La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Historia de La Zarzuela El Barberillo de Lavapiés - El Noble Gremio. Francisco Asenjo Barbieri 14-11-2011.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Historia de La Zarzuela El Barberillo de Lavapiés - El Noble Gremio. Francisco Asenjo Barbieri 14-11-2011."— Transcripción de la presentación:

1

2 Historia de La Zarzuela El Barberillo de Lavapiés - El Noble Gremio. Francisco Asenjo Barbieri

3 La Zarzuela La Zarzuela es el género lírico español por excelencia, en ella se encuentra plasmada la idiosincrasia del pueblo español y algunas de las peculiaridades de las diferentes regiones que lo integran. Así mismo, encontramos registros lingüísticos característicos de varias regiones de España. La zarzuela es una obra de teatro en donde se insertan números musicales en momentos claves de la obra. La música incluye partes instrumentales y partes vocales (solos, dúos, coros), además de los diálogos de la obra. Su nombre procede del Palacio de la Zarzuela, nombre del pabellón de caza cercano a Madrid donde se hallaba el teatro que albergó las primeras representaciones del género. No es un fenómeno exclusivamente castellano ni castellano-parlante, ha habido excelentes zarzuelas catalanas y en lengua vasca, aunque si predominan en los catálogos las zarzuelas madrileñas. Más de diez mil títulos fueron estrenados hasta 1950, momento a partir del cual el género entra en una etapa, en donde disminuye drásticamente la composición de nuevas obras.

4 Importancia capital en las Zarzuelas tienen los preludios y los intermedios. Al igual que en la ópera, en los preludios se adelantan alguno de los temas que se desarrollarán a lo largo de la obra. Así mismo, los intermedios son piezas de lucimiento del compositor que también recoge esbozos de lo que se pondrá en escena en la segunda parte de la obra. Entre los más famosos Preludios podemos mencionar: La Verbena de la Paloma - Tomás Bretón El Tambor de Granaderos - Ruperto Chapí Agua, Azucarillos y Aguardiente - Federico Chueca El Bateo - Federico Chueca El Niño Judío - Pablo luna Entre los intermedios hay tres que siguen siendo grandes favoritos del repertorio actual: La Leyenda del Beso - Reveriano Soutullo y Juan Vert, La Boda de Luis Alonso – Gerónimo Giménez El Baile de Luis Alonso – Gerónimo Giménez

5 Respecto a la temática de estas obras, podemos decir que en el siglo XVII los temas son mitológicos, siguiendo la tradición del teatro lírico italiano. El tema costumbrista, predomina sobre todo en el siglo XVIII pero, tanto en las zarzuelas del XIX como las del XX, el tema clave y que podemos considerar su motivo principal, es el amor. A pesar de que ya no se han escrito nuevas obras, en los últimos años, grandes cantantes hispanos de ambos lados del Atlántico han comenzado a revivir la popularidad de éste género y gracias a su labor, la zarzuela está enamorando ya a los aficionados a la música y el teatro de todo el mundo. La Verbena de la Paloma - Preludio Tomás Bretón

6 Cronología de los Compositores de Zarzuelas Francisco Asenjo Barbieri Emilio Arrieta Manuel Fernández Caballero Federico Chueca Tomás Bretón Ruperto Chapí Gerónimo Giménez Amadeo Vives José Serrano Reveriano Soutullo Pablo Luna Jesús Guridi Francisco Alonso Federico Moreno Torroba Jacinto Guerrero Pablo Sorozábal – – – – – – – – – – – –

7 Los Compositores y algunas de sus zarzuelas más populares Federico Chueca El Año Pasado por Agua La Gran Vía Cádiz Agua, Azucarillos y Aguardiente El Chaleco Blanco El Bateo Francisco Asenjo Barbieri El Diablo en el Poder El Barberillo de Lavapiés Los Diamantes de la Corona Jugar con Fuego Pan y Toros Don Simplicio Bobadilla Emilio Arrieta Marina El Dominó Azul La Dama del Rey La Vuelta del Corsario La Tabernera de Londres El Conjuro Manuel Fernández Caballero El Dúo de la Africana Gigantes y Cabezudos Los Sobrinos del Capitán Grant El Salto del Pasiego El Lucero del Alba La Viejecita

