La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

NOTA DEL AUTOR DE LA PRESENTACIÓN LA NAVEGACIÓN POR ESTE LIBRO, SE HACE DE DOS MANERAS: Una: Pulsando las flechas de los vértices inferiores. Retroceder.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "NOTA DEL AUTOR DE LA PRESENTACIÓN LA NAVEGACIÓN POR ESTE LIBRO, SE HACE DE DOS MANERAS: Una: Pulsando las flechas de los vértices inferiores. Retroceder."— Transcripción de la presentación:

1

2

3 NOTA DEL AUTOR DE LA PRESENTACIÓN LA NAVEGACIÓN POR ESTE LIBRO, SE HACE DE DOS MANERAS: Una: Pulsando las flechas de los vértices inferiores. Retroceder pagina. Pasar pagina. Dos: Pulsando el botón. Desde la diapositiva índice, podemos ir a cualquier pagina pulsando el enlace que nos interese. CERRAR PRESENTACIÓN Desde PC. Ir a índice y pulsar. También podemos cerrar desde cualquier diapositiva, pulsando la tecla escape. Desde Explorador de Internet Si la presentación se nos abre en otra ventana, pulsar en cerrar, si la presentación se abre en la misma ventana, pulsar en pagina atrás, volvemos a la pagina desde la que abrimos la presentación. Esc

4

5 CURRICULUM VITAE DE EMMA-MARGARITA R. A.-VALDÉS Tras el examen de ingreso, en Oviedo, a los nueve años, estudió en el Instituto "Eusebio da Guarda", en La Coruña, el bachillerato de los siete cursos, obteniendo Matrícula de Honor en todas las asignaturas y un premio literario por un ensayo sobre la obra de Cervantes. Por enseñanza libre, en La Coruña, terminó Peritaje Mercantil, hizo los cinco cursos en tres convocatorias, con sobresalientes y notables. Se matriculó en Bilbao para obtener los títulos del Profesorado e Intendencia Mercantil, haciendo en tres años los cinco de la carrera superior y las correspondientes tesis, igualmente con destacadas calificaciones. Particularmente estudió música, pintura, literatura, latín, griego, alemán, inglés y francés. Lugar de nacimiento y estudios: Nació en Luarca (Asturias), España. Con tres años de edad fue admitida en el colegio de primera enseñanza porque ya sabía leer y escribir. Desde muy pequeña asistió a manifestaciones artísticas: conciertos, exposiciones de obras de arte, conferencias, etc. Finalizada la carrera, se especializó en Economía Financiera y Contabilidad, para acceder a esta Cátedra, a la vez se preparaba para la Cátedra de Alemán y para un cargo en la Administración. En este tiempo vivió en Madrid. No pudo opositar a la Cátedra de Alemán porque se exigía permanecer dos años en Alemania. Se presentó a los otros dos puestos y ganó la plaza en ambos. Eligió la Cátedra por ser la enseñanza su vocación. En esta Oposición obtuvo el número dos, de diez plazas, a las que concursaron 758 opositores. I

6 Actividad literaria: A la edad de ocho años escribió una novela romántica, que fue elogiada por un inspector de enseñanza. En el Instituto obtuvo un premio, el día del libro, con un ensayo sobre el estilo de Miguel de Cervantes. Hasta el año 1994, su obra poética permaneció oculta. Salió a la luz en una tertulia organizada por la Fundación Fernando Rielo. Fue invitada a un recital que organizó esta fundación y en él dio a conocer algunos de sus poemas. A partir de ese momento accedió al mundo literario y sus poesías tuvieron eco en revistas, libros, folletos, televisión, radio, en un audio-libro de la Cadena COPE, "Poemas Eucarísticos y Marianos", editorial EDIBESA, etc. Actividad profesional: Al terminar el bachillerato, presentó su curriculum para ejercer como Profesor Ayudante en el Instituto de Enseñanza Media y en la Escuela de Comercio de La Coruña, la consideraron idónea en ambos Centros e impartió las asignaturas de Matemáticas, Inglés y Dibujo; después, de Contabilidad, en la Escuela de Altos Estudios Mercantiles de Madrid. Tras la oposición a Cátedras, desempeñó su labor docente en Cádiz, Ciudad Real, Málaga y en la Universidad de Valladolid, impartiendo clases en Burgos. En la Universidad de Valladolid fue elegida Directora del Departamento de Economía Financiera y Contabilidad. Al crearse la Universidad de Burgos la nombraron Directora de la Unidad Predepartamental de Economía Financiera. Su primer libro, "Maternidad..., es poesía", prologado por Antonio Gala, fue bien calificado por literatos y críticos. La Biblioteca de Autores Cristianos (BAC) editó su libro "Versos de amor y gloria". Participa, con destacados escritores, en los volúmenes extraordinarios de la BAC: "Felicidades, Jesucristo", "Bienaventurada", "Sobre el aprecio de la vida", y "Hablemos de la amistad". La Obra Social y Cultural Cajasur ha publicado su ensayo poético "Algarabía". Su libro "Antes que la luz de la alborada, tú, María" recibió una buena acogida por su documentado contenido y por sus poemas místico-religiosos. Tiene nuevos trabajos en preparación. Intervino en ediciones de homenaje a pintores y literatos. Ha sido entrevistada en programas de radio y televisión. Sus poesías se publican en varias revistas y se retransmiten en emisoras de radio. Está incluida en la "Antología de poetas valdesanos". Figuran sus poesías en el "Misal de la Asamblea Dominical", editorial San Pablo, en la publicación mensual "Magníficat", y en otras publicaciones. Sus obras aparecen en muchos sitios de Internet y en diversos libros. Dirige la sección de poesía en la revista Arvo, y colabora en numerosas páginas. En las especializadas en poesía figura entre los poetas contemporáneos. II

7 En mi obra he intentado recorrer y transcribir la vivencia íntima de un ser humano, el proceso conceptual y afectivo que origina el encuentro con el diario acontecer y con una dimensión espiritual que excede la inteligencia, que traspasa los límites de la experiencia posible. Deseo acceder al lector, por eso persigo la comunicación, el placer estético y la emoción, mediante una poesía que denomino "multidimensional", popular e intelectual, fruto de investigación, que ofrece diversos niveles de interpretación por el análisis de las palabras, de las letras y sus sonidos, de las frases, de la composición conjunta, de la técnica y de los símbolos que están entretejidos en el texto de mis libros, aportando una unidad básica a las ideas. El sistema de signos debe proyectar una primera imagen de modo inmediato, real o intuitiva, aunque contenga otras lecturas emocionales no coincidentes, dando lugar a varias respuestas en función de los códigos utilizados, pero existiendo siempre una comprensión universal. La manifestación externa formal del poema debe adaptarse a su contenido, las ideas exigen su cuerpo poético, una imagen que brota íntimamente unida a ellas, tanto en la métrica como en el lenguaje. El metro del verso produce una expectación anímica sugerida por la representación externa del poema. Es la expresión material del pensamiento y ofrece un fondo que estimula los ritmos vitales del hombre a través de: una inflexión melódica interna, de la que fluye la fuerza; una melodía externa producida por la métrica y, en su caso, por la rima, y una cadencia en los acentos, cortes y pausas. El fin que busco es ofrecer una poesía que se integre en el ser humano: en su memoria, por el metro y la rima; en su inteligencia, por las informaciones transmitidas, y en su corazón, por el ritmo, la fuerza expresiva que estimula y estremece. ESTILO LITERARIO Por Emma-Margarita R. A.-Valdés III

