La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

LA LITERATURA DEL SIGLO XVI La alegoría de la primavera, de Botticelli.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "LA LITERATURA DEL SIGLO XVI La alegoría de la primavera, de Botticelli."— Transcripción de la presentación:

1 LA LITERATURA DEL SIGLO XVI La alegoría de la primavera, de Botticelli

2 EL RENACIMIENTO Se trata de un período cultural y social posterior a la Edad Media que consiste, fundamentalmente, en un retorno a los ideales artísticos, literarios y filosóficos del mundo grecolatino. Florece en Italia en el siglo XIV y, a finales del siglo XV, se extiende al resto de los países europeos, manifestándose en España a lo largo de todo el siglo XVI. Ligado a este renacer de la cultura clásica surge el Humanismo, movimiento cultural e ideológico iniciado en Italia, que se dedica al estudio de las letras humanas, ya que considera al hombre centro del universo.

3 El Humanismo. Características Se imitan modelos de la Antigüedad clásica, lo cual justifica el recurso constante a la mitología y a los temas bucólicos o pastoriles. Antropocentrismo frente al teocentrismo medieval. Derivado del principio anterior surge el individualismo y el vitalismo. El universo parece estar a disposición del ser humano que, con la ciencia y la técnica, se cree capaz de dominarlo racionalmente. Surge así un nuevo ideal social en el que se funden el caballero y el hombre culto y educado. En la obra de Baltasar de Castiglione, El cortesano (1528), se explica que el caballero perfecto debe ser tan experto en las armas como en las letras, saber conversar y tratar con sus semejantes, especialmente con las damas, y tañer algún instrumento musical. El racionalismo será, por tanto, un rasgo distintivo, pues el poder de la razón explica el nacimiento de la idea de progreso, tanto en lo material como en lo moral, por lo que se considera que el saber, el conocimiento puede hacer mejor al hombre. Continúa en esta época el ideal educativo de la antigüedad, pues se consideraba que el conocimiento de la lengua y de la literatura grecolatina mejoraría la conducta individual y social, contribuyendo al bien común; por tanto, se siguen cultivando las 7 artes liberales clásicas (término que designaba los estudios que tenían como propósito ofrecer conocimientos generales y destrezas intelectuales): el trivium (gramática, dialéctica y retórica) y el quadrivium ( aritmética, geometría, astronomía y música); y se produce, frente al pensamiento escolástico medieval, una renovación de la filosofía, de la literatura y de los estudios filológicos. El hallazgo de Vulcano, de Piero di Cosimo Yo condeno, respondió el Conde, los franceses, porque piensan que las letras estorban las armas, y tengo por cierto que a nadie conviene más la doctrina que a un caballero que ande en cosas de guerra, y por eso estas dos calidades, asidas y ayudadas la una con la otra, quiero que se hallen en nuestro cortesano. El Cortesano, de Baltasar de Castiglione Surgen durante el Renacimiento nuevas universidades. En España, por ejemplo, surge la universidad de Alcalá de Henares, también la de Osuna, donde se estudiaba Teología, Cánones y leyes, Medicina, y Artes, entre otras.

4 Humanistas más representativos Tomás Moro ( ), humanista y escritor inglés cuya obra más célebre es Utopía (1516), en la que aborda los problemas sociales de la humanidad. Erasmo de Rotterdam ( ), humanista holandés que defendía una religión libre de supersticiones, pura, íntima y personal, rechazando los abusos de la Iglesia Católica. En su obra, haciendo uso a menudo de la sátira y la ironía, trata cuestiones sociales, políticas y religiosas del momento. Martín Lutero ( ), promovió la reforma protestante que culminó en la fragmentación de la iglesia cristiana, provocando así la Contrarreforma, es decir, la reacción de la Iglesia contra la reforma luterana.

5 La estética renacentista El concepto de belleza sigue el modelo clásico, valorándose por el equilibrio, la serenidad, la armonía y la elegancia natural. Sigue el ideal estético de Aristóteles, según el cual el arte es estilizar o embellecer la realidad y su finalidad es puramente estética, como contrapunto al didactismo medieval. De las ideas platónicas deriva el concepto de que la belleza del mundo es un reflejo de la belleza suprema que sólo se encuentra en el mundo de las ideas. Por tanto, la contemplación de cualquier rasgo de belleza (en la mujer, en la naturaleza o en el arte) mejora al ser humano porque lo eleva y acerca a la divinidad. En esto se basa el amor platónico que recoge Petrarca y que está presente en toda la lírica renacentista.

