La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

NIÑOS SANTOS Santa María Goretti Santo Domingo Savio Beata Laura Vicuña Justo y Pastor.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "NIÑOS SANTOS Santa María Goretti Santo Domingo Savio Beata Laura Vicuña Justo y Pastor."— Transcripción de la presentación:

1 NIÑOS SANTOS Santa María Goretti Santo Domingo Savio Beata Laura Vicuña Justo y Pastor

2 Santa María Goretti María nació el 16 de octubre de 1890, en un pueblecito que se llamaba Corinaldo, en Italia. Hija de Luigi Goretti y Assunta Carlini, tercera de siete hijos de una familia pobre, rezaba con su familia el Rosario todos los días y los domingos iban juntos a Misa. Después del nacimiento de su cuarto hijo, Luigi Goretti, por la dura crisis económica por la que atravesaba, decidió emigrar con su familia a las grandes llanuras de los campos romanos para ver si conseguía un trabajo mejor con el que poder alimentar a su familia. Se instaló en Ferriere di Conca, poniéndose a servir al conde Mazzoleni, es aquí donde María muestra claramente ser muy inteligente y tener una madurez increíble; no era nada caprichosa, ni de desobediente, y jamás decía una mentira. Era realmente el ángel de su familia. Tras un año de trabajo agotador, su padre contrajo una enfermedad mortal, el paludismo, que lo llevó a la muerte muy rápidamente. Como consecuencia de la muerte de Luigi, su mujer tuvo que ponerse a trabajar, dejando la casa a cargo de los hermanos mayores. María lloraba a muchas veces por que le daba pena la muerte de su padre, y le pedía constantemente a Dios que su padre estuviera feliz en el Cielo y cuidara de él.

3 Santa María Goretti Junto a la labor de cuidar de sus hermanos pequeños, María seguía rezando y asistiendo a sus cursos de catecismo. Posteriormente, su madre contará que rezar el Rosario le resultaba necesario y, que lo llevaba siempre enrollado alrededor de la muñeca. María desde muy pequeña deseaba recibir la Comunión. Según era costumbre en la época, debía esperar hasta los once años, pero un día le preguntó a su madre: -Mamá, ¿Cuándo tomaré la Comunión?. Quiero a Jesús. -¿Cómo vas a tomarla, si no te sabes el catecismo? Además, no sabes leer, no tenemos dinero para comprarte el vestido ni los zapatos y no tenemos ni un momento libre. -¡Pues nunca podré tomar la Comunión, mamá! ¡Y yo no puedo estar sin Jesús! -Y, ¿qué quieres que haga? No puedo dejar que vayas a comulgar como una pequeña ignorante.

4 Santa María Goretti Ante estas condiciones, María se comenzó a preparar para tomar la primera Comunión, pidiéndole ayuda a una persona del lugar, y como era tan buena con todo el mundo, la gente, que la quería mucho, la ayudó a que tuviera su ropa de comunión. De esta manera, pudo cumplir su deseo de tener a Jesús en la Comunión el 29 de mayo de El ir a misa y comulgar todos los días, hace que crezca en ella el amor por la pureza, y la anima a tomar la resolución de conservar esa virtud a toda costa, no casarse y no tener hijos, para servir a Jesús, rezar mucho y dedicar su vida a quererle y a hacer que la gente le quiera. Decidió que su futuro era ser monja. Un día, tras haber oído un intercambio de tacos e insultos a Dios entre un chico maleducado y una de sus compañeras, le dice con indignación a su madre: -Mamá, iQué mal habla esa niña! -Procura no tomar parte nunca en esas conversaciones. -No quiero ni pensarlo, mamá; antes que hacerlo, preferiría... Y la palabra morir queda entre sus labios. Un mes después, sucedería lo que ella sentenció.

