La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Poetas Magallánicos. Hugo Vera Miranda Poeta natalino (1951)

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Poetas Magallánicos. Hugo Vera Miranda Poeta natalino (1951)"— Transcripción de la presentación:

1 Poetas Magallánicos

2 Hugo Vera Miranda Poeta natalino (1951)

3 Hugo Vera Miranda El TIGRE DE LA MEMORIA ¡Ah qué ganas de vaciar mi cabeza! Tantos rostros, calles, invierno. Un horizonte de promesas incumplidas, la fatiga del tiempo girando, girando, viejas cartas que nada dicen, amores tapiados por la insolencia del olvido. El barco a punto de partir y nos aferramos a nuestros muertos, el tigre de la memoria incansable trabaja, de sol a luna, de luna a mar. El verdugo hastío se mece en mis cabellos, estoy solo, me he abandonado, un juramento, un clamor, una traición, son enigmas que el viento descifra, continúo esta marcha inexorable con la muerte en mis bolsillos.

4 Hugo Vera Miranda UNA MAÑANA EN PUERTO NATALES Íbamos con mi novia al puerto, íbamos con mi novia a comprar pescado, al puerto, de improviso el cielo estalla, una bandada de gorriones se posa delicadamente sobre la nieve; la nieve del puerto. Me alejé de mi novia, el pescado se olvidó de mí y eché a volar con los gorriones.

5 Hugo Vera Miranda TODA PLEGARIA ACUMULADA Con largos colmillos incrustados al filo de horizonte la angustia me mira y sobrepuja, yo parpadeo y sonrío, viendo pasar su larga melena. Espero del rocío una palmada violenta, indescifrable, que abarque en un instante toda plegaria acumulada.

6 Hugo Vera Miranda LOS JINETES DEL APOCALIPSIS ¿Cómo defenderse de los solapados inviernos que anidan las moradas oscuras del deseo? ¿Cómo volver por un instante al tiempo feroz de la infancia donde un viejo con cara de sapo lanza palomas al paso del tren? ¿Cómo descifrar la caricia lejana y que ahora atormenta el insomnio? Nos vamos quedando solos, rodeados de demonios danzando y un tiro de gracia que se hará efectivo apenas crucemos el umbral de la esperanza.

7 Hugo Vera Miranda NOS HABIAMOS AMADO TANTO No pienses que es fácil olvidarte, pasarán los trenes, las lluvias, las estaciones, llegarán los barcos repletos de turistas y una gaviota quemará sus alas al sol. Pero por favor... No pienses que es fácil olvidarte, la vida habrá de cachetearme paso a paso, el tiempo me cubrirá de arrugas y en cuanto menos lo piense ¡saltará la liebre! tendré mujer, hijos, una casa de madera, una caña enorme para atrapar peces diminutos, una vida hecha, una posición respetable, pero no pienses que es fácil olvidarte. Yo moribundo, sin curas, poses ni ceremonias y de cuerpo presente al infinito habré de pensar en ti, habré de pensar que nunca fue fácil olvidarte.

8 Hugo Vera Miranda UN POEMA PARA ARIADNA No tengo edad ni consuelo para mi osamenta. El tiempo con ojos me persigue Con su negra letanía de mandobles. Esquivo el golpe certero de la hoja Arrastrada por el viento. Escucho el rumor del naufragio Encadenado a mi aliento, Un aleteo de pájaros inciertos y temibles Cruzan mi horizonte ciego. "Todo está perdido": Dice el sacerdote En el momento exacto en que tú llegas Con guirnaldas y peces de colores A liberar el canto y la poesía.

