La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

1. 2 Tema 1: Generalidades: 3 I.GENERALIDADES Esta es la única y antigua novedad del Evangelio que, acogida por la fe y la conversión del corazón, hace.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "1. 2 Tema 1: Generalidades: 3 I.GENERALIDADES Esta es la única y antigua novedad del Evangelio que, acogida por la fe y la conversión del corazón, hace."— Transcripción de la presentación:

1 1

2 2 Tema 1: Generalidades:

3 3 I.GENERALIDADES Esta es la única y antigua novedad del Evangelio que, acogida por la fe y la conversión del corazón, hace nacer la comunidad de los que se reúnen en el nombre de Jesús, para ser en el mundo signo del hombre nuevo y de la nueva humanidad (DT 444).Documento de trabajo Porque la conversión y el bautismo introducen en la Iglesia, donde ya existe, o requieren la constitución de nuevas comunidades que confiesen a Jesús, Salvador y Señor, la Evangelización tiene, como término, a la Iglesia. Conduce a los hombres a la Iglesia, más aún los hace Iglesia. Fruto de la acción evangelizadora son comunidades que perseveran asiduamente en la enseñanza de los Apóstoles, en la comunión, en la fracción del pan y en las oraciones (DC 268). Documento de consulta

4 4 La Iglesia como Cuerpo de Cristo Al hablar de cuerpo podemos hablar de unidad e igualdad por una parte y de pluralidad y multiplicidad por otra. El cuerpo es uno y se pertenece a él, pero a un tiempo es múltiple y plural en sus partes, por ejemplo: células, miembros, etc. Es uno, pero múltiple, es igual pero diferente. Unidad de origen, de metas, pero diversidad de órganos de miembros y de funciones, todas articuladas y dirigidas por la cabeza que es Cristo.

5 5 Cristo mismo ha querido que todo el cuerpo y cada miembro reciban nutrición y alimento para que el cuerpo crezca. Recibe cohesión para la unidad y la recibe de la cabeza, pero Cristo también ha querido que haya ministerios: profetas, apóstoles, evangelistas, pastores y maestros, como factores de unión armónica de la actividad de los demás miembros, para la edificación en el amor. Estos ministerios son parte de la cabeza y actúan no sólo en nombre sino en nombre de Cristo cabeza. Ni el religioso ni el seglar tienen esta asimilación a Cristo cabeza. Solo el ministro ordenado: el diácono, el sacerdote, el obispo.

6 6 El Espíritu Santo produce la comunión y por eso la Iglesia es comunión. Si la naturaleza de la Iglesia es ser comunión, se convierte en un deber ser, una necesidad de realización esencial, su Ser en comunión y hay que construirla, porque no lo encontramos hecha, es tarea a realizar. La Iglesia en general y las parroquias mismas no son automáticamente comunión, no son pueblo, ni cuerpo, sino que deben serlo. No viviremos el impacto de la realidad eclesial, sino hasta que la hayamos construido en su esencia y vivamos su tarea; mientras tanto solo seremos una feligresía, en un territorio, que debe llegar a ser comunidad.

7 7 La Parroquia es una porción del pueblo de Dios. No es el territorio, ni el templo, ni la jerarquía. Es una comunidad de personas. No son simplemente los que viven en el territorio parroquial, es decir, la feligresía, son las personas cristianas, católicas que están efectivamente incorporadas y vinculadas a ese cuerpo eclesial que llamamos parroquia. Dentro del territorio parroquial vive una feligresía que son los fieles que tienen su domicilio en ese territorio: pero la comunidad parroquial es un círculo menor que la feligresía.

8 8 Son miembros de la comunidad parroquial aquellas personas que cumplieron tres condiciones: 1. Pasaron ya por retiro de Evangelización kerigmática que es la puerta del plan pastoral. Puerta por donde todo debe pasar y cimiento de todo el edificio. 2. Están en una pequeña comunidad vinculada y articulada con la parroquia. Estas se forman después del retiro y permanecen vinculadas al cuerpo parroquial. 3. Tienen un compromiso apostólico en ella. Por tanto dan un tiempo y una aportación económica responsable. Han iniciado una respuesta personal a través de un compromiso

9 9 La territorialidad no es esencial a la Iglesia ni a la parroquia. La comunión si. Una comunión efectiva, que podríamos llamar triangulada es comunión de personas y comunidades unas con otras en un mismo nivel y subordinadas y con sometimiento pastoral al siguiente nivel. La comunión no está ya dada por arte de magia. Hay que construirla. No se trata de que tomen conciencia en el fondo del espíritu, que pertenecen a la comunidad parroquial, sino que debe mostrarse en cosas concretas, en la vida diaria, en la práctica interrelacional, en el testimonio personal.