8 Perdóname, no sabía la intensidad del dolor, jugaba, no comprendía cómo era sufrir de amor. Arranqué las espinas del camino para que tu pie no hirieran, con tus manos cogiste todas juntas y las clavaste en mis venas. Un rasgueo de guitarra me recordó mi dolor, ese rasgueo que rasga y rompe mi corazón. De tu amor sólo queda tu fetiche colgado del marchito corazón, se balancea al son, mientras camino por el último, oscuro, callejón. Tu palabra es agua. Tu palabra es río. Tu palabra es aire. Tu palabra es frío. ¡Qué triste palabra! Muere en el vacío. Muere como el aire. Muere como el río. ¡Qué triste palabra la tuya!, amor mío. GOTAS DE AMOR 1/2 Grabé tu nombre en un árbol y el tiempo lo respetó; grabé mi nombre en tu pecho y el tiempo se lo llevó. Grabé tu nombre en un árbol y permaneció en el tiempo; en tu corazón de mármol no logré grabar mi sueño. Perdóname, tú has sufrido, yo no supe consolarte, ahora sé que me has querido, y yo no he podido amarte. Antes de que cese la tormenta y el sol seque el lodo del dolor, antes de aventar nuestra cosecha y saciar el hambre del amor, antes de sufrir la noche lenta y la oscuridad me hable de ti, antes de que sola el alma muera, ven a mí. Hoy he vuelto a pensar en ti, en aquel gran amor vivido, al que nunca venció el olvido y perdura llorando en mí. ¡Cómo late el recuerdo!. ¡Qué pesada es su carga!. Aún vuelve día a día, aún grita en la distancia, crece y crece su sombra, en la noche se agranda. El recuerdo cautivo me hiere, me desgarra. Ya no encuentro caminos, ya no encuentro posadas, hora a hora se aleja la alegría, la calma. ¡Cómo late el recuerdo!. ¡Qué pesada es su carga!. 1

9 Noche, lamento, desilusión, quebranto, muere mi canto ahogado en desaliento. Por la mañana el sol seca el rocío de mi ventana. Una campana anuncia en mi vacío noche temprana. Una noche quise huir de la celda del cerebro. Sin raíces, pluma y ala, crucé las rejas del miedo. Exprimí rojos racimos, me embriagó el néctar espeso, ciega en sombras, tras la bruma busqué la flor del almendro. Volví herida por las jaras del monte del sufrimiento. Los barrotes de mi celda eran más grandes y gruesos. ¿Dónde encontraré las llaves que cierren mis sentimientos? GOTAS DE AMOR 2/2 El recuerdo me habita sublevado, aún enturbia mi mente con su celo, y en la noche profana mi desierto. Con el día su ardor he suavizado ideándote de hinojos sobre el suelo, rogándome un perdón que en mí ya ha muerto. Llegado el anochecer navegaba en tus abrazos, me enredaba entre tus lazos, me dejaba apetecer. Pero un triste amanecer te alejaste de mi lado y batió mi acantilado el mar del atardecer. Como el caballo de Atila pisaste mi corazón, no volvió a crecer amor en la senda de mi vida. Noche, lamento, escalofrío y llanto, un desencanto nace en mi sentimiento. 2

10 SUEÑO Cubría tu imagen un tupido velo, tejido con odio, rechazo y despecho, se rompió en mi sueño, volviste a mi lecho, y brilló en la noche tu rostro en mi cielo. Desperté feliz, gozando el consuelo de amar tu presencia y aceptar el hecho que vivo muriendo por tu ruin cohecho de risas, caricias, dolor y recelo. De nuestra pasión, de nuestra amargura, de tu frialdad, de mi amor ardiente, de tu sensatez y de mi locura, quedó un buen recuerdo: una ilusión pura, un fértil oasis en mi arena ardiente, un lúcido sueño en mi noche oscura. 3

11 LEJOS DEL ALMA ¡Oh! qué intenso sufrimiento sentir, lejos en el alma, el contacto de los cuerpos. Sólo vislumbro un resquicio de tu interior, de tus hechos. ¡Somos mundos desasidos! Sólo disfruto un retazo de tu pasión, de tu afecto. ¿Son para mí los andrajos? Vivo llorando a tu puerta limosneando amor sincero. ¿Perseguiré una quimera? Amor, hoy, mientras te espero, ¡qué lejos estás de mi alma cuando están cerca los cuerpos!. Para ti, amiga Teresa. Acompañándote en el dolor y, cumpliendo tu deseo, interiorizo y me convierto en protagonista de tus sentimientos e intento expresarlos adaptándome, en lo posible, a tus sugerencias. 4

12 LÁGRIMAS Sus ojos eran mi luz, mi cielo estaba en sus sueños, bebía el mar de sus labios, caminaba en su sendero. Un extraño maleficio destruyó mi firmamento, vagué sin meta, sin rumbo, con mi dolor, con mi infierno. Lágrimas de amor y ausencia apagaron aquel tiempo, sólo queda la ceniza fría y muda de un recuerdo. Otra luz brilló en mis ojos, alada ascendí a su cielo, y su oleaje salobre rompió en mi cantil desierto. Pero un vendaval sombrío deshojó, heridos, mis pétalos. Dolor de cristal y espinas palpita en mis sentimientos. Hoy mis lágrimas son brasas que avivan mi fuego interno. ¿Serán mañana ceniza fría y muda de un recuerdo? 5

13 BURDO SECRETO Yo me iré sin saber en qué amoríos destrozaste mi vida, sin saber cómo y cuándo los espinos me llenaron de heridas. Y en la profunda noche del futuro taladrará mi sueño el absurdo motivo de este oculto, cruel, burdo secreto. Yo me iré y guardarás en ti el despojo de esa baja pasión que descubrí en el fondo de tus ojos y mató nuestro amor. (A Teresa, que me indicó el contenido de esta poesía) 6

14 Vámonos juntos, amor, a aprender lo que es amar, a comenzar otra vida desde la orilla del mar; las arenas de la playa sabrán nuestra intimidad, la luz de blancos luceros alumbrará la verdad. Vámonos juntos, amor, a otro espacio, a soñar, a imaginarnos ser otros y otro el cielo y otro el mar, donde no exista el recuerdo de aquella triste verdad, donde las cigarras canten amor y felicidad. ¡Vámonos juntos! ¡Vámonos ya! El tiempo pasa sin esperar y este momento no volverá. UN MOMENTO Vámonos juntos, amor, a un remanso, a un lugar donde estemos tú y yo solos, junto al cielo, junto al mar, a un pueblecito pequeño, lejos de la gran ciudad, para que nada ni nadie turbe nuestra intimidad. Vámonos juntos, amor, a una playa, a un lugar reflejo del paraíso, bajo el cielo, junto al mar; jugaremos con la espuma de las olas de la paz y bañará nuestros cuerpos sal de la felicidad. Vámonos juntos, amor, a encontrarnos, a olvidar la historia que sembró el odio y, en silencio, conversar; hacia un lugar en el tiempo, cerca de la eternidad, donde nuestras almas hablen libres de la realidad. 7

