparad el camino al Señor, allanad sus senderos…dad el fruto que pide la conversión. Mc 3, 1-12 Preparad el camino al Señor, allanad sus senderos…dad el fruto que pide la conversión. Mc 3, 1-12

13 Preparar el camino, allanar el sendero de nuestra vida, supone acoger al otro tal y como es y tratarlo dignamente, rompiendo toda desigualdad. ¿ eres capaz de acoger así? Señor, haz que pueda allanar mi vida para acoger al otro y si no puedo, allana Tú mi corazón. Preparar el camino, allanar el sendero de nuestra vida, supone acoger al otro tal y como es y tratarlo dignamente, rompiendo toda desigualdad. ¿ eres capaz de acoger así? Señor, haz que pueda allanar mi vida para acoger al otro y si no puedo, allana Tú mi corazón.

14 No se lleva acoger, dejar espacio a los otros. ¡bastante tengo yo con mis cosas, como para ocuparme de los demás! Sin embargo, ha llegado el momento de movilizar tu vida. ¿ por qué no te dices de vez en cuando: quiero dejar espacio al otro y dedicarle tiempo?

15

16

17

18 Id y anunciad lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, los inválidos andan, los sordos oyen y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia Mt 11, 2-11 Id y anunciad lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, los inválidos andan, los sordos oyen y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia Mt 11, 2-11

19 Dios libera…¿ te has sentido alguna vez doblado por el peso de los problemas? Como en el Evangelio, Tú también eres un pobre al que se anuncia la salvación. Siéntete amado y liberado. Alegra esa cara y pide a Dios que te haga ver la bondad que hay en tu vida y en el mundo.

20 Hazte transmisor de esperanza en este mundo al que le sobra diversión y le falta alegría. Sonríe a quien siempre quiere cortar el rollo a los demás, ayuda para que la alegría pueda estar en la vida de los otros.

21

22

23

24 Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. María contestó: - Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. Lc. 1,26-38 Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. María contestó: - Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. Lc. 1,26-38

25 Decir sí, a la primera, es improbable en nosotros….normalmente nos esperamos y esperamos. Pero nosotros, también somos elegidos por Dios…él ha soñado con nosotros como con María, preparando para ella una nueva vida… emocionante, arriesgada. ¿ estás dispuesto a que Dios descoloque tus planes?

26 Señor, me cuesta arriesgar en la vida. Prefiero lo de siempre, mis cosas, también mis personas… ¿Por qué no me echas una mano? Derriba mis miedos y hazme decir Sí. Sí a tu vida, a tus planes a tu sueño sobre mí.

27

28 La vida, compartida, es + Y lo es, es +, porque sólo compartiendo nuestra vida podemos llegar a encontrar y descubrir su verdadero sentido. ¿Te habías parado a pensar que a medida que nos sentimos más llenos de los otros vamos vaciando más nuestra vida? Es como si fuéramos más personas, más nosotros, cuando abrimos nuestro corazón a los otros. Curioso, ¿verdad? Pues este Adviento te proponemos compartir la vida, porque Dios ha compartido la nuestra. Sí, Dios quiso darse más, y lo hizo experimentando nuestra vida, desde dentro. Por eso nuestra vida también es más: más cercana, más humana, más llena de Dios... Compartir la vida es +... ¿te vas a perder la oportunidad de vivir lo que Dios ha querido que vivas? No te cortes. Hazlo. Escúchale, contempla, navega en tu interior y descubrirás las razones de una entrega sin medida que, al final, movilizará tu vida.

29


Descargar ppt "Mirad, vigilad, pues no sabéis cuando es el momento…no sea que venga y os encuentre dormidos…¡Velad! Mc 13, 33-37 Mirad, vigilad, pues no sabéis."

Presentaciones similares


Anuncios Google