La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Misión y Evangelización Parroquial en Europa: Una perspectiva Redentorista Parish Mission and Evangelism in Europe: The Redemptorist Perspective.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Misión y Evangelización Parroquial en Europa: Una perspectiva Redentorista Parish Mission and Evangelism in Europe: The Redemptorist Perspective."— Transcripción de la presentación:

1 Misión y Evangelización Parroquial en Europa: Una perspectiva Redentorista Parish Mission and Evangelism in Europe: The Redemptorist Perspective

2 I. INTRODUCCION I. INTRODUCTION

3 Respondiendo a lo que se me ha pedido, me voy a centrar en la propuesta misionera redentorista en el ámbito de la misión parroquial, aunque estoy convencido de que en gran medida es aplicable a todos los demás campos pastorales en los que trabajamos.

4 II. LA NUEVA REALIDAD EUROPEA II THE NEW EUROPEAN REALITY

5 Traigo hasta aquí las palabras que pronunció Juan Pablo II en el acto en que le fue entregado el premio Carlomagno, en Roma, el 24 de marzo de 2004: La Europa que tengo en la mente es una unidad política, más aún, espiritual, en la que los políticos cristianos de todos los países actúan conscientes de las riquezas humanas que lleva consigo la fe: hombres y mujeres comprometidos a hacer que esos valores sean fecundos, poniéndose al servicio de todos para una Europa del hombre, sobre el que resplandezca el rostro de Dios. Este es el sueño que llevo en mi corazón y que en esta ocasión quisiera confiarle a usted y a las generaciones futuras.

6 Sin embargo es preciso reconocer que nos encontramos en una nueva estación europea con respecto a la religión, con algunos datos objetivos que no podemos pasar por alto, y que han sido desarrollados ampliamente en la intervención de esta mañana: Una cultura basada y organizada desde la autonomía del sujeto y desde la secularidad de la realidad. Una vida social y política basada y organizada desde la laicidad. A todo esto se une lo que se ha venido a llamar la dictadura del relativismo. Otro dato que conviene señalar a la hora de conocer la nueva realidad europea es el fenómeno de la migración.

7 Desde ahí resulta necesario plantearse cómo hacer de nuevo presente a Jesucristo como buena noticia para los hombres y mujeres de nuestro Continente. Y todo desde el convencimiento de que los valores cristianos que sustentan Europa hacen posible hoy la presentación de la fe en Jesucristo como una respuesta a las inquietudes que brotan del corazón del hombre moderno. Se trata de estudiar la forma de que el cristianismo se integre en la vida del pueblo y se articule con la cultura.

8 III. NECESIDAD DE LA EVANGELIZACIÓN III THE NEED FOR EVANGELISATION

9 Todos estos cambios producidos en Europa, que ya el Concilio definía como profundos y acelerados, y con tendencia a universalizarse (GS 4), obligan a la Iglesia a realizar un gran esfuerzo de adaptación en sus estructuras y planteamientos pastorales. Pablo VI en la Evangelii Nuntiandi ya identificó como el drama de nuestro tiempo la ruptura entre el evangelio y la cultura (EN 20). Además es bueno que nos acerquemos a la realidad de nuestras parroquias y le pongamos voz a lo que estamos viendo. - Estamos anclados en una pastoral de conservación. - Son cada día más los indiferentes, los alejados, los jóvenes y hasta los niños que no cuentan con Dios ni con la Iglesia

10 A estas alturas, nadie debiera dudar que es urgente evangelizar a nuestras gentes, que recibieron el bautismo, pero no conocen, de hecho, el mensaje cristiano y viven como paganos, o que se han alejado y la descristianización progresiva, con situaciones culturales y sociales nuevas, les están reclamando una nueva síntesis entre la fe y la vida. Urge presentar el «anuncio primero» del Evangelio, el frescor impactante de la Buena Noticia que provoca la conversión y la decisión de la fe en Jesucristo.

11 IV. EVANGELIZACIÓN DE EUROPA Y MISIÓN REDENTORISTA IV. EVANGELISATION OF EUROPE AND REDEMPTIVE MISSION

12 La Iglesia europea necesita una fuerte conmoción que le impida instalarse en la comodidad, el estancamiento y en la tibieza, al margen del sufrimiento de los pobres del Continente. Como respuesta a este deseo los redentoristas acogemos el reto de ofertar una propuesta misionera como un momento de gracia y una oportunidad de fomentar el compromiso de renovación personal y comunitario de los fieles y alentando la proclamación profética del Evangelio a todos los hombres. En esta línea se ha colocado siempre la tradición redentorista, que a lo largo de sus muchos años de presencia en Europa no ha dejado de recorrer cada uno de los rincones de nuestros respectivos países con la pretensión de que el Evangelio llegue a todos sus hombres y mujeres. Nuestro proyecto de Misión responde plenamente a lo que necesita el Continente, tanto en sus planteamientos como en la forma concreta de realizarlo.

