La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

CONFESIONES CRISTIANAS, 1 Evangelio: Cristo tenía la voluntad de instituir una sola Iglesia. Ejemplo: 3 promesas de Jesús: Mt 16, 18-19: - Yo te digo que.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "CONFESIONES CRISTIANAS, 1 Evangelio: Cristo tenía la voluntad de instituir una sola Iglesia. Ejemplo: 3 promesas de Jesús: Mt 16, 18-19: - Yo te digo que."— Transcripción de la presentación:

1 CONFESIONES CRISTIANAS, 1 Evangelio: Cristo tenía la voluntad de instituir una sola Iglesia. Ejemplo: 3 promesas de Jesús: Mt 16, 18-19: - Yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré yo mi Iglesia. - la Iglesia será indestructible frente a sus ad- versarios. - Pedro recibirá el poder supremo de atar y desatar en ella: sus decisiones terrenas serán vinculantes para Dios mismo. Referencias a una única Iglesia en varias parábolas: rebaño con un solo pastor, vid y los sarmientos, árbol en cuyas ramas se cobijan las aves del cielo, etc..

2 CONFESIONES CRISTIANAS, 2 Razón de ser de la Iglesia de Cristo = perpetuar en el tiempo la exclusiva misión salvadora de los hombres que había motivado su encarnación. - 1 P 2, 10: sois el pueblo de Dios. - Rom 12, 5: somos un solo cuerpo de Cristo. Lumen gentium 8 - Lumen gentium 8: la única Iglesia de Cristo... subsiste en la Iglesia Ca- tólica, gobernada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunión con él.

3 CONFESIONES CRISTIANAS, 3 Desde siempre, la única Iglesia de Cristo confesó de sí misma en el Credo cuatro atributos suyos esenciales: es Una, Santa, Católica y Apostólica. Cuando fue necesario identificarla ante las distintas confesiones escin- didas, esas mismas propiedades sir- vieron también de Notas (= señales visibles de la verdadera Iglesia). Las cuatro Notas han de darse todas juntas. No basta que sólo se dé una o varias, sino que es preciso que la Iglesia verdadera las posea CCE 811 todas simultánea e inseparablemente unidas entre sí (cfr. CCE 811).

4 CONFESIONES CRISTIANAS, 4 UNIDAD, 1 Significa ausencia de división interna. Es distinto de unici- dad, aunque precisamente por ser una la Iglesia sea única. 1 2 No es uniformidad: dentro de la Iglesia cabe un amplísimo espectro de idiosincrasias personales, rituales y culturales. Y todos están solícitos en conservar la unidad de espíritu Ef 4, 3 mediante el vínculo de la paz (Ef 4, 3). 3 Unitatis redintegratio 2 Unitatis redintegratio 2: el modelo y principio de este mis- terio (la unidad de la Iglesia) es la unidad de un solo Dios Padre e Hijo en el Espíritu Santo, en la Trinidad de personas.

5 CONFESIONES CRISTIANAS, 5 UNIDAD, 2 En cuanto Nota visible, la unidad de la Iglesia se manifiesta principalmente en estos tres vínculos: 1. profesión de una misma fe, recibida de los após- toles y custodiada y transmitida por el Magisterio. 2. celebración común de esa fe en el culto divino, sobre todo de los siete sacramentos dados por Cristo a la Iglesia. 3. comunión con el Romano Pontífice y con los obispos, sucesores de Pedro y de los apóstoles al frente de la Iglesia.

6 CONFESIONES CRISTIANAS, 6 SANTIDAD, 1 La santificación de los hombres es la finalidad de la Iglesia y, por tanto, de su jerarquía y organización en la tierra. Difícilmente podría realizar ese come- tido, si ella misma no fuera santa y po- seyera los medios de santificación. Pese a que en la tierra esté compuesta por pecadores, la Iglesia es nativa e in- defectiblemente santa (sin mancha ni imperfección), por la presencia de Dios en la entraña de su ser.

7 CONFESIONES CRISTIANAS, 7 SANTIDAD, 2 En cuanto Nota visible, derivada de su santidad interior, la Iglesia de- muestra ser santa en cuanto santifi- cadora, es decir, por los abundantes frutos de santificación que ha pro- ducido desde su origen hasta hoy. Testimonio más patente = las vidas de las muchas personas que la Igle- sia ha canonizado; en especial de la Santísima Virgen.

8 CONFESIONES CRISTIANAS, 8 CATOLICIDAD, 1 La Iglesia es católica (= universal) desde el día mismo de su manifestación pública en Pentecostés. En sentido fundamental e interior, porque en ella subsiste la plenitud del Cuerpo de Cristo unido a su Cabeza, lo que implica que ella recibe de El la plenitud de los CCE 830 medios de salvación (CCE 830). En su faceta exterior, porque la misión redentora del Verbo de Dios encarnado no se circunscribe a un grupo más o menos numeroso de hombres, sino que se dirige a todos y cada uno.