8 Ruperto Chapí El Rey que Rabió El Tambor de Granaderos La Revoltosa La Patria Chica La Tempestad La Chavala El Barquillero Las Bravías La Bruja Gerónimo Giménez El Baile de Luis Alonso La Boda de Luis Alonso La Tempranica Los Borrachos Enseñanza Libre Soleares La Torre de Oro El Barbero de Sevilla Tomás Bretón La Verbena de la Paloma Botín de Guerra La Cariñosa María Felicidad Al fin se casa la Nieves Amadeo Vives Doña Francisquita Bohemios Maruxa La Gatita Blanca La Villana José Serrano La Dolorosa Canción del Olvido La Reina Mora La Alegría del Batallón Los de Aragón Alma de Dios Moros y Cristianos Reveriano Soutullo & Juan Vert El Último Romántico La Leyenda del Beso La del Soto del Parral La Caída de la Tarde La Venus de Chamberí El Regalo de Boda El Bateo - Preludio Federico Chueca

9 Federico Moreno Torroba Luisa Fernanda El Poeta La Marchenera Maravilla La Chulapona La Caramba Francisco Alonso La Calesera La Parranda Me Llaman la Presumida Rosa la Pantalonera La Picarona Curro el de Lora Pablo Luna La Pícara Molinera El Niño Judío Benamor La Casa de Enfrente Los Papiros La Chula de Pontevedra Jesús Guridi El Caserío La Cautiva Mandolinata La Bengala Peñamariana Acuarelas Vascas Jacinto Guerrero Los Gavilanes El Huésped del Sevillano La Rosa del Azafrán Martierra La Loca Juventud El Rey Nuevo Pablo Sorozábal Don Manolito La Tabernera del Puerto La del Manojo de Rosas Black el Payaso Katiuska La Eterna Canción Las de Caín

10 Origen del Nombre Su nombre deriva del Palacio de la Zarzuela situado en el Real Sitio de El Pardo. El nombre dado al palacio, parece ser que se originó por derivación del nombre que se daba al paraje en donde fue construido, por estar este cubierto por gran cantidad de espinos y zarzamoras. Dicho palacio fue mandado construir por Felipe IV en el siglo XVII, para uso del Infante Don Fernando, su hermano, quien lo utilizó como pabellón de caza y de recreo. Cuando Don Fernando se marchó a Flandes como gobernador, su hermano comenzó a utilizar el edificio para reuniones con músicos y artistas de la ciudad. Estas fiestas, denominadas "fiestas zarzuela", comenzaron a hacerse célebres. En ellas se estrenaban obras en las que se intercalaba la música con el diálogo. Se esboza en esos momentos lo que sería el futuro género lírico español: una conjunción de piezas cantadas con diálogos. En 1658 se pone en escena en la capital la obra de Pedro Calderón de la Barca: El Laurel de Apolo, representada en el Teatro del Buen Retiro de Madrid, en donde aparece el personaje de la "Zarzuela", que tanta trascendencia ha tenido con posterioridad.

11 La Zarzuela en el Siglo XVII Pedro Calderón de la Barca es quien goza del privilegio de ser considerado el primer autor de zarzuelas, aportando al género lírico obras como: El Jardín de Falerina (1648) El golfo de las sirenas (1657) El Laurel de Apolo (1658) Celos aún del aire matan (1660) La Púrpura de la rosa (1660) Todas ellas basadas en temas legendarios y mitológicos, pero poco a poco estos temas se van dejando de lado y su tono sublime se convierte en popular; se abandonan los modos italianos y se utilizan aires del folclor español, como las seguidillas y otros aires musicales de las diferentes regiones del país. Los estudiosos señalan a estas obras como las primeras producciones a las que bien pudiera denominarse "zarzuelísticas". Agua Azucarillos y Aguardiente – Preludio Federico Chueca