5 Santa María Goretti Al entrar a servir al conde Mazzoleni, el padre de María se había asociado con Giovanni Serenelli y su hijo Alessandro. Las dos familias vivían en apartamentos separados, pero la cocina la tenían en común. Su padre se había arrepentido enseguida de aquella unión con Giovanni Serenelli, porque era una persona muy diferente de los suyos, bebía mucho vino y era muy maleducado. Después de la muerte de Luigi, Assunta y sus hijos estaban muy asustados por el comportamiento de sus vecinos los Serenelli. María, que había comprendido la situación, se esfuerzó mucho por apoyar a su madre: -Ánimo, mamá, no tengas miedo, que ya nos estamos haciendo mayores. Basta con que el Señor nos conceda buena salud. La Providencia nos ayudará. ¡Lucharemos y seguiremos luchando! Desde la muerte de su marido, Assunta siempre estaba trabajando en el campo y no tenía tiempo de ocuparse de la casa, ni de enseñar a sus hijos más pequeños el catecismo.

6 María se encargaba de todo, en la medida de lo posible. Durante las comidas, no se sentaba a la mesa hasta que no había servido a todos, y para ella se servía las sobras. La madre de sus vecinos (los Serenelli) había muerto en el hospital, el padre era muy malo y no se ocupaba nada de cuidar de sus hijos, y menos de su hijo Alessandro, joven robusto de diecinueve años, grosero y mujeriego. Cuando estaba apunto de morir el padre de María, presintiendo que esa gente no eran buena compañía para su familia, le había repetido sin cesar a su esposa: -¡Assunta, regresa a tu pueblo con los niños-. Por desgracia Assunta estaba llena de deudas y comprometida por un contrato de alquiler de su casa y no podía irse… Después de tener mayor contacto con la familia Goretti, Alessandro comenzó a intentar ligar con la pobre María. María le decía que no quería ser su novia, pero él insistía e incluso la amenazaba de muy mala manera. Llega un momento, en que María asustada, le pide a su madre que no la deje sola en casa, pero no se atreve a explicarle claramente las causas de su miedo, pues Alessandro la había amenazado: -Si le cuentas algo a tu madre, te mato. María rezaba mucho para que Alessandro no la hiciera nada. El día antes de morir, María le pide de nuevo llorando a su madre que no la deje sola, pero, al no recibir más explicaciones, ésta lo considera un capricho y no concede ninguna importancia a aquella petición. Santa María Goretti

7 El 5 de julio, a unos 40 metros de la casa donde vivían, Alessandro lleva un carro arrastrado por bueyes. Hacia las 3 de la tarde, en el momento en que María se encuentra sola en casa, Alessandro le dice a su madre: -"Assunta, ¿quiere hacer el favor de llevar un momento los bueyes por mí?" Sin sospechar nada, la mujer lo hace. María, sentada en el umbral de la cocina, remienda una camisa que Alessandro le ha entregado después de comer, mientras vigila a su hermanita Teresina, que duerme a su lado. -"¡María!, le grita Alessandro. -¿Qué quieres? -Quiero que me sigas. -¿Para qué? ¡Sígueme! - Si no me dices lo que quieres, no te sigo (contesta María). Ante semejante resistencia, el muchacho la agarra violentamente del brazo y la arrastra hasta la cocina, atrancando la puerta. La niña grita, pero el ruido no llega hasta el exterior. Al no conseguir que María le de besos y abrazos desnuda, Alessandro la tapa la boca con un trapo y saca un puñal. María se pone a temblar pero no se desnuda ni le besa. Furioso, el joven intenta con violencia arrancarle la ropa, pero María se deshace del trapo de la boca y grita: -No hagas eso, que es pecado... Irás al infierno. Poco preocupado por lo que pensara Dios, el desgraciado levanta el puñal y le dice: -Si no te dejas, te mato. Ante aquella resistencia, la mata a cuchilladas. La niña se pone a gritar: -¡Dios mío! ¡Mamá!, y cae al suelo. Santa María Goretti

8 Creyéndola muerta, el asesino tira el cuchillo y abre la puerta para huir, pero, al oírla llorar de nuevo, vuelve sobre sus pasos, recoge el puñal y la traspasa otra vez de parte a parte; después, sube a encerrarse a su habitación. María recibió catorce heridas graves y quedó inconsciente. Al recobrar el conocimiento, llama al señor Serenelli: -¡Giovanni! Alessandro me ha matado... Venga. Casi al mismo tiempo, despertada por el ruido, Teresina lanza un grito estridente, que su madre oye. Asustada, le dice a su hijo Mariano: -Corre a buscar a María; dile que Teresina la llama. En aquel momento, Giovanni Serenelli sube las escaleras y, al ver el horrible espectáculo que se presenta ante sus ojos, exclama: -¡Assunta, y tú también, Mario, venid!. Mario Cimarelli, un jornalero de la granja, trepa por la escalera a toda prisa. La madre llega también: ¡Mamá!, grita María. -¡Es Alessandro, que quería hacerme daño! Llaman al médico y a los guardias, que llegan a tiempo para impedir que los vecinos, muy excitados, den muerte a Alessandro en el acto. Santa María Goretti

