La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

PRESENTACIÓN Esta Oración está centrada en la Transfiguración del Señor. Y corresponde a la 2ª Semana de Cuaresma. Que la lucidez ante el Señor transfigurado.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "PRESENTACIÓN Esta Oración está centrada en la Transfiguración del Señor. Y corresponde a la 2ª Semana de Cuaresma. Que la lucidez ante el Señor transfigurado."— Transcripción de la presentación:

1 PRESENTACIÓN Esta Oración está centrada en la Transfiguración del Señor. Y corresponde a la 2ª Semana de Cuaresma. Que la lucidez ante el Señor transfigurado nos ofrezca la gracia de ver, oír, oler, tocar y gustar la Vida que brota de la Palabra del Padre. El CEP te hace entrega de la 3ra Oración de las 6 que ha ofrecido para este tiempo.

2 0° Paso: Preparación de la Oración. Prever lo que se considera conveniente para la Oración, lo cual puede incluir la escogencia de un pasaje bíblico, un acontecimiento vital, etc. 1° Paso: A lo que vengo. Se trata de aperturar el encuentro. 2° Paso: Pacificación. Es una metodología para lograr concentrarme-descentrarme-centrarme. 3° Paso: Oración Preparatoria. Es una jaculatoria que ayuda a centrar los afectos y razonamientos. 4° Paso: Composición del Lugar. Un modo de trabajar la imaginación y los imaginarios. 5° Paso: Petición. Se trata de pedir lo que deseo. 6° Paso: Contenido o Materia. Es la temática o asunto sobre el que se basa la Oración. 7° Paso: Coloquio. Es un diálogo tierno y fecundo entre el Orante y el Orado. 8° Paso: Cierre de la Oración. Es un modo de que lo vivido en la Oración tenga significatividad en mi vida. El modo de orar ignaciano favorece una triple experiencia profunda: el encuentro con uno mismo, con la realidad y con Dios.

3

4 TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR (Mateo 17,1-9) En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta. Se transfiguró delante de ellos y su rostro resplandecía como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él. Pedro, entonces tomó la palabra y dijo a Jesús: Señor, ¡qué hermoso es estar aquí! Si quieres, haré tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escúchenle. Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto. Jesús se acercó y tocándolos les dijo: Levántense, no tengan miedo. Al alzar los ojos no vieron a nadie más que a Jesús, solo. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: No cuenten a nadie la visión hasta que el Hijo del Hombre resucite de entre los muertos. Palabra del Señor. [ Comienza la oración ]

5 [ Continúo la oración ] Inicio mi encuentro con el Señor, escogiendo un sitio apropiado para mi oración. Al llegar al sitio escogido, me digo a mi mismo: ¿A QUÉ VENGO?: VENGO A CONTEMPLAR LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR Al final, rezo el Padrenuestro, saboreando cada palabra, repitiendo la frase del Padrenuestro que más ha tenido resonancia.

6 Ya sea sentado, paseando, acostado o reposado; tanto en casa, como en el parque o la Iglesia me sereno para que esta cita con Dios tenga lugar. Me acomodo con una posición que me ayude a concentrarme-descentrarme-centrarme, implicando todo mi ser. Por espacio de unos 10 minutos, al ritmo de la respiración, voy saboreando aquella palabra o aquella frase del Padrenuestro que se me quedó fija en la apertura de este encuentro. [Una y otra vez repito este ejercicio] [ Continúo la oración ]

7 NOTA: La oración preparatoria siguiente me ayuda a experimentar libertad de apegos. La repito tantas veces como quiera, dejando que resuene en mi mente y en mi corazón. [ Ignacio la llama la acostumbrada ] [ Sigo adelante con la oración ] NOTA: Este paso es muy especial y merece realizarse con esmero. Le dedico unos 10 minutos.

8 En forma sencilla formulo mi petición. Dejo que mi petición salga de dentro. [ Continúo la oración ] Que nazca de lo más hondo de mi vida. [ Si me ayuda, puedo decir varias veces la petición ]

9 [ Y continúo la oración ] TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR (Mateo 17,1-9) En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta. Se transfiguró delante de ellos y su rostro resplandecía como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él. Pedro, entonces tomó la palabra y dijo a Jesús: Señor, ¡qué hermoso es estar aquí! Si quieres, haré tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escúchenle. Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto. Jesús se acercó y tocándolos les dijo: Levántense, no tengan miedo. Al alzar los ojos no vieron a nadie más que a Jesús, solo. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: No cuenten a nadie la visión hasta que el Hijo del Hombre resucite de entre los muertos. Palabra del Señor.

10 La Transfiguración es una Experiencia que introduce en la dinámica del Señor. La reflexión nos ayudará a desentrañar los 4 tiempos que conforman esta experiencia. [ Y continúo la oración ] 1er. Tiempo: 1er. Tiempo: Apartamiento con Jesús. Jesús se ha llevado aparte a sus amigos para ir al monte alto. Pedro Santiago y Juan han subido al monte para estar a solas con Él. San Lucas dice en su Evangelio que fueron a orar. 2do. Tiempo: 2do. Tiempo: Manifestación de gozo. Ante la traslucidez del Señor con su rostro brillante como el sol y sus vestidos blancos como la luz, y ante la presencia de Moisés y Elías conversando con Jesús, los discípulos han copado todo su imaginario sobre el Señor. Por eso Pedro, apenas balbucea: «Señor, ¡que hermoso es estar aquí! Si quieres, haré tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías». 3er. Tiempo: 3er. Tiempo: Cubiertos por la Nube y por la Voz del Padre. El discípulo no ha terminado de hablar, cuando una nube luminosa los cubre con su sombra y oyen una voz que dice: «Este es mi Hijo amado, en quien me complazco; escúchenle». Y ante tal intensidad, los discípulos caen rostro en tierra llenos de miedo. Y es que tal novedad los ha sobrepasado totalmente. 4to. Tiempo: 4to. Tiempo: Tocados por el Señor. Los discípulos aún están atónitos del susto, y Jesús se acerca, los toca y les dice: «Levántense, no tengan miedo»; y al levantarse solamente vieron a Jesús junto a ellos. Al bajar del monte, Jesús les ordena: «No cuenten a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre haya resucitado de entre los muertos».

