La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Descentralización e Integración Regional: Retos para el 2005

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Descentralización e Integración Regional: Retos para el 2005"— Transcripción de la presentación:

1 Descentralización e Integración Regional: Retos para el 2005
Consejo Nacional de Descentralización Descentralización e Integración Regional: Retos para el 2005 Dr Otoniel Velasco Asesor Presidencial

2 Plan Nacional de Descentralización 2004-2006 Objetivos Específicos
Fomentar la viabilidad política y el respaldo amplio de la sociedad al proceso de descentralización. Fortalecer las capacidades de los Gobiernos Regionales y Locales para la promoción del desarrollo de sus circunscripciones . Asegurar el financiamiento sano y equilibrado de la descentralización Transferir fondos, programas, proyectos y funciones sectoriales a Gobiernos Regionales y Locales Propiciar el desarrollo de zonas estratégicas y contener el deterioro de ciertas áreas territoriales críticas Lograr la participación institucionalizada de la sociedad civil en la gestión y vigilancia del desarrollo local y regional Completar el marco legal de la descentralización Promover la conformación de regiones económicamente viables Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

3 Plan Nacional de Descentralización 2004-2006 Objetivos Específicos
1. Fomentar la viabilidad política y el respaldo amplio de la sociedad al proceso de descentralización Avances. Formación del Grupo de Trabajo Permanente sobre descentralización en el Acuerdo Nacional, Incorporación del Presidente del CND al Consejo de Ministros. Consejos Descentralizads de Ministros Canalización de conflictos mediante la concertación y búsqueda de consensos (Yurimaguas, Huánuco, Moquegua-Arequipa, Huancavelica, Ilave y Tilali) Participación en la Comisión de Seguimiento para la Recomendaciones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación Espacios regulares de coordinación con Alcaldes de capitales de departamento, provinciales, distritales, rurales y de centros poblados. Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

4 Plan Nacional de Descentralización 2004-2006 Objetivos Específicos
1. Fomentar la viabilidad política y el respaldo amplio de la sociedad al proceso de descentralización (cont.) Pendientes: Afianzar el proceso de ldescentralización en la agenda política de los próximos comicios electorales. Compatibilizar la modernización del Estado (Ley del Empleo Público, LOPE, CEPLAN, DEVIDA) con el proceso de descentralización. Adecuar la estructura organizativa y funcional de los ministerios y OPDs al proceso de descentralización. Reforzar el Consejo Directivo del CND. Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

5 Plan Nacional de Descentralización 2004-2006 Objetivos Específicos
2. Fortalecer las capacidades de los Gobiernos Regionales y Locales para la promoción del desarrollo de sus circunscripciones Avances: Se aprobó el Plan Nacional de Capacitación y Asistencia Técnica en Gestión Pública a Gobiernos Regionales y Locales 2004 – 2006 Capacitación a 3,360 participantes de gobiernos regionales en diversos aspectos de gestión pública. 2180 Horas hombre de asistencia técnica en planificación del desarrollo, competitividad, transferencias, instrumentos de gestión, rol de los consejeros regionales. 28 Módulos con materiales de capacitación en gestión pública en la pagina Web a disposición de los gobiernos descentralizados. 22 Talleres sobre Metodología para la Formulación de las Solicitudes de Transferencia de Funciones Sectoriales 22 Diagnósticos y programas de necesidades de capacitación y asistencia técnica de cada uno de los gobiernos regionales. Definición de ejes de apoyo mutuo entre el CND y las Agencias de Cooperación, Conformación de la red de apoyo a la descentralización, con 86 instituciones de cooperación prerregistradas Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

6 Plan Nacional de Descentralización 2004-2006 Objetivos Específicos
2. Fortalecer las capacidades de los Gobiernos Regionales y Locales para la promoción del desarrollo de sus circunscripciones (cont.) Avances: Diagnóstico de demanda de fortalecimiento institucional en 400 Municipios. Dos seminarios internacionales sobre gestión local de programas sociales para 350 participantes de 120 Gobiernos Locales Siete eventos regionales de capacitación a 580 representantes municipales y miembros de CCLs de 380 municipios en cooperación con ANADIS-Perú. Participación en más de 40 eventos de capacitación en diversos temas de gestión local, con aprox representantes de 400 municipios, organizados por MIMDES, MEF, asociaciones de municipalidades y ONGs. Participación en la planificación operativa y evaluación de los programas de USAID (PRODES), COSUDE (APODER) y AECI de apoyo al fortalecimiento de más de 400 gobiernos locales. Elaboración de tres manuales sobre presupuesto participativo y uno sobre rendición de cuentas en cooperación con PRODES y cuatro guías de orientación sobre temas de gestión local. Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