9 Al llegar al hospital, los médicos se sorprendieron de que la niña todavía no haya muerto, pues ha sido alcanzado el pericardio, el corazón, el pulmón izquierdo, el diafragma y el intestino. Al ver que no tiene cura, llamaron al cura del pueblo con quien María se confiesa antes de morir. Luego, durante 2 horas, los médicos la cuidaron sin dormirla. María no se lamentaba, y no dejaba de rezar y de ofrecer sus sufrimientos a la Virgen, Madre de los Dolores, porque ella sufrió mucho en la Cruz cuando vió a Jesús morir en la Cruz. Su madre consiguió que la permitieran permanecer a la cabecera de la cama. María incluso la consolaba: -Mamá, querida mamá, ahora estoy bien... ¿Cómo están mis hermanos y hermanas? En un momento, María le dice a su mamá: -Mamá, dame una gota de agua. - Mi pobre María, el médico no quiere, porque sería peor para ti. Extrañada, María sigue diciendo: -¿Cómo es posible que no pueda beber ni una gota de agua? Luego, dirige la mirada sobre Jesús crucificado, que también había dicho ¡Tengo sed!, y entendió. El sacerdote también está a su lado, asistiéndola como si fuera su padre. En el momento de darle la Comunión, le preguntó: -María, ¿perdonas de todo corazón a tu asesino? Ella le respondió: -Sí, lo perdono por el amor de Jesús, y quiero que él también venga conmigo al Cielo. Quiero que esté a mi lado... Que Dios lo perdone, porque yo ya lo he perdonado. Santa María Goretti

10 Pasando por momentos como los que pasó Jesús en la Cruz, María recibió la Comunión y la Extrema Unción, serena, tranquila, humilde en el heroísmo de su hazaña. Después de breves momentos, se le escucha decir: "Papá". Finalmente, María subió al Cielo llena de Amor de Dios. Es el día 6 de julio de 1902, a las 3 de la tarde. En el juicio contra Alessandro, quien aconsejado por su abogado, confesó: -"Me gustabamucho María. La provoqué 2 veces al mal, pero no pude conseguir nada. Enfadado, preparé el puñal que debía utilizar". Por ello, fue condenado a 30 años de trabajos forzados. Aparentaba no sentir ningún remordimiento del crimen. Sin embargo, unos años más tarde, Monseñor Blandini, Obispo de la diócesis donde está la prisión, decide visitar al asesino para encaminarlo al arrepentimiento. -"Está perdiendo el tiempo, monseñor -afirma el carcelero-, ¡es un cabezota!. Alessandro recibió al obispo enfadado, pero ante el recuerdo de María, de su heroico perdón, de la bondad y de la misericordia infinitas de Dios, se deja alcanzar por el amor de Dios. Después de salir el Obispo, llora sin parar en la soledad de la celda. Santa María Goretti

11 Después de tener un sueño donde se le apareció María, vestida de blanco en los jardines del Cielo, Alessandro, escribió al Obispo diciéndole: "Lamento sobre todo el crimen que cometí porque soy consciente de haberle quitado la vida a una pobre niña inocente que, hasta el último momento, quiso salvar su honor, sacrificándose antes que ceder a mi criminal voluntad. Pido perdón a Dios públicamente, y a la pobre familia, por el enorme crimen que cometí. Confío obtener también yo el perdón, como tantos otros en la tierra". Su sincero arrepentimiento y su buena conducta en el penal le devuelven la libertad 4 años antes de que se cumpliera su pena. Después, ocupará el puesto de hortelano en un convento de capuchinos, mostrando una conducta ejemplar, y será admitido en la orden tercera de San Francisco. Gracias a su buena disposición, Alessandro fue llamado como testigo en el proceso de beatificación de María. Resultó algo muy delicado y penoso para él, pero confesó: "Debo reparación, y debo hacer todo lo que esté en mi mano para su glorificación. Toda la culpa es mía. Me dejé llevar por la brutal pasión. Ella es una santa, una verdadera mártir. Es una de las primeras en el Cielo, después de lo que tuvo que sufrir por mi causa". En la Navidad de 1937, Alessandro se dirigió a Corinaldo, lugar donde Assunta Goretti se había retirado con sus hijos. Lo hace simplemente para hacer reparación y pedir perdón a la madre de su víctima. Nada más llegar ante ella, le pregunta llorando. -"Assunta, ¿puede perdonarme? -Si María te perdonó - balbucea-, ¿cómo no voy a perdonarte yo?" El mismo día de Navidad, los habitantes de Corinaldo se ven sorprendidos y emocionados al ver aproximarse a tomar la Comunión, uno junto a otro, a Alessandro y Assunta. Santa María Goretti