13 1. Naturaleza y finalidad de la misión Como nos decía Gaudium et Spes, la misión es parte constitutiva de la identidad de la Iglesia llamada por el Señor a evangelizar a todos los pueblos. Desde ahí la Misión debe animar la vocación misionera de los cristianos, fortaleciendo las raíces de su fe y despertando su responsabilidad para que todas las comunidades cristianas se pongan en estado de misión permanente. Se nos invita a que, desde la misión, lleguemos a vivir el encuentro con Jesús como un dinamismo de conversión personal, pastoral y eclesial capaz de impulsar hacia la santidad y el apostolado a los bautizados, y de atraer a quienes han abandonado la Iglesia, a quienes están alejados del influjo del evangelio y a quienes aún no han experimentado el don de la fe. La Misión Redentorista, a la hora de plantear su propuesta de misión se sitúa en esta clave. 1. Nature and purpose of the Mission

14 Objetivo General: La Misión Popular es un tiempo fuerte de evangelización extraordinaria durante el cual la comunidad, ayudada por los misioneros, se autoevangeliza fortaleciendo la experiencia cristiana de esa comunidad, promoviendo el nacimiento de grupos de catequesis de adultos, ayudando a establecer caminos de acercamiento a los alejados, y potenciando así el proyecto pastoral de la propia comunidad. 1. Naturaleza y finalidad de la misión 1. Nature and purpose of the Mission

15 Y como objetivos específicos: Estimular a los practicantes. Provocar en los miembros de la comunidad parroquial un encuentro fuerte con los demás cristianos y con la Palabra de Dios del que salgan fortalecidos y renovados en su vida de fe. Inicio de grupos de formación en la fe. Es la gran laguna de la mayoría de nuestros cristianos, a la que se trata de dar respuesta con la puesta en marcha de las asambleas familiares y, posteriormente, con la catequesis de adultos. Motivar al compromiso. Ayudar a que cada uno de los miembros de la comunidad descubra cuál es su puesto de responsabilidad y de servicio en la comunidad y en el barrio. Acercamiento a los alejados. La comunidad parroquial sale al encuentro de los que se han alejado de la fe o se han apartado de la práctica religiosa para entablar un diálogo desde el Evangelio. 1. Naturaleza y finalidad de la misión 1. Nature and purpose of the Mission

16 2. Criterios La Misión Redentorista parte de estos criterios que considera claves para hacer una propuesta a los hombres y mujeres del siglo XXI. - A la hora de presentar la Misión en las parroquias recordamos las palabras de Juan XXIII quien al convocar el Concilio Vaticano II señalaba entre otros objetivos La renovación eclesial y el relanzamiento misionero... Está claro que consideramos fundamental la conversión personal y pastoral, con la consiguiente transformación de las estructuras caducas, empezando por el mismo método misional, que ha tenido que adaptarse a la nueva situación que vive la sociedad y el mundo actual. 2. Criteria

17 - Inculturación y presencia en nuevos areópagos. Aunque la misión redentorista tiene un estilo propio, tiene una gran capacidad de adaptación a la cultura y al lugar que solicita su acción misionera. No prescindimos en ningún momento de las gentes con las que nos encontramos ni de la situación que están viviendo. Por otra parte el redentorista es un hombre de calle, que no tiene reparo en introducirse en los barrios, en las casas, en donde vive la gente para hacerse cercano y crear el clima necesario para que el Evangelio llegue a todas partes y a todos. Sí es verdad que hay espacios como el mundo de la política, de la cultura, de los medios de comunicación, a los que aún no le hemos hincado bien el diente. 2. Criterios 2. Criteria

18 - En el contexto de la acción pastoral normal. La Misión Redentorista se presenta como una acción pastoral extraordinaria, que viene como ayuda a la pastoral ordinaria. La Misión actual tiene una preocupación básica: la de establecer una conexión con la pastoral ordinaria, potenciando los proyectos pastorales allá donde existen o tratando de suscitarlos. Y sin descuidar la dimensión sacramental, privilegia la dimensión evangelizadora en la vida de la Iglesia y de los cristianos. 2. Criterios 2. Criteria

