La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

DANZA TELURICA: 27 DE FEBRERO 2010 Luis Riveros Te acuestas, duermes y esperas el nuevo amanecer, como siempre, con esa injustificada confianza de siempre.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "DANZA TELURICA: 27 DE FEBRERO 2010 Luis Riveros Te acuestas, duermes y esperas el nuevo amanecer, como siempre, con esa injustificada confianza de siempre."— Transcripción de la presentación:

1 DANZA TELURICA: 27 DE FEBRERO 2010 Luis Riveros Te acuestas, duermes y esperas el nuevo amanecer, como siempre, con esa injustificada confianza de siempre ¡Mala memoria hijo, mala memoria hermano! Aquella noche había llegado la hora de la danza telúrica, del abrazo descomunal en el intento por fundirse como en aquellos tiempos, los originales. Sin consideración por los mortales, los aparecidos que respiran en su superficie y cuyo peso no pesa, pero sus ideas son pájaros que vuelan lejos en el tiempo. ¿A dónde? A las 3 de la mañana este planeta bohemio inicia su danza, la danza telúrica, la danza de la muerte.

2 VENID A LA DANZA MORTAL Venid a la danza mortal los nacidos Gamuzas y ojotas venid a la danza Aquí no se inclina jamás la balanza Lacayos y reyes lanzando bufidos Tomados del brazo ya danzan unidos Un ropavejero será tu pareja Tendrás que entregarle tu carne más vieja Y en puro esqueleto dar saltos tullidos O. Hahn

3 Peralillo, Mi pueblo

4 Peralillo Mi pueblo Llanuras verdes. Ver subir y bajar el horizonte con el viento que mueve las espigas. El rizar de la tarde con una lluvia de triples rizos. El color de la tierra, el olor de la alfalfa y del pan. Mi pueblo que huele a miel derramada. No sentir otro sabor sino el azahar de los naranjos en la tibieza del tiempo. Mi pueblo levantado sobre la llanura. Lleno de árboles y de hojas, como una alcancía donde hemos guardado nuestros recuerdos. J. Rulfo

5 Firme, segura y acogedora era la casa de mi padre y del padre de mi padre

6 Mi casa Mi casa que fuerte e indestructible era mi casa. Mi casa donde nació mi padre y el padre de mi padre. Mi casa sombrerería, mi casa velatorio, mi casa que prometía eternidad y coqueteaba con la muerte. Donde fueron despedidas con inexplicable premura, mi madre y la madre de mi padre. María y Clara: dormilonas eternas, mudas para siempre. Hermosas muchachas, pero mudas tan mudas. Su mudez es mi mudez. Su juventud es mi vejez. Mi casa del árbol mágico cada año repitiéndose, pero sin equivocarse nos regalaba, la rama derecha dos docenas de ciruelas y dos docenas de damascos la izquierda. Adornos rojos para el norte, adornos amarillos para el sur. Mi casa donde aprendí que los abuelos son hombres buenos y las madrastras existen. ¿Por qué la dr de madrastra raspa la piel y la de madre no? Ha llegado la noche duermo con mi abuelo, el escucha las últimas noticias del día, la luz está apagada, las cortinas de la ventana abiertas, veo el juego de luces y sombras del árbol que nos vigila de cerca, el viento juega con su ramaje. Ese juego de luces y sombras todavía me acompaña y siento la soledad del abuelo ausente.

7 ¿Qué pasó con Mi Casa? No pudo seguir el ritmo de la danza telúrica. Los años.

8 Adiós a todos eso. Solo los árboles guardianes fieles de mi infancia.

9 Mi escuela, la cincuenta y uno Mi escuela que empecé odiando y terminé queriendo. Los primeros amigos y los primeros enemigos, los libros con espectaculares figuras, como le gustaban a Alicia la del país de las maravillas. Escuela donde lo sagrado eran los amigos y el juego, gracias por el juego. ¿Dónde se extraviaron los amigos, dónde olvidamos los juegos? El mundo escuela era mucho más grande y más ancho que mi casa y puedes querer y ser querido por otros seres extraños a la familia: rarezas que aprendí en el patio de la escuela. ¿Será eso que llaman amor?

