La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

MAIMONIDES: AL-HAKIM DE CORDOBA Dr. Julio Zarco Rodríguez Director de la Cátedra de AP UEM.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "MAIMONIDES: AL-HAKIM DE CORDOBA Dr. Julio Zarco Rodríguez Director de la Cátedra de AP UEM."— Transcripción de la presentación:

1 MAIMONIDES: AL-HAKIM DE CORDOBA Dr. Julio Zarco Rodríguez Director de la Cátedra de AP UEM

2 EL ENFERMO FINGIDO I Como es sabido, fue Maimónides, el médico de corte más querido y mejor considerado del Sultán de Egipto y tal situación también le acarreó numerosos Enemigos. Uno de sus enemigos urdió un plan para demostrar que Maimónides no conocía la ciencia médica. Para ello, ayunó dos semanas consecutivas, no se afeitó, ni lavó y se vistió de harapos para presentarse delante del sabio cordobés Uno de sus enemigos urdió un plan para demostrar que Maimónides no conocía la ciencia médica. Para ello, ayunó dos semanas consecutivas, no se afeitó, ni lavó y se vistió de harapos para presentarse delante del sabio cordobés. Tenía Maimónides por costumbre pasar junto a su criado delante de las filas de enfermos, mirando a cada uno fijamente a los ojos, aquel era todo el examen que hacía y con eso solo reconocía las enfermedades, regresaba luego con su criado que portaba una cesta llena de medicamentos. Bastaba una sola señal del sabio, para que l mayordomo supiera de inmediato que medicina debía darle a cada paciente Tenía Maimónides por costumbre pasar junto a su criado delante de las filas de enfermos, mirando a cada uno fijamente a los ojos, aquel era todo el examen que hacía y con eso solo reconocía las enfermedades, regresaba luego con su criado que portaba una cesta llena de medicamentos. Bastaba una sola señal del sabio, para que l mayordomo supiera de inmediato que medicina debía darle a cada paciente.

3 EL ENFERMO FINGIDO II Cuando Maimónides llegó delante del enfermo fingido, le miró de nuevo a los ojos, hizo una señal al criado y este le puso en sus manos dos roscas de pan y le dijo: tu estás completamente sano, lo único que te pasa es que estás hambriento y cubierto de mugre. Cómete el pan, lávate y pronto te recuperarás. Pero en lo profundo de tus ojos yace una enfermedad incurable para la que no existe remedio alguno y de aquí a tres meses vas a morir. Palideció de miedo el enfermo fingido y aquello fue justamente lo que sucedió, pues al finalizar el plazo de 3 meses abandono este individuo el mundo de los vivos.

4 UNA VIDA AZAROSA… Y NOMADA I Nace en Córdoba ( ), de familia noble. Su padre era jurista, astrónomo y matemático. Fue su maestro en la vida y en la ley de Moisés. Los almohades (Los unitarios) invaden AL- ANDALUS (1148) y Córdoba fue destruida (Moisés 13 años). Dilema personal y religioso: apostasía ó huir. Las familia decide no convertirse al Islam y huyen: primero a Almería y luego Fez, Palestina y Egipto. Motivos para la huida: -Territorios invadidos por Islam. Huída del Islam. Buscando sabiduría y cultura. En Fez en 1160 (25 años) estudia medicina.

5 UNA VIDA AZAROSA… Y NOMADA II Primera boda (falleció su esposa a los 2 años). Mientras Moisés estudia, es mantenido por su padre y hermano David (Comerciantes de piedras preciosas) Moisés se gana la vida con la Medicina pues muere su padre y su hermano en un naufragio y pierden toda la fortuna Moisés es proclamado jefe oficial de los Judíos del cairo (Magid) 1185 Moisés fue nombrado médico del Visir Alfadhal que era gobernador del Cairo. Segunda boda con la hija del Secretario del Visir fallece con 76 años.

6

7 MAIMONIDES: ¿ARABE Ó JUDIO? Moisés nació y murió Judío. Es habitual que muchos individuos piensen que era musulmán, por varios motivos: Siempre estuvo en países bajo dominio musulmán, de los cuales trató de huir. Toda su literatura esta escrita en árabe (era la lengua culta del momento). La influencia médica procede directamente de dos grandes facultativos árabes, Avicena y Averroes

