La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

En el bautismo de Jesús resaltan tres aspectos: La ternura de Dios, la identidad de Jesús y el encargo mesiánico. De tal modo que convergen tres aspectos.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "En el bautismo de Jesús resaltan tres aspectos: La ternura de Dios, la identidad de Jesús y el encargo mesiánico. De tal modo que convergen tres aspectos."— Transcripción de la presentación:

1

2 En el bautismo de Jesús resaltan tres aspectos: La ternura de Dios, la identidad de Jesús y el encargo mesiánico. De tal modo que convergen tres aspectos de la divinización: Primero, el Padre ungió la humanidad del Verbo con el Espíritu Santo, en orden a que Jesús llevara a cabo la misión profética de anunciar la Buena Nueva y de hacer presente el Reino de Dios. Segundo, Jesús recibió esta unción, en cuanto Hijo y en cuanto Siervo (Mc. 1, 11b; Sal. 2, 7 y Is. 42,1), quedando manifestada su identidad de Hijo. Y Tercero, a partir del Bautismo, el Espíritu se convirtió en el principio de apertura al Padre por la vida filial, que dinamiza la santificación, y que lleva a término, a través del Verbo, la obra de la Salvación. [ ] Este domingo celebramos el bautismo del Señor. Un bautismo que aconteció en las aguas del Jordán, donde Dios ungió a Jesús con el Espíritu Santo y con poder (Hch 10,38), para que se manifestara como el Mesías (Jn 1,31). Por eso los primeros cristianos dicen en las Catequesis de Jerusalén que: «cuando Jesús fue bautizado, comunicó a las aguas el fragante perfume de su divinidad y, al salir de ellas, el Espíritu Santo descendió sobre Él. Dios Padre lo ungió constituyéndolo Salvador del mundo. Cristo fue ungido con el aceite espiritual de júbilo, es decir, con el Espíritu Santo, que es el autor y la fuente de toda alegría espiritual». [ Cf. Catequesis 21 ]. Según el evangelista Marcos, el Bautista dice: Yo los he bautizado con agua, pero Él los bautizará con Espíritu Santo. Así pues, a partir del bautismo del Señor en el Jordán, «el Espíritu Santo, al estar junto a Jesús, comienza a morar entre los hombres, para transformarlos de lo antiguo a la novedad de Cristo» [ Cf. San Ireneo ].

3 En la actualidad, la celebración del bautismo cristiano se realiza mayoritariamente en la edad de niño. Y puede decirse que esta celebración manifiesta la ternura de Dios, porque todo el rito cuenta con gestos, con signos y con palabras en orden a descubrir una nueva creatura bajo el amor cariñoso de Dios que se derrama como gracia sobre la persona que se bautiza. Tan sólo haría falta enfatizar en los bautizos que realizamos, la eclesialidad y la solidaridad en orden a la misión, puesto que la razón de la consagración bautismal no es otra que la de convertirse en operario hábil de la transformación del mundo. [ ] Hoy celebramos la unción de Jesús, y con Él, la unción de cada creyente. Celebramos que el Espíritu divino se hace presente en cada uno de los que están dispuestos a recibirle, proyectando sobre todos su gracia, remontándonos a la belleza de la naturaleza para mostrarnos en Sí mismo la imagen del Invisible. Y para que en la feliz contemplación de tal imagen veamos la inefable belleza del Modelo que es Cristo nuestro Señor. [ Cf. San Basilio, sobre el Espíritu S., n° ]. Por eso, el bautismo es principio de vida, y el primer día de nuestra salvación [ Cf. San Basilio, n° 26 ]. Que seamos familia de Dios, significa que formamos parte de una nueva familia que nace de la gracia divina para servir a la humanidad, trabajando para que toda persona : 1°) alcance la más alta dignidad, la de hijo de Dios; 2°) viva en la más plena libertad, liberada por Cristo de toda atadura; 3°) logre su más alto destino, la posesión definitiva y total del mismo Dios por el amor; 4°) viva en la más estrecha relación de solidaridad con los demás hombres y mujeres por el amor fraterno; 5°) promueva el más alto desarrollo de todo lo humano; 6°) y experimente como modelo y meta a Cristo, cuya imitación constituye la fuente inagotable de toda superación personal y colectiva.