6 Tópicos clásicos Carpe diem (Goza del día de hoy): es una llamada a aprovechar el momento presente, pues la vida es breve y la fortuna variable y no se sabe qué puede ocurrir mañana. Collige, virgo, rosas (Recoge, doncella, las rosas): exhortación a una joven para que ame antes de que el tiempo marchite su belleza. Aurea mediocritas (La feliz mediocridad): alabanza a la vida moderada, alejada de grandes ambiciones y pasiones que sólo pueden producir desesperación e infelicidad. Locus amoenus (Lugar ameno): alude al paisaje mítico, bello y estilizado. Beatus ille (Feliz aquel): añoranza a la vida alejada del mundanal ruido, en contacto con la naturaleza, lugar apropiado para encontrar la paz y la armonía. Tópico éste que está relacionado con otro tópico renacentista conocido como menosprecio de corte y alabanza de aldea.

7 Temas El tema omnipresente de la poesía renacentista es el amor. Pero éste se concibe de modo diferente al medievo. Si bien en la literatura medieval el amor está regido por las pasiones y tiene un carácter destructor, el amor en la literatura renacentista está influido por la filosofía neoplatónica. Casi desligado de los apetitos carnales, el amor es ahora una virtud del entendimiento que contribuye a hacer mejor a los hombres. De este modo, superando la sensualidad, que es pura materia, la contemplación de la belleza femenina, por ejemplo, le permite acceder al conocimiento de la Belleza Absoluta. Sin embargo, al igual que en la literatura anterior, el amor aparece como fuente de frustración y dolor, bien porque resulta imposible alcanzarlo, bien porque, aun cuando se consigue, no es eterno y se acaba perdiendo. De ahí que sea característico en la poesía renacentista el uso de la antítesis para reflejar esa frustración sentimental del enamorado: fuego/hielo; calma/tormenta; etc. Junto a la poesía amorosa se desarrolla asimismo una poesía de carácter moral, la cual desarrolla otros tópicos latinos: el beatus ille o el aurea mediocritas. La presencia de la mitología también es notable en esta época, ya que proporciona un considerable conjunto de asuntos y motivos.

8 El Renacimiento en España Entre los humanistas españoles destacan nombres como Nebrija o Francisco Sánchez de las Brozas, conocido como el Brocense. El humanismo español comienza su época de máximo apogeo en el primer tercio del siglo XVI, y se ve vivificado con la influencia del erasmismo. Sin embargo, el erasmismo español cayó rápidamente en desgracia, al igual que otras corrientes religiosas como el espiritualismo franciscano o los focos luteranos españoles, debido a la reacción católica ante el peligro protestante; sobre todo, tras el Concilio de Trento ( ), a partir del cual la Inquisición se mostró inflexible. Esto significa, por tanto, la decadencia del humanismo, pues se desconfía de la promoción social, de la educación y del trabajo filológico de los humanistas. Se prohíbe asimismo el estudio en determinadas universidades europeas y se publica el primer Índice de libros prohibidos.

9 La Literatura española Primera etapa: esta época recoge las corrientes estéticas y las ideas que vienen de Europa, principalmente de Italia. Los diversos autores españoles asimilan la poesía de carácter italianizante, cuyo máximo representante es Garcilaso de la Vega. Otros autores relevantes fueron: Juan Boscán, Cristóbal de Castillejo y el sevillano Gutierre de Cetina. En el género narrativo, hay que destacar, junto al éxito obtenido con las novelas idealistas (especialmente las novelas de caballerías), la aparición de una novela de carácter realista, el Lazarillo de Tormes, que inaugura un nuevo género: la novela picaresca. Segunda etapa: España se cierra a Europa en defensa del catolicismo y de los valores nacionales. Sobresale la literatura religiosa, entre la que destacan las obras de Fray Luis de León, de San Juan de la Cruz y de Santa Teresa de Jesús. Se distinguen dos períodos coincidentes en gran parte con los reinados de Carlos I ( ) y de su hijo Felipe II ( ). En esta segunda época, también conocida como segundo Renacimiento, la creación literaria se divide en dos escuelas: La escuela sevillana, que se caracteriza por el predominio de la forma sobre el contenido, lo cual da como resultado un tipo de poesía de tradición petrarquista. Su principal exponente es Fernando de Herrera. La escuela salmantina, representada por Fray Luis de León, busca un equilibrio entre expresión y contenido, con una marcada preocupación por los temas morales, religiosos y filosóficos.