15 AMOR IMPOSIBLE Inquietud callada. ¿Brillará el lucero de la madrugada?. Impaciencia alada en tanto que espero tu amante llegada. Ruego, desvelada, que en la noche oscura luzca tu mirada. Noche iluminada por tu imagen pura. ¡Vivo enamorada!. ¿Es mi amor sincero sueño irrealizable? ¡amor traicionero! ¡loco pordiosero...! ¿Luz inalcanzable? ¿Se hará realidad o será inviable la felicidad? Sé, por la Verdad, será deleitable en la eternidad. 8

16 AMOR ETERNO El amor es lo único que importa. Amor es flor del alma enaltecida, es don del ser humano, es ciega herida del ser, que desalienta o reconforta. Amor es voz vital que nos exhorta a gozar de la luz amanecida, a saciar la pasión, estremecida con un beso que al cielo nos transporta. Es ola que al pasar nos deletrea y rompe en el cantil de la emoción el tacto de su cálida marea. Es brisa que el dolor del alma orea y hace vibrar la esencia en comunión con el Amante eterno que alborea. 9

17 ILUSIONES Te encontré casualmente en mi camino, amor idealizado de mi vida, y en tu mirada vi mi desatino, los limpios sueños, la ilusión querida, el fuego eterno de un amor divino, ¡desvaríos de mi alma adormecida!. Espero renacer de mi tristeza, avivar la esperanza mortecina, sufrir mi soledad con entereza, superar el dolor que me alucina. Seguiré confiando en la grandeza del amor, cuyo ardor jamás termina. Regresarán antiguas mariposas al jardín repoblado de quimeras, crecerán otra vez flores hermosas, gozaré de risueñas primaveras, de nuevas realidades venturosas, de paz y de alegría verdaderas. 10

18 UN RAMO DE FLORES Con un ramo de flores creaste primavera, lozanía, luces de mil colores, brillante fantasía en la estancia de mi melancolía. Revivió la esperanza sobre el ascua de antiguas sensaciones, olvidé tu mudanza, olvidé tus pasiones, volví a poner en ti mis ilusiones. Y eras humo en el viento, ceniza para el fuego de mi boca, helado desaliento, y, al fin, mi mente loca recordó las aristas de tu roca. No me inquieto, no velo por encontrar amor a mi medida, tú me diste el consuelo: el libro de mi vida con la flor de tu ramo desprendida. 11

19 ME HAS OLVIDADO ¡Nos hemos encontrado!, por tu mirada oscura, tu rígida figura, sé que me has olvidado. ¡Siempre te he recordado!, en mí tu amor perdura, no fuiste una aventura ¡y tú me has olvidado! Pasaron muchos años, hablamos como extraños, huyó aquel tiempo amado. Se acabó mi esperanza, moriré de añoranza, porque me has olvidado. 12

20 HOJA SECA DE OTOÑO Estalló ocre el otoño sobre mí, sobre la savia hambrienta de pasión, estalló de repente y conocí la sequía de la desolación. Soy hoja solitaria, macilenta, sacudida por fría realidad y me aferro, ya muerta, amarillenta, a la rama de la felicidad. ¿Será el barro mi tumba, mi destino, en el mundo de humana expiación?. ¿Será el cielo, o el infierno, un desatino?. ¿Viviré en celestial resurrección? La esperanza no muere en la caída y yo espero un alegre amanecer, seré abono de rama verdecida y en la flor veré al sol resplandecer. 13

21 CARTOMANCIA Reina de corazones, anhelante, en su triste castillo de cristal, desea ver cumplido su ideal con su rey de diamantes. Llegará en su caballo medieval, el talle erguido, firme la mirada, y su hermosa figura iluminada con aureola triunfal. Traerá en su corazón un vendaval de loco amor, pasión arrebatada y una ilusión eterna consagrada a su reina ideal. Se entregará a su amado, fiel amante, será alegre el castillo de cristal, un nuevo paraíso terrenal, feliz, apasionante. 14

22 Amor-agua, fluyendo hora tras hora para dar a los seres el vigor, sin cesar se condensa y se evapora: Eso es amor. Amor-tierra, matriz del fruto, esposa, aporta su alimento bienhechor abriéndose en mil surcos, generosa: Eso es amor. Amor-fuerza, que eleva hasta la altura, de la esencia divino soplo, ardor que en pasión a la arcilla transfigura: Eso es amor. Compartir flor y espina del camino, vivir para otra vida sin dolor, hacer de dos futuros un destino: ¡Eso es amor!. ES AMOR Amor-sol, abrasándose ilumina, dócil volcán de luz y de calor, en cotidiana entrega se extermina: Eso es amor. Amor-estrella, guía, luminaria, consumida regala el resplandor de su belleza muda y milenaria: Eso es amor. Amor-lumbre, apacible llama pálida, a los hogares brinda su fulgor y temblorosa yace en brasa cálida: Eso es amor. Amor-aire, que inunda los espacios y mantiene el latido inspirador, agotándose en chozas y palacios: Eso es amor. 15

23 Olían a hogar y a pan, a jardín florecido, al amado perfume de alejada presencia. Cartas como gavillas de adorados recuerdos. El corazón vibraba entre gozo y tristeza. Sus letras desvaídas al paso de los años, letras fuertes, sinceras, de entrega y de futuro, rezumaban amor en largas líneas rectas. Testamento romántico que aún vive vagabundo. Hoy las cartas de amor son palabras virtuales, llegan en los mensajes, sin perfume, sin rastro de los trazos queridos, sin notarse en sus letras la emoción, la nostalgia y el temblor de las manos. Se guardan en carpetas de archivos personales del correo electrónico, son otro documento del área de trabajo. Quizá un malvado error, en un día cualquiera, elimine el recuerdo. La grafía aparece con la fuente instalada, en un modelo estándar, carente de latidos, llegan sin un cartero que llame a nuestra puerta y nos deje el tesoro del palpitar cautivo. Añoro abrir con ansia el sobre deseado que trae sabor a besos, a caricias perdidas, el tacto de sus dedos, a huellas de su piel, y leer expectante las amadas noticias. Guardar con gran ternura en íntimo cobijo las cartas del amor, atadas con la cinta de la seda del alma. Y, pasados los años, alegrar mi vejez con flores de la vida. ANTIGUAS CARTAS DE AMOR Añoro aquellas cartas de los antepasados, cartas de amor guardadas en la hondura del alma y en un cofre secreto, con un lazo de seda, por temor a que el tiempo se lleve las palabras. 16

24 SENTIMIENTO Noche, lamento, escalofrío y llanto, abatimiento, desencanto. Por la mañana el sol seca el rocío de mi ventana. Mi día es negro y frío y sólo siento el dolor, el vacío y mi tormento. Temor y espanto, pena, lamento, escalofrío y llanto, desaliento. 17

25 SEMBLANZA Revestido de niebla anochecida, ante tus ojos fríos, desnudo de tu luz, tiembla de amor mi cuerpo. Indago en la espesura, en la íntima hojarasca de tu fronda, esperando alcanzar lo inalcanzable, tras el cristal velado por las hiedra de tu mirada esquiva. Sólo veo en el fondo de tus sueños laberinto de oscuros entresijos, hermético, recóndito. Sólo siento tus ramas deshojadas, la orfandad de caricias en tus dedos estáticos, la apatía, el hastío, la gélida humedad de labios estoicos, desbandada de besos, silencio encubridor, inhóspita cosecha de tu erial. Habito ante tu verja, recorro los senderos desolados en mis lóbregas noches solitarias por tardes derramadas en esquina poblada por la sombra. Crece escarcha en la ruta del olvido, se aleja el horizonte de mi paz, y el vacío me grita en el mutismo de mi cuerpo roto. 18

