La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

PALABRAS de VIDA Benedictinas Montserrat Texto: Lucas 7, 11-17. Domingo 10 Tiempo Ordinario –C- Comentarios y presentación: Asun Gutiérrez Cabriada.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "PALABRAS de VIDA Benedictinas Montserrat Texto: Lucas 7, 11-17. Domingo 10 Tiempo Ordinario –C- Comentarios y presentación: Asun Gutiérrez Cabriada."— Transcripción de la presentación:

1

2 PALABRAS de VIDA Benedictinas Montserrat

3 Texto: Lucas 7, Domingo 10 Tiempo Ordinario –C- Comentarios y presentación: Asun Gutiérrez Cabriada. Música: Veracini. Sonata 3. Largo. La misión de los discípulos y las discípulas prolonga y extiende la de Jesús: anunciar la buena noticia del reino de Dios a un pueblo agobiado por el desaliento, por el sufrimiento, por la falta de perspectivas. Gustavo Gutiérrez

4 11 Algún tiempo después, Jesús se marchó a un pueblo llamado Naín, acompañado de sus discípulos y de mucha gente. 12 Cerca ya de la entrada del pueblo, se encontraron con que llevaban a enterrar al hijo único de una viuda. La acompañaba mucha gente del pueblo. El relato sucede en Naín, un pueblo pescador, al sur de Galilea, cercano a Nazaret. Es continuación de la sanación del siervo del centurión. La situación es realmente dramática. Una viuda que pierde a su único hijo se convierte en una persona sin ningún tipo de seguridad, sin presente, sin porvenir.

5 13 El Señor, al verla, se compadeció de ella y le dijo: -No llores. El evangelista cuenta los sentimientos y la forma de actuar de Jesús: mira y ve la situación, se le conmueven las entrañas, habla a la mujer. La compasión es un rasgo característico de Jesús, la forma de acercarse a las personas. Compasión que no significa lástima, sino compartir y hacer propias las alegrías, los sufrimientos, los anhelos..., de demás. Compadecer es solidarizarse. Gran misión intentar aliviar los motivos que hacen llorar a las personas, procurar que sean felices las personas que nos rodean, comunicar alegría en todas las situaciones. Como hace Jesús.

6 14 Y acercándose, tocó el féretro. Los que lo llevaban se pararon. Entonces dijo: Muchacho, a ti te digo: levántate. 15 El muerto se incorporó y se puso a hablar; y Jesús se lo entregó a su madre. En el caso del centurión, Jesús está dispuesto a saltarse la ley y a quedar contaminado al querer ir a casa de un pagano. Ahora toca el ataúd que contiene un cuerpo muerto, lo que supone transgredir la ley y quedar impuro. Ante el sufrimiento y la necesidad de las personas, Jesús no tiene en cuenta ningún tipo de normas ni de leyes, actúa movido por la compasión y la bondad. Se compadece; se acerca, se compromete, habla, toca. Jesús devuelve la vida al hijo y a la madre. Una mujer sin un varón del que depender era una persona enterrada en vida. Las situaciones de sufrimiento, de injusticia... ¿me conmueven?, ¿a qué me comprometen?

7 16 El temor se apoderó de todos, y alababan a Dios diciendo: -Un gran profeta ha surgido entre nosotros; Dios ha visitado a su pueblo. 17 La noticia se propagó por toda la región de los judíos y por toda aquella comarca. En el episodio de Naín no se dice nada de la fe de la madre ni de las personas que la acompañaban. Todo es un gesto gratuito que se debe exclusivamente a la iniciativa de Jesús. Gesto que provoca la fe entusiasta de la gente, que aclaman a Jesús y reconocen que su Persona y su presencia son paz, esperanza y vida para Damos gracias a Jesús por tantas veces que sale a nuestro encuentro, invitándonos a levantarnos y a ser felices, por las ocasiones en las que sentimos su protección y su cercanía amorosa, por devolvernos constantemente la confianza en Y por enseñarnos a salir al encuentro, acercarnos con cariño y tratar de hacer más digna y feliz la vida a demás.

8 Creo en Jesús el Cristo, cuya vida, desde el fondo de la tierra y desde Dios, sigue anunciando que ninguna criatura está nunca sola, nunca está abandonada. Creo en Jesús, nuestro Señor, el que nos hace libres de todos los señores, de todos los poderes, de todos los temores que nos amenazan y encogen. Pues para que seamos libres nos ha liberado Cristo (Gal 5,1) Creo en Jesús que lava los pies y sirve a la mesa y nos impone el único mandato del amor feliz de sí y del amor servicial mutuo. Creo que Jesús nos devuelve la confianza en nosotros mismos, así como la confianza en el mundo de hoy con toda su complejidad, con toda su vulnerabilidad. Creo en Jesús, Hijo único. El que impregnó su profecía y su rebeldía en la ternura de Dios. El que se supo plenamente amado, fundado, afirmado, enviado y sostenido por Dios en todo momento. Creo que en él nos percibimos, aunque sólo sea a oscuras, como hijos e hijas amorosamente engendradas, pacientemente gestadas, incondicionalmente amadas. Creo que con él aprendemos a llamar a Dios con infinita confianza y humildad: ¡Abbá! José Arregi


Descargar ppt "PALABRAS de VIDA Benedictinas Montserrat Texto: Lucas 7, 11-17. Domingo 10 Tiempo Ordinario –C- Comentarios y presentación: Asun Gutiérrez Cabriada."

Presentaciones similares


Anuncios Google