19 - En colaboración con los laicos. En nuestro esquema de Misión actual los laicos de la comunidad que va a ser misionada ocupan un lugar fundamental como agentes de evangelización, y no sólo como destinatarios de la acción misionera. Ellos son los agentes que preparan la misión, los que llevan el protagonismo durante su celebración y los que aseguran la continuidad. Además apostamos por el trabajo en equipo con los laicos que, compartiendo con nosotros el carisma alfonsiano se sienten llamados a la misión como agentes especializados. 2. Criterios 2. Criteria

20 - Con nuevos lenguajes: comunicación. Conscientes de que la comunicación es fundamental en el proceso misionero, la Misión Redentorista ha hecho un gran esfuerzo por utilizar un lenguaje popular que entienda con facilidad el pueblo de Dios. Para ello se ha acudido con frecuencia al lenguaje de los símbolos, que resulta bien expresivo y entendible por todos. Poco a poco nos vamos introduciendo en los medios de comunicación de masas, aunque es uno de los retos a los que no hemos terminado de dar una respuesta satisfactoria. 2. Criterios 2. Criteria

21 3. Pedagogía para la misión La pedagogía misionera propuesta por la misión redentorista recoge algunos aspectos fundamentales, que aparecen de diversa manera en cada etapa del camino, pero que se compenetran íntimamente y se alimentan entre sí: el encuentro con Jesucristo, la conversión, el seguimiento, la comunión y la misión. El objetivo fundamental que nos marcamos en cada misión es provocar un encuentro personal con Jesucristo que provoque la conversión a su persona y a su evangelio, iniciando un camino de seguimiento desde la comunidad cristiana y capacitándolo para que sea testigo delante de los hombres. Para ello la Misión posibilita momentos fuertes de encuentro con el Señor en las celebraciones, en momentos de oración, en la proclamación de la Palabra. La vida del misionero, siempre al lado de la gente, también se convierte para muchos en un momento de encuentro cualificado con el Señor. 3 Pedagogy for the mission

22 El interés por formar comunidades acogedoras, en donde reine un clima de fraternidad, en las que las celebraciones sean participadas y vivas, es uno de los objetivos que nos marcamos con el proceso misionero. Es fundamental para madurar en la fe y para crear el clima de acogida necesario para que los alejados que se acercan puedan iniciar en ellas su propio proceso de incorporación. A este respecto juegan un papel muy importante las asambleas familiares o comunidades eclesiales de base que formamos durante la misión y que crean un ambiente familiar muy valorado por los fieles. Por otra parte nuestra Misión tiene una fuerte fundamentación bíblica. La Palabra de Dios está dando consistencia a todo, tanto durante la presencia de los misioneros en el tiempo fuerte de la Misión como en la continuidad de los grupos, con temas bíblicos. Es importante destacar que el anuncio siempre se hace en un clima celebrativo, que trata de unir lo formativo con lo vivencial para que el anuncio no quede sólo en conceptos. 3. Pedagogía para la misión 3 Pedagogy for the mission

23 Es necesario resaltar también que la Misión Redentorista se mueve dentro de la pedagogía del encuentro. En nuestro planteamiento de misión tenemos plenamente asumido que es en el contacto directo, en el boca a boca, en el grupo pequeño donde la Buena Noticia cala en el corazón de nuestra gente. De ahí las múltiples ocasiones que provocamos: las visitas a cada una de las familias de la parroquia el tiempo dedicado al diálogo personal las reuniones en asambleas familiares los encuentros de niños, jóvenes, matrimonios, mayores 3. Pedagogía para la misión 3 Pedagogy for the mission

24 Y junto a la pedagogía del encuentro, la pedagogía de la comunión. A la hora de iniciar un proyecto misionero nos esforzamos por contar con todos los grupos que forman la parroquia, sean de la tendencia que sean, tanto si son miembros de distintas congregaciones presentes en el ámbito parroquial como si son miembros de movimientos laicales. Es verdad que no siempre encontramos la respuesta esperada en todos. Pero también es verdad que intentamos crear parroquia sin hacer distinción o discriminación de grupos. La Misión Redentorista trata de incorporar a toda la Comunidad en el proceso misionero. Empezando por el Obispo, si se trata de una misión diocesana, o de los sacerdotes si la misión se celebra en un arciprestazgo o en una parroquia. Y junto a ellos a los Consejos diocesanos o parroquiales. 3. Pedagogía para la misión 3 Pedagogy for the mission