26 MI ANTIGUA VENTANA AL AMOR Te veía, asomada a mi ventana, con tus andares de velero al viento, y suspiraba con mortal lamento, honda fragancia de una flor temprana. Triste recuerdo es mi pasión lejana que convirtió la vida en un tormento, en un morir doliente a fuego lento, en la desesperanza del mañana. Quiero olvidar, de aquel amor ausente, tu amada imagen en mi vida vana, que la llenó en un tiempo plenamente, y el pensamiento, loca filigrana, vuelve hacia ti, a verte adolescente, en nuevos sueños desde mi ventana. 19

27 VENDRÁS Cadencias del alma perturban mi mente, me ofrecen tu imagen de ayer, renacida, imagen de amor, que estaba perdida en olas de olvido gélido, silente. La niebla que esconde tu sol reluciente levanta su velo, rota, estremecida. Me cubrió el dolor de tu despedida y se abre a tu amor, aún vivo y ardiente. Espero anhelante el dulce momento del íntimo encuentro, del cálido abrazo, del fin del temor, del mortal lamento. ¡Vendrás a mi lado, amante, sediento! ¡Vendrás a anudar aquel viejo lazo! ¡Vendrás a extinguir nuestro alejamiento! 20

28 EN LA OSCURA NUBE DEL DESEO Cuando en la oscura nube del deseo, ausentado tu interno sentimiento, huérfano del amor, vacío y ciego, sacies tu ardor obsceno, piensa que hay otro cuerpo de tu cuerpo, limpio, blanco, caudal de luz y fuego, un alma enraizada en tu sendero y que sufre en silencio. No olvides que ese amor sincero, pleno, es un frágil cristal, es luz de cielo que no podrías comprar con tu dinero, y muere entre tu tedio. Recuerda, en esa hora del deseo, que tu lujuria paga un alto precio, soledad, desamor, odio, despecho, del amor fiel, perfecto. Tu parodia de amor es triste juego, el auténtico amor es gozo intenso, y ese juego ajará, con tu desierto, el amor verdadero. En esa oscura nube del deseo, flagelado tu cuerpo, carne, beso, perfumado otro barro, húmedo, muerto, no te olvides del riesgo. (Amiga Teresa, he compuesto esta poesía siguiendo tus sentimientos y la publico para que, según tú dices, se conozca el resultado de la infidelidad.) 21

29 UN PASEO Caminaba. Atardece. Mi pensamiento vaga. Vi, al pasar, la emoción en tu mirada. Me llegó tu ternura y te esperaba. Caminaba. Tus ojos me excitaron, quedó mi alma turbada, conmovida, fascinada. Mi inquieto corazón te deseaba. Caminaba. Tímido apareciste en la distancia. Tú en silencio, a mi lado, y yo callada. El amor con nosotros avanzaba. Caminaba. Anochece. La luna me acobarda. Te dije adiós. Temí estar cautivada. Contigo huyó el amor. Vacía lloraba. 22

30 Cae la luz en mis ciegos ventanales; la escarcha del ocaso enciende la nostalgia de la aurora; fustiga a mis corceles la indolencia. Espejea en mis ojos el hueco de tu imagen; me ensordecen, me alocan, voces de tu silencio, y me estremece el tacto del vacío. Las horas pasan lentas sobre el rápido curso de la vida. Un musgo húmedo y verde alfombra mis pisadas por un pasillo rojo, llameante. Hoy estás más presente por tu ausencia, hoy lates en el ser de mi nada. Habitas en el aire de rincones desiertos y llenas mis estancias. Descubro la alegría y me acosa el dolor. Sigue en mí aunque lejano; eres la primavera de mi invierno cumplido; eres sol luminoso de mi noche. Renaceré en la muerte con tu presencia viva. TU AUSENCIA (Mc 16,19; Lc 24,51; Hch 1,9-12) Mi casa está colmada de tu ausencia. Se dibuja el recuerdo por las blandas paredes del olvido. Espinas de la tarde me acarician con la hiriente dulzura de tus manos. ¿Qué aflictivos senderos cruzarán el feliz horizonte de las lágrimas? ¿Dónde hallaré tu rostro?. 23

31 24 UNA CANCIÓN..., UN RECUERDO La música avivó tu recuerdo escondido entre luces y sombras y fulgores de estrellas, en los lagos azules de las noches sin huellas, en los montes y valles, moradas del olvido. Y yo corrí a tu encuentro por caminos lejanos, galopé sobre el tiempo, surqué el mar, la marea del último te quiero, que en el alma aletea, y soñé que amorosas se unieron nuestras manos. Volamos en las nubes de rosa melodía, nos eleva la dicha, los fulgores dorados de los rayos de un sol distinto, y enlazados, en nuevo firmamento hallamos la alegría. Y paseamos juntos en ideal presente por las calles pobladas de apasionado amor. Felicidad extraña, vestida de dolor por una lucha interna entre el sueño y la mente. ¡Qué hermoso mi delirio! hondamente sentido. No quiero despertar, deseo abandonarme en las notas hirientes, por tu amor extenuarme y morir en tus brazos al ritmo revivido.

32 DESNUDEZ REBELDE (Mt 19,10-12; Ap 14,4) Un golpe sofocante, una oleada ardiente recorre los sentidos, un animal cautivo aúlla, gime. La tierra está más próxima y reclama en el surco la semilla. El primitivo impulso creador, visceral, enloquece el cerebro. Pájaros ciegos trinan y aletean ahogándose en relámpagos de sangre. Se enardecen las cumbres con ráfagas intensas de pasión. Como un ancho desierto ávido de humedad, lleva el cuerpo su arena hacia las playas, roja ansiedad febril hace crecer las dunas, lenguas de fuego abrasan los rincones y las aristas frágiles. La carne temblorosa es clamor lúbrico por el tacto y el beso, la extenuación y el éxtasis, con el grito bestial de la materia. La salvaje oleada de placer, bajo educadas túnicas, estremece en sus límites la desnudez rebelde. 25

33 ANIVERSARIO No celebramos nuestro aniversario. Los dos sabemos que hoy es nuestra fecha. La promesa de amor ante Dios hecha con humano perdón de su Calvario. Este día estremece el calendario. Ni tú ni yo lanzamos una flecha hacia aquella pasión, cuya cosecha late ardiente en recóndito sagrario. Desde la lejanía nos amamos. Nos duele la cruel separación. En soledad sufrimos y esperamos. Nos oprime el silencio, mas no hablamos. Está gritando amor el corazón y con orgullo en lágrimas lo ahogamos. 26

34 TU ABRAZO Vivo tu lejanía vagando por la luz de tu espejismo, me abrasa esta locura, este exorcismo de tu presencia, de tu cercanía. Una tristeza fría galopa por mis venas, el abismo me llama a un dulce vuelo, a un bautismo en tu mar de pasión, de hechicería. Porque saben mis cuitas las sombras de la noche merodean, las flores del jardín amarillean y las hojas del roble están marchitas. Añoro nuestras citas. Espero que los nuevos tiempos sean como tierras salvajes que verdean salpicadas de blancas margaritas. Ya está la primavera asomada a la orilla del camino, se oye su canto mágico, ese trino encantado de dicha venidera. Tu ardiente enredadera se enrosca en mi presente, en mi destino, y tu abrazo es el éxtasis divino que ilumina la noche de la espera. 27

