La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

EL FRUTO DEL ESPÍRITU ES Lección 2 para el 9 de enero de 2010.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "EL FRUTO DEL ESPÍRITU ES Lección 2 para el 9 de enero de 2010."— Transcripción de la presentación:

1 EL FRUTO DEL ESPÍRITU ES Lección 2 para el 9 de enero de 2010

2 ¿CÓMO PUEDO AMAR? Con amor storgé. Es el amor que se da dentro de la familia; el afecto natural. Con amor éros. Es el amor en el sentido de estar enamorado; incluye el amor sexual. Con amor filía. Es el amor de la amistad; incluye además el amor a las cosas, ideas o animales. Es amor sentimental. Con amor agápe. Es el amor puro y desinteresado, independiente de las circunstancias; es el amor de Dios hacia nosotros.

3 ¿Cuál de todos estos tipos de amor deberíamos, como cristianos, mostrar en nuestra vida? Agápe. Porque es un principio divino de pensamiento y de acción que modifica el carácter, gobierna los impulsos, controla las pasiones y ennoblece los afectos. Es el tipo de amor más elevado, ya que nos motiva a hacer lo que es correcto y noble, no importa cómo nos sintamos. ¿CÓMO PUEDO AMAR?

4 CARACTERÍSTICAS INTRÍNSECAS DEL AMOR AGÁPE 1ª de Corintios, 13: 4-7 Es paciente y tranquilo cuando es oprimido, calumniado o perseguido. Sufrido Anhela hacer el bien a los demás; es gentil y cortés y procura ayudar a todos a ser felices. Benigno Se complace en las virtudes de otros, se interesa en el progreso de la verdad y en la felicidad del hombre. Se goza de la verdad Oculta y calla las faltas de otros que el egoísmo del corazón natural expondría alegremente. Todo lo sufre Interpreta la conducta ajena de la mejor manera posible, adjudicando buenos motivos a los demás. Todo lo cree Tiene fe en el prójimo; está dispuesto a hacer frente al ridículo, la lucha y el desprecio para defenderle, sabiendo que a su debido tiempo será enaltecida la verdad. Todo lo espera Soporta serenamente todas las dificultades, pruebas, persecuciones e injurias de origen humano y todos los ataques que Dios permita. Todo lo soporta

5 No manifiesta sentimientos malos o desagradables hacia otros porque tengan alguna ventaja sobre él. No tiene envidia No pregona sus propias alabanzas; es humilde, no trata de ensalzarse. No es jactancioso No infla a una persona de vanidad; no produce engreimiento ni ensalzamiento propios. No se envanece Nunca es descortés, rudo o tosco; nunca hace nada que pueda herir la sensibilidad ajena. No hace nada indebido Pone el yo en el último lugar; está dispuesto a sacrificar su comodidad, su tiempo, su tranquilidad, sus recursos y sus talentos a favor de los demás. No busca lo suyo Nada puede producirle una manifestación de disgusto, impaciencia o ira, sino que es amable, bondadoso y tranquilo. No se irrita No toma en cuenta el mal que se le hace ni le echa la culpa a otro. No guarda rencor No se regocija con los defectos de otros ni se alegra porque se haya descubierto que son culpables de algún mal; no se complace al escuchar que alguien se ha equivocado. No se goza de la injusticia CARACTERÍSTICAS AJENAS AL AMOR AGÁPE 1ª de Corintios, 13: 4-7

6 ¿CÓMO MANIFIESTO EL AMOR? 1ª de Corintios, 13: 4-7 Todo lo sufro, todo lo creo, todo lo espero, todo lo soporto. Soy sufrido, soy benigno,no tengo envidia, no soy jactancioso, no me envanezco. No hago nada indebido, no busco lo mío, no me irrito, no guardo rencor. No me gozo de la injusticia, mas me gozo de la verdad.

7 A Dios sobre todas las cosas. Hay que amar a Dios con nuestro raciocinio, nuestra voluntad, nuestros motivos, nuestros sentimientos, nuestros afectos y nuestros deseos. Nuestro amor a Dios debe ser incondicional, del mismo modo que Él nos ama. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas (Deuteronomio, 6: 5 NVI)

8 Este amor implica estimar, respetar, ayudar y amar a todo el que está cerca de nosotros de forma altruista. Ama a tu prójimo como a ti mismo (Mateo, 22: 39 NVI) A mi prójimo como a mí mismo.

9 A mis enemigos. No se nos exige que los amemos con el amor filía porque no podemos sentir el mismo afecto que sentimos para con nuestra familia o nuestros amigos. Se nos pide que los amemos con el amor agápe porque éste está bajo el dominio de la voluntad. Amar (agápe) a los enemigos más acérrimos, es tratarlos con respeto y cortesía, y considerarlos así como Dios los considera. Amad a vuestros enemigos y orad por quienes os persiguen (Mateo, 5: 44 NVI)

10 Un samaritano, de viaje, vino adonde estaba el doliente, y al verlo se compadeció de él. No preguntó si el extraño era judío o gentil… No consideró que él mismo se exponía a la violencia al detenerse en ese lugar. Le bastaba el hecho de que había delante de él un ser humano víctima de la necesidad y el sufrimiento. Se quitó sus propias vestiduras para cubrirlo. Usó para curar y refrescar al hombre herido la provisión de aceite y vino que llevaba para el viaje. Lo alzó sobre su propia bestia y lo condujo lentamente a paso uniforme, de modo que el extraño no fuera sacudido y sus dolores no aumentaran. Lo llevó a un mesón y lo cuidó durante la noche, vigilándolo con ternura. Por la mañana, cuando el enfermo había mejorado, el samaritano se propuso seguir su camino. Pero antes de hacerlo, lo encomendó al huésped, pagó los gastos y dejó un depósito en su favor; y no contento aún con esto, hizo provisión para cualquier necesidad adicional, diciendo al mesonero: "Cuídamele; y todo lo que de más gastares, yo cuando vuelva te lo pagaré". Un samaritano, de viaje, vino adonde estaba el doliente, y al verlo se compadeció de él. No preguntó si el extraño era judío o gentil… No consideró que él mismo se exponía a la violencia al detenerse en ese lugar. Le bastaba el hecho de que había delante de él un ser humano víctima de la necesidad y el sufrimiento. Se quitó sus propias vestiduras para cubrirlo. Usó para curar y refrescar al hombre herido la provisión de aceite y vino que llevaba para el viaje. Lo alzó sobre su propia bestia y lo condujo lentamente a paso uniforme, de modo que el extraño no fuera sacudido y sus dolores no aumentaran. Lo llevó a un mesón y lo cuidó durante la noche, vigilándolo con ternura. Por la mañana, cuando el enfermo había mejorado, el samaritano se propuso seguir su camino. Pero antes de hacerlo, lo encomendó al huésped, pagó los gastos y dejó un depósito en su favor; y no contento aún con esto, hizo provisión para cualquier necesidad adicional, diciendo al mesonero: "Cuídamele; y todo lo que de más gastares, yo cuando vuelva te lo pagaré". E.G.W. (El Deseado de Todas las Gentes, cp. 54, pg )

11 E.G.W. (El Deseado de Todas las Gentes, cp. 54, pg. 460, 465)


Descargar ppt "EL FRUTO DEL ESPÍRITU ES Lección 2 para el 9 de enero de 2010."

Presentaciones similares


Anuncios Google