25 Es verdad que en este proceso juegan un papel fundamental los fieles laicos. Su participación activa y comprometida durante todo el proceso es fundamental para el éxito de la misión: la aceptación de la Misión en su zona la formación como discípulos y misioneros las visitas a las casas la preparación inmediata de la misión la apertura de sus casas la animación de los pequeños grupos la convocatoria de los distintos sectores la continuidad de los grupos que surgen… 3. Pedagogía para la misión 3 Pedagogy for the mission

26 Un último dato en este apartado. En el proceso misionero redentorista tenemos claro que los destinatarios de la Misión somos todos. Los primeros beneficiados por la celebración de la Misión somos los de dentro, los cristianos que ya estamos incorporados a la vida de la comunidad. Salimos, sin duda, fortalecidos de la experiencia de encuentro con el Señor y con los hermanos, y fortalecidos en nuestra inquietud misionera. Pero no olvidamos que los alejados y los que están pasando necesidad son los destinatarios privilegiados de nuestra acción. Conseguir acercarnos a ellos debe ocupar nuestros mejores esfuerzos. Y eso es lo que intentamos de mil maneras. 3. Pedagogía para la misión 3 Pedagogy for the mission

27 4. Medios para la misión La Misión Redentorista cuenta con unos medios que facilitan la consecución de los fines que se persiguen: - La Palabra de Dios. Es el gran medio en la misión, la proclamación explícita de la Palabra, que es la que motiva al acercamiento a Jesucristo y a la conversión a Él, una predicación con una fuerte fundamentación bíblica. De hecho las celebraciones fuertes de la misión son celebraciones en torno a la Palabra de Dios. Desde ahí parece obvio el empeño misionero de que en cada casa quede una Biblia para facilitar el acceso de los fieles a la misma. De igual manera el temario que queda para los grupos que se constituyen se centra en la Palabra de Dios, haciendo un recorrido por las intervenciones de Dios a lo largo de la historia hasta llegar a la plenitud de la Palabra revelada en Jesucristo. 4 Mission Resources

28 - La eucaristía. Conscientes de que la eucaristía es el centro y culmen de la vida cristiana y lugar privilegiado de encuentro con el Señor, la misión redentorista fomenta la participación de los fieles en la celebración diaria de la eucaristía durante el tiempo de misión. Es más, procura hacer de la eucaristía un encuentro cálido y fraterno que motive a continuar participando en ella. Nuestra Misión promueve la pastoral del domingo, predicando expresamente sobre este tema. Y lo hacemos conscientes de que es un momento privilegiado de encuentro con el Señor y de construcción de la comunidad cristiana. De igual modo nuestra misión promueve la figura del animador laico que pueda reunir a la comunidad cristiana cuando no hay sacerdote y celebrar con ellos la Palabra en día del Señor. 4. Medios para la misión 4 Mission Resources

29 - La vida comunitaria. Nuestra Misión se esfuerza por crear verdaderas comunidades en las que se viva y se comparta la fe, el testimonio y el compromiso cristiano. Desde ahí favorecemos que la familia sea la primera Iglesia doméstica, en la que se vive y se transmite la fe. Hacemos posible el surgimiento de las Comunidades eclesiales o pequeñas comunidades cristianas que creen el caldo de cultivo para la acogida y para la experiencia religiosa. Y nos esforzamos porque todos los grupos y movimientos parroquiales, las comunidades religiosas tomen conciencia de su pertenencia a la misma comunidad y unan esfuerzos para caminar en la misma dirección. 4. Medios para la misión 4 Mission Resources

30 - Servicio a la sociedad y compromiso. Conscientes de que nuestro objetivo es construir reino de Dios, nuestra Misión sabe que el mejor medio para conseguir este objetivo es contribuir a que todos los cristianos y las comunidades se pongan a trabajar en esa dirección. Desde ahí nos esforzamos en sensibilizar a los fieles en la línea del compromiso, especialmente con los más abandonados, así como en el fortalecimiento de la pastoral social a través de cáritas, y el acompañamiento y atención de los mayores y de los enfermos. - Una nueva propuesta moral. Como redentoristas debemos ser sensibles a los cuestionamientos morales de la gente con la que nos encontramos en el trabajo misionero y debemos esforzarnos por encontrar caminos de salvación para los que viven en medio de un conflicto ético. En concreto dos campos que merecen especial atención son la defensa de la vida y la pastoral con separados y divorciados. 4. Medios para la misión 4 Mission Resources

