La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Ezequiel Diseño: José L. Caravias Sacerdote, preso y desterrado por Nabucodonosor a trabajos forzados en los alrededores de Babilonia, junto con otros.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Ezequiel Diseño: José L. Caravias Sacerdote, preso y desterrado por Nabucodonosor a trabajos forzados en los alrededores de Babilonia, junto con otros."— Transcripción de la presentación:

1 Ezequiel Diseño: José L. Caravias Sacerdote, preso y desterrado por Nabucodonosor a trabajos forzados en los alrededores de Babilonia, junto con otros muchos judíos, el 598 a.C. En el campo de concentración junto al arroyo Kebar, se siente llamado a ser profeta, después de una fuerte experiencia de que Yavé ha dejado el templo de Jerusalén y se ha trasladado a vivir en medio de los desterrados. Ezequiel es modelo de pedagogía catequética. Ante sus compañeros, terriblemente desanimados y acomplejados, él se esfuerza en transmitirles su exigente y consoladora experiencia deDios. Aunque nadie le hace caso, él insiste siempre con habilidad y entusiasmo...

2 Ezequiel experimenta a Dios con alas y ruedas especiales, con las que puede ir en todas direcciones, y rápidamente llegar a cualquier lado. 1, Va donde quiere, nadie lo puede atajar, pues es como el viento huracanado 1,4 Tiene ojos por todos lados: lo ve todo. 1,18 Es poderoso y terrible como un río caudaloso o como el estruendo de un ejército en marcha 1,24 Pero delicado e íntimo como un zafiro 1,26

3 Tiene además cara de águila: hermosa y solemne, llena de poder, ágil, inalcanzable. Pero es además como la del ser humano, que sabe sonreír, con ojos expresivos, cariñosos e inteligentes. El rostro de Dios es como el del león : noble, lindo, majestuoso, seguro de sí mismo, fiero defensor de sus hijos. Es también como el del toro: fuerte, hermoso, serio, lleno de una fuerza que impone total respeto. 1,10

4 D ios es como el fuego Como brasas ardientes que calientan y convocan a la reunión, al diálogo, a la intimidad. Ilumina y es poderoso como el relámpago (1,14). Pero es, también, lindo y esperanzador como el arco iris (1,28). Pero es también ágil y luminoso, como antorchas que se agitan (1,13).

5 Hijo de hombre, levántate, que voy a hablarte. Te envío a los hijos de Israel, hombres de cabeza y corazón endurecido... No les temas, aunque te encuentres entre cardos y zarzas y vivas en medio de escorpiones. 2,1.4.6 Te voy a dar un rostro como el suyo, duro como el diamante, para que no les tengas miedo. 3,4.8.9

6 Abre la boca y come lo que te doy… Come este libro y anda a hablar a la gente de Israel... Aliméntate y llena tus entrañas con este libro. 2,8; 3,1.3 Todo lo que yo diga será dicho y hecho sin demora... Ninguna de mis palabras esperará más. 12,25.27 Hijo de hombre, te he puesto como centinela de Israel, así que estarás atento a las palabras que salgan de mi boca, y los aconsejarás de mi parte. 3,17

7 Ezequiel ve cómo Dios abandona con pena el templo de Jerusalén porque está lleno de idolatría e injusticias (capts ). Yavé no puede habitar junto a ídolos: ¿Ves las grandes maldades que la gente de Israel cometen en este lugar para alejarme de mi santuario? ¿Ves lo que hacen con los ídolos los ancianos de Israel a escondidas?… ¿No le basta al pueblo de Judá para que, además de llenar de pecados la tierra, se dediquen a irritarme? Me aplican un ramo a la nariz. 8,

8 Tu suerte está echada. Florece la injusticia, el orgullo da sus frutos y la violencia reina para imponer el mal... La vida de todos es crimen; por eso no volverán a fortalecerse. 7,10-13 Les quitaré mi protección porque el país está lleno de crímenes y la ciudad repleta de violencia... Humillaré la soberbia de los poderosos y sus santuarios serán profanados... Yo los juzgaré según sus obras, y así sabrán que yo soy Yavé. 7,

9 Sus sacerdotes han violado mi Ley y profanado las cosas santas... Sus profetas les encubren sus crímenes con vanas visiones y profecías mentirosas... Ya no me queda sino escoria en el crisol de Jerusalén... Sus príncipes son como león rugiente, ávido de presa, devoran a las pesonas, se apoderan de sus pertenencias, y son tantas sus víctimas que ni se pueden contar las viudas. Los jefes son lobos sanguinarios que matan a los inocentes por puro interés. Los terratenientes cometen violencia y robos; pisotean al pobre y al indigente, y niegan su derecho al extranjero. 22,18-29

10 Traté de purificarte de tu impureza vergonzosa, pero no te has dejado purificar de tu mancha. 24,13 Puesto que me has abandonado, volviéndome la espalda, carga tú con tu desvergüenza... Haré recaer tu infamia sobre ti, y cargarás con los pecados de tu idolatría. Así sabrán que yo soy Yavé. 23, Tus impurezas y desvergüenzas han sido la causa de tu ruina, por haberte prostituido tras las otras naciones y haberte manchado con sus horribles ídolos.

