La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

EL TESTAMENTO ESPIRITUAL DEL MAESTRO TOMÓ PAN EN SUS MANOS.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "EL TESTAMENTO ESPIRITUAL DEL MAESTRO TOMÓ PAN EN SUS MANOS."— Transcripción de la presentación:

1 EL TESTAMENTO ESPIRITUAL DEL MAESTRO TOMÓ PAN EN SUS MANOS

2 EL DISCÍPULO AMADO Ante la cruz en el calvario, los soldados, fariseos y la turba todos le han abandonado, solamente ha quedado María y el discípulo amado. Mujer, ahí tienes a tu hijo y al discípulo amado le dijo: Ahí tienes a tu madre. Juan dichoso Juan, el primer hijo después de Jesús, el primer hijo estuviste con María ante la cruz, y por eso recibiste de Jesús a María como madre. Muy valiente y arrojado, y muy enamorado hay que para estar con Jesús en la cruz clavado y poder recibir de boca de Jesús a María como madre. Quiero ser como tú, Juan, el discípulo amado.

3 SER ELEGIDOS Así como en la última cena el Señor Jesús tomó pan en sus manos, ahora repite exactamente la misma operación con cada uno de nosotros. El molde donde se producen los discípulos son las manos que fueron traspasadas por los clavos de la cruz. Lo primero que el Señor hace es moldearnos a su imagen y semejanza, es tomarnos en sus manos. Esto significa que él asume la principal responsabilidad, pero al mismo tiempo exige de nosotros una absoluta disponibilidad.

4 Como el barro en manos del alfarero, así son ustedes en mi mano, casa de Israel (Jer. 18,6b)

5 El ejemplo del barro El barro es un elemento compuesto de tierra y agua: Sin embargo, ambos componentes deben estar perfectamente combinados, ya que si existe más agua de la debida, entonces se convierte en lodo sin consistencia con la cual es imposible hacer cualquier obra de alfarería. Si, por el contrario, le falta agua, la tierra se endurece tanto, que no es posible moldearla.

6 El ser humano, hecho de barro, está compuesto por el agua de sus cualidades y la tierra de sus carencias, En el agua se muestra su fecundidad y sus enormes posibilidades. En la tierra aparecen sus carencias y necesidades. No solo somos cualidades y virtudes. Pero nos solo somos únicamente defectos y limitaciones. Dios tiene en cuenta estos dos componentes y los trabaja siempre juntos. Nuestras posibilidades y carencias son la materia prima con la que él hace un vaso nuevo.

7 Todo entra en su plan. Ni nuestras cualidades son la que instauran el Reino de Dios, como tampoco nuestras limitaciones pueden impedir que éste se realice. Por otro lado nuestras debilidades no son excusa, ni nuestras carencias son razón suficiente para que Dios detenga su plan.

8 Nuestra flaqueza nunca será más grande que su poder. Dios no puede depender de nosotros, y menos de nuestros defectos La incapacidad humana no es obstáculo suficiente para que Dios interrumpa su acción salvífica. Cuando en nuestra vida tenemos agua de sobra, es decir, estamos muy confiados de nuestras cualidades, creyendo que somos capaces de cumplir la misión encomendada, entonces el Señor se encarga de echarnos un poquito de tierra para que seamos barro y no lodo.

9 Si, por el contrario, sólo miramos la tierra de nuestro pecado y el polvo de nuestra incapacidad, entonces el Señor nos da agua viva para aflojarnos y podernos usar, libres de cualquier complejo de inferioridad o de culpa. Antes de trabajar para el Señor, el Señor nos trabaja. Para trabajar por el Señor, antes hemos de ser trabajados por Él. Nadie puede ser instrumento de liberación, si antes no ha experimentado la libertad.

10 La suave iniciativa de Dios

11 ESTOY A LA PUERTA Y LLAMO Estoy a la puerta y llamo, esperando a que me abras, ábreme que quiero entrar; que estoy a la puerta y llamo. El corazón que te he dado, es morada que yo anhelo, pero es tan digno y sagrado; que estoy a la puerta y llamo. Si me abres entrare y yo cenaré contigo sino me abres seguiré afuera como un mendigo llamando, llamando, llamando

12 QUÉDATE SEÑOR CONMIGO ¡Haz venido a visitarme como Padre y como amigo Jesús, no me dejes sólo. ¡Quédate, Señor, conmigo! Por el mundo envuelto en sombras soy errante peregrino dame tu luz y tu gracia. ¡Quédate, Señor, conmigo! En este precioso instante abrazado estoy contigo que esta unión nunca me falte. ¡Quédate, Señor, conmigo! Acompáñame en la vida tu presencia necesito sin ti desfallezco y caigo. ¡Quédate, Señor, conmigo! Declinando está la tarde voy corriendo como un río al hondo mal de la muerte. ¡Quédate, Señor, conmigo! En la pena y en el gozo se mi aliento mientras vivo haz que muera en tus brazos. ¡Quédate, Señor, conmigo!


Descargar ppt "EL TESTAMENTO ESPIRITUAL DEL MAESTRO TOMÓ PAN EN SUS MANOS."

Presentaciones similares


Anuncios Google