31 5. Etapas El proceso de Misión Redentorista tiene tres etapas que designamos con los nombres de: - Premisión, que tiene el sentido explícito de preparar la misión propiamente dicha, pero puede ser entendida también como la misión a los cercanos, con el fin de convertirlos en agentes de evangelización. Para ello juega un papel muy importante la formación de agentes. Se trata de: Suscitar y formar adecuadamente agentes de evangelización entre los cercanos, a todos los niveles. Convocar a "todo el pueblo". Este va a ser el principal destinatario de la acción misionera: Anuncio de la misión, visitas a los hogares, propaganda, convocatorias a los diversos actos de misión, etc. Preparar el tiempo fuerte de misión : estudio de la realidad, ofrecimiento de hogares suficientes para la celebración de las Asambleas familiares, animadores de las mismas, lista de enfermos que hay que visitar, logística, etc. 5. Stages

32 - Misión: Es el "tiempo fuerte de evangelización". Las reuniones de vecinos en pequeños grupos y la predicación kerigmática ocupan el centro de estas dos semanas. Se trata de: Hacer la experiencia de meditar, dialogar y discernir la realidad humana a la luz de la Palabra de Dios en pequeños grupos. Estos forman las Asambleas Familiares, se celebran en las casas, están presentes en barrios y calles de toda la geografía de la parroquia y son dirigidas por seglares. Es la presencia misionera de la parroquia que ha salido fuera del templo para proclamar la palabra de Dios. Celebrar y proclamar las síntesis de fe que nos ayuden a convertirnos al Señor personal y comunitariamente. Se hacen por medio de celebraciones muy bien preparadas, atractivas y participativas, centradas en el Kerigma. Entrar en diálogo con los distintos sectores de la Parroquia (niños, jóvenes, matrimonios, ancianos) para responder a las inquietudes que están viviendo. Asegurar la continuidad en la postmisión. Para ello se programa la continuidad de los grupos que se han formado o consolidado durante la misión. 5. Etapas 5. Stages

33 - Postmisión. El principal sentido de la postmisión es consolidar los frutos conseguidos en a misión y en especial afianzar la dimensión misionera que se venía potenciando desde la premisión: preocupación por los alejados, los indiferentes, los no-practicantes, etc. Se trata de: Por parte de los misioneros acompañar a la parroquia misionada, durante el tiempo necesario, para asegurar los frutos de la misión, en especial la dimensión misionera de la comunidad. Afianzar el funcionamiento de los grupos que queden, especialmente de las Asambleas Familiares Cristianas como plataforma de evangelización. Intentar llegar a más personas de las que se llegaron con la misión. Los alejados siguen siendo el desafío principal de la comunidad cristiana. Revisar el proyecto parroquial para integrar en él objetivos, líneas de acción y actividades concretas que se hayan visto convenientes en el tiempo de Misión. 5. Etapas 5. Stages

34 6. Recursos para la misión La Misión Itinerante Redentorista cuenta con unos recursos para llevar a cabo la acción misionera. La parroquia es, sin duda, lugar privilegiado de referencia. Desde ella y desde sus grupos se hace todo: la preparación, la convocatoria, la realización, la continuidad. Del mismo modo los centros educativos de la Iglesia son aprovechados para el anuncio. La formación de los misioneros es uno de los aspectos que estamos procurando atender, conscientes de que de la calidad de los misioneros depende en gran medida el éxito de la misión. Gestos de cercanía con los humildes. Llama especialmente la atención el deseo de los misioneros de vivir en medio de las familias y compartir su mesa, como signo de encarnación con el lugar misionado. Cuando trabajamos a nivel de diócesis o de arciprestazgo nos esforzamos por realizar unos signos y gestos comunes para no crear confusión en la gente y para dar sentido de unidad a la acción misionera. 6. Mission Resources

35 V. UN PROYECTO QUE ESTÁ DANDO FRUTOS V. A PROJECT THAT IS SHOWING RESULTS.

36 1. Opción clara y explícita por la evangelización La misión redentorista ha optado clara y explícitamente por la evangelización, en la línea que hoy la entiende la Iglesia. Tiempo: unos dos o tres años de asesoramiento y de acompañamiento de los misioneros, siguiendo un proyecto de misión con sus etapas, pasos y acciones concretas. Personas: miembros de grupos, movimientos, asociaciones existentes en las parroquias y personas individualmente cercanas disponibles para la misión. Recursos espirituales: toda la parroquia ora por la misión, conscientes de que ante todo es obra de Dios,. Recursos económicos, puesto que la evangelización conlleva unos gastos de propaganda, materiales, folletos, etc. 1. Clear and explicit option for evangelism