10 10 ¿Qué es una comunidad? Muchos estamos acostumbrados a que la comunidad es como la de las religiosas y por tanto se debe vivir en una misma casa, con hábito, tener un reglamento, levantarse a determinada hora para laúdes, meditación, misa, desayuno comunitario, etc., una regla de vida. Se piensa en un seminario o en un convento de monjas contemplativas con votos y una superiora. Nada de esto es la esencia de la comunidad: ni el domicilio, ni el reglamento, ni determinada estructura interna.

11 11 La comunidad es una forma de relación estable y comprometida entre personas que abarca todas las dimensiones de la vida humana y cristiana. Son varias personas que quieren caminar juntas aunque cada una viva en su casa y por tanto tienen que ponerse de acuerdo para las reuniones y actividades, eligiendo un horario y una casa, pero que no es un domicilio ni un horario fijo para todos los días, pero debe compartirse con los hermanos, mínimo, una vez a la semana.

12 12 Definición de la comunidad La comunidad es una agrupación estable, orgánica y fraternal de personas evangelizadas: centradas en Cristo y movidas por el Espíritu; que se sienten responsables unas de otras: edificándose mutuamente y compartiendo lo que son y lo que tienen, en la medida de su integración comunitaria y de su crecimientos cristiano, y ser así testigos, individual y comunitariamente del Señor resucitado y de un Mundo Nuevo.

13 13 Después de la evangelización En principio es lo que ya decíamos: Hechos 2,42 viene después de Hechos 2,38. Son los que escucharon el anuncio evangelizador el día de Pentecostés, quienes después fueron invitados a responder a los apóstoles (la didajé), a la comunión (la koinonía), a la fracción del pan (La Eucaristía) y a las oraciones. Por esto debemos insistir entonces, que la pequeña comunidad debe formarse inmediatamente después del retiro de Evangelización Fundamental.

14 14 Y por evangelización entendemos el contenido propio kerigmático. Es un contenido específico, con metas definidas: conversión, encuentro de Jesús vivo, reconocimiento de su Señorío, recepción del Don del Espíritu Santo y finalmente todo desemboca en la Comunidad y la Eucaristía. El primer principio es pues, no formar comunidades con personas que no han pasado por el Retiro. Las personas no evangelizadas van a asambleas parroquiales de oración o a casas de reunión, pero no a las reuniones de las pequeñas comunidades, ni como miembros estables; ni como oyentes. No es el lugar para ellos. Su participación impide a la comunidad integrarse. No es lugar para ellos. No es una razón elitista, sino que simplemente no es su momento.

15 15 Debe llegar el momento en que definamos lo que queremos que sea la comunidad. La reunión por sí sola no es comunidad. El solo estudio de la catequesis no es comunidad. La comunión es lo que une a las personas entre sí. Si están reunidas en alabanza o en estudio, están unidas en un mismo objetivo, pero no están unidas entre si. La comunidad es lo que llamaremos edificación y solidaridad. La oración y el estudio de la Palabra de Dios son elementos al interior de la comunidad, pero ellos solos no bastan para formar la comunidad.

16 16 Otros criterios para la formación. Periodo de rodaje Para la formación de las comunidades, ciertas aplicaciones prácticas dependerán de factores como la edad, el transporte, los días que cada quien tiene libres, si es de la parroquia o de movimiento y si la parroquia tiene organizados sectores o no. Ya formada la comunidad se necesita un período de rodaje. Al menos el primer año coincidiendo con el curso Vida nueva. Es tiempo de reestructurar comunidades, cambiar a alguna persona, para que después de ese tiempo se pueda mantener cierta estabilidad. El criterio esencial será siempre el que sean personas evangelizadas los miembros de las pequeñas comunidades.

