La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

SUBJETIVIDAD ONLINE: EL DESLIZ,MAILS,AMOR. DESLIZLOGÍA DE LA VIDA COTIDIANA En una localidad veraniega, el maestro de escuela, un joven pobrísimo pero.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "SUBJETIVIDAD ONLINE: EL DESLIZ,MAILS,AMOR. DESLIZLOGÍA DE LA VIDA COTIDIANA En una localidad veraniega, el maestro de escuela, un joven pobrísimo pero."— Transcripción de la presentación:

1 SUBJETIVIDAD ONLINE: EL DESLIZ,MAILS,AMOR

2 DESLIZLOGÍA DE LA VIDA COTIDIANA En una localidad veraniega, el maestro de escuela, un joven pobrísimo pero gallardo, tanto perseveró en cortejar a la hija del propietario de una casaquinta, oriundo de la gran ciudad, que la muchacha se enamoró apasionadamente de él y movió a su familia a consentir el casamiento, no obstante las diferencias existentes de estamento y de raza. Un buen día, el maestro le escribe a su hermano una carta donde le dice: «Linda no es la mocita, pero es amable, y hasta ahí todo iría bien. Pero en cuanto a si podré decidirme a tomar por esposa a una judía, aún no te lo puedo decir». Esta carta cayó en poder de la novia y allí terminó el noviazgo, mientras que al mismo tiempo el hermano no pasó de asombrarse con los juramentos de amor que le habían sido dirigidos. Mi informante me aseguró que fue un error y no una astuta escenificación. He tenido conocimiento de otro caso en que una dama, descontenta con su viejo médico pero sin querer romper abiertamente con él, consiguió este fin por medio de una confusión de cartas; y al menos en este caso puedo aseverar que fue el error. y no la astucia consciente, el que se valió de este socorrido motivo de comedia. (Psicopatología de la vida cotidiana, Errores, Amorrortu Editores, Volumen VI

3 KRIS MUESTRAS LAS CARTAS DE FREUD La propia figura del padre, que en las cartas sólo aparece como una silueta desdibujada, presentase con más viva claridad en las restantes obras de Freud. En los primeros años de la infancia es «el más sabio, el más poderoso y acaudalado de los hombres» que el niño puede imaginar; el recuerdo de sus paseos por los bosques, donde «solía escapársele, apenas tenía edad de caminar», lo conservó hasta muy avanzada su existencia, y bien podría ser que allanase el camino al amor de la Naturaleza que sus cartas testimonian. Pero mientras en sus obras Freud emplea este material para abonar determinadas hipótesis psicoanalíticas, las cartas nos familiarizan con algunas circunstancias de la labor analítica que permitió obtenerlo. La reconstrucción de sus recuerdos infantiles reprimidos no le resultó fácil a Freud, sino que sólo la alcanzó al cabo de muchos intentos infructuosos (Los orígenes del psicoanálisis, editadas en 1950, traducción de López Ballesteros, esta edición está plena de censura, luego en fecha más reciente apareció otra edición que está publicada por Amorrortu Editores)

4 Freud muestra las cartas de W. Wilson Siempre que Woodrow Wilson estuvo separado de su padre, escribió nostálgicas cartas de amor al viejo ministro presbiteriano. Por ejemplo, su carta del 16 de diciembre de 1888 está repleta de efusiones notables por parte de un hombre de treinta y dos años: 106 High St. Middletown. Ct,16 de diciembre de 1888.Mi precioso padre: Mis pensamientos están llenos de ti y del querido Dode" todo el tiempo. Tennessee parece tan lejos para uno que está hambriento como yo de echar una mirada a los dos hombres que quiero. A medida que se acerca el feriado de Navidad me voy dando cuenta, como tantas veces antes, del dolor que siento en una época de fiesta estando lejos de ustedes. Como sabes, una de las cosas principales en la que siento regocijo muy justificadamente, es en ser tu hijo.

5 Los inicios de las cartas de Wilson Como ya hemos notado, Wilson quedó entonces tan desesperadamente solitario que se acercó al colapso nervioso y su médico, el almirante Grayson, insistió en que hubiera música e invitados en la Casa Blanca. Entre ellos estaba Mrs. Galt, de quien Wilson se enamoró enseguida. Continuaba profundamente enamorado de ella cuando House regresó a América en junio de 1915, pero su dependencia emocional del amigo siguió siendo casi tan grande como antes de su partida. Le contó todo acerca de su amor, continuó dirigiéndose a él en sus cartas como Mi querido, Querido amigo o Queridísimo amigo, y le pidió consejo sobre cómo y cuándo debía anunciar su compromiso y casarse

6 La primer carta de Freud a su amigo Fliess Viena, 24/11/ 1887.Respetado amigo y colega: Aunque mi carta de hoy tenga una ocasión profesional, no puedo sino iniciarla confesando mi esperanza de tratarlo en adelante, y que me ha dejado una impresión profunda que me inclinaría a declararle francamente la categoría de hombres en que debo incluirlo

7 Lacan frente a las cartas del amor 7/12/1955 Diciéndole a alguien: Tú eres mi mujer, implícitamente le dicen Yo (je) soy tu hombre, pero primero le dicen Tú eres mi mujer, vale decir que la instituyen en la posición de ser reconocida por ustedes, mediante lo cual podrá reconocerlos. Esta palabra es entonces siempre un más allá del lenguaje. Un compromiso como éste, al igual que cualquier otra palabra, así fuese una mentira, condiciona todo el discurso que va a seguir y aquí, entiendo que discurso incluye actos, gestiones, contorsiones de las marionetas presas del juego, y la primera son ustedes mismos. A partir de una palabra se instituye un juego, comparable en todo a lo que sucede en Alicia en el país de las maravillas, cuando los servidores y los demás personajes de la corte de la reina se ponen a jugar a las cartas disfrazándose de cartas y transformándose ellos mismos en el rey de corazón, la reina de pique y el vales de diamantes.

8 continua Una palabra los compromete a sostenerla por vuestro discurso, a negarla, recusarla o confirmarla, a refutarla, pero más aún puede llevarlos a muchas cosas que están en la regla del juego. Aunque la reina cambie a cada momento la regla, eso no cambiará para nada lo esencial: una vez entrados en el juego de los símbolos, siempre están obligados a comportarse según una regla.

9 La carta roba, volada Sin duda tenemos el audaz reducido al estado de ceguera imbécil, en que se encuentra el hombre con respecto a las letras de muralla que dictan su destino. Pero ¿qué efecto, para llamarlo a su encuentro, es el único que puede esperarse de las provocaciones de la Reina para un hombre como él? El amor o el odio. Uno es ciego y le hará rendir las armas. El otro es lúcido pero despertará sus sospechas. Pero si es verdaderamente el jugador que se nos dice, interrogará, antes de bajarlas, una última vez, sus cartas, y leyendo en ellas su juego, se levantará de la mesa a tiempo para evitar la vergüenza

10


Descargar ppt "SUBJETIVIDAD ONLINE: EL DESLIZ,MAILS,AMOR. DESLIZLOGÍA DE LA VIDA COTIDIANA En una localidad veraniega, el maestro de escuela, un joven pobrísimo pero."

Presentaciones similares


Anuncios Google