7 Plan Nacional de Descentralización 2004-2006 Objetivos Específicos
2. Fortalecer las capacidades de los Gobiernos Regionales y Locales para la promoción del desarrollo de sus circunscripciones (cont.) Avances: Programa de Modernización de la Gestión Municipal mediante el uso de las tecnologías de información y comunicaciones: Conectividad VRAE (12 Municipalidades piloto), Conectividad Municipal (180 Convenios Huascarán firmados, 300 convenios adicionales en proceso) Cuentas de correo electrónico, Sistema de Información Intergubernamental, Portales Distritales, Asistencia técnica. Equipamiento Computacional de Gobiernos Regionales: Entrega de 26 equipos Servidores a los Gob. Reg., 2 talleres de capacitación en Sistemas Operativos Correo Electrónico, Portales regionales, Asistencia técnica. Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

8 Plan Nacional de Descentralización 2004-2006 Objetivos Específicos
2. Fortalecer las capacidades de los Gobiernos Regionales y Locales para la promoción del desarrollo de sus circunscripciones (cont.) Pendiente: Intensificar y articular la Capacitación y Asistencia Técnica al Personal de los Gobiernos Regionales y Locales, principalmente en: Optimización de procesos para una gestión por resultados Elaboración de proyectos de inversión Formulación de proyectos de cooperación técnica internacional Asignar una mayor cantidad de recursos económicos para la capacitación. Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

9 Plan Nacional de Descentralización 2004-2006 Objetivos Específicos
3. Asegurar el financiamiento sano y equilibrado de la descentralización Avances: Ley de Descentralización Fiscal Reforma Constitucional que autoriza a los Gobiernos Regionales a generar recursos propios. Administración de los Fondos de Inversión FIDA (Ancash) – US$ 111,5 millones, CESPPASCO (Pasco) – US$ 40 millones Programas de Cooperación Unión Europea: 17 millones de euros, USAID: US$ 20 millones, BID: US$ 14 millones Ley de Regalías Mineras y reglamento Reestructuración del canon y sobre canon para GR y GL Establecimiento de fideicomiso para financiamiento de proyectos regionales: carretera longitudinal de Cajamarca Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

10 Plan Nacional de Descentralización 2004-2006 Objetivos Específicos
3. Asegurar el financiamiento sano y equilibrado de la descentralización (cont.) Pendiente: Modificar la Ley de Descentralización Fiscal Reglamentación de Ley de Descentralización Fiscal, Modificar la ley del SNIP adecuándola al proceso de descentralización, Asignación de recursos al FIDE, Registro de la recaudación tributaria por origen geográfico de generación del recurso, Eliminación de las exoneraciones tributarias (San Martín y Amazonas), Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

11 Plan Nacional de Descentralización 2004-2006
4. Transferencias a Gobiernos Regionales y Locales (S/ millones) Fondos/Proyectos Programas Presup. Ejecutado 2003 Activos Transfer. 2003 Presup. 2004 Activos Transfer. Total Transf Total Activos Programas y proyectos de lucha contra la pobreza FONCODES, PRONAA, Provías Rural y Ordesur (GL) 71,4 257.2(*) 7.3 328.6 Proyectos de INADE de infraestructura productiva (GR) 57,2 12 608,1 154,9 1 487,5 210,2 14 095,6 Otros 2,0 201,4 Total 128,7 252,0 540.8 14 304,3 (*) 162. Corresponden al Grupo del Año 2003

12 Plan Nacional de Descentralización 2004-2006 Objetivos Específicos
4. Transferencias Avances: Plan Anual de Transferencias 2004: De 185 funciones a transferir se transferirán 59, de los sectores productivos: Agricultura, Comercio Exterior, Turismo, Artesanía, Industria, Pesquería, Energía y Minas. Continúa la transferencia de programas sociales a 165 Municipalidades Distritales, y 58 Municipalidades Provinciales (FONCODES, PRONAA) , completando a Diciembre del 2004, 406 y 125 respectivamente. Transferencia de Proyectos de INADE Ley del Sistema de Acreditación y su Reglamento En elaboración el Plan de Transferencias Sectores presentan sus ofertas el 31/12/04 Gobiernos Regionales presentan sus demandas el 31/12/04 Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

13 Plan Nacional de Descentralización 2004-2006 Objetivos Específicos
4. Transferencias Pendiente: Creación del Registro de Acreditadores Acreditación de los GR para transferencia de funciones sectoriales Plan Anual de Transferencias 2005. Decreto Supremo de Jerarquización de Activos (empresas) Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