10 Composiciones y estrofas más frecuentes Entre las composiciones hay que destacar la canción, la elegía, el soneto y la oda. Se van a señalar las características del soneto: En cuanto a las estrofas, hay que mencionar el cuarteto, el terceto, la estancia, la lira y la octava real: El soneto es un poema de catorce versos endecasílabos con rima consonante distribuidos en dos cuartetos y dos tercetos. Su estructura suele ser la siguiente: ABBA ABBA CDC DCD; sin embargo, a veces, la disposición de los tercetos puede variar. Tipos de estrofas CUARTETO Y TERCETO Estrofa de cuatro y tres versos de arte mayor con rima consonante: ABBA; ABA ESTANCIA Combinación libre de versos endecasílabos y heptasílabos LIRA Estrofa de cinco versos con la siguiente estructura: 7a11B 7a7b11B OCTAVA REAL Estrofa de ocho versos endecasílabos: ABABABCC

11 Garcilaso de la Vega En tanto que de rosa y azucena se muestra la color en vuestro gesto, y que vuestro mirar ardiente, honesto, enciende el corazón y lo refrena,[1][1] y en tanto que el cabello, que en la vena del oro se escogió, con vuelo presto por el hermoso cuello blanco, enhiesto, el viento mueve, esparce y desordena: coged de vuestra alegre primavera el dulce fruto antes que el tiempo airado cubra de nieve la hermosa cumbre. Marchitará la rosa el viento helado, todo lo mudará la edad ligera por no hacer mudanza en su costumbre. [1][1] con clara luz la tempestad serena, en otras versiones. Tópicos: Carpe diem Collige, virgo, rosas (Recoge, doncella, las rosas)

12 Garcilaso de la Vega. Vida Nació en Toledo hacia 1501, en el seno de una familia noble. Fue defensor de la causa del emperador Carlos V y estuvo desterrado en una isla del Danubio. Después estuvo destinado en Nápoles, donde tuvo contacto directo con los poetas italianos. Estando casado con Elena de Zúñiga, se enamoró de Isabel Freyre, dama de la reina Isabel de Portugal, pero ella nunca le correspondió y se casó con otro en 1529, lo que produjo una grave crisis sentimental en Garcilaso. Isabel muere de sobreparto en Su amor imposible y el dolor por la muerte de su amada dejaron una profunda huella en su poesía. Murió en Niza en Garcilaso fue el prototipo del caballero renacentista en la línea del modelo propuesto por Castiglione, ya que representaba el ideal de las arma y las letras: soldado y poeta.

