La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

LA ARDILLA Y LA TORTUGA BRAHMANA. Un día una ardilla se encontraba juntando nueces debajo de un nogal. Ella era muy avarienta y a pesar de que en su madriguera.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "LA ARDILLA Y LA TORTUGA BRAHMANA. Un día una ardilla se encontraba juntando nueces debajo de un nogal. Ella era muy avarienta y a pesar de que en su madriguera."— Transcripción de la presentación:

1 LA ARDILLA Y LA TORTUGA BRAHMANA

2 Un día una ardilla se encontraba juntando nueces debajo de un nogal. Ella era muy avarienta y a pesar de que en su madriguera ya no entraban más nueces, seguía juntando más y más... De repente miró a los pies del árbol y vio la mitad de una nuez gigante, jamás había visto una nuez tan grande. Sus ojitos brillaban intensamente y su boquita se derretía de solo pensar lo sabrosa que sería, y dijo: Esa nuez deberá ser mía!! y se lanzó sobre ella.

3 Comenzó a arrastrarla con gran esfuerzo, pues era demasiado grande. Empujó y empujó, y de repente... -Achís!! Alguien estornudó. La ardilla miró hacia un lado y hacia el otro lado, pero nada vio, y siguió su camino con gran esmero. Nuevamente: - Achís, Achís, Achís!!! Tres estornudos arrasaron con todo y la ardilla voló con ellos quedando de cabeza entre las plantas a un lado del camino. Cuando logró incorporarse, la ardilla miró en varias direcciones para saber de donde venían los estornudos... Y de repente, observó que salían de la media nuez que ella cargaba hacia su casa.

4 ¡Que en realidad no era media nuez, era una tortuga! Y entre estornudo y estornudo, la tortuga lentamente se asomaba. La pobre estaba muy mareada de tantas vueltas que le había dado la ardilla; y como si esto fuese poco, la tortuga cargaba flor de gripe.

5 La ardilla sorprendida le dice: - ¿Tu no eres una nuez? ¿No eres la media nuez con la que me ilusioné? La tortuga entre estornudo y estornudo le contestó: -Ni una, ni media, ¡Soy una Tortuga! Dime qué estás queriendo hacer conmigo ¿A dónde me llevas? Achísss!!! Ardilla – Pensando que eras media nuez te llevaba a mi madriguera, pero ahora que te observo no eres lo que yo pensaba, así que perdón por las molestias causadas y me voy de una disparada...!! La ardilla salió corriendo asustada y subió a un árbol donde se escondió por largo rato.

6 La tortuga no comprendía lo que sucedía, pues su gripe se lo impedía. Y continuó – Achís, Achís, Achuusss!!! La ardilla de donde estaba la observaba y pensando – ¡Pobre tortuga no puedo dejarla en ese estado, no se ve nada bien! ¿Qué podré hacer por la pobre? ¡¡Ah, ya se, un rico té de nuez y seguro que se repondrá antes de contar tres!! Y corrió feliz la ardilla a preparar el té para la pobre tortuguita que no podía caminar ni hacia delante, ni hacia atrás.

7 La ardilla le ofreció el té y la tortuga lo aceptó muy contenta, pues ella no tenía ya fuerzas para seguir su marcha. La tortuga era un brahmana (sacerdote) muy renombrado, que andaba predicando por el bosque a todos aquellos que quisieran escuchar de Dios. Al día siguiente la tortuga estaba mejor gracias a la solidaria ardilla que le ofreció el té de nuez. Tortuga – Debo agradecerte amiga ardilla por haberme asistido en semejante momento, sin preguntar quién era, ni de donde vengo, me brindaste tu refugio y me asististe con esmero. ¡Eres una gran persona, pues hiciste el bien sin mirar a quien! Esto demuestra tus virtudes, tu grandeza.

8 La ardilla enrojecido por lo que decía la tortuga, bajando la cabeza le dijo: -yo no soy nada de lo que tú dices, pues si no hubiese sido tan ambisiósa seguramente no me hubiese cruzado en tu camino. Tortuga – ¡Aún así tú eres grande, pues reconoces tus defecto! Tú tienes un buen corazón, por eso yo te bendigo para que en esta vida llegues a la Suprema Personalidad de Dios, alcances su morada y lo sirvas con amor y devoción. Y con estas palabras la tortuga se fue.

9 Así al pasar el tiempo la ardilla alcanzo amor por Dios gracias a las bendiciones de la tortuga. Lo que no sabía la ardilla es que la tortuga no era una tortuga común y ella la había servido sin saber que era un representante del Señor, simplemente motivada por compasión al el prójimo. Hagamos el bien sin mirar a quién y cuando menos lo esperes, estarás con Él, El Señor Supremo, a quien todos queremos volver.

10 Escrito Por: Kakudmini Vijayi Devi Dasi Diseño: Sravanam Kirtanam Das Seva Uruguay Para la complacencia de todos los niños del mundo Visita


Descargar ppt "LA ARDILLA Y LA TORTUGA BRAHMANA. Un día una ardilla se encontraba juntando nueces debajo de un nogal. Ella era muy avarienta y a pesar de que en su madriguera."

Presentaciones similares


Anuncios Google