17 17 Tema 2: Criterios para la integración y cuidado de las comunidades

18 18 II. CRITERIOS PARA LA INTEGRACIÓN Y CUIDADO DE LAS COMUNIDADES – Proceso de integración La reunión semanal de la pequeña comunidad supone la asistencia de todos cada semana y se espera que ellos perseveren. Por otra parte esta asistencia se espera sea activa, participativa y constructiva. Activa porque hay personas pasivas o mudas y constructivas porque hay gente conflictiva y destructiva. Esta participación con estas características debieran ser así en cada uno de los elementos de la reunión.

19 19 En proporción de que se va caminando y de que hay esta participación y estabilidad de todos los miembros, se va logrando progresivamente y cada vez con mayor profundidad, un conocimiento, una aceptación de todos con todos y una valoración de cada uno. Algunos se reúnen sábados o domingos: a comer, pasear o a cualquier otro tipo de actividad. A veces es toda la comunidad la que se pone de acuerdo, a veces sólo una parte. Tenemos que ver esto no sólo como paseo, sino un tiempo de profundización.

20 20 Este conocimiento debe ser progresivo hasta llegar a la totalidad de la persona, rostro, nombre e historia. Es anormal que unos que se llaman comunidad no saben en que trabaja su hermano de comunidad. No se trata de hacer un examen o un censo, pero debe darse este conocimiento, de forma natural y progresiva. - Acuerdo sobre la comunidad. En este proceso de conocimiento brota en forma lógica la pregunta: ¿A dónde vamos? ¿Qué queremos? ¿Esto que vemos interesante e importante se va a acabar o tiene una dirección y un objetivo concreto? ¿Qué es ser comunidad? Así surge la pregunta y la comunidad nace de que todos lleguen al mismo concepto y diseño de comunidad.

21 21 Se trata de tomar un acuerdo, el que sea, y luego una decisión comprometida, en un momento específico, de una de las reuniones donde alguien o el coordinador, ponga esto a discusión: ya vimos lo que es comunidad, modelos, etc. Todos debemos opinar y decidirnos. Es una realidad de vida para ser vivida y elegida, en forma personal, como un estado de vida (matrimonio- sacerdocio), la relación con Dios en comunidad es una relación estable, creciente y comprometida, que nos involucra de manera estable. Este proceso de integración no será posible si la gente no empieza a reunirse en forma sistemática, si no asisten todos cada semana con perseverancia, si no están cambiándose las personas. Por eso es que en la comunidad sólo hay miembros. No hay huéspedes, ni visitas, ni oyentes.

22 22 – Lo que es la edificación espiritual La Edificación espiritual se puede describir como conocimiento mutuo, interés, responsabilización, cuidado mutuo. Todos los elementos que lleven a comunión y participación. Comunión en todos los aspectos de la vida, participación como sinónimo de compartir progresivamente todas las áreas de la vida, en proporción del crecimiento espiritual de cada miembro y en proporción de la integración comunitaria. La edificación siempre debe hacerse en el Señor y hacia el Señor, con la finalidad de ir construyendo el Cuerpo de Cristo, en amor sincero y con un interés profundo de unos por otros, en donde nada de los demás nos puede ser indiferente

23 23 Los elementos de la edificación espiritual son: - exhortación mutua - corrección fraterna - testimonio - revisión sobre el estado de vida de cada quien - revisión sobre los medios de crecimiento espiritual - búsqueda de la voluntad de Dios en problemas serios y decisiones importantes - impulso al compromiso apostólico y social. Aunque esto último se vería más bien al hablar de la Solidaridad Social.

24 24 Exhortación mutua Los miembros de la comunidad tienen que estarse exhortando unos a otros para responderle al Señor, para estar atentos a su Palabra y a su voz y ser sensibles a la moción del Espíritu. Se exhortan a crecer espiritualmente, a crecer en comunidad y a comprometerse apostólicamente. San Pablo en sus cartas utiliza mucho esta frase de exhortándose unos a otros, para hablar de una llamada a caminar y levantarse después de los fallos y errores.