9 Hugo Vera Miranda HAY UN TIPO QUE VIVE EN CALLE LIBERTAD hay un tipo que vive en calle libertad, tiene días de vida, la mirada potente y el sueño eterno de felicidad maldita, posee gramos de un celeste orgullo y de resguardo un millón de abuelos sobrevolando. mi hijo llegó para atormentar al tirano, mi hijo llegó para navegar sobre el cielo, mi hijo llegó para defenderme del tedio, mi hijo llegó para darle una patada en el culo a la muerte, mi hijo llegó para convertir el gol de chile campeón mundial, para obsequiar un vaso de agua al moribundo, para que nunca te falte el pan, para que puedas amar tanto a vallejo como a tu vecino, para que rías corras por el prado y dances, para ascender contigo la montaña ha llegado mi hijo; ha llegado para trocar la miseria en vals, para que el barro adquiera forma cristalina, para que la gacela se abrace con el leopardo, para que el barco llegue a puerto, para que el astronauta regrese a casa, para que cese el gusano de la injusticia, para que tú y yo tengamos un despertar de amapolas y seamos dioses eternos y en llamas.

10 Hugo Vera Miranda BORRACHO EN LA MADRUGADA no creas todo lo que viste y te dijeron; niego haber pertenecido a las huestes de gilles de raíz, pero sí estuve aquella tarde de noviembre en wyoming, recuerdo el plymount azul que me dejó frente al supermarket, acababa de terminar con samantha y el cielo entero era nido de escorpiones, catorce fueron los cuerpos acribillados aquel día, logré eludir el cerco de la police y aún con ella en mi pecho aterricé en santo domingo; mi amistad con marcos pérez Jiménez fue mi aval, violé a una monja, maté a un opositor e injurié a la luna.

11 estuve en viet-nam, tres álamos y piloté el enola gay; bajo las órdenes del teniente coronel varela sembré el terror en la provincia de santa cruz, granada aún no despertaba el 19 de agosto de 1936 y yo ahí, frente a federico, el pulso firme y a pleno corazón, no fue oswald, la cia, ni la comisión warren quienes mataron a Kennedy en dallas, declaro urbi et orbi mi culpabilidad. por eso te digo; no creas todo lo que has visto, no creas todo lo que te han dicho; pero si así y todo aún insistes en denunciarme a la policía porque te despierto borracho en la madrugada, lo puedes hacer mujer, puedes hacerlo, pero te advierto de una vez y para siempre, sé precavida y torna vigilante el corazón; acaban de nombrarme, comisario del pueblo.

12 Hugo Vera Miranda agoté gran parte de mi vida agoté gran parte de mi vida tratando de saber dónde se encuentra el corazón de una mujer ahora que vengan nuevos atletas y se lleven el Nóbel.

13 Juan Pablo Riveros Poeta puntarenense (1945)

14 Juan Pablo Riveros "MUJERES ALACALUFES" Sus vidas, como fuegos entumidos en alguna costa del Sur, más sensibles a la mordedura del viento que a la temperatura mínima del agua. Sumergidas tras cholgas, machas o erizos, las mujeres, junto al fuego, comen luego mariscos y charlan tranquilas, dueñas absolutas de la historia.

15 Juan Pablo Riveros "EMBARAZO" ¡Hay que verlas cuando vuelven del bosque! Con el enorme haz de leña a cuestas, balanceando grávidamente el nuevo mundo. ¡Hay que verlas cuando saben, cómo van al bosque,calladamente! de "De la Tierra sin Fuegos"

16 Obras: Juan Pablo Riveros

17 JUAN MIHOVILOVIC

18 ENSUEÑO Todos recurrimos al ensueño. Como si tuviéramos ojos alados vemos lo que nadie puede contarnos. Así, la infancia discurre su lúgubre magia al despertar. Pero, insistimos en esa brisa impalpable, en esa resurrección imposible que trae discontinuas ilusiones. Por ese recóndito enigma descifrado a medias brota a menudo el canto de una golondrina. Quisiéramos aferrar su lejanía. Dudar del sueño y de la vida. Descubrimos solícitos de nuestros temores para que nadie nos indique acusativo. Pero, el ensueño es tan exiguo como el soplido de un niño. Similar a una mariposa extinguida, extraviada en nuestro dormitorio.