9 CONFESIONES CRISTIANAS, 9 CATOLICIDAD, 2 En cuanto Nota visible, la Iglesia es católica por el carácter universal de la misión que ha recibido de Cristo. Significa también que es capaz de integrar en su unidad, purificándolas, todas las verdaderas riquezas de las CCE 1202 culturas (CCE 1202). Otro aspecto también es que puede dar respuesta a las más profundas aspiraciones de todos los hombres, sea cual sea su raza, lengua, nación, condición social, situación personal, etc..

10 CONFESIONES CRISTIANAS, 10 CATOLICIDAD, 3 Siempre que se mantenga la comunión con el Romano Pontífice, la catolicidad no se ve menos- cabada, sino enaltecida, por la existencia de una pluralidad de antiquísimas tradiciones propias en materia de culto e incluso de régimen (ejemplo de las Iglesias Orientales Católicas). Hay muchas tradiciones litúrgicas, tanto en los ritos latinos como en los ritos bizantino, alejandri- no o copto, siríaco, armenio, maronita y caldeo.

11 CONFESIONES CRISTIANAS, 11 APOSTOLICIDAD Esta Nota señala la identificación de la Iglesia actual con la de los apóstoles, manifestada en un hecho plenamente verificable: deriva de ellos por una sucesión histórica e ininterrumpida, llamada sucesión apostólica. Esta sucesión no es casual: se trata de una precisa voluntad de Cristo, que dejó el sacramento del Orden como instrumento para llevarla a cabo. Así la Iglesia permanece edificada sobre el fundamento de los apóstoles.

12 CONFESIONES CRISTIANAS, 12 Sólo en la Iglesia Católica se dan, simultáneamente y en su pleno significado, las cuatro Notas de la verdadera Iglesia. Lumen gentium 8 Lumen gentium 8: la única Iglesia de Cristo, que en el Símbolo confesamos como una, santa, católica y apostólica, y que nuestro Salvador, después de su resurrección, encomen- dó a Pedro para que la apacentara, confiándole a él y a los demás Apóstoles su difusión y gobierno..., subsiste en la Iglesia Católica.

13 CONFESIONES CRISTIANAS, 13 A Frase recibida de la Tradición y repetida por el Magisterio de la Iglesia: extra Ecclesiam nulla salus. B Interpretación rigorista: condenada en Interpreta- ción en sentido positivo: la Iglesia es siempre necesaria para la salvación. C El vínculo que une a Cristo con su Iglesia es tan fuerte, que otro modo de pensar vaciaría de contenido la fina- lidad de la encarnación, muerte y resurrección del Verbo de Dios.

14 CONFESIONES CRISTIANAS, 14 D Ser salvado por Cristo es ser salvado por la Iglesia: no hay dicotomía posible entre Cristo y su Iglesia. E Lumen gentium 14 Lumen gentium 14: El único Mediador y camino de sal- vación es Cristo, que se nos hace presente en su Cuerpo, que es la Iglesia... No podrían salvarse los que, sabiendo que Dios instituyó por medio de Jesucristo la Iglesia Católica como necesaria para la salvación, sin embargo, se negasen a entrar o perseverar en ella. F Vamos a ver cómo se compagina con la salvación de la enorme muchedumbre de los no católicos: los diversos mo- dos o grados de pertenencia a la Iglesia.

15 CONFESIONES CRISTIANAS, 15 Lumen gentium 13 Lumen gentium 13: Todos los hombres están llamados a esta uni- dad católica del Pueblo de Dios... A ella están incorporados o se orde- nan de diversos modos los fieles católicos, los demás creyentes en Cristo, y también todos los hombres en general, llamados a la salvación por la gracia de Dios. Veremos los diversos modos de pertenencia a la Iglesia: plena incorporación, incorporación no plena y ordenación a la Iglesia.

16 CONFESIONES CRISTIANAS, 16 1 Están plenamente incorporados a la Iglesia Católica quienes han recibido el bautismo, siempre que salva- guarden los vínculos de la profesión de fe, de los sa- cramentos, y del gobierno y la comunión con el Papa y los obispos. PLENA INCORPORACION 2 Lumen gentium 14 Lumen gentium 14: los catecúmenos que, movidos por el Espíritu Santo, solicitan con voluntad expresa ser incorporados a la Iglesia, por ese mismo deseo ya están vinculados a ella. 3 Idem Idem: no se salva, sin embargo, aunque esté incorpora- do a la Iglesia, quien, no perseverando en la caridad, permanece en el seno de la Iglesia en cuerpo, mas no en corazón.