12 Beata Laura Vicuña Nació el 5 de abril de 1891 en Santiago de Chile (Sudamérica). Es la primogénita del matrimonio de José Vicuña y Mercedes del Pino. Poco después de nacer la 2ª hija: Julia, muere su padre quedando la familia muy pobres. Mercedes emigra con otros chilenos a Argentina buscando un trabajo. En Quilquihué de Junín de los Andes comienza a trabajar como dependienta de una tienda y comienza a convivir con su jefe, Manuel Mora). Laura y Julia ingresan al colegio María Auxiliadora de Junín de los Andes. Desde su llegada Laura es muy sensible a todo lo que habla de Dios y a los 10 años recibe la primera Comunión. En sus segundas vacaciones al volver donde estaba su madre, ya adolescente, Manuel Mora trata de besarla y abrazarla y ella le rechaza. Durante una fiesta la invita a bailar y al ser nuevamente rechazado la arrastra fuera de la casa para que duerma en la calle. Mora decide no pagar más la la escuela de Laura, para amenazarla, pero las monjas la reciben gratis y Laura decide ofrecer su vida por la conversión de su madre. Al poco tiempo sobreviene una inundación en el colegio en un crudo invierno y Laura enferma. La madre se la lleva a su casa pero no se recupera. Entonces decide regresar a Junín, donde Mora furioso por haber perdido a Mercedes y ser rechazado por Laura le da una gran paliza a la niña.

13 Beata Laura Vicuña Después de la paliza recibida y viendo próxima su muerte, Laura le cuenta a su madre su ofrecimiento: "mamá, la muerte está cerca, yo misma se la he pedido a Jesús. Le he pedido cambiar mi vida por ti, para que regreses a Dios y le quieras mucho. Laura le pide por favor que abandone a Mora y se convierta en cristiana. La madre le promete cumplir su deseo y Laura muere un 22 de enero de 1904, sin cumplir los 13 años. Sus restos desde 1956 están en el Colegio María Auxiliadora de Bahía Blanca de Argentina. El 3 de septiembre de 1988 Juan Pablo II la declara Beata. EL MILAGRO Estudiado y aprobado por la Iglesia Para la Beatificación de "LAURA VICUÑA PINO" Les presentamos un extracto del relato efectuado por Sor OFELIA LOBOS ARELLANO, persona que recibió el milagro del don de la vida y la salud, es una monja que pertenece al Instituto Hijas de María Auxiliadora de Santiago de Chile. Los primeros síntomas de lo que sería más tarde una enfermedad incurable, los experimenté en el año Con frecuencia tenía fiebre, me sentía decaída y con dificultades para respirar. Progresivamente el dolor era cada vez peor y los medicamentos no me hacían nada, hasta llegar a 1955 año en que fui operada 2 veces.