14 5. Inversión descentralizada y competitividad regional
Plan Nacional de Descentralización Objetivos Específicos 5. Inversión descentralizada y competitividad regional Avances Ley Marco y Reglamento de Inversión Descentralizada Formulación del Plan Nacional de Inversión Descentralizada (Impulso a corredores, ejes y circuitos. Promoción de cadenas productivas) Planes de Paz y Desarrollo I y II 5 Programas Regionales de Competitividad (Ucayali, Piura, Arequipa, Lima Metropolitana, La Libertad), 15 en proceso de elaboración 6 Programas Estratégicos Regionales de Exportación – PERX Apoyo técnico para elaborar propuestas de desarrollo regional y proyectos de inversión (Chinecas, AGORAH y Tren Macho) Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

15 5. Inversión descentralizada y competitividad regional
Plan Nacional de Descentralización Objetivos Específicos 5. Inversión descentralizada y competitividad regional Avances Formulación del Plan Integral de Desarrollo de Tacna. Promoción a través de las Juntas de Coordinación Interregional de los proyectos estratégicos de impacto macrorregional (Interoceánica sur, Interoceánica norte) Participación en la gestión para el financiamiento de la Carretera Interoceánica del Sur (US$ 700 millones). Establecimiento de un Grupo de Trabajo con las Autoridades de los 10 departamentos del Área de influencia para el desarrollo integral de la zona. Pendiente: Elaboración y aprobación del Plan de Regionalización e Inversión Descentralizada. Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

16 6. Participación ciudadana
Plan Nacional de Descentralización Objetivos Específicos 6. Participación ciudadana Avances: Ley Marco del Presupuesto Participativo y su Reglamento. Planes de Desarrollo y los Presupuestos Regionales y Locales concertados con la participación activa de la sociedad civil. 26 Consejos de Coordinación Regional en funcionamiento Más de 500 Consejos de Coordinaciòn Local en funcionamiento. 52 Audiencias Regionales en el 2003 (2 por GR), y 26 Audiencias Regionales de rendición de cuentas en los 26 GR sobre la gestión del primer semestre 2004. Concertación y búsqueda de consensos entre diferentes niveles de gobierno y la sociedad civil (Yurimaguas, Huanuco, Moquegua-Arequipa, Huancavelica, Ilave y Tilali) Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

17 6. Participación ciudadana (cont.)
Plan Nacional de Descentralización Objetivos Específicos 6. Participación ciudadana (cont.) Avances: Participación en la Comisión de Seguimiento de las Recomendaciones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación Pendiente: Fortalecer la capacidad de fiscalización de la sociedad civil Mejorar la elaboración del presupuesto participativo para evitar la atomización de la inversión pública. Completar la conformación de los CCL. Ejecutar un programa de comunicación educativa e información pública. Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