13 Garcilaso de la Vega. Obra La obra de Garcilaso es breve, pero de gran calidad. Su amigo y también poeta Juan Boscán la preparó y publicó en La componen tres églogas, unos cuarenta sonetos, cuatro canciones, dos elegías, una epístola en verso y algunas muestras de poesía tradicional de cancionero. Sus églogas, junto a algunos sonetos, representan la culminación del talento del poeta. La égloga es una composición poética bucólica en la que varios pastores dialogan sobre determinados temas, generalmente amorosos. Pese a su numeración, la égloga II fue la primera que escribió y es la más extensa. La égloga I es la más conocida. Consta de 421 versos distribuidos en estancias, en los que los pastores Salicio y Nemoroso muestran su pesar por el desdén y la muerte de sus amadas. He aquí la queja de Nemoroso: Cual suele el ruiseñor con triste canto quejarse, entre las hojas escondido, del duro labrador que cautamente le despojó su caro y dulce nido de los tiernos hijuelos entretanto que del amado ramo estaba ausente, y aquel dolor que siente, con diferencia tanta por la dulce garganta despide que a su canto el aire suena, y la callada noche no refrena su lamentable oficio y sus querellas, trayendo de su pena el cielo por testigo y las estrellas: desta manera suelto yo la rienda a mi dolor y ansí me quejo en vano de la dureza de la muerte airada; ella en mi corazón metió la mano y dallí me llevó mi dulce prenda, que aquel era su nido y su morada. ¡Ay, muerte arrebatada, por ti mestoy quejando al cielo y enojando con importuno llanto al mundo todo! El desigual dolor no sufre modo; no me podrán quitar el dolorido sentir si ya del todo primero no me quitan el sentido. La égloga III es, quizá la más lograda. Escrita en octavas reales, cuenta que, a orillas del Tajo, cuatro ninfas bordan en sus telas historias de amor y muerte. El poema cierra con el canto alterno de dos pastores. Hay que destacar la elaboración artística que supone esta obra si tenemos en cuenta el bordado de la cuarta ninfa, que teje la historia de Elisa y Nemoroso, pues la vida, experiencia amorosa de Garcilaso, se transforma en poesía, ficción pastoril, que, a su vez, se convierte en tema de una pintura o bordado. La blanca Nise no tomó a destajo de los pasados casos la memoria y en la labor de su sutil trabajo no quiso entretejer antigua historia; antes mostrando de su claro Tajo en su labor la celebrada gloria, lo figuró en la parte donde él baña la más felice tierra de la España. […] En la hermosa tela se veían entretejidas las silvestres diosas salir de la espesura, y que venían todas a la ribera presurosas, en el semblante tristes, y traían cestillos blancos de purpúreas rosas, las cuales esparciendo derramaban sobre una ninfa muerta, que lloraban. Una de aquellas diosas, que en belleza, al parecer, a todas excedía, mostrando en el semblante la tristeza que del funesto y triste caso había apartado algún tanto, en la corteza de un álamo estas letras escribía como epitafio de la ninfa bella, que hablaban así por parte de ella. Elisa soy, en cuyo nombre suena y se lamenta el monte cavernoso, testigo del dolor y grave pena en que por mí se aflige Nemoroso, y llama ¡Elisa!… ¡Elisa! a boca llena responde el Tajo, y lleva presuroso al mar de Lusitania el nombre mío, donde será escuchado, yo lo fío. […]

14 Garcilaso de la Vega. Temas y estilo El amor es el tema predominante en su poesía. Muestra una concepción neoplatónica del amor y con evidentes huellas de la tradición petrarquista: indiferencia de la dama y dolor del amante, oscilación entre esperanza y desesperanza, etc. El otro gran tema de la poesía de Garcilaso es la presencia de la naturaleza como entorno estilizado (locus amoenus) en el que los personajes se quejan de sus cuitas amorosas y como confidente que escucha y consuela a los pastores en sus quejas. En cuanto al estilo, su lenguaje es aparentemente sencillo, fluido y natural. Busca el equilibrio clásico entre la pasión y la contención. Este deseo de armonía se refleja en la frecuente simetría de sus estructuras poéticas: versos bimembres, elementos duplicados o triplicados, paralelismos sintácticos, etc. El tono de su poesía es dulce, triste y melancólico, tal y como lo demuestran los adjetivos antepuestos, uno de los rasgos más característicos de su estilo: dulces prendas, triste canto, cansados años, etc. A ese tono contribuye también su métrica en la que predomina el endecasílabo, asociado con frecuencia al heptasílabo, lo cual proporciona libertad expresiva. Se trata, asimismo, de un verso muy musical por la acertada combinación de acentos y rimas, por sus aliteraciones, hipérbatos, etc.