25 25 Corrección fraterna La corrección fraterna es un mandato evangélico, pero tiene su regla. De lo contrario sería desastrosa. En el Evangelio se dice: Si tu hermano peca, llámalo a solas y en amor, con prudencia y con tino.... No debemos decirlo directamente, sino expresando la pena de señalarle a otro algo negativo, con mucho amor. Si no se puede hacer en amor y prudencia es mejor no hacerlo, porque se destruye y se lastima a la persona o se consigue que ésta se resista a cualquier ayuda. Ordinariamente lo hará la persona que tiene más acceso a la persona que debe ser corregida, porque se entienden y se conocen mejor, porque son amigos y se sintonizan.

26 26 El Evangelio dice que si la persona no hace caso, se lo dirán entre dos y si a ellos no los escucha, entonces se ventilará en la comunidad. Y si ni a la comunidad hace caso y el asunto es importante, se le excomulgará, es decir, se le saca de la comunión porque su vida está siendo gravemente incoherente. Sin embargo, para llegar a eso se supone que se ha orado, se le ha hablado y acompañado. Se ha sentido comprendido y amado, aunque no necesariamente aprobado. Hay que aceptar y amar antes de señalar lo negativo.

27 27 Testimonio de vida Testimonio es compartir la experiencia de Dios con los demás. Lo importante es que en el testimonio se muestre más la acción de Dios que la de la persona que lo cuenta. El hombre es sólo la materia prima o el terreno donde Dios actúa. No obstante aunque la persona se muestre más ella que a Dios, no se le debe juzgar, sino dejar que sane su deseo de ser escuchada. De lo contrario la comunidad se convierte en lugar de condenación y no de salvación, cuando se juzga a las personas.

28 28 El testimonio implica compartir lo que estamos aprendiendo del Señor, lo que ha hecho por nosotros y a través de nosotros, para que se manifieste el poder de Dios y se reavive la fe. Hay que cuidar de no quedarse solamente en testimonios de cosas de tipo milagroso y espectacular, no caigamos en este tipo de criterios, que limitan nuestra vida cotidiana con Dios, que siempre es extraordinaria cuando Lo vemos actuando en ella.

29 29 Revisión de vida La revisión de vida se lleva a cabo en dos áreas: Revisión como está siendo cambiada nuestra vida en la línea del estado de vida de cada persona: los casados como padres y responsables del hogar, los hijos como tales y como hermanos, en sus estudios, trabajos. La otra área es revisar la presencia de Dios y el crecimiento espiritual y cómo se están manifestando en el estado de vida de cada quien.

30 30 Búsqueda de la voluntad de Dios Para problemas serios y decisiones importantes se debe contar con la comunidad. La comunidad ora y opina, dialoga a la luz de Dios. En algunos problemas es suficiente dar una acogida al hermano. En otros el escucharlo ya es un 80% de sanación, porque se disminuye el problema o se quita su peso moral o sicológico con el apoyo de los hermanos. Antes de querer dar soluciones o explicaciones es necesario que la persona se sienta acogida, comprendida y amada. Alguien le dará un abrazo o una palmada, aunque esto depende de la cultura de cada lugar. Después de un rato, la persona se siente acogida, se puede orar y luego se puede comenzar a opinar y a dar consejos para fortalecerla interiormente y ayudarla a solucionar el problema, dando criterios de fe según el espíritu y no según la carne.

31 31 Se trata de cuidarse unos a otros, servirse unos a otros, compartir entre todos, responsabilidad recíproca de unos con otros y mutuo sometimiento con los criterios ya señalados. Así se logrará, como dice el documento de Puebla una verdadera comunión y participación

32 32 – Lo que es la Solidaridad social Salvación del hombre entero En el Plan Pastoral se propone a las parroquias, que la Acción Social sea parte integrante de dicho plan, no es la única tarea de la Iglesia, ni la primera, ni la inmediata. La misión de la Iglesia es en primer lugar religiosa, trascendente e interior. La salvación es pues una experiencia personal y actual. Debe haber una experiencia de salvación, del hombre completo y de todas las situaciones del hombre, desde aquí, desde esta vida. El hombre completo, es decir, cuerpo, alma y espíritu y todas las situaciones del hombre: individuo, familia, sociedad, estructuras; la humanidad en general, incluyendo la política como estructura globalizante del ser humano.