17 CONFESIONES CRISTIANAS, 17 INCORPORACION NO PLENA, 1 Lumen gentium 15 Lumen gentium 15: La Iglesia se reco- noce unida por muchas razones con quienes, estando bautizados, se honran con el nombre de cristianos, pero no profesan la fe en su totalidad o no guar- dan la unidad de comunión bajo el su- Unitatis redintegratio 3 cesor de Pedro. Unitatis redintegratio 3: se trata de una comunión no perfecta. El grado de comunión con las Iglesias ortodoxas es mayor que el existente con las comunidades protestantes.

18 CONFESIONES CRISTIANAS, 18 INCORPORACION NO PLENA, 2 El Magisterio llama herida al estado de comunión con las confe- siones cristianas separadas. Respecto a los ortodoxos la herida proviene de su explícita separación del sucesor de Pedro. En cuanto a los protestantes, la herida es todavía más profunda. Ambos practican no pocas acciones sagra- das que pueden sin duda producir real- mente la vida de la gracia y son aptas para abrir el acceso a la comunión de la Unitatis redintegratio 3 salvación (Unitatis redintegratio 3). Unicamente la Iglesia Católica de Cristo posee la plenitud de los medios de salva- ción.

19 CONFESIONES CRISTIANAS, 19 ORDENACION A LA IGLESIA No se trata de una incorporación, sino de una ordenación a la Iglesia. Es el caso de todos los que no han recibido el Evangelio: en primer lugar, los judíos, después los musulmanes, e incluye todos los que buscan a Dios. Pueden conseguir la salvación, con dos condiciones: 1. ignorar sin culpa propia el Evangelio de Cristo y su Iglesia; 2. esforzarse en llevar una vida recta, lo cual no es posible sin la gracia de Dios.

20 CONFESIONES CRISTIANAS, 20 ECUMENISMO, 1 = el restablecimiento de la plena unidad visible de todos los Ut unum sint 77 bautizados (Juan Pablo II, Enc. Ut unum sint 77, 25.V.1995). No fácil conseguir esta anhelada unidad, pues una división tan prolongada, aun con la mejor voluntad, no se logra en pocos años. Incluso en estos últimos tiempos, junto a importantes avances, también se han produ- cido parones. = proceso largo y laborioso de diálogo con cada confesión cristiana.

21 CONFESIONES CRISTIANAS, 21 1 Ut unum sint 18 Ut unum sint 18: la unidad querida por Dios sólo puede realizarse en la adhesión común al contenido íntegro de la fe revelada. En materia de fe, una solución de compro- miso está en contradicción con Dios, que es la Verdad. En el Cuerpo de Cristo, que es camino, verdad y vida (Jn 14, 6), ¿quién consideraría legítima una reconciliación lograda a costa de la verdad?. ECUMENISMO, 2 2 Unitatis redintegratio 4 Otro principio (cfr. Unitatis redintegratio 4): la unidad de la única Iglesia de Cristo subsiste indefectible en la Iglesia Católica. Dos consecuencias: 1. no existe una pluralidad de Iglesias salvadoras igualmente válidas; 2. la Iglesia de Cristo no es la suma o federación de todas las Iglesias dispersas.

22 CONFESIONES CRISTIANAS, 22 ECUMENISMO, 3 Unitatis redintegratio 3 Unitatis redintegratio 3: únicamente por medio de la Iglesia Católica de Cristo, que es el auxilio general de salvación, pue- de alcanzarse la total plenitud de los medios de salvación. Communionis notio 18 Communionis notio 18 (28.V.1992): en este empeño ecumé- nico tiene prioritaria importancia la oración, la penitencia, el Idem 28 estudio, el diálogo y la colaboración. Idem 28: la oración es el alma de la renovación ecuménica y de la aspiración a la uni- dad; sobre ella se fundamenta y en ella encuentra su fuerza todo lo que el Concilio define como diálogo.

23 CONFESIONES CRISTIANAS, 23 DIALOGO INTERRELIGIOSO = todas las actividades en relación con las religiones no cristianas. Nostra Aetate Objeto de una Declaración de Vaticano II: Nostra Aetate. La Iglesia no puede dejar de predicar a todas las gentes el Evan- gelio y la redención salvadora de Cristo: es el mandato recibido de Cristo.


Descargar ppt "CONFESIONES CRISTIANAS, 1 Evangelio: Cristo tenía la voluntad de instituir una sola Iglesia. Ejemplo: 3 promesas de Jesús: Mt 16, 18-19: - Yo te digo que."

Presentaciones similares


Anuncios Google