18 7. Conformación de regiones
Plan Nacional de Descentralización Objetivos Específicos 7. Conformación de regiones Avances: Plan Nacional de Inversión Descentralizada. Ley y Reglamento de Incentivos para la Integración y Conformación de Regiones. Directiva del CND para la Elaboración de los Expedientes Técnicos para la Conformación de Regiones. Asesoramiento para la elaboración de expedientes técnicos. Conformación de Juntas de Coordinación Interregional para Proyectos interregionales (Macro-región Norte – Oriente, Proyecto Hidroenergético Pampas Verdes, Macro Región Sur, Macro-regiòn NorCentro-Oriente) Organización de Juntas de Coordinación Interregional para conformación de Regiones: a) Cusco – Apurìmac, b) Huancavelica – Ayacucho – Ica, c) Loreto – San Martìn d) Lambayeque – Cajamarca – Amazonas. Perfil de las 4 futuras Regiones que incluye: Población, superficie, PBI, Niveles de pobreza, superficie agrícola cultivable, Número de Unidades Agrícolas, Ingresos Tributarios, Transferencias, Población electoral. Desconfianzas Históricas El proceso de descentralización iniciado en el 2001 es el noveno en la historia del Perú: en parte por esta historia, reiteradamente infructuosa, diversos sectores de provincia creen que el Gobierno Nacional, y en general diversos actores de la sociedad limeña, no tienen una voluntad descentralizadora real, lo que ejerce presión sobre el proceso en momentos críticos. De este modo se produce una dinámica de reclamos al Gobierno Nacional para una mayor participación en la distribución del gasto público, lo que, en la práctica, refuerza una relación centralista y ejerce presión sobre la marcha ordenada del proceso en momentos críticos. La Complejidad Natural del Proceso Hoy la descentralización en curso está centrada, fundamentalmente, en la transferencia de competencias y recursos a los Gobiernos Descentralizados, para lo cual se requiere completar el marco normativo, fortalecer capacidades institucionales, establecer reglas fiscales consistentes con las nueva asignación de competencias. Este complejo reto administrativo implica que gran cantidad de entidades públicas del Gobierno Nacional, que enfrentan limitaciones diversas, deben planificar y ejecutar acciones de transferencia de manera coordinada, además de adaptar los procedimientos y mecanismos por los cuales los distintos niveles de gobierno se relacionan entre sí y con la ciudadanía. Brechas de Información La complejidad inherente del proceso, los avances realizados y las tareas pendientes son insuficientemente conocidos por la población, por lo que predomine una opinión desinformada sobre el proceso. Este factor limitará las posibilidades de acción a lo largo de su ejecución, pues todo proceso de descentralización es eminentemente un proceso político, donde las percepciones e intereses pesan tanto o más que las consideraciones técnicas. Expectativas Poco Claras y un Marco Legal en Formación Las actuales autoridades realizaron sus campañas electorales en un marco incierto respecto de las competencias y recursos con los que contarían. Es previsible, por tanto, que los ofrecimientos hechos, para ser cumplidos, requieran plazos mucho mayores que los anticipados, lo que propicia situaciones de confrontación, que dificultan el desarrollo de un proceso complejo y en formación. (( Otros Expectativas Poco Claras )) Las elecciones regionales se llevaron a cabo sin que la mayor parte del marco legal pertinente hubiese sido aprobado. La Ley Orgánica de Regiones fue promulgada en los días previos a la elección, sin que estuviese disponible la Ley Orgánica de Municipalidades, aprobada meses después, ni la nueva Ley de Poder Ejecutivo, todavía pendiente. Austeridad Fiscal y Expectativas El proceso de descentralización se da en una situación concreta de austeridad fiscal y de inicio de una reforma tributaria que limitan la capacidad real del país de financiar proyectos de infraestructura con un importante efecto sobre el empleo y el desarrollo descentralizados. Esta situación de austeridad ha empezado a ser procesada por algunos Gobiernos Regionales, por lo que varios han planteado iniciativas que buscan atraer inversión privada a su región. Sin embargo, ello se ve limitado por un clima general que el sector privado califica como contrario a la inversión, por acciones y promesas electorales de algunas autoridades regionales, y por los numerosos vacíos que todavía subyacen en el marco regulatorio. El Escaso Avance de la Modernización del Estado En la Ley de Bases de la Descentralización y en la Ley Marco para el Proceso de Modernización del Estado, ambos procesos fueron planteados como dos caras de una misma transformación. En los hechos, el avance en el campo de la Modernización se ha retrasado significativamente, limitando el carácter modernizador que debía tener también el proceso de descentralización. A la fecha, no se ha aprobado la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, y la ejecución del préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo que financiaría una serie de componentes de este proceso ha sufrido retrasos. Descentralización: Pilar de la Reforma del Estado Con la transferencia de recursos en particular y con la descentralización en general no solamente cambian los Gobiernos Locales y Regionales, sino también el Gobierno Nacional. Por esta razón, entre otras, la descentralización y modernización del Estado van de la mano, y ambas están vinculadas a temas cruciales como los sistemas transversales de administración y presupuesto público, la reforma del empleo público, la formalización de la carrera pública, la implantación de procesos de gobierno electrónico y, en términos amplios, una nueva organización del Gobierno Nacional. Además, la descentralización significa cambios profundos en términos de movilización de recursos, diseño de competencias y atribuciones, redimensionamiento y reingeniería públicos, y modificación de las relaciones entre los tres niveles de Gobierno.

19 Consejo Nacional de Descentralización
La Regionalización

20 Regionalización Necesidad de integración
El proceso de regionalización se inició eligiendo gobiernos con jurisdicción sobre las demarcaciones departamentales. Gran disparidad en la distribución de la población, los recursos, y las potencialidades de los departamentos. Discordancia entre las articulaciones económicas territoriales y las demarcaciones políticas. La ley prevé la conformación de Regiones mediante la integración de territorios contiguos con lazos históricos, culturales y económicos. En una primera etapa las Regiones serán resultado de la integración de dos o mas departamentos mediante referéndum. Posteriormente las provincias podrán optar por unirse a una u otra Región contigua. Para la conformación de las Regiones se tomará en cuenta la visión territorial del desarrollo, enmarcada en el Plan Nacional de Inversión Descentralizada. Leer primer párrafo, por Ello genera entre otras, limitaciones y dificultades para el desarrollo de economías de escala y para establecer una base tributaria adecuada en función de los espacios económicos que generan riqueza.

