La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Tercer Mandamiento: Santificar las fiestas. Dios ha bendecido el sá- bado y lo ha declarado sagrado,. Ese día se hace memoria del descanso de Dios el.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Tercer Mandamiento: Santificar las fiestas. Dios ha bendecido el sá- bado y lo ha declarado sagrado,. Ese día se hace memoria del descanso de Dios el."— Transcripción de la presentación:

1 Tercer Mandamiento: Santificar las fiestas

2 Dios ha bendecido el sá- bado y lo ha declarado sagrado,. Ese día se hace memoria del descanso de Dios el séptimo día de la Crea- ción. De la liberación de Israel de la esclavitud de Egipto. De la Alianza que Dios hizo con su pueblo.

3 Jesús reconoce la san- tidad del sábado. Con su autoridad divi- na le da la interpreta- ción auténtica. El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sába do ( Marcos 2,27 ).

4 Para los cristianos el sá- bado ha sido sustituido por el domingo porque este es el día de la Resu- rrección de Cristo. Como primer día de la semana recuerda la pri- mera creación. Como octavo día, que sigue al sábado, significa la nueva creación inaugurada con la Resurrección de Cristo.

5 El domingo es considerado por los cristianos como el primero de todos los días y de todas las fiestas: El día del Señor. Jesús, con su Pascua, lleva a cumplimiento la verdad espiritual del sábado judío y a- nuncia el descanso eterno del hombre en Dios.

6 Los cristianos santifican el domingo y las demás fiestas de precepto par- ticipando en la Euca – ristía del Señor. Absteniéndose de las actividades que les im- pidan rendir culto a Dios. Se permiten las actividades relacionadas con las necesidades familiares o los servicios de utilidad social, siempre que no sean perjudi- ciales a la santificación del domingo.

7 Es importante que el día domingo sea reconocido civilmente como día festivo. A fin de que todos tengan la posi- bilidad de disfrutar del suficien- te descanso y de tiempo libre. Esto les permite cuidar su vida religiosa, familiar, cultural y social. De disponer de tiempo para la meditación, la reflexión, el silencio y el estudio y de vi- sitar a los ancianos y a los enfermos.

8 El Cuarto Mandamiento: Honrarás a tu padre y a tu madre

9 El cuarto mandamiento ordena honrar y respe- tar a nuestros padres. Y a todos aquellos a quienes Dios ha investi- do de autoridad para nuestro bien.

10 En el plan de Dios, un hom- bre y una mujer, unidos en matrimonio, forman con sus hijos una familia. El matrimonio y la familia están ordenados al bien de los esposos y a la procreación y edu- cación de los hijos. En Cristo la familia se convierte en Iglesia do- méstica, porque es una comunidad de fe, de esperanza y de caridad.

11 La familia es la célula ori- ginal de la sociedad y pre- cede a cualquier reconoci- miento por parte de la au- toridad pública. Los principios y valores familiares constituyen el fundamento de la vida social. La vida de familia es una iniciación a la vida de la sociedad.

12 La sociedad tiene el deber de sostener y consolidar el matri- monio y la familia. Los poderes públicos deben respetar, proteger y favorecer la verdadera naturaleza del matrimonio y de la familia. Deben también proteger y favorecer la moral pública, los derechos de los padres y el bienestar doméstico.

13 Los hijos deben a sus padres respeto, reconocimiento, docilidad y obediencia. Contribuyen así, junto a las buenas relaciones entre her- manos y hermanas, al creci- miento de la armonía y la santidad de toda la vida familiar. En caso de que los padres se encuentren en condición de pobreza, de enfermedad, de soledad o de ancianidad, los hijos adultos deben prestarles ayuda moral y material.

14 Los padres son los primeros respon- sables de la educación de sus hijos y los primeros anuncia- dores de la fe. Tienen el deber de amar y de respetar a sus hijos como per- sonas y como hijos de Dios. Deben proveer, en cuanto sea posible, a sus necesidades materiales y espiri- tuales, elegir una escuela adecuada y ayudarlos, con prudentes consejos, en la e – lección de la profesión y del estado de vida. Deben educarlos en la fe cristiana.

15 Los padres educan a sus hijos en la fe cristiana principalmente con el ejemplo, la oración, la catequesis familiar y la participación en la vida de la Iglesia.

16 Los vínculos familiares, aunque sean importantes, no son abso- lutos, porque la primera voca- ción del cristiano es seguir a Jesús: El que ama a su padre o a su madre más que a mi no es digno de mi ( Mateo 10,37 ). Los padres deben favorecer gozosamente el seguimiento de Jesús por parte de sus hijos en todo estado de vida, también en la vida consagrada y en el ministerio sacerdotal.

17 La autoridad se ejerce siem- pre como un servicio, respe- tanto los derechos funda – mentales del hombre, una justa jerarquía de valores, las leyes, la justicia distri- butiva y el principio de sub- sidiaridad. Cada cual, en el ejercicio de la autoridad, debe buscar el interés de la comunidad antes que el propio y debe inspirar sus de- cisiones en la verdad sobre Dios, sobre el hombre y sobre el mundo.

18 Quienes están sometidos a las autoridades deben considerarlas como re – presentantes de Dios, ofre- ciéndoles una colabora – ción leal para el buen fun- cionamiento de la vida pública y social. Esto exige el amor y servicio de la patria, el derecho y el deber del voto, el pago de los impuestos, la defensa del país y el de- recho a una crítica constructiva.

19 El ciudadano no debe en conciencia obedecer cuando las prescripcio- nes de la autoridad ci- vil se opongan a las exi- gencias del orden mo – ral: Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres ( Hechos 5,29 ).

20 Presentación en POWER-POINT realizada por Violeta Vázquez para


Descargar ppt "Tercer Mandamiento: Santificar las fiestas. Dios ha bendecido el sá- bado y lo ha declarado sagrado,. Ese día se hace memoria del descanso de Dios el."

Presentaciones similares


Anuncios Google