4 En aquel tiempo Juan predicaba diciendo: Ya viene detrás de mí uno que es más poderoso que yo. Uno ante quien no merezco ni siquiera inclinarme para desatarle la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero Él los bautizará con el Espíritu Santo. Por esos días, vino Jesús desde Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán. Al salir Jesús del agua, vio que los cielos se rasgaban y que el Espíritu, en figura de paloma, descendía sobre Él. Se oyó entonces una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; Yo tengo en Ti mis complacencias. Palabra del Señor. [ ]

5 Al final, rezo el Padrenuestro, saboreando cada palabra.

6 Me sereno para esta cita con Dios. Me acomodo con una postura que implique todo mi ser. Al ritmo de la respiración doy lugar al silencio. ( Una y otra vez repito este ejercicio ) [ ]

7 [ Sigo adelante ] NOTA: La oración preparatoria me ayuda a experimentar libertad de apegos. La repito tantas veces como quiera, dejando que resuene en mí. NOTA: Este paso merece hacerlo con esmero. Le dedico unos 10 minutos.

8 Señor, que sepa vivir cobijado por tu amor [ ]

9 En el Bautismo de Jesús, el Padre comunicó a las aguas el fragante perfume de su divinidad. Y el Espíritu Santo descendió sobre Jesús, llenándolo de alegría, tesón y generosidad para desarrollar públicamente la Salvación. Que nos expongamos a la acción del Padre, del Hijo y del Espíritu, para que nuestro bautismo sea vivido con la audacia de Jesús construyendo comunidades vivas, fraternas y misioneras, donde toda persona alcance la más alta dignidad, en la que se experimente hijo de Dios y hermano de la creación entera.

10 [ ] A partir del Bautismo del Señor, el Espíritu Santo comenzó a estar de forma habitual entre los hombres y mujeres, mostrando a todos la novedad de Cristo. Que nos atrevamos a salir de nuestros miedos y timideces para comunicar a todos el rostro visible de Cristo Nuestro Señor, en el que cada uno contemple con gozo y esperanza la imagen del Dios Padre-Madre en quien se origina la más estrecha relación de solidaridad con los demás hombres y mujeres por el amor fraterno.

11 [ ] El Bautismo con Espíritu Santo es una experiencia personal de Dios. La amistad vivida por Jesús junto al Padre y al Espíritu Santo es la que quiere comunicarnos el Señor. Que sepamos cultivar una relación cercana y tierna con el Dios de la vida en la que aprendamos a reconocer sus señales y en la que aceptemos su manifestación silenciosa en la cotidianidad de nuestra existencia.

12 [ Comienza el Cierre de la oración ] ESTO DICE EL SEÑOR AL BAUTIZADO: Tú eres mi servidor (a), a quien sostengo; mi elegido (a), a quien prefiero. Sobre ti pongo mi espíritu. No grites, no fanfarronees, ni te apropies de la gracia. Nunca quiebres lo que está débil, más bien fortalécelo. Ni apagues la mechita de luz vacilante, al contrario, insúflala. Yo, el Señor, te he llamado, te he tomado de la mano, para que abras los ojos de los ciegos y liberes a los cautivos, para que saques de la tiniebla de la muerte y animes la vida, para que sanes a los heridos, consueles al tristes. Yo, el Señor, te he formado y te he cuidado, para que celebres alegrías y descubras esperanzas, para que cultives amigas y amigos en la fe, para que seas palabra certera en todo des-acierto. Yo, el Señor, te he convertido en alianza divina y luz de mi pueblo.

13 Para centrar la experiencia vivida en la Oración, respondo en forma sencilla las siguientes interrogantes: [ Termino con la oración siguiente ]

14


Descargar ppt "En el bautismo de Jesús resaltan tres aspectos: La ternura de Dios, la identidad de Jesús y el encargo mesiánico. De tal modo que convergen tres aspectos."

Presentaciones similares


Anuncios Google