La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

CÓMO ENCONTRAR ESPERANZA EN TIEMPOS DIFÍCILES. DEL FATALISMO A LA ESPERANZA.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "CÓMO ENCONTRAR ESPERANZA EN TIEMPOS DIFÍCILES. DEL FATALISMO A LA ESPERANZA."— Transcripción de la presentación:

1 CÓMO ENCONTRAR ESPERANZA EN TIEMPOS DIFÍCILES

2 DEL FATALISMO A LA ESPERANZA

3 Encuentra su expresión en declaraciones como: Nada se puede hacer al respecto; No se puede cambiar el mundo; Hay que ser práctico y realista; Hay que aceptar la realidad; Así son las cosas aquí. Así son las cosas.

4 ¿De qué sirve? Perderemos al fin. Somos víctimas del destino. Esto con facilidad lleva al resentimiento, la amargura, la desesperanza y la desesperación. Entonces renunciamos a intentar algo diferente aunque veamos que hay un camino mejor. O nos conformamos (en el sentido negativo). No nos involucramos, no opinamos.

5 Nos hace dependientes de rutinas, acciones que quisiéramos cambiar. Nos conformamos por encontrar satisfacción en lugares disfuncionales y dolorosos, apegándonos a nuestras quejas, síntomas, adicciones. Nos resistimos a la sanidad. Nos convertimos en rehenes del desaliento y nos mantiene aferrados con tenacidad a lo viejo. El fatalismo lleva a la depresión, la desesperanza y al suicidio.

6 Juan 5, 1-9

7 Decir de una situación: no está en mis manos puede representar una observación fatalista, o una marca de fe: Me entrego en manos que no son las mías Me entrego a unas manos que son más grandes que las mías. La fe nos lleva a la voluntad llena de esperanza. La persona de fe está dispuesta a permitir que sucedan cosas nuevas, a cargar con responsabilidades que surjan de posibilidades inauditas. La fe crea en nosotros una nueva disposición a permitir que se haga la voluntad de Dios.

8 La fe es la profunda confianza en que Dios es bueno y que la bondad de Dios de alguna manera triunfa. La fe es esa confianza íntima y personal que nos hace decir: Me encomiendo en tus potentes y amorosas manos. La esperanza tiene que ver con Dios y no con un falso optimismo.

9 JUAN 16, 33

10 Jesús nos preguntaría: ¿Crees? ¿Confías? ¿Confías en que Dios te ama tanto que quiere darte únicamente vida? La esperanza no significa que evitaremos o podremos ignorar el sufrimiento. La esperanza que nace de la fe, madura y se purifica al atravesar dificultades. La sorpresa que vivimos la esperanza no es que, de forma inesperada, las cosas resulten mejor de lo esperado.

11 La base de nuestra esperanza tiene que ver con Aquel que es más fuerte que la vida y el sufrimiento. La fe nos abre a la presencia sostenedora, sanadora de Dios. Confiar es dar lugar a la esperanza. Lo cual significa también que no siempre es exigir detalles de lo que sucederá. No podemos calcularlo todo.

12

13 Formamos una cultura muy impaciente, una cultura express. Del otro lado de la impaciencia está el ABURRIMIENTO. Cuando las cosas no suceden como las planeamos, cuando no vemos que suceda nada grandioso. Cuando ya no nos distraen todos nuestros planes y proyectos, sencillamente podemos aburrirnos. Un día es sólo un día más. Un año un año más. Ya todo se ha dicho, no hay nada nuevo bajo el sol y la vida se convierte en un trozo de madera a la deriva en aguas casi estancadas.

14 Mateo 25, 3

15

16 MEMORIA Revisar nuestra historia. Miramos hacia atrás los cómo los eventos que hemos vivido nos han traído hasta el lugar en el que estamos. El pueblo de Israel es el pueblo de la MEMORIA. RECORDAR. Volver a pasar por el corazón una cosa. Quienes olvidan su pasado están destinados a repetirlo.

17 FIDELIDAD La memoria nos recuerda la fidelidad de Dios en los lugares difíciles y los momentos de gozo. Nos permite ver cómo Dios ha traído el bien aún a partir de situaciones imposibles. Recordar de esta manera nos permite vivir en el presente. La memoria tiene mucho que ver con el futuro. Sin memoria no hay expectativa. Quienes tiene poca memoria poco tienen que esperar. La memoria nos ancla al pasado y luego nos hace estar presente aquí y ahora y nos abre para un nuevo futuro.

18 Comúnmente decimos o escuchamos: Mientras hay vida hay esperanza.. Como cristianos decimos también. Mientras hay esperanza hay vida. ¿Puede la esperanza cambiar nuestras vidas? ¿Quitarnos la tristeza y el fatalismo?

19 Un soldado fue capturado como prisionero de guerra. Sus captores le transportaron en tren, muy lejos de su patria. Se sentía aislado, sin familia, rodeado por lo extraño. Su soledad crecía a medida que pasaba el tiempo sin tener noticias de su hogar. No podía saber si su familia estaba viva siquiera, ni su país estaba en orden. Había perdido el sentido del propósito de su vida.

20 De forma inesperada recibió una carta. Estaba arrugada y con los bordes ajados después de largos meses que significó su viaje hacia él. Decía: Estamos esperando que regreses a casa. Todo está bien aquí. No te preocupes. Al instante, todo le pareció diferente. Sus circunstancias no habían cambiado. Cumplía con el mismo trabajo forzado y le daban las mismas magras raciones, pero ahora sabía que alguien esperaba su liberación y regreso. La esperanza cambió su vida.

21 Dios nos ha escrito una carta. La buena nueva de la revelación de Dios en Cristo nos declara con precisión qué necesitamos esperar. A veces las palabras de la Biblia no nos parecen importantes, ni atractivas, sin embargo, en esas palabras oímos a Cristo diciendo en efecto: Estoy esperándote. Estoy preparando una casa para ti y hay muchas habitaciones en mi casa.

22

23


Descargar ppt "CÓMO ENCONTRAR ESPERANZA EN TIEMPOS DIFÍCILES. DEL FATALISMO A LA ESPERANZA."

Presentaciones similares


Anuncios Google