19 JUAN MIHOVILOVIC MUERTE Se desciende a la muerte desde la muerte misma. Como un chispazo en pleno día bajamos por nosotros. Las manos se aferran a un paraguas que no existe. Ni siquiera intentamos la desesperación de un ahogado. El infinito asoma sus espejos intangibles. Se reproducen miles de segundos que un bolsillo olvidó. Suntuosos silencios arrojan sus misterios exactos. Vemos -de pronto- un pez dormido en un canasto. La inerte carne de las carnicerías. Las plumas de un ave humedecidas en un basurero. Pieles distendidas como trozos de existencia. El olor de un perro sube por nuestro antebrazo. Y la garganta escuda la prontitud de una lágrima. Luego, la muerte aparece como un carrusel sobre el que hemos rodado sigilosos y del que -inevitablemente- terminamos por caer.

20 Antología Insurgente

21 "EL TIGRE DE LA MEMORIA" (Hugo Vera Miranda) ¡Ah, qué ganas de vaciar mi cabeza! Tantos rostros, calles, invierno. Un horizonte de promesas incumplidas, la fatiga del tiempo girando, girando, viejas cartas que nada dicen, amores tapiados por la insolencia del olvido. El barco está apunto de partir y nos aferramos a nuestros muertos, el tigre de la memoria incansable trabaja, de sol a luna, de luna a mar. El verdugo hastío se mece en mis cabellos, estoy solo, me he abandonado, un juramento, un clamor, una traición, son enigmas que el viento descifra, continúo estas marcha inexorable con la muerte en mis bolsillos.

22 Antología Insurgente "AYER EN DESCOMPOSICION" (Oscar Barrientos) Entre libros que abandonó la tormenta, entre espejos que despojó el océano, yo camino con mi palabra bajo el brazo con mi terno de tres piezas, con mi bastón de mariscal, con la ciudad fragmentaria cayéndose a pedazos Paraguas de terciopelo, sonidos zurdos, mujeres con tarjetas de hielo me hipotecan el jardín nocturno donde mora mi silencio. Yo viajo en trenes grises, llevo billetes sin valor, la gente no me ve llegar cansado a las estanciones del planeta. Afuera, la orquesta interpreta una canción que alguién me enseñó desde niño. Retrocedo en pos del sortilegio y los sueños de un ayer quebrado se derraman en los extremos de mi mesa.

23 Impronta

24 "DE LA MUERTE Y SUS EFECTOS" (Pavel Oyarzún) De la muerte y sus efectos la gente ha dicho de todo se imagina cosas de ella habla en su contra La idea es apartarla del grupo sacarla de escena dejarla olvidada en cualquier parte de la memoria si es posible o sencillamente mirar para otro lado cuando ella pasa y hacerse como si lloviera la gente no pierde la mala costumbre de tenerle asco a los gusanos

25 Impronta "CALENDARIO" (Dinko Pavlov) En el muro opuesto, mostrando sus grabados nostálgicos, cuelga el calendario. Compañía silenciosa de meses y días pasados. Cual otoño permanente, sus hojas cayeron lapidarias, mostrando el camino del tiempo... ¡de mi tiempo! Resume días negros, opacos, o luminosos o tiernos, todos míos, como quise hacerlos.

26 Impronta "SUBVERSIVO" (Juan Magal) Nacer al sur es tener inquietudes permanentes, inquietudes septentrionales, quizás. Es casi vivir casi al margen del planeta. En el ano-nimato de su redonda historia. Nacer al sur, es solidarizar con el pueblo escandinavo en caso de guerra fría. Por eso es bueno, de vez en cuando, sufrir de apendicitis meridional, para extirparnos antiguos mitos, como creernos los ingleses de Latinoamérica.

27 Impronta "INDIFERENCIA" (Julio Pedrol) La multitud anónima camina silenciosa por los ríos de las calles. Eternos prisioneros de si mismo sin mirar nunca más allá. Tras las esquinas amuralladas despojos de arquetipos heredados. Mientras, los hechos cotidianos mueren lentamente en la ciénaga de la indiferencia.