12 La Zarzuela en el Siglo XVIII A principios del Siglo XVIII, llega a España la dinastía borbónica, con Felipe V, Duque de Anjou, nieto de Luis XIV (el Rey Sol), quien desconoce el idioma español y se rodea de ministros y consejeros italianos. Los géneros italianizantes tienen un gran auge, con el consiguiente declive del género zarzuelístico que había empezado a tener cierta importancia A pesar de esta influencia italiana, hubo varios autores españoles que lograron destacar, por ejemplo: Antonio Zamora y José de Cañizares y grandes músicos como Sebastián Durón, así como los compositores de la Casa Real: José Nebra y Antonio de Líteres. El 1745 se inaugura el Teatro del Príncipe, en el antiguo Corral de la Pacheca, con una zarzuela de Cañizares y Nebra, Cautelas contra Cautela. También los teatros de la Cruz y del Príncipe albergaron durante el XVIII a la zarzuela como estilo teatral. En la segunda mitad del siglo, Ramón de la Cruz, con sus sainetes que serán musicalizados, reaviva el género y le da el rasgo costumbrista que le caracteriza, al plasmar la vida cotidiana del Madrid castizo, el elemento popular y el realismo en obras como Las segadoras de Vallecas, Los zagales del Genil, Las foncarraleras y El licenciado Farfulla, entre otras.

13 Tras la muerte de Ramón de la Cruz, la zarzuela es sustituida por la tonadilla escénica, un tipo de breve ópera cómica que apareció a mediados del siglo XVIII, un género muy querido por el público de la época y cuya práctica se extendió por España durante más de medio siglo. El sustrato de estas composiciones estaba compuesto, en gran medida, por melodías y material musical del folclore español. La tonadilla escénica se caracterizaba por la flexibilidad en el número de actores, pues, podía ser uno sólo, ó podía llegar a una docena. Sus números más característicos eran la introducción, las coplas y las seguidillas de remate. En algunas y de forma excepcional, se insertaban coros. El auge y la popularidad del género fue tal, que se conservan actualmente en la Biblioteca Municipal de Madrid más de dos mil obras completas, manuscritas. El teatro lírico, tan en boga en el siglo XVII, decae en el XVIII. La Real Orden que Carlos IV promulgó en 1799, en donde se prohibía la representación de obras no españolas, tampoco favoreció su resurgir, al contrario, provocó que se tradujeron al español muchas obras italianas. Durante el reinado de su hijo, Fernando VII, se fomentó el género operístico y las obras de Rossini, Bellini y Donizetti tomaron relevancia, por lo que en este período no se consiguió consolidar el género de la Zarzuela.

14 La Zarzuela en el Siglo XIX Paralelamente a la escuela nacionalista al inicio del siglo XIX, en la que destacaron autores como Fernando Sors, Hilarión Eslava y Ramón Carnicer, despuntan autores como Misón, Esteve y Laserna con óperas al estilo italiano. La época de esplendor de la zarzuela se inicia en la segunda mitad del siglo XIX, momento en que comienzan a construirse teatros y a remodelar y acondicionar los ya existentes. Fue en los Teatros del Instituto y de la Cruz en donde se iniciaron las campañas que darían a la zarzuela su forma final. Un triunfo importante del género se dio el 18 de febrero de 1849, con el estreno de Colegialas y Soldados, una obra en dos actos, de Mariano Pina, inspirada en una opereta francesa y a la que puso música Rafael Hernando. En 1849 se estrena La Mensajera, del tudelano Joaquín Gaztambide. En Junio de 1856 Cristóbal de Oudrid estrena El postillón de la Rioja, en el Teatro del Circo. Otros autores importantes al iniciar la segunda mitad del siglo XIX fueron: Joaquín Espín, Mariano Soriano Fuentes, Mateo Albéniz y Ramón Carnicer. El Tambor de Granaderos – Preludio Ruperto Chapí