11 [ Y continúo la oración ] Los evangelistas: Marcos, Lucas y Mateo, relatan la Transfiguración del Señor, como una experiencia de camino, consoladora, transformadora, y comprometedora. Por eso presentamos algunos aspectos de La Transfiguración que consideramos muy provechosos, tanto para la oración personal, como para la comunidad creyente: Primero: DEJARSE LLEVAR POR EL SEÑOR Se trata de permitirle al Señor, me convoque. Y permitirle que entre a mi casa (a mí mismo-a) como en propia casa: «Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo» (Ap 3,20). La ruta o camino por la que me conducirá el Señor, puede ser de subida (ascenso) o de bajada (descenso), ya que la ruta de la gloria de Dios esta transida de cruz, porque sólo así fraguamos y consolidamos nuestro amor, querer e interés. Segundo: SABOREAR LA PRESENCIA DEL SEÑOR Tanto en la vida orante, como en la praxis cristiana cotidiana, hemos de estar atentos a las señales de Dios, a sus signos, a su modo particular de hacerse presente en nuestra vida, y atentos a las diversas vertientes que abarcan sus señales.

12 [ Y continúo la oración ] Tercero: DAR LUGAR AL PADRE Y AL ESPÍRITU PARA QUE NOS MUESTREN A JESÚS Dios Padre no se cansa de trabajar (Cfr. Jn. 5,17) y en su afán no dejará de mostrarnos al que es la Palabra a ser oída, al que es la Imagen a la que ha de conformarse toda existencia, al que es el Camino que guía certeramente. Dejar que el Padre nos muestre la Humanidad y la Palabra de Jesús, es dejarle que tumbe en tierra nuestros miedos, nuestras seguridades, nuestras certezas. Esta visión y audición han de transformar las nostalgias, las avideces y las ansiedades que nos envuelven. La Humanidad y la Palabra del Señor ha de ayudarnos a salir de nuestro propio amor, querer, e intereses. Cuarto: FIARSE DEL SEÑOR Vueltos totalmente a Jesús y a su Palabra, estaremos habilitados para levantarnos y para perder el miedo. Así pues, levantarse y perder el miedo, expresan los verdaderos y santísimos efectos del encuentro con Cristo, Señor nuestro. Porque perder el miedo y levantarse, en su sencillez, son el núcleo de la esperanza que abre caminos y que funda comunidad de fe. Que la Transfiguración del Señor nos ponga en la ruta cuaresmal con mayor fe, con abundante caridad y con sólida esperanza.

13 1er Punto: VER el lugar de la transfiguración: su altura, lo que lo rodea, etc. Y VER las personas de la Transfiguración: a Jesús, a Elías, a Moisés, a los Discípulos y a la Nube que los cubre. [ Y continúo la oración ] 2do Punto: OÍR lo que hablan Jesús, Moisés y Elías; lo que dice Pedro a Jesús; y lo que dice Dios Padre. 3er Punto: OLER el ambiente que se crea en cada uno de los momentos de la Transfiguración. 4to Punto: GUSTAR la lucidez que depara el Señor transfigurado. 5to Punto: SENTIR la lucidez regalada por el Señor que nos abre a un nuevo modo de captar la vida. [ Ignacio propone este modo de Orar, como una práctica que implica todo el ser del orante ]

14 Para decidir si sigo poniendo esta sangre en tierra, este corazón que bate su lucha en sombra y tiniebla. Para continuar caminando al sol por todo desierto, para recalcar que estoy vivo en medio de tantos muertos. Para aligerar aquel duro peso de nuestros días, esa soledad que llevamos todos y marca la vida. Para descartar esta sensación de perderlo todo, para analizar por donde seguir y elegir el modo. Para combinar lo bello y la luz sin perder distancia, para estar con vos sin perder el ángel de la nostalgia. Para descubrir que la vida va sin pedirnos nada, y considerar que todo es hermoso y no cuesta nada. [ Comienza el Cierre de la Oración ] Para decidir, para continuar, para recalcar y considerar, sólo me hace falta que estés aquí con tus ojos claros. Para aligerar, para descartar, para analizar y considerar, sólo me hace falta que estés aquí con tus ojos claros. Para combinar, para estar con vos, para descubrir y considerar, sólo me hace falta que estés aquí con tus ojos claros.

15 Para centrar la experiencia vivida en la Oración, respondo en forma sencilla las siguientes interrogantes: [ Voy Cerrando la oración ]

16


Descargar ppt "PRESENTACIÓN Esta Oración está centrada en la Transfiguración del Señor. Y corresponde a la 2ª Semana de Cuaresma. Que la lucidez ante el Señor transfigurado."

Presentaciones similares


Anuncios Google