14 Beata Laura Vicuña En Junio de ese mismo año se realizó el primer tiempo operatorio en el que tuve muchas complicaciones. Mí situación era peor que antes de la operación. A lo largo de 3 años fui empeorando. Cada vez tenía mas fiebre y no podía respirar. Todos los tratamientos eran inútiles. Y a finales de 1957 fue indispensable el uso de oxígeno. El médico que me atendió a principios de 1958 dijo que me iba a morir en invierno de ese mismo año, porque estaba muy mal. En el mes de Mayo, me encontré en situación límite. Yo misma no me explicaba porqué no me moría. Encontrándome en estas condiciones, me dijeron que rezara a Laura para que le pidiera a Dios desde el Cielo, mi curación. Lo medité un par de horas tratando de descubrir la voluntad de Dios, y de pronto se hizo una luz muy grande de mí y comprendí que tenía que rezarle a Laura para qie Dios me ayudara. Sentí que era muy fácil morir, pero también que no podía ser tan egoísta como para negarme a vivir, dedicándome a servir a la gente joven de acuerdo al carisma Salesiano que tanto entusiasmó a Laura y que por las circunstancias de la vida no pudo realizar.

15 Beata Laura Vicuña Entonces, le pedí a Dios vivir más tiempo para ayudar a los jóvenes; y la salud necesaria para poder trabajar. En ese mismo momento sentí que mis pulmones mejoraban rápidamente, desapareciendo la fiebre y todo dolor. Me retiré el oxígeno. Era la medianoche por lo que me dispuse a descansar. Al día siguiente desperté temprano y al bajarme de la cama no sentía ni mareo ni debilidad en las piernas, absolutamente nada. Sentí que nunca hubiera estado enferma. Han pasado 42 años a la fecha, durante este tiempo he gozado de la salud necesaria para desempeñar mi trabajo en medio de niños y jóvenes. Doy Gracias a Dios, a mi protectora LAURA VICUÑA, a mis Superioras y Hermanas, a mi familia, a los médicos y enfermeras y a todas las personas que me han brindado su apoyo a lo largo de mi vida. Sor Ofelia Lobos trabaja actualmente en el Liceo María Auxiliadora de los Andes, existen radiografías anteriores a la intercesión donde se observa medio pulmón y radiografías posteriores con los dos pulmones en pleno funcionamiento.

16 Justo y Pastor Justo y Pastor eran dos niños cristianos, que crecieron conociendo a Jesús, yendo a misa y jugando con los otros niños de las ciudades y pueblos que había a las orillas del río Henares alrededor del año 300. Aprendieron de sus padres que nuestra vida es de Dios y que solo en Él encontramos la felicidad. En ese momento de la historia en el que ellos vivían, ser cristiano estaba prohibido porque el emperador Diocleciano había ordenado destruir las Iglesias, que la gente fuera a misa, que se leyera la misa y a los que hacían esto se les mandaba a la cárcel, incluso a los curas… Las cárceles estaban tan llenas, que los romanos ofrecían la libertad a quienes hicieran un sacrificio a los dioses de los romanos o a la estatua del César, pero torturaban a los que no quisieran hacerlo. Cuando llegó la orden del emperador a la ciudad donde vivían Justo y Pastor, toda su familia estaba muy asustada, porque ellos no querían renunciar a ser cristianos ni a decir que querían mucho a Dios.

17 Justo y Pastor Por ello, cuando Justo y Pastor reaccionaron y se dieron cuenta de lo que el emperador les estaba pidiendo, ellos muy valientemente, comprendieron que tenían que dejar claro a toda la ciudad, que por encima del emperador, del César y de los dioses romanos estaba DIOS: que Él está por encima de todo y que a Él pertenecemos porque es nuestro Creador y Padre. Llevados por este convencimiento interior, se presentaron en la casa del jefe de los romanos para decirle que ellos eran cristianos y que no tenían ninguna intención de renunciar a decir que creían en Dios. El jefe de los romanos, al ver que eran 2 niños, intentó convencerles de que tenían que creer en los dioses romanos y adorar al César, les intentó convencer con regalos y buenas palabras, pero Justo y Pastor, no querían sus regalos y menos renunciar a decir que querían mucho a Dios. Entonces, el jefe de los romanos, enfadado porque no le hacían caso, mandó que les azotasen con varas en una cueva, a ver si así dejaban de decir que querían mucho a Dios y que nunca iban a adorar a sus dioses ni al César.