33 33 Solidaridad social La solidaridad social no sólo es un elemento de la vida y de la misión de la Iglesia que debe estar promoviéndose en todas las dimensiones de la Iglesia: pequeña comunidad; sector, parroquia, diócesis. Esta solidaridad ante todo es un elemento esencial que debe ser una consecuencia y un fruto de la Evangelización. Un fruto no sólo espontáneo, sino buscado y programado. Es una tarea de la comunidad parroquial el que no haya ningún necesitado, y esto significa ningún necesitado de cosas materiales.

34 34 Casa propia o rentada con los gastos de luz, agua, impuestos cubiertos. Vestido que dependerá del trabajo que se tenga, pero debe ser adecuado. Alimento en calidad y cantidad con un balance nutricional adecuado. Cultura y la posibilidad de una auténtica educación, donde no hay que escatimar gastos, para que al menos cada uno tenga una instrucción básica. Y así cada uno de estos elementos. Lograr esto es parte de la programación pastoral de la parroquia, en cada nivel de comunión. Debe ser fruto de la Evangelización y el trabajo del ministerio de acción social de la parroquia.

35 35 La respuesta será entonces en proporción al crecimiento espiritual. Un síntoma es la forma como se maneja el dinero. Si se quiere saber la calidad espiritual de alguien, habría que examinar como funciona en este terreno, en qué lugar de la escala de valores tiene el asunto de la posición económica, que adhesiones hay en el corazón respecto a este punto, cómo se inquietan por obtener cosas, cómo buscan, cómo se acumulan y para que se destinan. Darle a Dios lo que le corresponde, darle la primicia como ofrenda reservada y el diezmo a Dios y el 90% restante hacer la división entre lo superfluo y lo necesario. Lo necesario para la persona y su familia, para su propio sustento, y lo superfluo para otros.

36 36 – Formación del sentido cristiano de los bienes Llegar a todo esto es transformar el mundo con criterios nuevos. Es la tarea propia del seglar, es la renovación cristiana del orden temporal, la transformación de las estructuras. Pero primero debe cambiar el corazón, la mente y la vida personal, así como la vivencia comunitaria al interior de la parroquia. Allí se deben vivir nuevos modelos de vida congruentes con el Evangelio frente a las cuatro p que se mencionan en un nivel de catequesis: poder, poseer, placer y parecer (aparecer o aparentar).

37 37 No termina todo allí. Después de la Operación Zaqueo hay que dar la primicia a Dios, como ofenda reservada que le pertenece, mínimo un diez por ciento que le entregamos a la construcción del Reino de Dios. Finalmente el 90% restante hay que ver que es necesario para un consumo normal y decente en los ocho puntos que mencionamos. De todo lo que queda, es decir, lo superfluo, yo decido, pero para otros, para entregarlo a otros. Un cristiano no tiene derecho a acumular. La única forma de mantenerlo consigo es crear fuentes de trabajo para otros.

38 38 – Mecánica de la solidaridad en las comunidades Hay tres elementos que se manejan en la dinámica tradicional de los grupos eclesiales: ver, juzgar, actuar. Ver un hecho real, como es, con sus causas y sus consecuencias. Juzgarlo a la luz de la fe y de la Palabra de Dios, para realizar acciones concretas y eficaces. Una comunidad evangelizada, crecida, solidaria, se transforma aunque la estructura global del país o la región siguiera igual. A pesar de eso podrá ser una comunidad cristiana autosuficiente que no es objeto de opresión al menos en lo básico. Tendría cooperativas de producción y de consumo, organizaciones de servicio. Juntos se puede todo.

39 39 – Subsidiaridad y supletoriedad de la acción social. No se trata de quitarle su responsabilidad al gobierno y al municipio. Sin embargo, mientras estos no actúen, la gente no puede quedar sufriendo y careciendo. Es una acción supletoria y subsidiaria. Cuando los cauces normales los hacen, la Iglesia se retira. La parroquia no es una central de beneficencia. La tarea propia de la parroquia y de la Iglesia es la animación cristiana, la formación doctrinal, pero cuando los organismos civiles o gubernamentales, públicos o privados, no están haciendo lo que debían, no hay que cruzarse de brazos. No es sólo tarea del párroco o del ministerio de acción social, sino de todos los evangelizados; el compromiso de actuar en beneficio social es un deber de todos, compartimos y vivimos en un hábitat común y el beneficio es para todos.