11 ¡Ay de estos profetas torpes que siguen sus propias luces! Israel, tus profetas son como chacales entre ruinas... Tienen visiones falsas y profetizan mentiras. Dicen: Palabra de Yavé, sin que Yavé los haya mandado, y luego esperan que Yavé cumpla lo que ellos dijeron. ¡Ay de estos profetas torpes que siguen sus propias luces! Israel, tus profetas son como chacales entre ruinas... Tienen visiones falsas y profetizan mentiras. Dicen: Palabra de Yavé, sin que Yavé los haya mandado, y luego esperan que Yavé cumpla lo que ellos dijeron. 13,3-6 Engañan a mi pueblo, dándole seguridad de paz, cuando no hay paz. 13,10 Por un pedazo de pan me han deshonrado ante mi pueblo anunciando muerte al que debe vivir y vida al que debe morir, y engañan así a mi pueblo, que se cree sus mentiras. 13,19

12 Ay de ustedes, pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos. No han reunido al rebaño, ni han buscado a la oveja perdida. Sino que las han dominado y oprimido con violencia. Ellas se han dispersado por falta de pastor y se han convertido en presas de las fieras. Yo voy a pedir cuentas a los pastores y les reclamaré mis ovejas. Las arrancaré de sus bocas, y ya no se las comerán. 34, Yo mismo cuidaré de mis ovejas... Las reuniré... Buscaré la oveja perdida, traeré a la descarriada, vendaré a la herida, fortaleceré a la enferma, y eliminaré a la que se hizo gorda y robusta. Las apacentaré a todas con justicia.

13 Con el vuelo de mi manto recubrí tu desnudez y me uní en alianza contigo... Pero tú, confiada en tu belleza, te prostituiste entregándote a cuantos pasaban... Tomaste a tus hijos, que para mí habías dado a luz, y los sacrificaste a los ídolos... Y yo tendré presente la alianza que hice y estableceré de nuevo contigo una alianza eterna. Tú recordarás tu conducta y te avergonzarás de ella... Y así sabrás que yo soy Yavé. 16,60-62 Carga con la vergüenza de tus pecados... Sopora tu humillación... 16,

14 El hijo no cargará con las culpas del padre, ni el padre con las del hijo. Al bueno se le tomará en cuenta su vida recta, y al malo, su maldad... Pero si el malo se convierte de todos sus pecados y hace lo que es justo y bueno, vivirá. No me acordaré más de los pecados que cometió. ¿Acaso quiero que el pecador muera, y no más bien que tome otro camino y viva? 18,20-23 Juzgaré a cada uno según su conducta. Conviértanse y abandonen la maldad, y así la maldad no les hará caer ni les traerá la desgracia. Yo no me alegro por la muerte de nadie. ¡Cambien, pues, sus caminos para que tengan vida! 18,30-32

15 Huesos secos, escuchen la palabra de Yavé. Haré crecer su carne y los cubriré con piel y pondré en ustedes mi Espíritu, de manera que vivirán y sabrán que yo soy Yavé. 37,4-6 Yo, Yavé, voy a abrir sus tumbas y los llevaré de nuevo a la tierra de Israel. Yo soy Yavé. 37, 4-6; 9-13

16 Juro que no quiero que el malvado muera, sino que cambie de conducta y viva. Conviértanse, conviértanse de sus malas costumbres. Gente de Israel, ¿por qué tendrían que morir? morir? 33,11

17 Cuando los haya reunido de nuevo, los aceptaré gustoso como un perfume suave. Y mostraré mi santidad entre ustedes a la vista de los pueblos. Y sabrán que yo soy Yavé cuando los haya devuelto a la tierra de Israel. Entonces recordarán su conducta y todas las acciones con las que se mancharon, y sentirán repugnancia de ustedes mismos por todas las maldades cometidas. 20, 41-43

18 Los purificaré de toda mancha y de todos sus ídolos. Les daré un corazón nuevo. Les quitaré el corazón de piedra y les pondré un corazón de carne. Los purificaré de toda mancha y de todos sus ídolos. Les daré un corazón nuevo. Les quitaré el corazón de piedra y les pondré un corazón de carne. 36,26-28Infundiré mi Espíritu en ustedes para que vivan según mis mandamientos... Ustedes serán para mí un pueblo y a mí me tendrán por su Dios.


Descargar ppt "Ezequiel Diseño: José L. Caravias Sacerdote, preso y desterrado por Nabucodonosor a trabajos forzados en los alrededores de Babilonia, junto con otros."

Presentaciones similares


Anuncios Google