28 Antena Parabólica

29 "MISERIA DE UN VACÍO" (Yesid Navarro) Escribimos para no estar ausentes de los que están ausentes de tanto vacío que vacían. Escribimos para no morir estando presentes, conversando en soledad mareados de dolor, con dulces en los bolsillos, en las migas que permiten vivir. Para estar presentes mejor estamos ausentes

30 Antena Parabólica "POEMA A DIOS (la continuación)" (Alejandro Anabalón) Dios dijo; Hágase la luz y la luz se hizo. Dios creó cosas en la tierra y en el cielo. Dios dio a su hijo unigénito, lo sacrificó por amor a nosotros. Dios es sabio. Dios olvido algo. Dios olvidó crearme. Sabiduría. No logro comprender su amor. Dios no recordó. Dios no recordó que yo pensaría. Pensaba que yo todo lo iba a creer. ¡OhDios! ¡Oh Dios mío! DIOS

31 Premio Literario Alejo Marcou B.

32 "PETRÓLEO" (Guillermo Godoy) Ahuyentando gaviotas una lanza de acero penetró en el estrecho y horadando horadando ignorando la roca perturbando el reposo de olvidados navíos alcanzó el corazón de la veta marina Desde un pozo indomado una cuenca dormida una pétrea cárcel de la madre natura el aceite de piedra traspasó las barreras y elevó la burbuja de su negro tesoro hasta encender la llama que alumbra noche y día. Un ayer milenario sacudió sus amarras y ascendió a las alturas donde esperaba el hombre con la mirada quieta del sembrador de sueños...

33 Prisma

34 SIN TÍTULO (Maribel Valle) El café se extinguió, el cigarrillo sigue vivo. ¿Cuanto tiempo tardará en retirarse de mis desvelos tu rostro? El viento suena a latas descuartizadas, los autos parecen animales en celo tapizando las calles. La ciudad está sudando lluvias

35 Prisma "FRENTE AL AMANECER" (Soledad Vásquez) Tus ojos pintan mariposas sobre el mar. Tus manos ensayan otros homicidios frente al amanecer más triste del mundo.

36 Prisma "GEOMETRÍAS LIBERTARIAS" (Sandra Rogel) Desde el profundo delirio de mis sueños los espejos de agua removidos contagian las voces de poetas que son la luz en el camino de la burla. Porque en este hilado de susurros ya no marchita el llanto atragantado de mil raíces provocando ahogo; aquellas que habitaron un miedo repetido de no sé qué tiempo y malogrado espacio. Es que ahora la geografía de un mundo esperanzado se apodera de un tejido mágico y serpenteante del cosmos, mientras la tibieza de aves peregrinas abren paso con su trega geometrías libertarias.

37 Fuera De La Fiesta

38 "CUANDO SE TORNA LA NOCHE" (Paula Alvarado) Cuando se torna la noche conoces nuevas canciones, el mar rompa sus olas y sucede que busco su cuerpo. Que el viento trice el horizonte esta noche, que la luna duerma, que las estrellas no vean. Ojalá nadie sepa.

39 Fuera De La Fiesta "EN LA RUEDA" (Maritza Santana) Carrera ciega, encendida fue el paso por esta tierra colina de negra sombra y cumbres cercanas a las tinieblas. Para perder y encontrar la ausencia para perseguir ideas queriendo rescatar blancas rosas del fango lleno de miseria. Siguiendo en esta desigual tarea invocando viejas y perdidas metas creo que te he visto, en órbita chocando con alguna estrella.

40 Fuera De La Fiesta ENCONTRANDO MI RELIGIÓN" (Leonardo Navarro) Parte I Se inclinan ante altares, se humillan ante el vino, se persignan al pasar frente a un frío deificio (o edificio). Veneran un libre, le dan ofrendas a íconos, trabajan para mantener a unos escogidos que muy dudables son. La magia, el brujo - medicina, la religión, el sacerdote o el monje. Si su dios está en todas partes ¿Porqué no se inclinan ante árboles? ¿Porque no se persignan al pasar frente a la grandiosa montaña? ¿Porque no se humillan ante el aire? ¿Porque no veneran la vida?


Descargar ppt "Poetas Magallánicos. Hugo Vera Miranda Poeta natalino (1951)"

Presentaciones similares


Anuncios Google