10 Hermosa era mi escuela, suficiente regalo fue aprender a leer y escribir

11 No hay más escuela, La vieja dama no pudo danzar. Silencio y mudez

12 Solo es mío El país que se encuentra en mi alma. Entro sin permiso Como en mi casa. El ve mi tristeza Y mi soledad. El me duerme Y me cubre de una piedra perfumada En mi florecen jardines Mis flores son inventadas. Las calles me pertenecen Pero no hay casa Se han destruido con la infancia Los habitantes vagabundean en el aire; Buscando una morada Habitan en mi alma M. Chagall

13 Mi cine Espera ansiosa. Que alivio, la emoción sí bajó del tren de la tarde. El tren de la tarde del sábado nos trajo El Mago itinerante que traía la película que veríamos esa noche, verlo aparecer era el inicio de la fiesta. Mexicanos, vaqueros, niñas buenas y bellas, todos enamorados de todas ellas. Otro sábado donde como siempre los buenos ponen en su lugar a los malos: ilusión cuya ruptura nos golpea cuando aun no abandonamos la niñez. ¿Es posible abandonar la niñez?. La fiesta no terminaba con el FIN o el The End, en la semana seguíamos siendo el jovencito enamorado de la niña que salvamos en la duro tiroteo del sábado.

14 El viejo cine donde los sueños fueron reales y la realidad un pobre sueño

15 Ni el vaquero más avezado ni la dama más hermosa te ayudó a seguir la danza

16 La Iglesia y sus salones y su patio La iglesia siempre presente, con Dios o sin Dios, siempre presente: centro social, amigos, proyectos de juegos, grupos de teatro. Curas unos correctos; otros manoseadores. El primer televisor llegó a la Iglesia, el cura ordenaba la función: de las 3 a las 5 los niños, de las 5 a las 7 las señoras y de las 7 a las 9 los caballeros y se acabó la función por hoy. Tantas cosas importantes que viví en la Iglesia, pero nunca divisé a Dios, sólo ángeles: Sara, Irene, María Ignacia.

17 La iglesia. ¿Dónde se escondía Dios?

18 Ni Dios ni todos los Santos la salvaron

19 ¿Habrá ángeles bajo los escombros?

20 La plaza y la fuente, perduran porfiadamente en mi memoria

21 PERALILLO, MI ITACA Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca debes rogar que el viaje sea largo, lleno de peripecias, lleno de experiencias. No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes, ni la cólera del airado Poseidón. Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta si tu pensamiento es elevado, si una exquisita emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo. Los lestrigones y los cíclopes y el feroz Poseidón no podrán encontrarte si tú no los llevas ya dentro, en tu alma, si tu alma no los conjura ante ti. Debes rogar que el viaje sea largo, que sean muchos los días de verano; que te vean arribar con gozo, alegremente, a puertos que tú antes ignorabas.

22 PERALILLO MI ITACA Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia, y comprar unas bellas mercancías: madreperlas, coral, ébano, y ámbar, y perfumes placenteros de mil clases. Acude a muchas ciudades del Egipto para aprender, y aprender de quienes saben. Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca: llegar allí, he aquí tu destino. Mas no hagas con prisas tu camino; mejor será que dure muchos años, y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla, rico de cuanto habrás ganado en el camino. No has de esperar que Ítaca te enriquezca: Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje. Sin ellas, jamás habrías partido; mas no tiene otra cosa que ofrecerte. Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado. Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia, sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas. C. Kavafis


Descargar ppt "DANZA TELURICA: 27 DE FEBRERO 2010 Luis Riveros Te acuestas, duermes y esperas el nuevo amanecer, como siempre, con esa injustificada confianza de siempre."

Presentaciones similares


Anuncios Google