8 ¿COMO ERA MAIMONIDES? En sus escritos se refleja fielmente la forma de vida y personalidad del sabio. Poseía una gran memoria: desarrollada gracias a sus múltiples huidas, donde no podía transportar libros y apenas enseres. Hombre muy virtuoso y prudente: la ética es la medicina del alma aleja de tu alma del lo que es superfluo, endereza los que está torcido, purifica e ilumina cuanto esta oscuro, hasta que la virtud brille ante tus ojos. Sobrio en sus costumbres y en el vestir. Con gran inquietud cultural: estudió teología, matemáticas, astronomía, metafísica, filosofía, medicina, física, leyes. Siempre buscó los mejores ambientes culturales. Era estoico en su forma de beber y de comer, muy moderado No le gustaba la música, ni la poesía. Era muy religioso: tolerante con las otras creencias y gran practicante del Judaísmo. Hombre muy bondadoso, ayudaba al prójimo y era querido por todos, pobres, ricos, musulmanes, judíos ó cristianos

9 EL DIA A DIA DE MAIMONIDES Por la mañana temprano de orar acude al palacio del Sultán para pasar consulta en la corte. Raro es el día que no hay algún enfermo (alguien de la familia real, mayordomos, del harén … ). La actividad continua sin parar, hasta la tarde, sin comer. Llego a donde vivo, Fustat a unos 20 kilómetros de palacio. Cuando llego desfallecido contemplo a decenas de personas venidas de todos los confines, pobres, ricos, cristianos, judíos, musulmanes, que llevan todo el día esperando mi llegada. Me aseo y como mi única comida del día y comienzo a ver enfermos hasta el anochecer. A altas horas de la noche caigo rendido. Por la mañana temprano de orar acude al palacio del Sultán para pasar consulta en la corte. Raro es el día que no hay algún enfermo (alguien de la familia real, mayordomos, del harén … ). La actividad continua sin parar, hasta la tarde, sin comer. Llego a donde vivo, Fustat a unos 20 kilómetros de palacio. Cuando llego desfallecido contemplo a decenas de personas venidas de todos los confines, pobres, ricos, cristianos, judíos, musulmanes, que llevan todo el día esperando mi llegada. Me aseo y como mi única comida del día y comienzo a ver enfermos hasta el anochecer. A altas horas de la noche caigo rendido.

10

11 MAIMONIDES Y EL JUDAISMO Desde 1177 hasta su muerte en 1204, Moisés es el Nagid de la Comunidad. Es un gran estudioso de la tradición (Talmud), un reformador y renovador de la misma. Unifica a la Comunidad judía y mantiene la cohesión de la misma. Impide que el judaísmo sea absorbido por el Islam. Reinterpreta el Talmud; lo hace asequible al pueblo. Lucha contra la magia, la kábala y la superstición. Introduce el pensamiento racional y filosófico en el Judaísmo (Aristotelismo). Promulga el credo del judaísmo. Principios fundamentales del Judaísmo: Fe en su existencia. Fe en su unidad. Fe en su incorporalidad. Fe en su eternidad. Fe en la adoración y culto. Fe en la profecía. Fe en la revelación de la ley de Moisés. Fe en la inmutabilidad de la ley. fe en que Dios conoce los actos de los hombres. Fe en la recompensa y el castigo. Fe en la venida del Mesías. Fe en la resurrección de los muertos.

12 INFLUENCIA EN EL PENSAMIENTO DE MAIMONIDES Moisés era Aristotélico. Gran conocedor de la obra y el pensamiento de Aristóteles. Tanto en la filosofía, la ética, la ciencia y la metafísica. En la medicina, su maestro fue Galeno, al cual conoció a través de la obra de dos médicos musulmanes casi coetáneos suyos : Avicena y Averroes. Gran luchador contra la magia, la superstición y los amuletos. Estimula la observación y el razonamiento crítico: Si alguien te afirma que tiene pruebas de su propia experiencia de algo que necesita para confirmar su teoría, aún cuando sea una persona de gran autoridad, seriedad y moralidad, debes dudar. No dejes tu mente ser arrastrada por las novedades que te cuenta, sino que examina críticamente sus teorías.

13

14 MAIMONIDES: MEDICO PREVENTIVISTA I Moisés divide a la medicina en 3 partes: Moisés divide a la medicina en 3 partes: La curativa La curativa: trata de curar los males. La rehabilitadora La rehabilitadora: trata de habilitar al individuo después de sanar. La preventiva La preventiva: prevenir el mal es lo idóneo. Tiene mayor importancia, por ello se debe desarrollar un programa higiénico-dietético: no comer ni beber para dar gusto al paladar; sólo para conservar la vida. no juntarse a la mujer, en cualquier tiempo por liviandad, sino para engendrar descendencia ó para conservar sano el cuerpo. en la comida solo se debe beber un poco de vino mezclado con agua. durante la digestión beber todo el agua que se quiera. antes de comer, pasear para calentar el cuerpo. reposo durante la digestión. dormir un máximo de 8 horas, levantarse antes de salir el sol y no dormir durante el día.