35 DOLIENTE AGONÍA ¡Cuánta muerte cabe en el corazón!, humo en el viento fueron otros días, lluvia de otoño lento, pena de amor, atardecer en el jardín del alma, el tiempo irá nevando cana a cana la espesa nieve de melancolía. El aura agita el ahogo, el desazón, se va secando el agua de la vida, ansia de amor distante, cruel sinsabor, anochecer en el desierto informe, arrugas en el cuerpo noche a noche, ardiente arena en duna aterecida. Fría aurora sin luz, sin ilusión, agrio lamento, estéril lejanía, nublado firmamento, crece el dolor, amanecer sin luz, sin esperanza, inmensidad doliente llaga a llaga, mortal tristeza, trágica agonía. 28

36 PODRÉ VIVIR FELIZ Cuando se cumpla la hora del encuentro y brillen las imágenes perdidas, cuando se abran quejosas las heridas, emergerá el dolor que llevo dentro. No miraré hacia atrás ni hacia mi centro, inventaré un futuro a nuestras vidas, recordaré las fechas más queridas, gozaré del soñado reencuentro. En el acalorado aturdimiento disfrutaré la dicha de la entrega en la vivencia fácil del momento. Con la ilusión de un nuevo sentimiento y con el alma sorda, muda y ciega, podré vivir feliz, sin sufrimiento. 29

37 Aún quedan risas en este infierno, aún vuela el águila sobre el desierto. Quiero gozar, vivir de nuevo. Quise morir, ¡cruel pensamiento! Aún guardo amor, mas siento el miedo, Aún la esperanza me ofrece aliento. Quiero alcanzar el firmamento. Ansío la calma en mi trayecto. Aún permanezco viva en el tiempo. Aún quedan días en el sendero. AÚN Aún queda vida, grita el deseo, aún late el alma, aún vibra el cuerpo. Quiero confianza para mis sueños. Pido algo extraño: amor sincero. Aún silba el aura, aún quema el fuego, aún brilla el sol, y espero, espero... Siento el rugido del universo y la pasión de mis anhelos. 30

38 DESESPERANZA Se abrieron a deshora las puertas del abismo cuando el sueño trazaba la ruta del amor, y el alma fue arrastrada hacia el negro vacío donde el dolor y el miedo destruyen la ilusión. La angustia se hizo dueña del día y de la noche, abrasó las estancias ennegreciendo al sol, extendió oscuro manto sobre el claro horizonte, luchó con la alegría y al final la venció. Permanece el recuerdo, la silente tristeza, los harapos ardientes de carne enamorada, y un aciago temor aísla y encarcela al corazón que sufre sumido en la nostalgia. Corroe el pensamiento el hechizo lejano y el roce de la dicha y el estremecimiento de todos los sentidos y el amor desterrado... ¡Elocuente epitafio para el fiel mausoleo! Ya no habrá primavera en la tierra agostada, ya no habrá sementera en el cuerpo hecho páramo, ya no habrá luz del día en la celda del alma, sólo habrá en el abismo un ataúd metálico. 31

39 PROFECÍA Tu estrella brillará en la lejanía del horizonte gris de mi desvelo. Vehemente luminaria de alegría cegará la tristeza de mi cielo. Volaré ilusionada en ese día a gozar del amor y, sin recelo, alentaré mi loca fantasía, morirá mi temor, mi interno duelo. Volverá la pasión y la utopía se cumplirá, se saciará mi anhelo de sentir tu calor, tu cercanía. Yo sé que brillará en la lejanía, con nueva luz, derretirá mi hielo. Me amarás, te amaré, es la profecía 32

40 PLENILUNIO La luz del plenilunio argenta nuestros cuerpos en la umbría, violento ardor antiguo sacude secas hojas del otoño. Una voz silenciosa susurra palpitante los recuerdos de un pasado feliz y de un tiempo maldito, inolvidable. Amor y desamor colorean las ramas incipientes del nuevo florecer de las semillas en terreno baldío. ¡Esperemos al sol! alumbrará la noche de los sueños, perfilará las sombras y alcanzará el amor su plenitud. 33

41 JUEGO DE AMOR Tu amor ha estado siempre junto a mí y en mí, como la luz del mediodía, como una silenciosa melodía que yo, ciega de celos, no sentí. Me arrepiento del tiempo que perdí sufriendo inútilmente la agonía de imaginar tu falsa lejanía, cuando siempre tu amor ha estado en mí. Después de padecer tu infiel engaño, ahora sé que ese juego fue inocente y la herida de tu traición restaño A lo que llamas juego fue un gran daño, sufrió mi amor. Sintiéndome ausente de ti, te contemplé como a un extraño. 34

42 SEPARACIÓN 1/2 Un grito está latente en mi garganta ahogado por la fuerza del dolor. El alma torturada se quebranta. ¡Hoy he muerto a la vida y al amor!. Una tristeza inmensa me domina. Una angustia letal roe por dentro. Jamás podré arrancar la aguda espina que me clavaste, amor, en pleno centro. Siento rabia, temor, desasosiego, asco, sed de justicia y de venganza, rebeldía, rencor, delirio ciego, náuseas, desprecio, trágica añoranza. Sé de tu burla y risa compartida, fría traición, cruel y despiadada. Por tu infidelidad brotó mi herida, es vuestra unión adúltera, malvada. Horas preñadas de mentira baja, noches de insomnio, angustia e impaciencia, soledad que me hirió con la navaja de la aflicción que causa mi demencia. Años de sacrificio y privaciones, de lucha, de pasión y de esperanza, de dicha y sufrimiento, de ilusiones, ¿no merecen abrirse a la confianza?. ¿Por qué no me contaste tu aventura?. ¿Por qué te acorralaste en el engaño?. Pedí sinceridad, la verdad pura. ¿Cómo has podido hacerme tanto daño?. (Con tus sentimientos, mi querida amiga Teresa, he compuesto esta poesía y, siguiendo tu deseo, la publico para que, según dices, se conozca el dolor que produce la infidelidad y la separación.) 35

43 ¡Qué tristeza tan grande en los recuerdos!. ¡Qué pesar tan profundo!. ¡Qué agonía!. ¿Cómo ser tan crueles siendo cuerdos?. Sabíais bien lo mucho que sufría. ¡Qué traición!. ¡Qué maldad!. ¡Qué alevosía!. ¡Qué falta de piedad!. ¡Cuánto egoísmo!. ¿Y podías vivir con alegría habiéndome arrojado al negro abismo?. Hoy estoy sola, sin amor, sin bienes, sin familia, sin besos, sin caricias, corroída en dolor hasta los genes, desperdigada mi alma entre inmundicias. Perdí lo más amado en el camino, no comprendo el sentido de mi vida, fue mi vagar de triste peregrino, dejé jirones de alma enternecida. Años de juventud, de vino y flores, se urdieron para mí con hiel y espinas. Mi sino yacerá entre mis clamores, ¡moriré bajo el peso de mis ruinas!. SEPARACIÓN 2/2 Trabajé anonadándome en la entrega, regalándote el fruto del trabajo que pusiste en la mano que ahora juega a romper mi ideal con golpe bajo. Ya no existe esperanza de futuro, he perdido la fe que en ti tenía, he bebido la copa de cianuro que sirvió, con amor, tu mano fría. 36