40 40 – Sentido cristiano de la autoridad Lamentablemente en la Iglesia muchas veces vemos que la autoridad espiritual es calcada, no de el símil del cuerpo, sino de la autoridad humana, civil, empresarial o gubernamental. La autoridad que manda más, entonces, es el que recibe más sueldo, tiene más prestigio social, manifiesta más poder y arbitrariedad, etc. Jesús dice que el que quiera ser autoridad sea como el esclavo, como él mismo, que no vino a ser servido sino a servir y dar la vida en rescate por los demás. Cuando en el lavatorio de los pies, los apóstoles se asombraron porque eso, sólo lo hacían los esclavos. El les dijo: ustedes me dicen Maestro y Señor y dicen bien porque lo soy; y si yo como Maestro y Señor le he lavado los pies, así deben hacerlo unos a otros.

41 41 Tema 3: Organización del Ministerio

42 42 III. ORGANIZACIÓN DEL MINISTERIO DE COMUNIDADES Hablamos de ministerio, no en cuanto a las personas, sino a los campos o áreas ministeriales. Podemos distinguir Ministerio–persona y ministerio–campo. Al mencionar la palabra ministerio la usamos en esta última acepción. Cuando hablamos de ministerio de catequesis es la persona que tiene ese ministerio reconocido, con los criterios que ya se han dado en cuanto a que haya muchos servicios y pocos ministerios.

43 43 – El papel del párroco, dentro del Ministerio de Comunidades Una comunidad cristiana suficientemente grande y que tiene más o menos una autosuficiencia en sus diversos servicios, tiene que tener como cabeza un pastor ordenado. Y esto viene de la naturaleza misma de la Iglesia. Una comunidad grande y estable dirigida en último término por un seglar es una anomalía.

44 44 – Organización del ministerio Después del párroco sigue el consejo parroquial que es un organismo colegiado, aunque consultivo. Se sugiere que el consejo parroquial esté formado por los responsables de los sectores y los responsables de los campos ministeriales. En la parroquia hay jefes de sector y varios jefes de áreas ministeriales. Debemos dar mucho énfasis e importancia a los sectores, por lo que, en caso necesario, se podría compaginar la atención de un Ministerio como evangelización, comunidades, liturgia, enfermos, con la responsabilidad de un sector, en tanto se van integrando los equipos de servicio en la parroquia, con el aumento de tiempos apostólicos, de las personas que pertenecen a comunidades.

45 45 Tema 4: Funcionamiento

46 46 FUNCIONAMIENTO – Animador o coordinador interno El Animador o coordinador interno es miembro de la propia comunidad, es un hermano entre los hermanos y es nombrado por párroco o por el Jefe de Sector al principio, y después de un año lo pueden elegir ya sus hermanos de comunidad. No tiene autoridad sobre sus hermanos, es solo un servicio de animación, coordinación e integración. Puede serlo por un año, con posible continuación si toda la comunidad así lo decide.

47 47 – El supervisor externo El supervisor externo es nombrado por el jefe de sector y capacitado para desarrollar su servicio, por el responsable parroquial del ministerio de comunidades. Es una persona un poco más crecida, con un poco más de experiencia en cuanto a comunidades, con capacidad de acompañamiento de las personas y de integración en equipo. El tiene su propia comunidad a la que pertenece y supervisa a otra distinta, de preferencia de un nivel menor, en cuanto a catequesis. Su función concreta depende del momento en el que va la pequeña comunidad, ya que desempeña distintas acciones para el desarrollo y maduración de la comunidad:

48 48 – El Jefe de Sector El es el responsable directo del acompañamiento y cuidado de las comunidades del Sector, y lo realiza a través de los supervisores externos, que han sido nombrados por él mismo. Igualmente él dirige la Reunión mensual de Sector, dando él mismo el tema de formación de acuerdo a las necesidades actuales del Sector y de la integración de las comunidades. Cada mes se reúne con supervisores y coordinadores de comunidades de su Sector para conocer la situación de las comunidades y para orientación y formación, siguiendo las líneas dadas, por el Párroco y el Responsable de comunidades.