37 2. La acción misionera al servicio del plan pastoral de la diócesis y de la parroquia El proyecto de misión itinerante redentorista siempre respeta el plan pastoral de la diócesis y de la parroquia. Lo más que puede hacer es enriquecerlos. Después de una misión, la pastoral ordinaria asume o integra lo que en el tiempo de misión fue extraordinario. El mismo proyecto de misión se aplica a cada parroquia no en forma rígida sino flexible. En la premisión se hace un estudio de la realidad parroquial y, después de él, se confecciona el diseño de misión para dicha realidad. Cuando convenga introducir algún cambio importante, siempre se consulta a los sacerdotes y seglares. 2. The missionary programme as part of the pastoral plan of the diocese and the parish

38 3. Evangelización desde la comunidad parroquial Es éste uno de los presupuestos claves para dar sentido a todo el proceso. De ahí que desde la Misión Itinerante Redentorista tenemos claro que esta evangelización se hace desde la comunidad parroquial. Toda ella se pone en estado de misión. La evangelización se toma como obra de todos. Es, ante todo, tarea de la comunidad y, dentro de ella, de los que consideramos más cercanos o están organizados en grupos, movimientos o asociaciones. Los que participan como agentes salen con una conciencia clara de la importancia de la evangelización, de la corresponsabilidad en ella, de la necesidad de unir carismas y fuerzas para acometerla, de la urgencia de oferta evangelizadora para los alejados. Realizando diversas acciones que se contemplan en el proceso de misión, se experimenta cómo la comunidad se autoevangeliza y cómo se siente a su vez llamada a evangelizar. 3. Evangelisation deriving from the parish community

39 4. Acentuación de lo esencial de la fe Una de las características de la misión itinerante redentorista es que se centra en lo esencial, en lo nuclear de la fe, en el Kerigma. A través de la proclamación de éste, se hace una llamada a la conversión personal y comunitaria, al seguimiento de Jesús, a vivir la fe en coherencia con el Evangelio. Gracias a esta proclamación, que se hace en actos generales y en grupos, bastantes se reencuentran con sus raíces de fe. De hecho en ellas se dan las grandes síntesis de fe en clave positiva, participativa, vivencial. 4. Accentuation of the essentials of the faith

40 5. Creación de comunidades vivas Es uno de los logros mejor conseguidos con la Misión redentorista: la comunidad que celebra la Misión queda profundamente renovada en sus personas, en su vida, en sus estructuras. Los cristianos toman conciencia de su pertenencia a la comunidad parroquial, descubren la importancia de vivir con otros su fe en el Señor y ponen sus dones al servicio de la comunidad parroquial. El resultado es una comunidad mucho más viva en la que crecen las relaciones entre los miembros y en la que se respira un clima más festivo y fraterno. 5. Creating living communities

41 6. Potenciación de la experiencia de encuentro y de fe La experiencia, el encuentro con Cristo resucitado está a la base del proceso de la fe. Desde ahí entiende la Iniciación cristiana como experiencia y como proceso de crecimiento. La Misión Redentorista tal como hoy la tenemos concebida favorece más la experiencia de fe que el aprendizaje de una doctrina. Nuestra gran aportación en este momento está siendo el posibilitar que los fieles tengan experiencias de fe tanto personal como comunitariamente a través de los encuentros con los vecinos y a través de las celebraciones misionales. La Misión itinerante, con su estilo, introduce en una participación mayor y más festiva en las celebraciones. Además la celebración se convierte en un encuentro sanador al descubrir el rostro misericordioso de Dios, la presencia salvadora de Jesucristo, al vivir el calor que nace del encuentro con los hermanos. 6. Enhancing the experience of meeting and faith

42 7. Acercamiento de la Palabra al Pueblo de Dios Es la invitación que hace el Papa Benedicto XVI en Aparecida y que queda recogida en su Documento Final, acercar a todos la Palabra de Dios para que se convierta en fuente de conocimiento y lugar de encuentro con Jesucristo. En la Misión Redentorista se privilegia con fuerza la Palabra de Dios. Así las celebraciones fuertes son celebraciones en torno a la Palabra de Dios. Igualmente las asambleas siempre se inician con la lectura de la Palabra, y a la Palabra se acude para iluminar el diálogo que se ha provocado en los grupos. Conscientes de la importancia de la Palabra en los procesos catecumenales se imparte un cursillo de iniciación a la lectura de la Biblia, para que ayude a los fieles a entender lo que tienen entre manos y conocer cómo Dios ha actuado y sigue actuando a lo largo de la historia. 7. Bringing the Word to the People of God

