La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

El inspector entró en mi despacho y comenzó a lanzar su retahíla de preguntas y acusaciones. - ¿Dónde estuvo usted anoche, señorita? - En casa, como todos.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "El inspector entró en mi despacho y comenzó a lanzar su retahíla de preguntas y acusaciones. - ¿Dónde estuvo usted anoche, señorita? - En casa, como todos."— Transcripción de la presentación:

1 El inspector entró en mi despacho y comenzó a lanzar su retahíla de preguntas y acusaciones. - ¿Dónde estuvo usted anoche, señorita? - En casa, como todos los días. Apenas salgo para venir a este despacho, no suelo trasnochar.

2 La verdadera respuesta me la guardé para mí, por supuesto. No estaba dispuesta a que ese tipo descubriera el misterio antes que yo. Al comprobar que no obtendría buena información de mí, cogió su largo abrigo y ese sombrerito ridículo con el que ocultaba su incipiente calvicie y se marchó, no sin dar antes un soberbio portazo que hizo que los cuadros de las paredes protestaran dando brincos asustados sobre sus clavos. Cuando me quedé a solas pude reflexionar sobre todo lo que había pasado y traté de poner en orden mi pobre cerebro. Me asomé a la ventana del despacho. El día era gris, para variar. En ese sentido, Londres nunca te sorprende. El tráfico era denso, como de costumbres. Los autobuses rojos ocupaban toda la calzada y los hábiles ciclistas se esforzaban por traspasar esa sólida muralla metálica.

3

4

5

6

7 La verdadera respuesta me la guardé para mí, por supuesto. No estaba dispuesta a que ese tipo descubriera el misterio antes que yo. Al comprobar que no obtendría buena información de mí, cogió su largo abrigo y ese sombrerito ridículo con el que ocultaba su incipiente calvicie y se marchó, no sin dar antes un soberbio portazo que hizo que los cuadros de las paredes protestaran dando brincos asustados sobre sus clavos. Cuando me quedé a solas pude reflexionar sobre todo lo que había pasado y traté de poner en orden mi pobre cerebro. Me asomé a la ventana del despacho. El día era gris, para variar. En ese sentido, Londres nunca te sorprende. El tráfico era denso. Los autobuses rojos ocupaban toda la calzada y los hábiles ciclistas se esforzaban por traspasar esa sólida muralla metálica.

8 La verdadera respuesta me la guardé para mí, por supuesto. No estaba dispuesta a que ese tipo descubriera el misterio antes que yo. Al comprobar que no obtendría buena información de mí, cogió su largo abrigo y ese sombrerito ridículo con el que ocultaba su incipiente calvicie y se marchó, no sin dar antes un soberbio portazo que hizo que los cuadros de las paredes protestaran dando brincos asustados sobre sus clavos. Cuando me quedé a solas pude reflexionar sobre todo lo que había pasado y traté de poner en orden mi pobre cerebro. Me asomé a la ventana del despacho. El día era gris, para variar. En ese sentido, Londres nunca te sorprende. El tráfico era denso. Los autobuses rojos ocupaban la calzada y los hábiles ciclistas se esforzaban por traspasar esa sólida muralla metálica.

9 Ahora hagamos algunas actividades: 1. Encuentra un fragmento dialogado y dos descripciones. 2. Subraya los adjetivos en las descripciones. 3. Rodea los verbos en pasado.


Descargar ppt "El inspector entró en mi despacho y comenzó a lanzar su retahíla de preguntas y acusaciones. - ¿Dónde estuvo usted anoche, señorita? - En casa, como todos."

Presentaciones similares


Anuncios Google