15 El género de la zarzuela llega a su perfección con Francisco Asenjo Barbieri con obras como Jugar con fuego, Pan y toros y El Barberillo de Lavapiés y con Emilio Arrieta y su Marina, adaptada posteriormente como ópera. Barbieri y Arrieta son los autores que refuerzan, a mediados del XIX, la zarzuela grande. El 10 de Octubre de 1856 se inaugura el Teatro de la Zarzuela, más conocido en su época como "el Teatro de la calle Jovellanos. La construcción de este teatro fue llevada a cabo gracias a los esfuerzos de Francisco Asenjo Barbieri, uno de los renovadores de la zarzuela, creador de un estilo dentro del género. Investigador y musicólogo, junto con Felipe Pedrell, Andrés y Donostia, sienta las bases del nacionalismo musical español, lo que permitió a los estudiosos conocer el acervo cultural del pasado. La primera obra que se pone en escena de este género es El Diablo en el Poder, de Barbieri, el 14 de diciembre de Barbieri fue además uno de los fundadores de la Sociedad Artístico-Musical de Socorros Mutuos, de la Sociedad de Conciertos y de la Sociedad de Bibliófilos españoles y gracias a él, se publicó el Cancionero de Palacio, conocido también como el Cancionero de Barbieri.

16 Uno de los mayores éxitos de Barbieri y bien pudiéramos decir que la consolidación del género como tal tuvo lugar con El Barberillo de Lavapiés, su obra más elaborada, que fue estrenada en el Teatro de la Zarzuela el 18 de diciembre de 1874 y cuyo libreto se debe a Luis Mariano de Larra. El Género Chico En la década de los 60s del siglo XIX surge el Teatro por Horas". La peculiaridad de éste es que se ponían en escena obras de una hora de duración cuatro veces al día los días laborables. Surge así el género chico. Su única diferencia con el género grande no estriba en que las primeras tuviesen menos calidad literaria y musical, al contrario, su denominación se debe únicamente a su extensión. Se denomina género grande a la obra que consta de dos ó más actos, mientras que el género chico es una zarzuela en un acto dividida en cuadros impregnados de un aire asainetado, a manera de breves estampas de saber popular. El género chico gana gran fama a partir de 1886 con el estreno de La Gran Vía y de Cádiz, ambas de Federico Chueca. De esta última nos ha quedado en el repertorio de concierto su famosa "Marcha".

17 Su apoteosis es vivida esencialmente en el Teatro Apolo, conocido por este motivo como "la catedral del género chico", allí se estrenaron las mejores obras del género, como El año pasado por agua (1889), con libreto de Ricardo de la Vega y música de Federico Chueca. La época de mayor fama del género se da entre 1890 y 1900, cuando se ponen en escena estas obras en once teatros madrileños. En este período llegaron a estrenarse más de mil quinientas zarzuelas. El año que señala la cumbre en la historia de la zarzuela es 1894, cuando se estrena de La Verbena de la Paloma de Tomás Bretón, obra de la que oiremos uno de sus números más importantes, la seguidilla. Le siguen éxitos como El cabo Primero de Arniches y Caballero; Agua, Azucarillos y Aguardiente, de Federico Chueca; La Revoltosa y La Chavala de Ruperto Chapí. En 1898 se estrena Gigantes y Cabezudos, de Manuel Fernández Caballero y libreto de Miguel Echegaray. Ambientada en ese mismo año, es emotivo el número titulado "Coro de repatriados". La Boda de Luis Alonso – Intermedio Giménez

18 La Zarzuela en el Siglo XX Ya entrados en el siglo XX nos encontramos con bellas obras fruto de autores como José Serrano, conocido por obras de un lirismo pleno, como es el caso de La Canción del Olvido, La Dolorosa y de partituras de ambientación diversa como La Reina Mora, Alma de Dios (en donde destaca la "Canción Húngara", Los Claveles ó Moros y cristianos (con su bella "Marcha mora"). La llegada de este nuevo siglo trajo también un cambio de mentalidad en el público y, aunque en la primera década se siguieron poniendo en escena obras de género chico, poco a poco va siendo relegado a un segundo término, hasta hacerlo desaparecer, como había sucedido con la zarzuela grande, que se había apagado en el último tercio del siglo anterior. En este momento se crean obras como Las Golondrinas, una joya de nuestro género lírico, compuesta por el jovencísimo José Mª Usandizaga. Hasta el 4 de Febrero de 1914, este joven vasco era un ilustre desconocido para el público de Madrid. Pero al finalizar ese día, y después del estreno de su obra en el Teatro Circo de Price, José Mª Usandizaga se convirtió, como por encanto, en un músico consagrado y respetado por todos, tal fue el éxito rotundo, clamoroso y casi sin precedentes de la presentación de esta zarzuela.