43 8. Utilización de un nuevo lenguaje Somos conscientes de la poca significatividad que en muchas ocasiones tiene el lenguaje utilizado por la Iglesia. Para la Misión Redentorista el paradigma es el mismo Jesús. Sus palabras sencillas y vivas son entendidas por todos y provocan admiración en quienes las escuchan. El lenguaje del misionero es sencillo y cercano, que conecta fácilmente con la sensibilidad y vivencias del pueblo sencillo. Así mismo la utilización de símbolos en la misión hace posible que en la retina de los fieles queden grabadas imágenes que se unen a la palabra pronunciada. Lenguaje no conceptual ni moralizante, sino más bien sugerente, provocativo, que incita a tomar postura. Lenguaje misionero es rico en gestos, modos, posturas, miradas, voz, silencios. El mejor lenguaje que utilizamos en la misión es el estilo de vida cercano y comprometido. 8. Using a new language

44 9. Formación de los laicos como agentes de pastoral para la misión Hoy más que nunca hemos tomado conciencia de que la evangelización, aunque es tarea de todos, tiene en los laicos a unos agentes privilegiados. El proceso que genera en las parroquias la Misión itinerante afecta de lleno a los seglares. Con demasiada frecuencia encontramos en las parroquias seglares con muy poca inquietud misionera, muchas veces por un falso respeto hacia los alejados y, la mayoría de las veces, porque no se sienten capacitados para esa labor. El proceso de formación que iniciamos con ellos en la premisión, la asunción de la responsabilidad de animar los grupos y las asambleas durante la misión, o la animación de los grupos que quedan durante la postmisión los capacita para asumir tareas de responsabilidad y animación misionera en medio de la comunidad. 9. Training of lay missionary workers

45 10. Nuevos destinatarios de la evangelización El número de los alejados e indiferentes, especialmente entre los hombres va creciendo a un fuerte ritmo; de ahí nace la necesidad de salir a su encuentro. Con la Misión Redentorista se suele ampliar la convocatoria entre alejados, indiferentes, no practicantes. Y esto por varios motivos: - Por considerarse tiempo extraordinario con todo lo que eso supone de novedad, llamativo, impactante, ruptura de la monotonía de la pastoral ordinaria, etc. - Porque la acción misionera sale fuera del templo y de los salones parroquiales. - Después de una misión, se abren nuevos horizontes misioneros a los sacerdotes y seglares. Después de una misión todos ganan con nuevos miembros: la comunidad parroquial y los grupos apostólicos que han participado. 10. New recipients of evangelisation

46 11. La experiencia de las Asambleas familiares cristianas Una de las experiencias más evangelizadoras de la Misión redentorista es la celebración de las Asambleas familiares cristianas. Las Asambleas son pequeños grupos de vecinos que se reúnen en las casas para escuchar la Palabra de Dios y compartir experiencias de fe. Las convocan y las dirigen seglares preparados para esto. La experiencia resulta muy gratificante para los que participan en ellas. - Se rompe el aislamiento de los vecinos, se dialoga sobre temas de fe con la mayor naturalidad. - Los vecinos llegan a conocerse de otra manera: no sólo en su dimensión física (en ocasiones no se conocían físicamente) y humana, sino también en su dimensión espiritual, en su vivencia de fe, en sus sentimientos religiosos. - En las Asambleas hacen experiencia de grupo, de fraternidad, verbalizan la fe. Lo hacen en plan de diálogo, de tertulia, no en forma de discurso o catequesis sistemática. 11. The experience of the Christian Family Assemblies

47 12. La postmisión como tiempo de acompañamiento Con frecuencia hemos celebrado en la Iglesia acciones evangelizadoras de mucha envergadura que no han conseguido los frutos deseados porque no se ha cuidado el acompañamiento posterior. La Postmisión es el tiempo de acompañamiento de los misioneros para que lo vivido en tiempo de misión no se pierda. Por eso no damos misión si no se va a hacer la Postmisión. Algunos de los frutos que han surgido en la misión propiamente dicha, como son las Asambleas familiares cristianas, son como una planta tierna que, después de nacida, necesita que se la cuide y se riegue para que se desarrolle y produzca buenos frutos. 12. The post-mission as time for support