44 PUERTAS CERRADAS No puedo abrir las puertas de tus sueños ni compartir la senda de tu vida. No brotan los rosales que he plantado en el áspero barro de tu piel. Mis lágrimas no ablandan la dureza de tu alma sumergida en otro mar. Me asfixia esta distancia y me angustia el latido de mis pulsos rompiendo el corazón. Tu arrogancia me colma de fracasos, tu silencio es un grito en mi interior y ultraja mis suspiros. Las nubes de tu cielo no derraman la lluvia redentora sobre mi alma reseca por la espera. Sembraré otras quimeras en el páramo amargo de tu agravio. Mi dolor empantana el fuego que encendiste en los árboles secos de mi bosque. Quizá broten rosales con las gotas crecidas de mis ojos, su belleza y fragancia alegrará el futuro en mi camino. Abriré nuevas puertas, traspasaré el umbral y viviré llena de luz, de paz y de calor. (A Teresa, inspiradora de esta poesía) 37

45 SE VESTIRÁN DE LUTO MIS VERSOS Se vestirán de luto mis versos por tu ausencia, morirán las palabras bajo el verde ciprés. los sauces llorarán y el susurro latente pronunciará tu nombre. Hoy te veo partir hacia nuevos paisajes. Te alejas impasible… Te llevas la fragancia de las noches de luna, el sabor de las fresas de mi huerto de amor, el tacto de mis dedos sobre tu piel viajera, el sonido armonioso de común sinfonía, y la luz de mis ojos. El manantial furtivo no saciará mi sed, el viento secará mi vergel de quimeras, mi tierra será estéril y el fuego de tus labios no abrasará mi boca. Me enloquece el dolor. Las uvas de la vida me negarán su néctar, el reloj silencioso igualará las horas, el día se hará noche, se eclipsará la estrella de sueños vagabundos, y me ahogaré en el mar de negros sentimientos. Sólo tengo un consuelo: Cuando pasen los años y emblanquezcan mis sienes, partiré a la morada de la gloria infinita, donde las uvas manan el néctar inmortal, donde no existe el tiempo, las estrellas relucen bajo la luz del sol. y el amor se desborda en eternos abrazos. 38

46 ¡ VETE ! ¿Por qué he dejado de amarte?, me preguntas la razón. He llegado a idolatrarte. ¡Me rompiste el corazón!. Eras mi único baluarte, derruido con engaños. ¡Duele!, ¡lastima apartarte y recordar nuestros años!. Duele el rescoldo caliente. Duele el ascua atesorada. Duele tu imagen ardiente. Duele la esencia inflamada. Se ha abrasado la simiente de tu amor en mi sembrado. Ya no es tu cuerpo atrayente. Y mi cuerpo está asolado. ¡Sé que no podré olvidarte!. Arribarás a mi noche y desearé abrazarte. Me pides no te reproche... ¡Calla!. ¡No quiero escucharte!. ¡Vete lejos de mi vida!. ¡Vete!, sólo alcanzo a darte fría sangre de mi herida (A Teresa)

47 AL FINAL DEL CAMINO Llegamos al final del buen camino que juntos recorrimos paso a paso. ¡Qué triste es contemplar, en el ocaso, bifurcarse el amor!. ¡Cruel destino!. Te amé con un amor casi divino, quizá causó mi arrobo este fracaso, hoy tengo que apurar a fondo el vaso de verte hacia otros brazos peregrino. Quizá yo te empujé con mis desvelos por compartir tu vida día a día, por disfrutar las horas a tu lado. Quizá yo te envolví con necios celos y lo que ayer fue loca fantasía en triste realidad se ha transformado. Para ti, amiga Teresa. Acompañándote en el dolor y cumpliendo tu deseo, interiorizo y me convierto en protagonista de tus sentimientos e intento expresarlos adaptándome, en lo posible, a tus sugerencias. 40

48 DÍA DEL AMOR Hoy es "Día del Amor", día de hechizo, de encanto, de ventura, de quebranto, de alegría, de dolor. Amor, loca ensoñación, eres la más bella idea, mariposa que aletea entre espíritu y pasión. Eres mágica ilusión, una hermosa fantasía, agradable algarabía que embelesa al corazón. Hoy es "Día del Amor". Sólo un día en todo el año celebramos a un extraño, de los mitos el mejor. 41

49 HOY LLUEVE Hoy llueve... Hoy es tu día, San Valentín. Es una fecha para el amor. Quizá de amor suspira el cielo y llora. Quizá la lluvia sean sus lágrimas, Amor y lágrimas van siempre unidos. Amor: ¿Te llamas lluvia?, ¿te llamas llanto?; ¿dónde estás?, ¿dónde?. Sigue lloviendo... Duermen los pájaros. Los sauces lloran. Pierde sus flores el amaranto. Los ríos bajan crecidos, turbios. Los brotes tiernos se ahogan, mueren. Y se celebra tu día, amor. ¿Dónde estás?, ¿dónde?. Crecen los niños sin un hogar. Bailan los jóvenes sobre el abismo. Tiemblan los viejos frío abandono. Mueren hambrientos los marginados. Sigue lloviendo... ¿Amor?. ¿Dónde estás?, ¿dónde?. Veo tu rostro, oigo tu voz, tu nombre eterno es caridad, ¡y hoy llueve!, sigue lloviendo... 42

50 ¿QUÉ MAR TE OCULTA? Otra vez te he perdido en el paisaje del bosque de la vida. La sombra del temor en el ramaje nubla le amanecida. Te he buscado por riscos y hondonadas, por noches sin estrellas, pedí ayuda a los gnomos y a las hadas para encontrar tus huellas. Te he buscado en las playas y en los ríos, en los rayos del sol, en los antros malditos y sombríos, en la luz del farol. Otra vez soy esclava de la pena, no la puedo acallar. Quizá escuchaste un canto de sirena y te llevó a su mar. Espero que regreses a mi orilla en brazos del amor, que se acabe esta horrible pesadilla, este cruel dolor. Te encontraré algún día venturoso henchido de ilusión. Renacerá el fulgor maravilloso de la antigua pasión. 43

51 FRIALDAD EXTRAÑA En frío, lentamente, sin piedad, sabiendo mi agonía y mi dolor, como algo natural, segó mi amor la mano que besé por su bondad. Se llevó mi confianza, mi heredad, y dejó un hueco helado en mi interior, arrancó ese entusiasmo, ese candor que no conoce engaño ni maldad. En gélida mañana, la traición, con ponzoñosas uñas de alimaña, surcó mi cuerpo trémulo y baldío. Sólo crece cizaña. Sin pasión, sin amor, sin dolor, nada me daña. ¡Cómo añoro mi ardor!. ¡Odio este frío! (Para ti, amiga Teresa. Acompañándote en el dolor y cumpliendo tu deseo, interiorizo y me convierto en protagonista de tus sentimientos). 44

