La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Ezequías. Comenzó a reinar Ezequías a los veinticinco años de edad, y reinó veintinueve años en Jerusalén... E hizo lo recto ante los ojos de Jehová,

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Ezequías. Comenzó a reinar Ezequías a los veinticinco años de edad, y reinó veintinueve años en Jerusalén... E hizo lo recto ante los ojos de Jehová,"— Transcripción de la presentación:

1 Ezequías

2 Comenzó a reinar Ezequías a los veinticinco años de edad, y reinó veintinueve años en Jerusalén... E hizo lo recto ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho David, su padre. 2 Crón. 29:1, 2

3 Isaías, Oseas, Miqueas Ezequías: Jehová ha fortalecido 13º rey de Judá Año AC Asa, Josafat, Josías 2 Reyes 18; 2 Crónicas 29; Isaías 36

4

5 Sello de arcilla: Ministro del rey Ezequías (Museo Israel, Jerusalem, 1973)

6 Acaz 2 Crónicas 28

7 Veinte años tenía Acaz cuando comenzó a reinar, y dieciséis años reinó en Jerusalén: pero no hizo lo recto ante los ojos de Jehová, a diferencia de su padre David. 2 Crón. 28:1 Antes anduvo en los caminos de los reyes de Israel, y además hizo imágenes fundidas a los baales. 2 Crón. 28:2

8 Quemó también incienso en el valle de los hijos de Hinom, e hizo pasar a sus hijos por fuego, conforme a las abominaciones de las naciones que Jehová había arrojado de la presencia de los hijos de Israel. Asimismo sacrificó y quemó incienso en los lugares altos, en los collados y debajo de todo árbol frondoso. 2 Crón. 28:3, 4

9 En aquel tiempo envió el rey Acaz a pedir ayuda a los reyes de Asiria. Porque también los edomitas habían venido y atacado a los de Judá, y habían llevado cautivos. Asimismo los filisteos se habían extendido por las ciudades de la Sefela y del Neguev de Judá, y habían tomado Bet- semes, Ajalón, Gederot, Soco, Timna y Gimzo, con sus respectivas aldeas; y habitaban en ellas. 2 Crón. 28:16-18

10 Porque Jehová había humillado a Judá por causa de Acaz, rey de Israel, por cuanto este había actuado con desenfreno en Judá y había pecado gravemente contra Jehová. 2 Crón. 28:19

11 También vino contra él Tiglat- pileser, rey de los asirios, quien lo sitió en vez de ayudarlo. Aunque Acaz despojó la casa de Jehová, la casa real y las casas de los príncipes, y lo dio todo al rey de los asirios, este no lo ayudó. 2 Crón. 28:20

12 Además el rey Acaz, en el tiempo que aquel lo apuraba, añadió mayor pecado contra Jehová; porque ofreció sacrificios a los dioses de Damasco que lo habían derrotado, y dijo: «Puesto que los dioses de los reyes de Siria les ayudan, yo también ofreceré sacrificios a ellos para que me ayuden». Pero estos fueron la causa de su ruina y la de todo Israel. 2 Crón. 28:22, 23

13 Además de eso recogió Acaz los utensilios de la casa de Dios, los quebró, cerró las puertas de la casa de Jehová y se hizo altares en todos los rincones de Jerusalén. Hizo también lugares altos en todas las ciudades de Judá, para quemar incienso a los dioses ajenos, provocando así a ira a Jehová, el Dios de sus padres. 2 Crón. 28:24, 25

14 Durmió Acaz con sus padres y lo sepultaron en la ciudad de Jerusalén, pero no lo metieron en los sepulcros de los reyes de Israel. Reinó en su lugar su hijo Ezequías. 2 Crón. 28:27

15 Ezequías 2 Reyes 18

16 En el tercer año de Oseas hijo de Ela, rey de Israel, comenzó a reinar Ezequías hijo de Acaz, rey de Judá. Cuando comenzó a reinar tenía veinticinco años, y reinó en Jerusalén veintinueve años. El nombre de su madre era Abi, hija de Zacarías. Hizo lo recto ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho David, su padre. 2 Reyes 18:1-3

