La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

NO TE DEJES ENGAÑAR. Pablito iba a 4°gdo. Salía del colegio a las 17.30,y su mamá iba a buscarlo siempre que podía, ya que tenía un negocio en su casa,

Presentaciones similares


Presentación del tema: "NO TE DEJES ENGAÑAR. Pablito iba a 4°gdo. Salía del colegio a las 17.30,y su mamá iba a buscarlo siempre que podía, ya que tenía un negocio en su casa,"— Transcripción de la presentación:

1 NO TE DEJES ENGAÑAR

2 Pablito iba a 4°gdo. Salía del colegio a las 17.30,y su mamá iba a buscarlo siempre que podía, ya que tenía un negocio en su casa, y a veces estaba lleno de clientes. Pero como el colegio quedaba solo a dos cuadras, Pablo venía siempre con José, El chico de la vuelta que iba a 6°. Un día Dora, la mamá, le dijo: Pabli, prefiero que vengas solo cuando salgas del colegio. ¿Por qué? preguntó él. es que ese chico no me gusta, y hay que tener mucho cuidado con las amistades que elegimos. Pero era difícil no venir juntos ya que salían a la misma hora y venían por la misma calle.

3 José lo invitaba siempre a jugar Al fútbol con sus amigos, pero Como Dora no se lo permitía a Pablo Por que decía que hay muchos Peligros en la calle, José comenzó a decirle: ¡bah!, Todas las madres son iguales. Les mienten a sus hijos para que Hagan lo que ellas quieren. Seguro que te manda a hacer Los quehaceres de la casa. ¡Ho no!? Si, contestó Pablo, yo levanto la mesa después de comer, compro el pan y la leche en la mañana, y ordeno mi habitación. ¡Jah! Con razón no te deja salir, se burló José.

4 Yo a la mía ya la curé. No le presto atención cuando me mandonea, y ya se cansó de insistir, así que no me molesta más. Pablo empezó a pensar si sería cierto que su mamá se abusaba de él haciéndole hacer lo que era su propio trabajo,y comenzó a ser desobediente. Hacía renegar a su mamá y la ayudaba de mala gana haciendo mal sus quehaceres. Todos los días, en la mañana, Dora, su mama, le hacía hacer la tarea antes de que el negocio se llenara de gente, y cuando terminaba le dejaba jugar una hora en la compu. En ese tiempo ella no podía ni moverse del negocio, y estaba confiada de que el estaba absorto en sus juegos, (los que ella le permitía,por supuesto). Un día, Pablo se escapó por la puerta del fondo y se fue a jugar a la pelota con José y sus amigos en el campito de atrás.

5 Una hora después volvió y entró temeroso, pero su mamá seguía atareada con sus clientes y no se había dado cuenta de nada. Pablo se tranquilizó y empezó ha hacer lo mismo todos los días. Los amigos de José a veces fumaban,y decían muchas malas palabras, y Pablo sabía bien que eso no era correcto porque en la escuelita bíblica había aprendido que eso a Dios no le gusta. Esto lo incomodaba mucho, pero el le decía al Señor Jesús: ¡yo no las digo Señor!, pero se fue acostumbrando a escucharlas y después ya ni se daba cuenta. Un día se sorprendió muchísimo cuando uno de los chicos lo empujó, lo cual lo enojó mucho y al caer escuchó su propia voz que le gritaba al otro una palabrota. Pablo se estaba acostumbrando al pecado.

6 Un día, cuando estaban jugando, vinieron otros chicos y dijeron que José y los demás les habían robado una bici. Hablaban igual, con malas palabras y amenazas y venían armados con palos y piedras. ¡Pablo se pegó un susto bárbaro cuando comenzaron a pegarse e insultarse mutuamente, y se escapó corriendo! Pero no para el lado de su casa, porque para eso tenía que pasar en medio de ellos que se habían transformado en un remolino de brazos, piernas, palos y gritos. Así que corrió para el otro lado para dar la vuelta por el canal.

7 Cuando corría por allí chapoteando en el barro y entre los yuyos que estaban bastante altos, se resbaló y calló. Y en ese momento escuchó un gruñido aterrador. Levantó la vista y vio encima de el un enorme perro rottweiler con una gruesa cadena colgando del.poderoso cuello. El perro lo observaba fieramente: Pablo, espantado, quiso escapar, pero apenas se movió el animal atacó mordiéndolo en la pierna y empezó a sacudirlo. En ese momento,¡gracias a Dios!, llegó un hombre corriendo y gritándole al perro ¡Sultán suelta! ¡Sultán suelta!. Y lo soltó. El señor, que era el dueño del perro, llevó a Pablo a su casa y junto a su mamá que lloraba muy asustada al verlo sangrando lo llevaron al médico. ¡Ni hablar de lo que lloró Pablo! ¡Que caro le costó a Pablo su pecado de desobediencia.

8 Allí desinfectaron su herida, la cosieron, y lo enviaron a su casa de donde nunca debería haber salido sin el permiso de su madre. Cuando llegaron se sentaron a la mesa a tomar un plato de una rica y calentita sopa que mamá, solícitamente calentó y sirvió. Se la veía muy triste y callada. se notaba en su expresión la decepción que sentía por el comportamiento de su tan amado hijo.

9 Pablo mantenía la mirada baja, avergonzado. El pecado siempre acarrea avergüenza y dolor. Esperaba la segura y severa reprensión de parte de su madre, y la espera lo ponía cada vez más nervioso. Habían terminado de comer y Dora seguía callada. Pablo no aguantó más y se arrojó en los brazos de su mamá a la vez que prorrumpía en llanto. ¡Perdón mami, perdón! repetía entre sollozos. Dora respondió a su abrazo prontamente. Cuando Pablo se calmó,ella le dijo: si hijo, por supuesto que te perdono; pero no quiero que todo este sufrimiento sea en vano. En todo esto hay una lección y quiero asegurarme de que la has aprendido. ¿Que es lo que piensas de lo que ha sucedido?

10 Fui desobediente, dijo Pablo. Por eso me pasó eso...pero...mami, ¿por que Jesús no estaba cuando ese perro me atacó? Claro que Jesús estaba.(contestó ella) Es que te habías apartado un poco de El. El Señor tuvo que permitir esto porque no querías escuchar lo que yo te había enseñado, y tuviste que verlo por tí mismo. ¿Por eso no me cuidó? yo creía que me cuidaba siempre. A pesar de que te habías apartado un poco de El te cuidó,¿no te parece? El te cuidó haciendo que el dueño del perro llegara pronto. Si no, te imaginas lo que podría haber pasado? Jesús es fiel,pero también es sabio, y todo lo que hace es siempre para nuestro bien. Por eso es tan importante la obediencia a Dios y sus mandamientos y a los padres. Hijo querido, que te sirva esta lección para no apartarte nunca del Señor. Ya me pediste perdón. Ahora pídeselo a El.

11 Y Pablo oró versículo para aprender: Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Jn. 15,14

12


Descargar ppt "NO TE DEJES ENGAÑAR. Pablito iba a 4°gdo. Salía del colegio a las 17.30,y su mamá iba a buscarlo siempre que podía, ya que tenía un negocio en su casa,"

Presentaciones similares


Anuncios Google