La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Ciclo C II Domingo de Cuarema 24 de febrero 2013 La Música callada (148) de Mompou nos hace sentir que Jesús nos ilumina y nos salva (s26)

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Ciclo C II Domingo de Cuarema 24 de febrero 2013 La Música callada (148) de Mompou nos hace sentir que Jesús nos ilumina y nos salva (s26)"— Transcripción de la presentación:

1

2 Ciclo C II Domingo de Cuarema 24 de febrero 2013 La Música callada (148) de Mompou nos hace sentir que Jesús nos ilumina y nos salva (s26)

3 Gn 15,5-12, Después lo llevó afuera y le dijo: –Levanta tus ojos al cielo y cuenta, si puedes, las estrellas. Y añadió: –Así será tu descendencia. 6 Creyó Abrán al Señor, y el Señor lo anotó en su haber. 7 Después le dijo el Señor: –Yo soy el Señor que te sacó de Ur de los caldeos para darte esta tierra en posesión. 8 Abrán le preguntó: –Señor, Señor, ¿cómo sabré que voy a poseerla? 9 El Señor le respondió: –Tráeme una ternera de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un pichón. 10 Trajo él todos estos animales, los partió por la mitad y puso una mitad frente a la otra; pero las aves no las partió. 11 Las aves rapaces empezaron a lanzarse sobre los cadáveres, pero Abrán las espantaba. 12 Cuando el sol iba a ponerse, cayó un sueño pesado sobre Abrán y un gran terror se apoderó de él. 17 Cuando se puso el sol, cayeron densas tinieblas, y entre los animales partidos pasó un horno humeante y una antorcha de fuego. 18 Aquel día hizo el Señor una alianza con Abrán en estos términos: –A tu descendencia le daré esta tierra, desde el torrente de Egipto hasta el gran río, el Eufrates. Cuenta, si puedes, las estrellas

4 Salmo 26 El Señor es mi luz y mi salvación. El Señor es mi luz y mi salvación. El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré?. El Señor es mi fortaleza, ¿quién me hará temblar?. El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré?. El Señor es mi fortaleza, ¿quién me hará temblar?.

5 El Señor es mi luz y mi salvación. Escucha, Señor, mi clamor; Escucha, Señor, mi clamor; ten piedad de mí, atiéndeme. Me dice el corazón: Busca su rostro.

6 El Señor es mi luz y mi salvación. Sí, tu rostro, Señor, es lo que busco, no me ocultes tu rostro, no rechaces a tu siervo; Sí, tu rostro, Señor, es lo que busco, no me ocultes tu rostro, no rechaces a tu siervo; Tú eres mi auxilio. Tú eres mi auxilio.

7 El Señor es mi luz y mi salvación. Espero gozar los bienes del Señor en la tierra de los vivos. Espero gozar los bienes del Señor en la tierra de los vivos. Espera en el Señor, sé fuerte; ten ánimo, espera en el Señor.

8 Fl 3, 17-4,1 17 Imitad mi ejemplo, hermanos, y fijaos en quienes me han tomado como norma de conducta. 18 Pues como ya os advertí muchas veces, y ahora tengo que recordároslo con lágrimas en los ojos, muchos de los que están entre vosotros son enemigos de la cruz de Cristo. 19 Su paradero es la perdición; su dios, el vientre; se enorgullecen de lo que debería avergonzarlos y sólo piensan en las cosas de la tierra. 20 Nosotros, en cambio, tenemos nuestra ciudadanía en los cielos, de donde esperamos como salvador a Jesucristo, el Señor. 21 Él transformará nuestro mísero cuerpo en un cuerpo glorioso como el suyo, en virtud del poder que tiene para someter todas las cosas. 4 1 Por tanto, hermanos míos queridos y añorados, vosotros que sois mi gozo y mi corona, manteneos firmes en el Señor, queridos. Interior Basílica de la Transfiguración

9 Aclamación Mateo 17, 5 En el esplendor de la nube se oyó la voz del Padre: Este en mi Hijo,el amado: ecuchadle. Aclamación Mateo 17, 5 En el esplendor de la nube se oyó la voz del Padre: Este en mi Hijo,el amado: ecuchadle.

10 Lucas 9, 28b-36 Este es mi Hijo elegido; escuchadlo. 28 Jesús tomó consigo a Pedro, a Juan y a Santiago y subió al monte para orar. 29 Mientras oraba, cambió el aspecto de su rostro y sus vestidos se volvieron de una blancura resplandeciente. 30 En esto aparecieron conversando con él dos hombres. Eran Moisés y Elías, 31 que, resplandecientes de gloria, hablaban del éxodo que Jesús había de consumar en Jerusalén. 32 Pedro y sus compañeros, aunque estaban cargados de sueño, se mantuvieron despiertos y vieron la gloria de Jesús y a los dos que estaban con él. 33 Cuando éstos se retiraban, Pedro dijo a Jesús: –Maestro, ¡qué bien estamos aquí! Vamos a hacer tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. Pedro no sabía lo que decía. 34 Mientras estaba hablando, vino una nube y los cubrió; y se asustaron al entrar en la nube. 35 de la nube salió una voz que decía: –Este es mi Hijo elegido; escuchadlo. 36 Mientras sonaba la voz, Jesús se quedó solo. Ellos guardaron silencio y no contaron a nadie por entonces nada de lo que habían visto. Monte Tabor. Basílica de la Transfiguración. Recuerda las tres tiendas


Descargar ppt "Ciclo C II Domingo de Cuarema 24 de febrero 2013 La Música callada (148) de Mompou nos hace sentir que Jesús nos ilumina y nos salva (s26)"

Presentaciones similares


Anuncios Google