La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Los cuentos de animales tienen una ventaja. Nadie se siente ofendido. Los hombres se ríen de los pobres animales. Y estos no captan el cuento. Pero.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Los cuentos de animales tienen una ventaja. Nadie se siente ofendido. Los hombres se ríen de los pobres animales. Y estos no captan el cuento. Pero."— Transcripción de la presentación:

1

2

3 Los cuentos de animales tienen una ventaja. Nadie se siente ofendido. Los hombres se ríen de los pobres animales. Y estos no captan el cuento. Pero en realidad todos entienden clarito que la cosa es para nosotros. A menos que seamos animales. Un amigo cordobés me contó que el Cura Brochero solía hablar a sus paisanos sobre la confesión. Para eso los reunía por tres o cuatro días en la casa de retiros en las sierras, y allí iba al grano, a veces con el rebenque en la mano. Entre las cosas que les decía, solía traer este caso: Una vuelta hubo confesión general para todos los bichos. Nadie se escapó de la voltiada porque Tata Dios anunció que el que no aprovechara la ocasión para arreglar sus cuentas, no tendría oportunidad para hacerlo.

4 Como se trataba de un indulto único, nadie fue tan animal que lo desperdiciara. Fue así la cosa. Cada uno se fue colocando en la fila del confesionario por orden de llegada. Comenzaron las cotorras, con sus pecados de la lengua: chismes, habladurías, sonceras y otras cosas. Después la vizcacha, con algunas cositas encontradas antes que las perdiera el dueño, y que para que no se extraviaran, se las había llevado pa las casas. El hornerito, que por un descuido, olvidó que era domingo, y había andado pisando barro. El cerdo, que por no tener mucho que hacer, se había pasado un poco en la comida. Y así los demás seres de Dios que habitan por estos campos.

5 Pero la fila era larga, y el cura era medio minucioso, lo que alargaba un poco el trámite. Quedaban aún muchos bichos y la tarde estaba buscando irse de a poco. Y entre el bicherío que esperaba en la fila comenzaron a sentirse murmullos, chistidos y protestas. Cuando el cura se dio cuenta de que la cosa se ponía fuerte, salió para ordenar la fila, preguntando qué pasaba ahí. - >. - > - le dijo el cura al puma.

6 - > - les dijo a los demás animales- pero ustedes comprenden que a mí éste me interesa especialmente. Y diciendo esto, hizo arrodillar al barcino, para que empezara a desembuchar. El animal andaba nervioso y apurado. Reconoció haberse a veces sobrepasado en eso de ganarse la vida. Se acusó de ser a veces un poco violento. Y otras cosas. Pero insistía en que andaba apurado, que quería recibir enseguida el perdón porque se le hacía tarde. Y ya saben que no hay cosa peor para un cura que le vengan con ese argumento, después de haber tenido que esperar años enteros que el cristiano caiga en el asunto.

7 - > - > –le contestó el puma, ya medio queriendo levantarse-. >. - > -dijo el cura- >.

8 Así contaba el Cura Brochero. Y era mucha la gente que iba a confesarse con él.


Descargar ppt "Los cuentos de animales tienen una ventaja. Nadie se siente ofendido. Los hombres se ríen de los pobres animales. Y estos no captan el cuento. Pero."

Presentaciones similares


Anuncios Google