18 Justo y Pastor Justo y Pastor, a pesar de los azotes no renunciaron a decir que creían en Dios, por lo que el jefe de los romanos, se enfadó muchisimo y mandó que les llevaran al bosque y les cortaran la cabeza… El lugar del asesinato fue un campo que hay cerca de Alcalá de Henares, en la provincia de Madrid; sobre una piedra cortaron primero la cabeza de Justo y luego la de Pastor. Los cristianos amigos suyos, enterraron a los niños junto a la piedra sobre la que les habían cortado la cabeza y pocos años después se edificó una pequeña iglesia en su honor. Cuando los niños Justo y Pastor entregaron su vida por Jesús primero le pidieron valentía y fuerza a Jesús para resistir el dolor, por eso Dios les ayudó a que fueran firmes y tuvieran valor para hacer lo que hicieron. El Amor de Dios es mucho más fuerte que cualquier cuchillo, navaja o arma. Para Dios nada hay imposible y Él todo lo puede.

19 Santo Domingo Savio Niño Domingo Savio tuvo una vida muy sencilla, pero en poco tiempo recorrió un largo camino de santidad. Había nacido en San Giovanni di Riva (provincia de Turín en Italia), en una familia pobre de bienes materiales, pero rica de fe. Su niñez quedó marcada por la primera comunión, hecha con muchisima ilusión a los 7 años, y se distinguió por lo obediente que era tanto en casa como el colegio, donde tenía muchos amigos que le querían mucho. A sus 12 años tuvo lugar un acontecimiento decisivo: conoció a San Juan Bosco, quien lo acogió, como padre y guía, en Valdocco (Turín) para cursar los estudios secundarios. Al descubrir cada vez más lo maravillosa que era su amistad con Jesús y María se lanzó a la aventura de querer ser Santo, entendida esta aventura, como entrega total a Dios por Amor. Rezaba mucho, ponía mucho esfuerzo ser buen estudiante para alegrar a sus padres y a Dios. Siguiendo los pasos de San Juan Bosco, quiere salvar el alma de todos los hombres y cuando acaba sus estudios se decide a fundar la compañía de la Inmaculada, de la que saldrán los mejores colaboradores del fundador de los Salesianos. Habiendo enfermado de gravedad a los 15 años, regresa a casa de sus padres y muere serenamente el 9 de marzo de 1857 con la alegría de ir al encuentro del Dios. El Papa Pío XII lo proclamó santo el 12 de junio de 1954.

20 Actividades 1.- ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de estos niños que fueron Santos? …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………… 2.- ¿Qué historia te ha gustado más? -María Goretti -Laura Vicuña -Justo y Pastor -Domingo Savio ¿Por qué? …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………… 3.- ¿Crees que tu podrías también podrías ser Santo? Si No 4.- ¿Qué deberías tú hacer para que algún día cuando te hayas ido al Cielo, la gente dijera que has sido un niño Santo? ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

21 Actividades 5.- ¿Tienes algún amigo, hermano, primo o vecino que creas que algún día puede ser Santo? ¡¡ Si !!! …….. ¿Cómo se llama? ¿Crees que los niños buenos son tontos? O al reves ¿Crees qué los niños que son buenos son muy listos, porque saben que haciendo las cosas bien y queriendo agradar a su madre y a su padre, a su profesora y a Dios, van a ir seguro al Cielo y Dios les va a querer siempre mucho? …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………… ¿Por qué? …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………… 7.- Dibuja alguno de los Niños Santos que más te hayan gustado y pídele que te ayude con algún problema especial que tengas todos los días de esta semana. Dibujo Petición

22 Actividades 8.- Poneros en parejas o de 3 en 3 e interpretad una especie de obra de teatro eligiendo la vida de alguno de los niños Santos que más os haya gustado.

23 Niños Santos Versión niños pequeños

24 Santa María Goretti María nació en 1890, en un pueblecito de Italia que se llamaba Corinaldo. Hija de Tenía 6 hermanos, sus padres eran muy pobres pero eran muy felices porque se querían mucho entre ellos y jugaban, se cuidaban, les gustaba ir a misa todos los domingos y rezar por la noche. Después de no encontrar trabajo en su pueblecito, el padre de María decidió irse a trabajar al castillo de un señor muy rico a otra ciudad de Italia. María iba creciendo y mostraba claramente a sus padres y hermanos que era muy lista y muy buena: no era nada caprichosa, ni de desobediente, y jamás decía una mentira. Era realmente el ángel de su familia. Tras un año de trabajo muy duro en el campo, su padre se puso muy enfermo y se murió. Al ser muy pobres y su padre ya no estar con ellos, la madre de María tuvo que ponerse a trabajar, dejando la casa al cuidado de los hermanos mayores. María lloraba a muchas veces por que le daba pena que su padre no estuviera, y le echaba de menos… le pedía todos los días a Dios que su padre estuviera feliz en el Cielo y cuidara de él.

