La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Los empleados del Estado Miguel-A. País de locos.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Los empleados del Estado Miguel-A. País de locos."— Transcripción de la presentación:

1 Los empleados del Estado Miguel-A. País de locos

2 Salvando las distancias, en contra o a favor, yo comparo las hormigas con el ejercito de Funcionarios de la Administración. De ahí parece venir la palabra funcionario: de saber cada uno cuál es su función, como las hormigas. Y efectivamente, todos colaboran... unos van y otros vienen: véase los pasillos. Y la Administración funciona... mal, pero funciona. Y todos trabajan... sí, aunque en función inversa al salario percibido. Y espero que no me quemen vivo por decir esto. ¡Bah!, tampoco quemaron vivo a Mariano José de Larra por su irónico "Vuelva usted mañana" en alusión a la clásica respuesta de los encargados de los despachos administrativos.

3 Estábamos hablando de la relación inversa del trabajo con el salario. Veamos una oficina de funcionarios: Está primero la señora de la limpieza, que madruga antes de la llegada de los señoritos, y trabaja "como una negra" a cambio de cuatro perras, para dejar todo listo por si a alguien se le ocurriera hacer la prueba del algodón.

4 Luego, está el auxiliar administrativo, que no tiene función propia: su función es todas las que no sean funciones de los demás. No se para nada, porque hace los encargos de todos, incluidos los de tipo personal... cobra venticinco pesetas. No abusan de él, tanto como de la secretaria, porque no tiene pelos en la lengua, y manda a la mierda a quien haga falta.

5 Más tarde, está la secretaria, cuya función oficial, insisto en lo de oficial, es escribir cartas y buscar y archivar dossieres... La pobrecita está negra, por dentro, de tener que aguantar lo inaguantable, y chupada, por fuera, como un pirulí, de tanto darle a la tecla... total por seis cochinos duros.

6 A continuación, viene el subdirector, cuya función es llevar el recuento (eso sí, minucioso) de las cartas escritas por la secretaria, y hacer crucigramas, entre cuenta y cuenta... y además, por contar algo, cuenta, los sellos usados en la oficina... (los pega el auxiliar administrativo, claro)... cobra como entre los tres anteriores.

7 Finalmente está el Director, que cobra como entre los cuatro antes aludidos, y apenas va por la oficina (siempre tiene la agenda llena de almuerzos y reuniones de trabajo). En realidad, va poco por la oficina, porque la secretaria le ha dicho: - Como te vea por aquí, le chivo a tu mujer que no te estás quieto con las manos". ¡Y yo, ingenuo de mí, creía que no hacía nada! Pues al contrario, el pobre hombre ¡no para con las manos...!.

8 Aunque la verdad es que el director no va a la oficina, porque no le da la gana, pues ha respondido a la secretaria: - ¡Menos lobos! Como te chives a mi mujer, te hago la vida imposible en la oficina.

9 Ante todo esto, el subdirector calla... hace crucigramas... y calla... espera, pacientemente, a que el director se jubile para ocupar su puesto. Por el contrario, el auxiliar administrativo hace de paño de lágrimas de la pobre secretaria, y le repite: - Pepita, ¡te es mejor callar, y aguantar hasta la jubilación anticipada! Yo estoy hasta los mismísimos , y espero a que me toque la lotería, para mandarlos "a tomar p'ol culo".


Descargar ppt "Los empleados del Estado Miguel-A. País de locos."

Presentaciones similares


Anuncios Google