19 Sin embargo, un año después, recién cumplidos los 28, la muerte habría de truncar la vertiginosa y brillante carrera de Usandizaga, una de las más firmes esperanzas de la música española. En Las Golondrinas encontramos rasgos que semejan música vanguardista. En los anales del género en el siglo XX están El Niño Judío (1918), de Pablo Luna y Doña Francisquita (1923), de Amadeo Vives, creador junto con Lluis Millet, del Orfeón catalán, basada en La Discreta enamorada, de Lope de Vega. Otra obra de importancia es La Leyenda del Beso (1924) de Reveriano Soutullo y Juan Vert, de la que ha se quedado como gran favorita del repertorio sinfónico su bello intermedio. También importante y de estos mismos autores es El Último Romántico (1928), obra que se sitúa, históricamente, a finales de la Primera Guerra Carlista. A Francisco Alonso debemos La Calesera (1925) y La Parranda, con su célebre "Canto a Murcia" (1928), entre otras. Su aportación al género de Revista que tuvo popularidad en los años 40-50, fue Las Leandras con sus famosos números "Pichi" y "Los Nardos", a los que dio fama internacional Celia Gámez.

20 De Jesús Guridi nos ha quedado en el repertorio El Caserío (1926) De Jacinto Guerrero, Los Gavilanes (1923), El Huésped del Sevillano (1926), basada en La ilustre Fregona, de Cervantes ó La Rosa del Azafrán (1930). Federico Moreno Torroba, quien siguió creando hasta 1980, el 19 de junio de 1980 estrenó en el Teatro de la Zarzuela de Madrid El Poeta, con libreto de José Méndez Herrero. Esta obra se desarrolla en los años 20 del siglo XIX y nos narra parte de la vida de José de Espronceda, exactamente su trayectoria política en el bando liberal: sus amores con Teresa Mancha, en Portugal y sus viajes a Londres y a París siguiendo a su amada y participando en la sub-política contra Fernando VII. De entre el resto de sus obras cabe destacar Luisa Fernanda (1923) y una obra de menor importancia, La Marchenera, no muy usual en el repertorio del género. Leyenda del Beso – Intermedio Reveriano Soutullo & Juan Vert

21 Pablo Sorozábal fue un compositor muy importante dentro del género de la zarzuela grande, musicalizó en 1945 un libreto de Pío Baroja, Adiós a la Bohemia, con algunos rasgos vanguardistas. Sorozábal hubiera pasado a la historia del género con obras como Don Manolito y Black, el Payaso, pero posiblemente su nombre se hubiese extinguido con el tiempo, como el de otros tantos cientos de autores, si no hubiera sido por tres obras de gran importancia: Katiuska (1931), La del Manojo de Rosas (1934) y La Tabernera del Puerto (1936), con las que definitivamente se consagró como uno de los grandes favoritos del público. El género de la zarzuela ha venido decayendo y salvo mínimas excepciones, a partir de la segunda mitad del siglo XX no se han vuelto a componer más. Ya en el siglo XXI el género sigue gustando porque en él hay calidad y porque sus músicas llegan a todo el público. Igual nos encontramos con una pieza dicharachera, que con un número cargado de lirismo o de emotividad. Y son muchos los tipos que en ellas se nos plasman y que dan una importante visión del talante y de la idiosincrasia del pueblo español.

22 El Niño Judío – Preludio Pablo Luna Discografía

23

24 Contacto:

25 Contacto:

26 Referencia: F I N


Descargar ppt "Historia de La Zarzuela El Barberillo de Lavapiés - El Noble Gremio. Francisco Asenjo Barbieri 14-11-2011."

Presentaciones similares


Anuncios Google