15 La lírica moral y religiosa Fray Luis de León ( ) Nació en cuenca en el seno de una familia de ascendencia judía, pero vivió toda su vida en Salamanca. Ingresó como fraile en el convento agustino de Salamanca, en cuya universidad fue posteriormente catedrático. Se trata de un intelectual de gran formación humanística que concilia los saberes clásicos con los judeocristianos. Fue encarcelado, durante cuatro años, por traducir al castellano el Cantar de los cantares, incumpliendo de este modo uno de los preceptos del Concilio de Trento que impedía la traducción de textos sagrados, y también por ser defensor de la Biblia en hebreo. Escribió cuatro importantes obras en prosa: La traducción y comentario del Cantar de los cantares y Exposición del libro de Job; y obras originales como De los nombres de Cristo y La perfecta casada. La primera, su obra maestra, es un tratado teológico escrito en lenga vulgar y en forma de diálogo, donde tres personajes conversan sobre los diferentes nombres que la Biblia da a Cristo. La segunda obra en prosa es un tratado en el que expone su concepto de la esposa ideal. La obra poética original de Fray Luis es bastante breve, menos de cuarenta poemas, en los que muestra un estilo que es fiel reflejo del espíritu renacentista: sencillez formal, armonía y cuidada elaboración. Entre su poesía destacan: Oda a la vida retirada o la Profecía del Tajo, escritas antes de su ingreso en prisión; Noche serena, En la Ascensión y A la salida de la cárcel, compuestas en la cárcel; y después de su salida, escribió la Oda a Francisco Salinas. Los temas predilectos de sus poemas son la naturaleza, la añoranza del campo y de la vida de aldea (donde se reflejan los tópicos clásicos del beatus ille y el aurea mediocritas), la contemplación de la noche estrellada, la armonía alcanzada a través de la música, entre otros.

16 San Juan de la Cruz ( ) Juan de Yepes y Álvarez nace en Ávila en el seno de una familia muy humilde. Perteneció a la orden de los carmelitas y fue discípulo de fray Luis de León en Salamanca. También fue encarcelado, pero en este caso por sus intentos de reforma de la orden carmelita pues, tras conocer a Santa Teresa de Jesús, decide unirse a los reformadores carmelitas, los denominados carmelitas descalzos. La producción poética de San Juan es muy breve, y se suele clasificar en poemas menores (romances, canciones, glosas, etc.) y poemas mayores: Cántico espiritual, Noche oscura y Llama de amor viva. - El Cántico espiritual (1577), que fue reelaborado constantemente, consta de unas cuarenta liras que siguen la línea del Cantar de los cantares, y se trata de un diálogo entre la Amada y el Amado. - La Noche oscura (1584) consta de ocho liras en las que la Amada, tras salir disfrazada de su casa por la noche, se une plenamente al amado. -La Llama de amor viva, compuesta en el mismo año que la anterior, consta de cuatro liras de seis versos y en ella expone no ya la búsqueda y unión con el amado, sino las sensaciones amorosas que expresa la Amada en la unión misma. Los temas tratados en su poesía, así como su estilo, reflejan una doble influencia: la filosofía neoplatónica y la literatura religiosa y mística de la Edad Media y del Renacimiento ( el amor que saca de sí al enamorado y lo conduce a la unión con la amada, la luz como representación de la divinidad, etc.), y la influencia de la Biblia junto con la poesía tradicional. Santa Teresa de Jesús ( ) Santa Teresa de Jesús junto a San Juan de la Cruz son los representantes de la denominada Literatura mística, es decir, aquella que expresa la vivencia excepcional de la unión del alma con Dios, y que se convierte en el tema central de sus obras. Teresa Cepeda y Ahumada nació en Ávila. Ingresó en el convento de la orden carmelita y comenzó la reforma de esta orden en 1562, así como diversas fundaciones por Castilla y Andalucía. Su obra se puede clasificar en obras autobiográficas, doctrinales, cartas y poesías. Las moradas o Castillo interior ha sido considerada su obra maestra y una de las cumbres de la mística. En ella el alma recorre los siete aposentos o moradas del castillo para llegar al encuentro místico con Dios. He aquí también uno de sus poemas más conocidos: Vivo sin vivir en mí, y tan alta vida espero, que muero porque no muero. Vivo ya fuera de mí, después que muero de amor; porque vivo en el Señor, que me quiso para sí: cuando el corazón le di puso en él este letrero, que muero porque no muero. Esta divina prisión, del amor en que yo vivo, ha hecho a Dios mi cautivo, y libre mi corazón; y causa en mí tal pasión ver a Dios mi prisionero, que muero porque no muero. ¡Ay, qué larga es esta vida! ¡Qué duros estos destierros, esta cárcel, estos hierros en que el alma está metida! Sólo esperar la salida me causa dolor tan fiero, que muero porque no muero. […]