15 MAIMONIDES: MEDICO PREVENTIVISTA II Esperar 3 ó 4 horas para acostarse después de cenar. Los alimentos laxantes comer en primer lugar y en último lugar ingerir los alimentos de difícil digestión. Los alimentos amargos y de olores fuertes, son perjudiciales para el cuerpo. La miel y el vino son malos para los jóvenes y buenos para los viejos. En verano comer dos terceras partes de lo que se come habitualmente. Lavarse cada 7 días. Primero ganar para comer, luego adquirir una morada y por último tener esposa. No permanecer en una ciudad que le falte alguna de estas cosas: Médico. Cirujano Baños, Letrinas Fuentes ó ríos Sinagoga Maestro de niños, Escriba Colector de limosna Senado Vivir lejos de las letrinas, buscar pisos altos y bien ventilados.

16 ALGUNAS OBRAS MEDICAS DE MAIMONIDES I 1.- Dilucidaciones (SIRAJ): Tratado sobre las enfermedades del alma y su curación. Cuando el alma está perturbada, el cuerpo puede enfermar. 2.- La mano fuerte: Tratado de dietética. 3.- Tratado sobre los venenos y sus antídotos (1199): dedicado a Saladino. Envenamiento por Belladona Venenos fríos y calientes. Período largo de incubación de la rabia. 4.- El libro de la santidad: sobre las relaciones sexuales ilícitas y sobre los alimentos prohibidos.

17 ALGUNAS OBRAS MEDICAS DE MAIMONIDES II 5.- Libro del asma: sobre el ambiente, el clima y la prevención del asma. 6.- Tratado de las relaciones sexuales: fisiología sexual, alimentos y drogas afrodisíacas y antiafrodisiacas. 7.- Tratado sobre las hemorroides: no a las sangrías y la cirugía. 8.- Aforismos médicos: - sobre la apoplejía, el enfisema obstructivo y las neumonías. - los 8 signos de la hepatitis: Fiebre alta Sed Anorexia Lengua roja que se vuelve negra Vómito biliar Dolor en costado derecho Tos ligera Pesadez del costado derecho. 9.- Otros textos: - Las causas de las enfermedades y su curación. - Del régimen de la salud. - Comentario a los aforismos de Hipócrates. - Traducción de las obras de Avicena. - Resumen de los 16 libros de Galeno.

18 LA ORACIÓN DE MAIMONIDES I Dios Todopoderoso, Tú has creado el cuerpo humano con infinita sabiduría. Tú has combinado en él diez mil veces, diez mil órganos, que actúan sin cesar y armoniosamente para preservar el todo en su belleza: el cuerpo que es envoltura del alma inmortal. Trabajan continuamente en perfecto orden, acuerdo y dependencia. Dios Todopoderoso, Tú has creado el cuerpo humano con infinita sabiduría. Tú has combinado en él diez mil veces, diez mil órganos, que actúan sin cesar y armoniosamente para preservar el todo en su belleza: el cuerpo que es envoltura del alma inmortal. Trabajan continuamente en perfecto orden, acuerdo y dependencia. En Tu eterna Providencia, Tú me has elegido para velar sobre la vida y la salud de Tus criaturas. Estoy ahora preparado para dedicarme a los deberes de mi profesión. Apóyame, Dios Todopoderoso, en este gran trabajo para que haga bien a los hombres, pues sin Tu ayuda nada de lo que haga tendrá éxito. Inspírame un gran amor a mi arte y a Tus criaturas. No permitas que la sed de ganancias o que la ambición de renombre y admiración echen a perder mi trabajo, pues son enemigas de la verdad y del amor a la humanidad y pueden desviarme del noble deber de atender al bienestar de Tus criaturas. En Tu eterna Providencia, Tú me has elegido para velar sobre la vida y la salud de Tus criaturas. Estoy ahora preparado para dedicarme a los deberes de mi profesión. Apóyame, Dios Todopoderoso, en este gran trabajo para que haga bien a los hombres, pues sin Tu ayuda nada de lo que haga tendrá éxito. Inspírame un gran amor a mi arte y a Tus criaturas. No permitas que la sed de ganancias o que la ambición de renombre y admiración echen a perder mi trabajo, pues son enemigas de la verdad y del amor a la humanidad y pueden desviarme del noble deber de atender al bienestar de Tus criaturas.