25 Santa María Goretti María tenía como vecino a un chico muy bruto y muy malo que se llamaba Alessandro, que siempre la estaba persiguiendo para que la diera besos y fuera su novia. A María, este chico no le gustaba nada, y además después de tomar la Primera Comunión y recibir a Jesús en la Misa. Había decidido que quería ser monja, no casarse ni tener hijos, y vivir totalmente para Dios en un convento con otras monjas, rezando y queriéndole mucho a Jesús. Como Alessandro era muy cabezota y no estaba muy bien de la cabeza, la amenazó varias veces con matarla si no la besaba ni le daba abrazos; pero María seguía diciéndole que no, y que ella solo quería a Jesús. Un día Alessandro, aprovechando que no estaba en su casa la madre de María, la ató con una cuerda y la obligó a que le diera besos. Como ella se negó porque solo quería ser monja y querer a Jesús, él muy enfadado la dio con un cuchillo y acabó con su vida. Pero antes de morir, le perdonó, como Jesús había perdonado en la Cruz a los malos que no le quisieron e hicieron que le crucificaran sin haber hecho nada malo. Como María había sido muy buena y había dado su vida por Jesús y por no hacer cosas malas que no le gustaran a Dios. Subió muy rápido al Cielo. Alessandro fue a la cárcel, pero allí se arrepintió del mal que había hecho y decidió meterse en un convento y vivir con unos frailes el resto de su vida, pidiendo perdón a Dios.

26 Beata Laura Vicuña Nació en 1891 en Santiago de Chile (Ámérica del Sur). Poco después de nacer su hermana Julia, murió su padre quedando la familia muy pobres. Su madre, que se llamaba Mercedes, se fue a buscar trabajo con otros chilenos a Argentina y comenzó a trabajar como dependienta de una tienda donde se hizo novia de su jefe, Manuel Mora. Laura y Julia fueron a vivir a un colegio de monjas que se llamaba María Auxiliadora y desde que llegarón Laura sintió mucho interés por conocer a Jesús y oir hablar de Dios. A los 10 años recibió la primera Comunión. En sus segundas vacaciones al volver donde estaba su madre. El novio de su madre que era un señor muy malo, trató de besar a Laura y de abrazarla pero ella que era una niña muy buena, le rechazó y no se dejó. Durante una fiesta que hicieron, la invitó a bailar y al ver como Laura le volvía a decir que no, la arrastró fuera de la casa para que durmiera en la calle castigada. Este señor tan malo, decidió que como Laura no quería estar con él, no iba a pagar el dinero que costaba su escuela. Y las monjas como vieron que Laura era tan buena y quería tanto a Jesús, la recibieron gratis y ella decidió pedirle a Dios que cambiara su vida para que su madre dejara a ese señor tan malo y fuera a la Iglesia a hablar con Dios.

27 Al poco tiempo de pedirle Laura esto a Dios, la niña se puso muy enferma y su madre se la llevó a su casa. El hombre malo con el que vivía su madre insiste en hacerla daño y no quererla y viéndola tan enferma, en vez de cuidarla la pega una paliza. Después de la paliza recibida y viendo próxima su muerte, Laura le cuenta a su madre lo que le había pedido a Dios: -Mamá, la muerte está cerca, yo misma se la he pedido a Jesús. Le he pedido cambiar mi vida por ti, para que regreses a Dios y le quieras mucho -. Laura le pide por favor que abandone a su novio porque era un señor muy malo y se haga cristiana. La madre le promete cumplir su deseo y Laura muere antes de cumplir los 13 años. El 3 de septiembre de 1988 Juan Pablo II la declaró Beata Y desde el Cielo ha hecho ya un milagro curando a una monja que estaba muy enferma del pulmón. Beata Laura Vicuña

