La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Miguel-A. El perro en la carnicería. Un carnicero estaba atendiendo su negocio, y se sorprendió al ver entrar un perro en la carnicería. Lo espantó, pero.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Miguel-A. El perro en la carnicería. Un carnicero estaba atendiendo su negocio, y se sorprendió al ver entrar un perro en la carnicería. Lo espantó, pero."— Transcripción de la presentación:

1 Miguel-A. El perro en la carnicería

2 Un carnicero estaba atendiendo su negocio, y se sorprendió al ver entrar un perro en la carnicería. Lo espantó, pero el perro volvió enseguida.

3 Nuevamente intentó espantar al perro, cuando se dio cuenta de que traía una nota en el hocico.

4 Tomó la nota y leyó: ¿Podría mandarme 12 salchichas y una pierna de cordero, por favor?. El perro también traía dinero en el hocico, un billete de 100 euros. Cogió el dinero y colocó las salchichas y la pierna de cordero en el hocico del perro. El carnicero estaba muy impresionado y, como ya era hora de cerrar el negocio, decidió seguir al perro.

5 El perro comenzó a bajar por la calle. Cuando llegó a un semáforo, brincó y apretó el botón para cruzar. Esperó pacientemente, con la bolsa en el hocico, a que el semáforo se pusiera en rojo para poder cruzar. Y luego travesó la calle hasta una parada de autobús. Mientras, el carnicero iba siguiéndolo de cerca.

6 En la parada, el perro miró hacia el horario, y se sentó en el banco a esperar al autobús. Cuando llegó uno, tras cerciorarse de que no era el autobús correcto, siguió esperando al indicado.

7 Llegó otro autobús, y volvió a mirar. Vio que ese sí era el correcto, y entró. El carnicero, boquiabierto, siguió al can. De repente, el can se levantó y, erguido sobre las patas traseras, tocó el timbre para descender, todo ello con la bolsa en el hocico.

8 El perro, y detrás el carnicero, fueron caminando por la calle, hasta que el perro se detuvo en una casa. Golpeó la puerta, nadie respondió. Entonces, el perro saltó una cerca, y fue hasta la ventana. Allí comenzó a tocar varias veces con la cabeza en el cristal.

9 El perro regresó a la puerta de nuevo. Abrió un hombre, y comenzó a gritar y a golpear al perro. El carnicero corrió hasta el hombre para impedirlo, diciéndole: - ¡Por Dios amigo! ¿Qué es lo que está usted haciendo? ¡Su perro es un auténtico genio!. - ¿Un genio? -respondió el hombre-. ¡Ya es la segunda vez en esta misma semana que el muy cabrón se olvida las llaves!.

10 Moraleja: Puedes continuar excediendo las expectativas en tu trabajo, pero a los ojos de un jefe cabrón, siempre estarás por debajo de lo que él quiere.


Descargar ppt "Miguel-A. El perro en la carnicería. Un carnicero estaba atendiendo su negocio, y se sorprendió al ver entrar un perro en la carnicería. Lo espantó, pero."

Presentaciones similares


Anuncios Google