19 LA ORACIÓN DE MAIMONIDES II Da vigor a mi cuerpo y a mi espíritu, a fin de que esté siempre dispuestos a ayudar con buen ánimo al pobre y al rico, al malo y al bueno, al enemigo igual que al amigo. Haz que en el que sufre yo no vea más que al hombre. Ilumina mi mente para que reconozca lo que se presenta a mis ojos y para que sepa discernir lo que está ausente y escondido. Que no deje de ver lo que es visible, pero no permitas que me arrogue el poder de inventar lo que no existe; pues los límites del arte de preservar la vida y la salud de Tus criaturas son tenues e indefinidos. No permitas que me distraiga: que ningún pensamiento extraño desvíe mi atención de la cabecera del enfermo o perturbe mi mente en su silenciosa deliberación, pues son grandes y complicadas las reflexiones que se necesitan para no dañar a Tus criaturas. Da vigor a mi cuerpo y a mi espíritu, a fin de que esté siempre dispuestos a ayudar con buen ánimo al pobre y al rico, al malo y al bueno, al enemigo igual que al amigo. Haz que en el que sufre yo no vea más que al hombre. Ilumina mi mente para que reconozca lo que se presenta a mis ojos y para que sepa discernir lo que está ausente y escondido. Que no deje de ver lo que es visible, pero no permitas que me arrogue el poder de inventar lo que no existe; pues los límites del arte de preservar la vida y la salud de Tus criaturas son tenues e indefinidos. No permitas que me distraiga: que ningún pensamiento extraño desvíe mi atención de la cabecera del enfermo o perturbe mi mente en su silenciosa deliberación, pues son grandes y complicadas las reflexiones que se necesitan para no dañar a Tus criaturas.

20 LA ORACIÓN DE MAIMONIDES III íDios Todopoderoso! Concédeme que mis pacientes tengan confianza en mí y en mi arte y sigan mis prescripciones y mi consejo. Aleja de su lado a los charlatanes y a la multitud de los parientes oficiosos y sabelotodos, gente cruel que con arrogancia echa a perder los mejores propósitos de nuestro arte y a menudo lleva a la muerte a Tus criaturas. Que los que son más sabios quieran ayudarme y me instruyan. Haz que de corazón les agradezca su guía, porque es muy extenso nuestro arte. íDios Todopoderoso! Concédeme que mis pacientes tengan confianza en mí y en mi arte y sigan mis prescripciones y mi consejo. Aleja de su lado a los charlatanes y a la multitud de los parientes oficiosos y sabelotodos, gente cruel que con arrogancia echa a perder los mejores propósitos de nuestro arte y a menudo lleva a la muerte a Tus criaturas. Que los que son más sabios quieran ayudarme y me instruyan. Haz que de corazón les agradezca su guía, porque es muy extenso nuestro arte. Llena mi alma de delicadeza y serenidad si algún colega de más años, orgulloso de su mayor experiencia, quiere desplazarme, me desprecia o se niega a enseñarme. Que eso no me haga un resentido, porque saben cosas que yo ignoro. Que no me apene su arrogancia. Porque aunque son ancianos, la edad avanzada no es dueña de las pasiones. Llena mi alma de delicadeza y serenidad si algún colega de más años, orgulloso de su mayor experiencia, quiere desplazarme, me desprecia o se niega a enseñarme. Que eso no me haga un resentido, porque saben cosas que yo ignoro. Que no me apene su arrogancia. Porque aunque son ancianos, la edad avanzada no es dueña de las pasiones.

21 LA ORACIÓN DE MAIMONIDES IV Haz que sea modesto en todo excepto en el deseo de conocer el arte de mi profesión. No permitas que me ataque el pensamiento de que ya sé bastante. Por el contrario, concédeme la fuerza, la alegría y la ambición de saber más cada día. Pues el arte es inacabable, y la mente del hombre siempre puede crecer. En Tu eterna Providencia, Tú me has elegido para velar sobre la vida y la salud de Tus criaturas. Estoy ahora preparado para dedicarme a los deberes de mi profesión. Apóyame, Dios Todopoderoso, en este gran trabajo para que haga bien a los hombres, pues sin Tu ayuda nada de lo que haga tendrá éxito. Haz que sea modesto en todo excepto en el deseo de conocer el arte de mi profesión. No permitas que me ataque el pensamiento de que ya sé bastante. Por el contrario, concédeme la fuerza, la alegría y la ambición de saber más cada día. Pues el arte es inacabable, y la mente del hombre siempre puede crecer. En Tu eterna Providencia, Tú me has elegido para velar sobre la vida y la salud de Tus criaturas. Estoy ahora preparado para dedicarme a los deberes de mi profesión. Apóyame, Dios Todopoderoso, en este gran trabajo para que haga bien a los hombres, pues sin Tu ayuda nada de lo que haga tendrá éxito. Moisés Ben-Maimónides, el español


Descargar ppt "MAIMONIDES: AL-HAKIM DE CORDOBA Dr. Julio Zarco Rodríguez Director de la Cátedra de AP UEM."

Presentaciones similares


Anuncios Google