28 Justo y Pastor Justo y Pastor eran dos niños cristianos, que crecieron conociendo a Jesús, yendo a misa y jugando con los otros niños de las ciudades y pueblos que había a las orillas del río Henares alrededor del año 300. Aprendieron de sus padres que nuestra vida es de Dios y que solo en Él encontramos la felicidad. En ese momento de la historia en el que ellos vivían, ser cristiano estaba prohibido porque el emperador había ordenado destruir las Iglesias, que la gente fuera a misa, que se leyera la Biblia y a los que hacían esto se les mandaba a la cárcel, incluso a los curas… Las cárceles estaban tan llenas, que los romanos ofrecían la libertad a quienes dijeran que querían más a los dioses de los romanos o al César que a Jesús; y mataban a los que no quisieran hacerlo. Cuando llegó la orden del emperador a la ciudad donde vivían Justo y Pastor, toda su familia estaba muy asustada, porque ellos no querían renunciar a ser cristianos ni a decir que querían mucho a Dios.

29 Justo y Pastor Justo y Pastor que eran unos chicos muy valientes, fueron a ver al jefe de los romanos en su ciudad y le dijeron que ellos no iban a renunciar a decir que querían mucho a Jesús y que creían en Dios. El jefe de los romanos se enfadó con ellos y les pidió que dejaran de decir eso o les castigaría. Como los niños seguían diciendo que para ellos Jesús era el mejor y Dios su Padre del Cielo; el jefe de los romanos, mandó que les azotaran para ver si dejaban de decir eso. Los niños fueron azotados pero…¡No había manera de convencerles! Rezaron mucho a la Virgen para que les ayudara a llevar sus dolores, y al final el Jefe de los Romanos, muy enfadado por ver que seguían sin renunciar a Dios, mandó que les cortaran la cabeza en el bosque, y los niños murieron por defender a Jesús. Subieron rápidamente al Cielo y desde allí ayudaron a sus amigos y a su familia para que los romanos no les mataran y pudieran como ellos, defender su Amor a Dios.

30 Santo Domingo Savio Niño Domingo Savio era un niño italiano que nació en San Giovanni di Riva (en Italia), en una familia pobre pero que quería mucho a Jesús y era muy feliz. Hizo con muchísima ilusión la Primera Comunión a los 7 años, y todo el mundo decía de él que era muy bueno y muy obediente, tanto en casa como el colegio, donde tenía muchos amigos que le querían mucho. A sus 12 años tuvo la suerte de conocer a San Juan Bosco, quien fue para Domingo como un padre y le ayudó a poder ir a la escuela. Al descubrir cada vez más lo maravillosa que era su amistad con Jesús y María se lanzó a la aventura de querer ser Santo. Quería entregarle su vida completamente a Dios y no casarse con una mujer, sino ser cura. Rezaba mucho, ponía mucho esfuerzo ser buen estudiante para alegrar a sus padres y a Dios. Siguiendo los pasos de San Juan Bosco, acabó sus estudios y se decidió a fundar la Compañía de la Inmaculada, de la que saldrán los mejores colaboradores del fundador de los Padres Salesianos (unos curas muy importantes hoy en día). A los 15 años, Domingo se puso muy enfermo y tuvo que volver a casa de sus padres donde murió con la alegría de ir al Cielo, porque había querido mucho a Dios y a su familia. El Papa Pío XII lo proclamó santo el 12 de junio de 1954.

31 Actividades para los pequeños 1.- ¿Qué historia de todas las de los niños Santos que hemos contado te ha gustado más? -María Goretti -Laura Vicuña -Justo y Pastor -Domingo Savio ¿Por qué? ……………………………………………………………………………………………………… 2.- ¿Crees que tu podrías también podrías ser Santo? Si No 3.- ¿Qué deberías tú hacer para que algún día cuando te hayas ido al Cielo, la gente dijera que has sido un niño Santo? ………………………………………………………………………………………………………

32 5.- Haz un dibujo del Niño Santo que más te haya gustado y escríbele una petición para que te ayude con alguna cosita que te preocupe o con algún problemita que tengas tú o tu madre, tu familia o algún amigo ¿vale? Actividades para los pequeños Dibujo Petición


Descargar ppt "NIÑOS SANTOS Santa María Goretti Santo Domingo Savio Beata Laura Vicuña Justo y Pastor."

Presentaciones similares


Anuncios Google