La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Historia de las Apariciones de Fátima. Apariciones del Ángel.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Historia de las Apariciones de Fátima. Apariciones del Ángel."— Transcripción de la presentación:

1 Historia de las Apariciones de Fátima

2 Apariciones del Ángel

3 3 Primera (primavera 1916) «¡No temáis! Yo soy el Ángel de la Paz. Orad conmigo». «Dios mío, yo creo, adoro, espero y os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman». «¡Orad así! Los corazones de Jesús y de María están atentos a la voz de vuestras súplicas».

4 4 Segunda (verano 1916) «¿Qué hacéis? ¡Orad! ¡Rezad mucho! Los corazones de Jesús y de María tienen sobre vosotros designios de misericordia. Ofreced constantemente al Altísimo plegarias y sacrificios». «De todo lo que podáis, ofreced un sacrificio, en acto de reparación por los pecados con que El es ofendido, y de súplica por la conversión de los pecadores. Atraed así sobre vuestra Patria la paz. Yo soy el Ángel de su Guarda, el Ángel de Portugal. Sobre todo, aceptad y soportad con sumisión el sufrimiento que el Señor os envíe».

5 5 Tercera (octubre) «Santísima Trinidad, Padre, Hijo, Espíritu Santo, os adoro profundamente y os ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que El mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón y del Corazón Inmaculado de María, os pido la conversión de los pobres pecadores». «Tomad y bebed el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajado por los hombres ingratos. Reparad sus crímenes y consolad a vuestro Dios».

6 Apariciones de la Santísima Virgen

7 7 PRIMERA - 13 de mayo de 1917 (Cova de Iría) «No tengáis miedo. No os voy a hacer daño.» «Soy del cielo». «Vengo a pedirles que vengan aquí seis meses seguidos, el día 13 a esta misma hora. Después os diré quién soy y lo que quiero. Después volveré aquí aún una séptima vez». (16 de junio de 1921 – Cuando Lucía se despedía de Cova de Iría) Promesa de ir al cielo.

8 8 «Francisco irá pero tiene que rezar muchos Rosarios». «Tendréis, pues, mucho que sufrir, pero la gracia de Dios será vuestra fortaleza». Los niños reciben gracia... «Rezad el rosario todos los días para alcanzar la paz para el mundo y el fin de la guerra».

9 9 SEGUNDA - 13 de junio de 1917 Que recen el rosario y aprendan a leer. A Jacinta y Francisco se los llevará pronto.

10 10 «... Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar. El quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. A quien la abrazare, le prometo la salvación; y estas almas serán amadas por Dios, como flores puestas por mí para adornar su trono». «No hija. ¿Y tú sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios».

11 11 TERCERA - 13 de julio de 1917 «Quiero que vengan aquí el día 13 del mes que viene; que continúen rezando el rosario todos los días, en honor de Nuestra Señora del Rosario, para obtener la paz del mundo y el fin de la guerra, porque sólo Ella lo puede conseguir». «Continúen viniendo aquí todos los meses. En octubre diré quién soy, y lo que quiero y haré un milagro que todos han de ver para creer». «Sacrificaos por los pecadores, y decir muchas veces, en especial cuando hagáis algún sacrificio: Oh Jesús, es por tu amor, por la conversión de los pecadores y en desagravio por los pecados cometidos ontra el Inmaculado Corazón de María».

12 12 Visión del Infierno... «El reflejo parecía penetrar en la tierra y vimos como un mar de fuego. Sumergidos en ese fuego, los demonios y las almas como si fuesen brasas transparentes y negras o bronceadas, con forma humana que fluctuaban en el incendio, llevadas de las llamas que de ellas mismas salían, juntamente con nubes de humo cayendo por todos los lados, semejantes al caer de las pavesas en los grandes incendios, sin peso ni equilibrio, entre gritos y gemidos de dolor y desesperación, que horrorizaban y hacían estremecer de pavor. (Debe haber sido a la vista de esto cuando di aquel «¡Ay!», que dicen haberme oído.) Los demonios se distinguían por formas horribles y asquerosas de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes como negros carbones en brasa».

13 13 «Habéis visto el infierno, a donde van las almas de los pecadores; para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si hicieran lo que os voy a decir, se salvarán muchas almas y tendrán paz. La guerra va a acabar. Pero si no dejan de ofender a Dios, en el reinado de Pio XI comenzará otra peor. Cuando veáis una noche alumbrada por una luz desconocida (Se trata de la aurora boreal que aconteció en la noche del de enero de 1938), sabed que es la grande señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes por medio de la guerra, del hambre y de persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre». «Cuando recéis el Rosario, diréis, después de cada misterio: ¡Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva todas las almas al cielo, principalmente las más necesitadas!»

14 14 CUARTA - 19 de agosto de 1917 (Aparición en los Valihnos) 13 de agosto de 1917 Los niños se encuentran presos por el alcalde de la ciudad. «Quiero que sigan yendo a Cova de Iría el día 13; que continúen rezando el Rosario todos los días. El último mes haré un milagro para que todos crean».

15 15 «Que hagan dos andas: una llévala tú con Jacinta y dos niñas más, vestidas de blanco; y otra que la lleve Francisco y tres niños más. El dinero de las andas es para la fiesta de Nuestra Señora del Rosario; lo que sobre es para ayudar a una capilla que deben hacer». «Rezad, rezad mucho, y haced sacrificios por los pecadores, pues van muchas almas al infierno, por no tener quien se sacrifique por ellas».