52 TRÍPTICO DEL ODIO I – EXPLOSIÓN DEL ODIO Hoy sufro el gran dolor de tu traición, se derrumbó tu amor sobre mi entraña, entre sus ruinas crece la cizaña del odio cosechado en mi pasión. Es volcán de rencor en erupción, marejada de un asco que me baña, un alud de fiera ira que con saña arranca en mí la rabia de un ciclón. Me revuelco en el fango de impotencia por cambiar esta ruta del destino, por injertar en ti nueva conciencia, y me traspasa el alma la impaciencia por desterrar tu imagen del camino, no sufrir, alejada, tu presencia. II – ADOLESCENCIA DEL ODIO Te odio con pasión, profundamente, mi odio es oración de cada día, surge en mi ser como una rebeldía y te odio con el cuerpo y con la mente. Es grito de un pasado vehemente, estertor de un presente en agonía, lamento de una amada fantasía, quejido de un futuro inexistente. Es el dolor por mi vida perdida, el vacío abismal del corazón, el pavor esencial de mi alma herida. De salvación eterna soy suicida, pues no perdono tu cruel traición, y ruego que el perdón salve mi vida. III – MADUREZ DEL ODIO El tiempo me otorgó más fortaleza, los años han calmado mi pasión, pero el dolor golpea el corazón con latidos de angustia, de tristeza. En mi centro se fragua su firmeza, cual hierro que al sufrir la combustión se funde y, en fatal aleación, adquiere, con el frío, más dureza. El recuerdo me habita sublevado, aún enturbia mi mente con su celo, mas su ardor inicial he suavizado. Te imagino de hinojos, humillado, rogando mi perdón. Y sólo anhelo decirte que mi amor ha terminado. 45

53 I – ¡ENSÉÑAME, SEÑOR, A PERDONAR! ¡Enséñame. Señor, a perdonar! Tus brazos en la cruz, escarnecido, son un abrazo abierto al que te ha herido, te inmolas por amor en vil altar. Llagado, solo y próximo a espirar, nos legas tu perdón en un gemido, entregas hasta el último latido, mas sabes volveremos a pecar. ¡Enséñame, Señor, a perdonar! Abre al amor mi corazón herido. Que olvide la traición y vuelva a amar. Deseo perdonarle y olvidar y superar el daño producido y conseguir la unión sin recelar. II – ESPLENDOR DEL PERDÓN Las compuertas del alma trae abiertas, rebosando en tu boca la verdad, anegado de fiel sinceridad, libre de hipocresías encubiertas. Riega con tu pasión mis secas huertas, inunda con tu amor mi soledad. ¡Sembremos la ideal felicidad y haremos fértil nuestra tierra yerta!. Injertaré tu amor en mis heridas. Acogerán mis lágrimas tus venas. Renacerá la dicha desprendida. Con nuevo amor las ramas florecidas podré olvidar aquellas hondas penas, crear brillantes horas compartidas. III – OCASO DEL PERDÓN Tu amada voz, grabada en mi memoria, me habla de amor, ¡recuerdo tan querido!, me invade su alegría y su quejido, la pasión y el dolor de nuestra historia. Me dices que perdone la irrisoria aventura que yace en el olvido. En mi interior perdura su latido. El fuego de mi amor es fría escoria. Ya es tarde, ¡tarde!. Noches de tormento, de soledad, de llanto de añoranza, marchitaron la flor del sentimiento. Tras agrio, cruel, tenaz resentimiento, sólo hallarás en mí desesperanza. Perdón te doy como último lamento. TRÍPTICO DEL PERDÓN 46

54 EN EL OCASO He pasado la cumbre de mi vida, desciendo tristemente una ladera que lleva, inexorable, a la postrera senda, un erial de tierra envejecida. Quiero esquivar su trágica embestida, revestirme con verde primavera, vivir intensamente la quimera del amor, aplazar la despedida. El sentimiento anida moribundo, me ahoga, me encadena, es más fuerte que los cortos placeres, y este mundo seguirá siendo angustia, llanto, muerte, entre pájaros, flores, mar rotundo... ¡Es inútil luchar! ¡Qué amarga suerte! 47

55 VIDA SIN AMOR Espacio sin aire, caminar sin pasos, vida sin la vida, sin prisa, sin ánimo, sin hambre, sin sed, cansancio..., cansancio... No existe ilusión, el cielo es extraño, el ambiente es frío, el cuerpo es pesado, palpita el cerebro, se hielan las manos, no hay sueño en la noche, se habita el letargo, un letargo inmenso, un letargo trágico. No hay agua en la fuente, no cantan los pájaros, la flor no florece, el alma es un páramo; los días, las noches, los meses, los años, los lustros, los siglos, son muerte esperando, una muerte lenta de un espeso barro. Espacio sin aire, caminar sin pasos, vida sin la vida en un mundo lánguido... ¡Qué oscuro desierto de amor!. ¡Qué cansancio!. 48

56 EN CADA ARENA DEL RELOJ Me duele haber nublado los días luminosos de tantas primaveras por esperar el fruto del almendro, mientras brotaban rojos los claveles. No he escuchado el fragor del oleaje en playas y cantiles en veranos abiertos a la vida. No he gozado la paz del palmeral ni el aroma embriagado de locura. La memoria será testigo mudo de la fiebre de ortigas, de arrayanes, de los brotes floridos deshojados, cuando el sol se ofrecía a los renuevos. Las uvas del otoño manan el vino amargo de las huellas perdidas en la ruta de angustias y presagios. Hoy abro mis refugios al presente, destierro sedimentos de temor y agonía por el futuro trágico o feliz con un final por siempre conocido. Saboreo el amor, estable o transitorio, el néctar del momento, en cada arena del reloj del mundo, e iré haciendo sin miedo mi equipaje para el tránsito a la última estación de la promesa mística. 49

57 ¡QUÉ SABÉIS DE MIS PENAS! ¡Qué sabéis de mis penas si me veis sonriendo! Es mi risa la mueca del rostro de los muertos porque se ha descarnado, poco a poco, su cuerpo, en fría soledad, habitando el silencio. Y mi sonrisa es hueca, como la de los muertos, porque se ha desalmado, poco a poco, mi cuerpo, me abandonó el amor y en soledad me muero. ¿Qué sabéis de mis penas si me veis sonriendo? 50

58 TÚ Y YO Como agua fresca, cristalina, pura, unión de dos sencillos elementos, fue nuestro amor un río de ternura. Como la sal del mundo y de la vida, la base indispensable a la existencia, moraba tu alma en mi alma entretejida. Como el fuego violento, enfebrecido, deja ascuas mortecinas tras su paso, nuestro amor quedó en humo convertido. Como la lluvia torrencial de invierno anega la cosecha y la destruye, se ahogó nuestra pasión en un infierno. 51

59 ESQUIRLAS Una palabra, un gesto, una imagen, una nota perdida en el espacio, una risa, una flor..., cualquier detalle revive en mí rescoldos del pasado. Un nubarrón de penas y agonías ensombrece la luz de la mañana, un velo rojo y negro a la deriva atraviesa el cristal de mi atalaya. Se derrumba el castillo de mis sueños por el temblor helado de la muerte; vieja angustia se instala en mi universo con vómitos de hiel en cuerpo y mente. Ya no puedo vivir igual la vida, me han mutilado a espada en el camino, el fuego de mi amor es hoy ceniza y la risa inicial es un gemido. No logro contemplar la amanecida, ni las rosas, ni el mar, ni las palomas, me ciegan las heridas, los estigmas que con hierro grabó la aciaga sombra. Quiero olvidar los trágicos instantes, no remover recónditas esquirlas, mitigar un dolor que ya no cabe en el alma embotada, enloquecida. Pero un gesto, una ráfaga, una nota... maléfico espejismo del pasado, me inunda de un recuerdo que me ahoga ¡y no quiero!, ¡no quiero recordarlo!. (A mi amiga Teresa, cuyos sentimientos han inspirado esta poesía) 52