49 49 – El ministerio de comunidades Al responsable parroquial de comunidades le correspondía estar enterado de lo que sucede en las comunidades y unificar criterios, dado que el resto del trabajo con las comunidades se lleva en los sectores. Tanto el coordinador interno como el supervisor deben reportar al Jefe de Sector, que es el contacto del Ministerio en el sector, de cualquier cambio en las comunidades; cambios son, por ejemplo, personas que dejaron de ir, cambios de horario, de día y de lugar, etc. para que éste le reporte al encargado del Ministerio a nivel parroquial.

50 50 El ministerio de comunidades a nivel parroquial simplemente supervisa que se esté realizando la labor al interior de los sectores, pero la marcha y la ejecución del trabajo se hace en el sector. El responsable a nivel parroquial funciona para estarse enterando de lo que sucede en los diferentes sectores y unificar criterios, formando a los distintas personas que integran la estructura del Ministerio, esto es, los jefes de sector, los supervisores externos y los coordinadores internos de comunidades.

51 51 El responsable de comunidades a nivel parroquial no va nunca a una pequeña comunidad. Va el supervisor externo o en todo caso el jefe de sector. Cuando las comunidades son muchas y los sectores están bien organizados, el jefe del ministerio ni puede ni debe ir a cada comunidad. Esto se hace, porque no es conveniente que a la comunidad lleguen tres o cuatro personas con autoridad a distinto nivel, para evitar confusiones con tantas opiniones distintas. El ministerio de comunidades a nivel parroquial propone las cosas o los cambios, informa al consejo, pero es éste el que decide colegialmente lo que va a hacer en las comunidades y la autorización última es del párroco, después ya se turna lo acordado al responsable del ministerio y a los encargados de sector para que ejecuten esas decisiones.

52 52 – Supervisión y sometimiento Respecto de la supervisión de las comunidades tenemos que insistir en los criterios para ello, que van a tener tanto los encargados de sector como los supervisores externos. El discipulado en la parroquia debe cuidar los criterios que se aplican en el acompañamiento de las personas, para que sea un verdadero camino de maduración espiritual.

53 53 – La responsabilidad de los pastores En el capítulo 34 de Ezequiel, Dios critica a los pastores de Israel porque no han cumplido su papel. Se pastorean así mismos en lugar de pastorear el rebaño. La comunión no se construye sola. La vida de la comunidad en cada nivel tiene que construirse a partir de las reuniones. Estas no son la vida, pero ayudan a construir la vida. Sin estas reuniones la parroquia nunca será comunión de comunidades. El párroco y todas las personas que tienen una función pastoral en orden a la comunión deben esforzarse en construir esta vida de comunión porque esto es la Iglesia. Ella es comunidad. Es misterio y sacramento de comunión.

54 54 Tema 5: Acciones

55 55 ACCIONES ¿Qué nos dice Santo Domingo? La parroquia, comunidad orgánica y misionera, es una red de organizaciones, una comunidad de comunidades y movimientos. # 58. Es la familia de Dios, una fraternidad animada por el Espíritu de unidad. # 58 Es una realidad teológica porque ella es una comunidad eucarística # 58 Su misión es evangelizar, celebrar la eucaristía, impulsar la promoción humana y adelantar la inculturación de la fe # 58.

56 56 La parroquia no es principalmente una estructura, un territorio, un edifico...es una comunidad de fe. # 58. El Ministerio de comunidades tiene la responsabilidad parroquial, de llegar a estas metas que nos marcan los documentos eclesiales, manifestando en sus acciones la construcción de la Comunión Parroquial, junto con el Consejo parroquial del que es el miembro.


Descargar ppt "1. 2 Tema 1: Generalidades: 3 I.GENERALIDADES Esta es la única y antigua novedad del Evangelio que, acogida por la fe y la conversión del corazón, hace."

Presentaciones similares


Anuncios Google