17 Quitó los lugares altos, quebró las imágenes, rompió los símbolos de Asera e hizo pedazos la serpiente de bronce que había hecho Moisés, porque hasta entonces los hijos de Israel le quemaban incienso; y la llamó Nehustán. 2 Reyes 18:4

18 Hizo Moisés una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta. Y cuando alguna serpiente mordía a alguien, este miraba a la serpiente de bronce y vivía. Núm. 21:9

19 En Jehová, Dios de Israel, puso su esperanza. Entre todos los reyes de Judá no hubo otro como él, antes ni después, pues siguió a Jehová y no se apartó de él, sino que guardó los mandamientos que Jehová prescribió a Moisés. Jehová estaba con él, y adondequiera que iba, prosperaba. 2 Reyes 18:5-7

20 También estos son proverbios de Salomón, los cuales copiaron los varones de Ezequías, rey de Judá... Proverbios 25:1

21 En el primer año de su reinado, en el mes primero, abrió las puertas de la casa de Jehová y las reparó. 2 Crón. 29:3

22 Les dijo: ¡Oídme, levitas! Santificaos ahora, y santificad la casa de Jehová, el Dios de vuestros padres; sacad del santuario la impureza. 2 Crón. 29:5

23 Porque nuestros padres se han rebelado y han hecho lo malo ante los ojos de Jehová, nuestro Dios; porque le dejaron, apartaron sus rostros del tabernáculo de Jehová y le volvieron las espaldas. 2 Crón. 29:6

24 Y aun cerraron las puertas del pórtico, apagaron las lámparas y no quemaron incienso ni sacrificaron holocausto en el santuario al Dios de Israel. Por tanto, la ira de Jehová ha venido sobre Judá y Jerusalén, y los ha entregado a turbación, espanto y burla, como veis vosotros con vuestros ojos. Por eso nuestros padres han caído a espada, y nuestros hijos, nuestras hijas y nuestras mujeres fueron llevados cautivos. 2 Crón. 29:7-9

25 No seáis como vuestros padres y como vuestros hermanos, que se rebelaron contra Jehová, el Dios de sus padres, y él los entregó a desolación, como vosotros veis. Ahora, pues, no seáis tercos como vuestros padres; someteos a Jehová y venid a su santuario, el cual él ha santificado para siempre; y servid a Jehová, vuestro Dios, y el ardor de su ira se apartará de vosotros. 2 Crón. 30:7, 8

26 En el primer servicio que se celebró, los gobernantes de la ciudad se unieron al rey Ezequías y a los sacerdotes y levitas para pedir perdón por los pecados de la nación. Profetas y reyes, 246

27 Convertíos á aquel contra quien los hijos de Israel profundamente se rebelaron. Isaías 31:6

28 Jehová os ha escogido a vosotros [los levitas] para que estéis delante de él y le sirváis, seáis sus ministros y le queméis incienso. 2 Crón. 29:11

29 Entonces se levantaron los levitas… reunieron a sus hermanos, se santificaron y entraron, conforme al mandamiento del rey y las palabras de Jehová, para limpiar la casa de Jehová. Después entraron los sacerdotes dentro de la casa de Jehová para limpiarla. Sacaron toda la impureza que hallaron en el templo… 2 Crón 29:12-16

30 Vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: «Habitaré y andaré entre ellos; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo». Por lo cual, «Salid de en medio de ellos y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo impuro; y yo os recibiré». 2 Cor. 6:16, 17

31

32

33

34

35 Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. 2 Cor. 7:1

36 De este modo se restableció el servicio de la casa de Jehová. 2 Crón 29:35

37 Ezequías (vers. 3 y 4) Levitas y sacerdotes (vers. 4 y 5) Principales (vers. 20) Congregación (vers. 28)

38

39 Cuando la noticia llegó al rey de Nínive, este se levantó de su silla, se despojó de su vestido, se cubrió con ropas ásperas y se sentó sobre ceniza. Luego hizo anunciar en Nínive, por mandato del rey y de sus grandes, una proclama que decía: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no prueben cosa alguna; no se les dé alimento ni beban agua, sino cúbranse hombres y animales con ropas ásperas, y clamen a Dios con fuerza. Que cada uno se convierta de su mal camino y de la violencia que hay en sus manos. Jonás 3:6-8