60 CANTO DE SIRENA En el puerto, junto al barco de lejanas travesías, te contaba cosas mías, tú contestabas muy parco: chiquilladas, fantasías. Llegado el anochecer me estrechabas en tus brazos, ¡navegaba en tus abrazos!, yo me dejaba querer, me enredaba entre tus lazos. Pero un triste amanecer te alejaste de mi lado, ¡alcotán que el vuelo ha alzado!, olas del atardecer batieron mi acantilado. Zarpó tu barco cargado con mis castos embelesos en la red de tu amor presos, ¡y mi corazón clavado con el arpón de tus besos!. 53

61 NUEVO AMOR 1/2 Cuando te conocí vibré con tu presencia, mi alicaída esencia voló rauda hacia ti. En mi interior temí por mi alma devastada, primavera agostada en un antiguo amor, de cuyo gran dolor yacía atormentada. Mi mente era morada de amargos pensamientos. Con largos sufrimientos y la ilusión perdida, ansiaba estar dormida, olvidar los tormentos, borrar los pensamientos y jamás despertar. Ilógico abrigar una nueva pasión. Despierto el corazón volvería a llorar. En extraño lugar feliz en desventura..., aislada la ternura, vivía complacida en soledad sumida, bañada en amargura, En esta singladura carente de esperanza, perdida la confianza, temí celos de amor previendo su dolor hiriera mi bonanza. 54

62 NUEVO AMOR 2/2 Del alma la mudanza es un divino don, una mágica unción curando nuestras llagas, las manos de las sagas limpiando el corazón. Feliz renovación del ente inmaterial, es hálito inmortal que en nuestro ser profundo construye un nuevo mundo, eterno es su caudal. Al soplo celestial en amor renacía. Así, en un blanco día surgido en negra noche, tu ardiente y firme broche prendió en mí la alegría. Vehemente algarabía fundido el frío hielo. Las dos almas en vuelo, cita de amor naciente, se unieron dulcemente en renovado cielo. Sin el aciago velo fue nuestro amor ardiente, unión de cuerpo y mente, ideal y sensitivo, salvaje y primitivo, inefable, ¡infrecuente!. 55

63 PAPEL DE TORNASOL Soy para ti, amor, como papel de tornasol. Si tú ríes, río; si tú lloras, lloro; eres mi delirio, alumbras mis ojos, sacias mis sentidos. A tu lado existo, en ti me abandono, domas mi destino, mi rostro es tu rostro, mi sol es tu brillo. Soy para ti, amor, como papel de tornasol. Cuando tú me abrazas, soy tea encendida en tu llamarada, radiante energía, calor de mi casa. Bajo tu mirada, soy bella, atractiva, lucero del alba, amapola tímida que tu trigo ampara. Soy para ti, amor, como papel de tornasol. Sin ti soy silencio, plomizo crepúsculo, helado desierto, marmóreo desnudo bajo velo negro. Soy para ti, amor, como papel de tornasol. Y si tú me amas, hay fruto en mi tierra, música en el alma, deshaces mi niebla y se abren mis alas. Soy para ti, amor, como papel de tornasol. 56

64 LA BODA (Gn 2,7; Mt 10,28; 26,41; Jn 4,24; 20,22) Al contemplarse en ojos que subliman con fuego del amor en la mirada, y el beso y la caricia llenan, miman, las almas del amado y de la amada; al brotar goces místicos que animan una esencia recóndita, olvidada, y los cuerpos ardientes se aproximan con más luz que la carne en llamarada, entienden que algo vive eternamente, que un ser etéreo y vivo les habita, distinto de su cuerpo y de su mente. Por este amor, sentido plenamente, la gracia celestial brilla, palpita, y hoy consagran a Dios su amor ferviente 57

65 EL MAR DEL DESTINO Hoy me conduce el mar de mi destino al bravío oleaje de tu abrazo en la galerna oscura de la vida. Quiero enlazarme al delta de tu cuerpo y bañarme en la espuma de tu piel. Llevo en mí tu sabor a sal y azúcar. Volará mi deseo hacia tu oriente, dibujado en la luna cada noche, al encuentro de tus ansiados ojos. La lluvia te hablará de amantes lágrimas en mi horizonte gris. Volveré del sinuoso derrotero como arroyuelo herido en las rompientes buscando la llanura de tu amor. Se poblará el paisaje de alegría con palmeras doradas por tu brillo. Sonreirá la noche a los augurios y beberé el rocío en la copa que ofrecerán tus labios sedientos de la dicha del laurel. Ascenderemos juntos al nirvana sin límite en la aurora. 58

66 ESPEJISMO Es tu cuerpo espejismo de otro cuerpo, tu mirada fulgor de otra mirada; yo vivía sumida en aquel cuerpo, veneraba el ardor de su mirada. Es tu voz resonancia de otra voz, y tu tacto es el tacto de otras manos; me embelesa el sonido de esa voz y acaricio la piel de aquellas manos. Aún percibo el olor de tu perfume y el adúltero olor de ajena carne. El presente me envuelve en tu perfume y me estremezco al roce de tu carne. Pero tu alma no es limpia, no es aquella, es otro tiempo, no es el mismo tiempo, yo te amaba, adoraba el alma aquella... ¡se murió aquel amor con aquel tiempo!. Para ti, amiga Teresa. Acompañándote en el dolor y cumpliendo tu deseo, interiorizo y me convierto en protagonista de tus sentimientos. 59

67 Podré vivir feliz Aún Desesperanza Profecía Plenilunio Juego de amor Separación Puertas cerradas Se vestirán de luto mis versos ¡Vete! Al final del camino Día del amor Hoy llueve ¿Qué mar te oculta? Frialdad extraña Tríptico del odio Tríptico del perdón En el ocaso Vida sin amor En cada arena del reloj ¡Qué sabéis de mis penas! Tú y yo Esquirlas Canto de sirena Nuevo amor Papel de tornasol La boda El mar del destino Espejismo Créditos Nota del autor del PPS Currículum Vítae Estilo literario Gotas de amor Sueño Lejos del alma Lágrimas Burdo secreto Un momento Amor imposible Amor eterno Ilusiones Un ramo de flores Me has olvidado Hoja seca de otoño Cartomancia Es amor Antiguas cartas de amor Sentimiento Semblanza Mi antigua ventana al amor Vendrás En la oscura nube del deseo Un paseo Tu ausencia Una canción... un recuerdo Desnudez rebelde Aniversario Tu abrazo Doliente agonía 60

68 POESÍAS DE AMOR – Tomo I Autora: Emma-Margarita R. A.-Valdés Publicado: Mayo Autor Presentación: Vicente Sánchez Pino Diseño: Vicente Sánchez Pino Imágenes : La mayoría son de la pagina POESÍAS DE AMOR Música: Sonate pour piano nº 2 Ludwig van Beethoven Respeten las autorías de los poemas y de la presentación Emma-Margarita R. A.-Valdés Todos los derechos reservados © Fecha: Mayo

69 GRACIAS POR SU VISITA Emma-Margarita R. A.-Valdés


Descargar ppt "NOTA DEL AUTOR DE LA PRESENTACIÓN LA NAVEGACIÓN POR ESTE LIBRO, SE HACE DE DOS MANERAS: Una: Pulsando las flechas de los vértices inferiores. Retroceder."

Presentaciones similares


Anuncios Google