21 Regionalización: Proceso de conformación de Regiones (cont
Regionalización: Proceso de conformación de Regiones (cont.) Cronograma Formulación de los Expedientes Técnicos que sustenten las Regiones- 31marzo Aprobación de los Expedientes Técnicos. (CND) Convocatoria a Referéndum Realización del (los) Referéndum (Octubre 2005) El primero de estos referéndums ha de realizarse, según la Ley de Incentivos para la integración, la tercera semana del mes de octubre de 2005, tras los procedimientos establecidos por la misma ley.

22 Regionalización Incentivos para la conformación de Regiones (cont.)
LEY DE DESCENTRALIZACION FISCAL La primera etapa: transferencias presupuestales y asignación de recursos del FONCOR a los actuales Gobiernos Regionales. La segunda etapa: incentivos para la unión de dos o más Departamentos en Regiones, recibiendo una asignación del 50 % de la recaudación de impuestos (IGV, ISC, IR de Personas Naturales) generados en su respectiva jurisdicción. Esta ley es probablemente el motor financiero de la descentralizacion, permitira a las regiones que se creen tener recursos propios y convertirse en sujeto de credito previa aprobacion del MEF.

23 Regionalización (cont.)
Plan Nacional de Inversión Descentralizada El Plan Nacional de Inversión Descentralizada, elaborado por el CND en atención al mandato legal, formula una estrategia de desarrollo de largo plazo, en la cual se articula la visión nacional de la integración territorial con las iniciativas municipales y departamentales, sustentado en el incremento de la participación de los departamentos en el PBI y en la inversión nacional, contribuyendo a visualizar la creación de las futuras regiones. Pero como ustedes comprenderán estas juntas y este proceso no es inercial. Requerimos una visión de país de largo plazo que permita enmarcar esta posible unión de departamentos, necesitamos las razones socioeconómicas para esta acción.

24 Plan Nacional de Inversión Descentralizada 2005 - 2014
Regionalización Plan Nacional de Inversión Descentralizada El PNID se construye sobre la base de: Corredores de Integración Económica Ejes Económicos Longitudinales Circuitos Turísticos Económicos. Las Juntas de Coordinación Interregional son instrumentos de coordinación macro regional para efectivizar el PNID. El PNID, dependiendo de la tasa de crecimiento del PBI que se quiera obtener, exige una inversión pública que varía entre 2.8% al 5.8% del PBI, y una inversión privada entre el 15.8% al 23%.

25 Consejo Nacional de Descentralización
Propuestas de Acuerdos Políticos sobre el futuro de la Descentralización

26 Propuesta de Acuerdos Políticos para consolidar el Proceso de Descentralización
Consolidación del Estado de Derecho y la gobernabilidad democrática. Respaldo a los Acuerdos del Grupo Permanente sobre Descentralización del Acuerdo Nacional. Difusión del proceso de descentralización para lograr corresponsabilidad de todos los actores y la población Incrementar la participación de inversión pública hasta alcanzar 5% del PBI Impulso a la formación de regiones sostenibles: Formación de Juntas de Coordinación Interregional Impulso a Referéndum en Octubre del 2005

27 Propuesta de Acuerdos Políticos para consolidar el Proceso de Descentralización cont.
4. Compromiso para dotar de recursos necesarios a los gobiernos locales y regionales: Acuerdos de gobiernos regionales y locales con la SUNAT para recaudar impuestos. Aprobar y financiar el Plan Nacional de Inversiones Descentralizadas Incorporar recursos para el FIDE de acuerdo a Ley Reformulación de los criterios de distribución del FONCOMUN para hacerlo más equitativo. 5. Compromiso para culminar el diseño del marco normativo descentralista Ley de Regionalización e Inversiones Descentralizadas, Ley de Concertación y Participación Ciudadana Ley del SNIP desconcentrado y descentralizado. Ley Orgánica del Poder Ejecutivo que corresponda al proceso de descentralización

28 Propuesta de Acuerdos Políticos para consolidar el Proceso de Descentralización como Política de Estado Compromiso para continuar el proceso gradual, eficaz y ordenado de las transferencias en el marco de un Plan de Mediano Plazo Continuar la transferencia de los programas sociales, haciéndolos más efectivos y eficientes en el marco de un programa de inclusión social. Culminar el proceso de Transferencia de los proyectos de alcance Regional( INADE) Asegurar que el proceso de transferencia de funciones especificas a los gobiernos regionales y locales, signifique una mayor eficiencia y eficacia en la gestión pública.

29


Descargar ppt "Descentralización e Integración Regional: Retos para el 2005"

Presentaciones similares


Anuncios Google