48 13. La recuperación de la credibilidad eclesial Muchos de los que abandonan la Iglesia lo hacen porque no encuentran en ella un testimonio creíble. En la Misión Redentorista el paso de los misioneros por una parroquia genera un dinamismo de simpatía hacia lo religioso y hacia la Iglesia que contrasta con la imagen negativa que mucha gente tiene de la Institución. El misionero representa para la gente a la Iglesia más cercana a los orígenes, a Jesucristo, al Evangelio. Esa simpatía hacia el misionero se va haciendo extensiva a toda la Iglesia. De la misma manera, a medida que los seglares van asumiendo servicios o puestos de responsabilidad en la comunidad eclesial comienzan a sentirla como suya y se van mostrando más comprensivos con la Iglesia. El resultado de este proceso es una mayor adhesión afectiva y efectiva a la Iglesia y un aumento de la credibilidad eclesial. 13. The recovery of ecclesiastical credibility

49 14. Capacitación para el servicio a los más pobres, promoviendo la caridad y la justicia El cristiano tiene clavada la mirada en Jesucristo, pero también en los más pobres y abandonados. Ellos son los destinatarios preferidos de nuestra evangelización. Desde ahí es necesario urgir a todos los cristianos a caminar en la línea del compromiso. La Misión Redentorista hace hincapié en la predicación en la unión entre amor a Dios y amor al hombre concreto. Un amor que tiene que llevar a los cristianos a estar atentos a las necesidades de nuestros hermanos más pequeños. Así mismo en la predicación misionera hay una fuerte insistencia en las implicaciones de la fe a la hora de promover la caridad y la justicia como parte integrante del mensaje cristiano. En la Misión se hace una motivación fuerte para que los que participen en ella asuman compromisos en Cáritas, en los distintos voluntariados, en las Organizaciones no Gubernamentales y en las asociaciones que buscan la promoción social. 14. Training for service to the poor, promoting justice and charity

50 VI. LA GRAN OPORTUNIDAD VI. THE GREAT OPPORTUNITY

51 Sí parece necesario afrontar algunos aspectos que aún no hemos trabajado en profundidad. Enumero aquí algunos de ellos: Clarificar en el seno de la Conferencia qué modelo de Iglesia proponemos y favorecemos con nuestro estilo de Misión. Adaptación del lenguaje a la nueva cosmovisión del hombre de hoy, y necesidad de traducir el Evangelio y la propuesta cristiana para que sea comprendida por el hombre de hoy. Búsqueda de nuevas formas de acercamiento a los alejados e indiferentes para entablar con ellos un diálogo que nos permita hacerles la propuesta del Evangelio.

52 Incorporación efectiva de los laicos como agentes de evangelización misionera. Facilitar la puesta en marcha de procesos de iniciación cristiana que culminen en el nacimiento de pequeñas comunidades de fe dentro de la comunidad parroquial. Acompañar a las comunidades misionadas con materiales de catecumenado con una fuerte base bíblica, y con las presencias que se requieran de los misioneros.

53 Se necesita un trabajo más intensivo con las familias, teniendo claro que son ellas las auténticas iglesias domésticas en donde se juega, en gran medida la experiencia y la transmisión de la fe. Es urgente recuperar el profetismo en nuestra acción misionera. No podemos olvidar nuestra opción por la cultura de la vida y de la paz, promoviendo un cambio radical ante antas situaciones de violencia y de muerte que viven nuestros pueblos. En este sentido nuestra misión tiene que ayudar a volver la mirada hacia los más pobres, estando atentos a los nuevos rostros de la pobreza que surgen de la migración, la explotación sexual o el analfabetismo.

54 Conscientes de la influencia de los medios de comunicación en el mundo actual necesitamos un mayor conocimiento de los nuevos lenguajes de comunicación y de la cultura de la imagen para responder a las necesidades actuales: mass media, Internet, publicidad… Como redentoristas podemos y debemos ofrecer una palabra de liberación en el campo de la moral ante los nuevos planteamientos éticos. Ello requiere de nosotros una buena preparación.


Descargar ppt "Misión y Evangelización Parroquial en Europa: Una perspectiva Redentorista Parish Mission and Evangelism in Europe: The Redemptorist Perspective."

Presentaciones similares


Anuncios Google