16 16 QUINTA - 13 de septiembre de 1917 (Cova de Iría) «Continuad rezando el Rosario, para alcanzar el fin de la guerra. En octubre vendrá también Nuestro Señor, Nuestra Señora de los Dolores y del Carmen y S. José con el Niño Jesús para bendecir al mundo. Dios está contento con vuestros sacrificios pero no quiere que durmáis con la cuerda; llevadla sólo durante el día». «... En octubre haré el milagro para que todos crean»

17 17 SEXTA – 13 de octubre de 1917 Soy la Señora del Rosario «Quiero decirte que hagan aquí una Capilla en mi honra; que Soy la Señora del Rosario; que continúen rezando el rosario todos los días. La guerra va a acabar y los soldados volverán con brevedad a sus casas».

18 18 «No ofendan más a Dios Nuestro Señor, que ya está muy ofendido. Y abriendo sus manos, las hizo reflejarse en el sol. Y, mientras se elevaba, continuaba el reflejo de su propia luz proyectándose en el sol.... Desaparecida Nuestra Señora en la inmensa lejanía del firmamento, vimos al lado del sol, a S. José con el Niño y a Nuestra Señora vestida de blanco, con un manto azul. S. José con el Niño parecía bendecir al mundo, con unos gestos que hacían con la mano en forma de cruz. Poco después desvanecida esta aparición, vimos a Nuestro Señor y a Nuestra Señora que me daba idea de ser Nuestra Señora de los Dolores. Nuestro Señor parecía bendecir el mundo de la misma forma que S. José. Al desvanecerse esta aparición me pareció ver todavía a Nuestra Señora en forma parecida a Nuestra Señora del Carmen».

19 Otras apariciones personales:

20 20 10 de diciembre 1925 El día 10 de diciembre de 1925, se le apareció la Santísima Virgen y al lado, suspenso en una nube luminosa, un Niño. La Santísima Virgen, poniéndole una mano en el hombro, le mostró al mismo tiempo un Corazón que tenía en la otra mano, cercado de espinas Al mismo tiempo dijo el NIÑO: «Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre que está cubierto de espinas que los hombres ingratos continuamente le clavan, sin haber quien haga un acto de reparación para arrancárselas».

21 21 Enseguida dijo la Santísima Virgen: «Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas que los hombres ingratos me clavan continuamente con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme y di que todos aquellos que durante cinco meses, en el Primer Sábado se confiesen, reciban la Santa Comunión, recen la tercera parte del rosario y me hagan 15 minutos de compañía, meditando en los 15 misterios del rosario, con el fin de desagraviarme, yo prometo asistirles en la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para la salvación de sus almas».

22 22 15 de febrero de 1926 El día 15 de febrero de 1926, se le apareció de nuevo el Niño Jesús. Le preguntó si ya había difundido la devoción a su Santísima Madre. Ella le expuso las dificultades que tenía el confesor, y que la Madre Superiora estaba dispuesta a propagarla; pero que el confesor había dicho que ella sola nada podía. Jesús respondió: «Es verdad que tu Superiora sola nada puede; pero con mi gracia lo puede todo».

23 23 13 de junio de 1929 «Había pedido y obtenido licencia de mis superioras y del confesor, de hacer la Hora Santa de once a media noche, de los jueves a los viernes. Estando una noche sola, me arrodillé entre la balaustrada, en medio de la capilla postrada, para rezar las oraciones del Angel. Sintiéndome cansada, me incorporé y continué rezando con los brazos en cruz. La única luz era la de la lámpara. De repente, se iluminó toda la capilla con una luz sobrenatural y sobre el altar apareció una cruz que llegaba hasta el techo. En una luz más clara se veía, en la parte superior de la cruz, un rostro de hombre con el cuerpo de otro hombre. Un poco por debajo de la cintura, suspendido en el aire se veía un Cáliz y una Hostia grande sobre la cual caían unas gotas de Sangre que corrían a lo largo del rostro del Crucificado y de una herida en el pecho. Escurriendo por la Hostia, estas gotas caían dentro del Cáliz. Bajo el brazo derecho de la cruz estaba Nuestra Señora: («era Nuestra Señora de Fátima, con su Inmaculado Corazón... en la mano izquierda..., sin espadas ni rosas, pero con una corona de espinas y llamas...») Bajo el brazo izquierdo, unas letras grandes, como si fuesen de agua cristalina, que corrían hacia el altar, formaban estas palabras: «GRACIA Y MISERICORDIA».

24 24 Comprendí que me era mostrado el misterio de la Santísima Trinidad y recibí luces sobre este misterio que no me es permitido revelar. Después Nuestra Señora me dijo: «Ha llegado el momento en que Dios pide al Santo Padre que haga, en unión con todos los obispos del mundo, la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón; prometiendo salvarla por este medio. Son tantas las almas que la justicia de Dios condena por pecados cometidos contra mí, que vengo a pedir reparación; sacrifícate por este intención y reza».

25 25 Di cuenta de esto al confesor que me mandó escribir lo que Nuestra Señora quería se hiciese. Más tarde por medio de una comunicación íntima, Nuestra Señora me dijo, quejándose: «No han querido atender a mi petición... Al igual que el rey de Francia se arrepentirán, y la harán, pero ya será tarde. Rusia habrá ya esparcido sus errores por todo el mundo, provocando guerras, persecuciones a la Iglesia: el Santo Padre tendrá que sufrir mucho».


Descargar ppt "Historia de las Apariciones de Fátima. Apariciones del Ángel."

Presentaciones similares


Anuncios Google