40 Los hombres de Nínive creyeron a Dios, proclamaron ayuno y, desde el mayor hasta el más pequeño, se vistieron con ropas ásperas. Jonás 3:5

41 Los sacerdotes los mataron e hicieron ofrenda de expiación con la sangre de ellos sobre el altar, para reconciliar a todo Israel. 2 Crón. 29:24 Donde hay testamento, es necesario que conste la muerte del testador… y sin derramamiento de sangre no hay remisión. Heb. 9:16, 22

42 Puso también levitas en la casa de Jehová con címbalos, salterios y arpas, conforme al mandamiento de David, de Gad, vidente del rey, y del profeta Natán, porque aquel mandamiento procedía de Jehová por medio de sus profetas. 2 Crón. 29:25

43 Entonces el rey Ezequías y los príncipes dijeron a los levitas que alabaran a Jehová con las palabras de David y de Asaf, el vidente. 2 Crón. 29:30

44 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer y se fue a hacer la guerra contra el resto de la descendencia de ella, contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. Apoc. 12:17 Yo me postré a sus pies para adorarlo, pero él me dijo: «¡Mira, no lo hagas! Yo soy consiervo tuyo y de tus hermanos que mantienen el testimonio de Jesús. ¡Adora a Dios!». El testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía. Apoc. 19:10

45 Los levitas estaban con los instrumentos de David, y los sacerdotes con trompetas. Entonces mandó Ezequías sacrificar el holocausto en el altar; y cuando comenzó el holocausto, comenzó también el cántico de Jehová, con las trompetas y los instrumentos de David, rey de Israel. Toda la multitud adoraba, los cantores cantaban y los trompeteros tocaban las trompetas; todo esto duró hasta consumirse el holocausto. 2 Crón. 29:26-28

46 Cuando esto terminó, se inclinó el rey y todos los que con él estaban, y adoraron. 2 Crón. 29:29 ¡Nadie os engañe de ninguna manera!, pues no vendrá sin que antes venga la apostasía y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto, que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. 2 Tes. 2:3, 4

47 Y un tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: «Si alguno adora a la bestia y a su imagen y recibe la marca en su frente o en su mano. Apoc. 14:9 Yo, Juan, soy el que oyó y vio estas cosas. Después que las hube oído y visto, me postré a los pies del ángel que me mostraba estas cosas, para adorarlo. Pero él me dijo: «¡Mira, no lo hagas!, pues yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas y de los que guardan las palabras de este libro. ¡Adora a Dios!». Apoc. 22:8, 9

48 Entonces el rey Ezequías y los príncipes dijeron a los levitas que alabaran a Jehová con las palabras de David y de Asaf, el vidente; y ellos alabaron con gran alegría, se inclinaron y adoraron. 2 Crón. 29:30 Y se alegró Ezequías con todo el pueblo de que Dios hubiera preparado al pueblo; porque la cosa fue hecha rápidamente. 2 Crón. 29:36

49 Se alegró Ezequías con todo el pueblo de que Dios hubiera preparado al pueblo; porque la cosa fue hecha rápidamente. 2 Crón. 29:36 Prepárate, Israel, para venir al encuentro de tu Dios. Amós 4:12

50 Y se alegró Ezequías con todo el pueblo de que Dios hubiera preparado al pueblo; porque la cosa fue hecha rápidamente. 2 Crón. 29:36 Gocémonos, alegrémonos y démosle gloria, porque han llegado las bodas del Cordero y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente, pues el lino fino significa las acciones justas de los santos. Apoc. 19:7, 8


Descargar ppt "Ezequías. Comenzó a reinar Ezequías a los veinticinco años de edad, y reinó veintinueve años en Jerusalén... E hizo lo recto ante los ojos de Jehová,"

Presentaciones similares


Anuncios Google