La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Automático Ciclo A a Cristo Redentor.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Automático Ciclo A a Cristo Redentor."— Transcripción de la presentación:

1

2 Automático Ciclo A

3

4

5

6

7

8 a Cristo Redentor

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21 Hacer Click

22 Celebramos el misterio de la entrega de Jesucristo al Padre para nuestra redención. Entrega que se actualiza en la Eucaristía.

23

24

25 En este día del Corpus la Iglesia quiere que atendamos principalmente a la presencia real de Jesús en la Eucaristía.

26 Durante muchos siglos,después de la misa, Jesús en la Eucaristía se guardaba de forma privada, para que sirviera de viático a los enfermos.

27 Desde antes del año 1000 hubo herejías que negaban la presencia de Jesús después de la misa. Estas herejías se extendieron bastante. Por lo que la Iglesia fomentó la adoración pública con sagrarios y custodias.

28 Para realzar la certeza en la presencia de Jesús en la Eucaristía, Dios ha realizado multitud de milagros, unos antiguos y otros muy modernos.

29 Uno de los más famosos fue el de Lanciano, el año 750. Después de la Consagración, la santa forma se convirtió en carne, y el vino se convirtió en sangre de ser humano. Lo importante es que hasta el día de hoy perduran la carne y la sangre vivas.

30 Uno de los más famo- sos fue el ocurrido en Bolsena el año 1264.

31 Era el año Un sacerdote alemán, piadoso pero dudando en la fe por culpa de los herejes, iba de peregrinación a Roma con el deseo de reafirmar su fe. Al pasar por Bolsena quiso celebrar la misa. En la consagración vio que de la Hostia sagrada caía sangre que llenaba los corporales.

32 El sacerdote recogió los corporales con la sangre y lo guardó para ir a contárselo al Papa.

33 El papa residía, en esa época, en Viterbo, ciudad muy cercana a Bolsena. Escuchó atentamente y nombró una comisión para investigar. Entre la comisión estaba san Buenaventura, que era de un pueblo cercano. Atestiguaron ante el papa que el milagro era verdadero.

34 El papa Urbano IV ordenó al obispo de Bolsena que le llevase a Viterbo los corporales y demás paños, que recogieron la Sangre. Y con las autoridades y pueblo salió de la ciudad a recibir al obispo portador del milagro.

35 El papa ordenó que desde el siguiente año se celebrase en toda la Iglesia la fiesta del Corpus (del Cuerpo y de la Sangre de Cristo), y encomendó a santo Tomás de Aquino que hiciera los himnos litúrgicos, que siguen cantándose (Tantum ergo, etc.).

36

37

38 En algunos sitios adornan el piso de la calle por donde va a pasar el Santísimo.

39 A veces llevamos en procesión la imagen de la Virgen o de un santo. Con ello queremos venerar a la Virgen o un santo que está en el cielo. Y con ello queremos indicar que deseamos seguir sus pasos para ir al cielo.

40 Pero en la procesión con el Santísimo nosotros le adoramos, porque sabemos que está realmente presente.

41 Y no sólo adoramos al Santísimo cuando sale en procesión, sino cuando vamos al templo, donde está Jesús en el sagrario. Le adoramos y conversamos con Él para pedirle y para ofrecernos…

42 La Eucaristía es alimento. En el evangelio de este año, en el ciclo A, nos recuerda la proclamación de Jesús, y la insistencia en que le debemos comer para tener la vida eterna. San Juan nos lo narra después de la multiplicación de panes y peces. Jn 6, 51-58

43 En aquel tiempo dijo Jesús a los judíos: Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo. Disputaban los judíos entre sí: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? Entonces Jesús les dijo: Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo; no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre. Palabra del Señor

44 La Eucaristía es un alimento mucho mejor que el maná del desierto. Los que comían el maná más tarde tenían que morir. El alimento espiritual de la Eucaristía es para la vida eterna. El maná se ha considerado como un símbolo de la Eucaristía, por el provecho para un tiempo…

45 Sobre el maná habla hoy la primera lectura. Para los israelitas fue algo extraordinario, Fue un símbolo de salvación. Una salvación inmensamente mayor obtenemos por la Eucaristía.

46 Al ser Jesús, el hombre- Dios, el alimento, debemos pensar que Dios es infinitamente bueno: Tan bueno, que se deja comer. Es un alimento que fortalece a los débiles, conforta el corazón y nos hace crecer en su gracia.

47 Y hay algo muy especial en ese alimento eucarístico. Cuando tomamos otros alimentos, como son de inferior categoría a nosotros mismos, ellos se transforman en parte de nuestro ser. Pero, como el alimento eucarístico, que es Dios, es de mucha más categoría que nosotros, hace que nosotros tendamos a transformarnos en él. El comulgar no es para cumplir, sino para que nos vayamos transformando más en Cristo.

48 La comunión nos debe hacer más semejantes a Cristo: misericordioso, paciente, entregado… Eso es así, si nos dejamos, porque Dios no fuerza, sino que nos estimula.

49 La comunión no es sólo una devoción particular para unirnos más con Cristo. La comunión nos debe hacer mejores miembros de la Iglesia, el Cuerpo místico de Cristo. Así nos lo dice hoy san Pablo en la segunda lectura de la misa. I Cor 10, 16-17

50 Hermanos: El cáliz de la bendición que bendecimos, ¿no es comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo? El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque comemos todos del mismo pan.

51 Comulgar es tender a la unidad y a la universalidad.

52 24

53

54 Por este compartir, hoy es día de cáritas, día de la caridad. Como las primitivas cristiandades debemos compartir los bienes materiales y espirituales. La Eucaristía es el signo del amor más grande.

55

56 en el banquete pascual Automático

57

58

59 Compartir junto al Señor en el banquete pascual

60 es compartir la verdad,

61 es compartir un mismo pan.

62 Compartir junto al Señor en el banquete pascual,

63

64 es compartir un mismo pan.

65

66 AMÉN


Descargar ppt "Automático Ciclo A a Cristo Redentor."

Presentaciones similares


Anuncios Google