17 Otros poetas del Renacimiento Cristóbal de Castillejo ( ), representa la defensa de los metros tradicionales en oposición al gusto italianizante y utiliza el octosílabo tradicional de modo casi exclusivo. Pese a ello, la temática de su obra es plenamente renacentista. Gutierre de Cetina ( ), poeta sevillano que funde en su poesía amorosa la tradición castellana con la italiana, con influencia de Ausías March y Petrarca. Ambos pertenecen a la primera etapa del Renacimiento. Fernando de Herrera ( ), también nace en Sevilla. Se sitúa en el segundo Renacimiento y contribuye en el proceso de nacionalización del petrarquismo con sus odas y canciones patrióticas. Asimismo cultiva una poesía de carácter amoroso (sonetos y elegías), en la que destacan las metáforas y el léxico relacionados con el fuego. Su poesía es más elaborada y artificiosa que la de Garcilaso, iniciando así un proceso de progresiva complicación que culminará con Góngora. Rojo sol, que con hacha luminosa coloras el purpúreo y alto cielo, ¿hallaste tal belleza en todo el suelo, que iguale a mi serena luz dichosa? Aura suäve, blanda y amorosa que nos halagas con tu fresco vuelo; cuando el oro descubre y rico velo mi luz, ¿tocaste trença más hermosa? Luna, honor de la noche, ilustre coro de los errantes lumbres y, fijadas, ¿consideraste tales dos estrellas? Sol puro, Aura, Luna, llamas de oro, ¿oistes vos mis penas nunca usadas? ¿vistes Luz más ingrata a mis querellas?

18 La narrativa del siglo XVI Triunfaron en España, al igual que en el resto de Europa, las narraciones idealistas, entre las que se incluyen los libros de caballería, la novela pastoril, la novela bizantina y la novela morisca: Los libros de caballería eran la lectura preferida en la corte, y después se extendió a estamentos inferiores. El éxito de tales relatos pudo deberse a que presentaban un modelo de caballero heredero del héroe épico: ejemplar guerrero, fiel enamorado y aventurero idealista. Situaban la acción en la Edad Media y en países lejanos, dando cabida a elementos fantásticos. Entre todos destaca el Amadís de Gaula, obra que había reelaborado Garci Rodríguez de Montalvo en 1508 sobre un texto anterior. La novela pastoril recoge el ambiente bucólico de las églogas y se inspira en Virgilio y en la Arcadia de Sannazaro y narra historias amorosas entre pastores, los cuales aparecen idealizados al igual que la naturaleza que los rodea. La más célebres fueron Los siete libros de la Diana, de Jorge de Montemayor, la Diana enamorada de Gaspar Gil Polo o La Galatea, de Cervantes. La novela bizantina cuenta las aventuras de una pareja de enamorados de alto linaje, los cuales se separan y tienen que superar una serie de pruebas para volver a reencontrarse. Hay que citar la obra de Alonso Núñez de Reinoso, Historia de los amores de Clareo y Florisea. También Cervantes escribió una novela bizantina titulada Historia de los trabajos de Persiles y Segismunda. La novela morisca presenta, en un ambiente idealizado, la figura del moro de un modo estilizado, incluso en tolerante convivencia con los cristianos. La primera obra de este tipo es la anónima Historia del Abencerraje y de la hermosa Jarifa. También hubo autores que incluyeron relatos breves de carácter morisco en sus obras mayores, como la historia del cautivo en El Quijote de Cervantes.

19 La narrativa del siglo XVI Pero la gran obra maestra del siglo XVI es La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades, que apareció por primera vez en 1554, y ha sido considerada como la primera novela picaresca. Se publicó de forma anónima y, posteriormente, se han señalado diferentes autores. Los estudios más recientes atribuyen su autoría a Diego Hurtado de Mendoza. Surge como contrapunto a la narrativa idealista y representa la corriente realista y crítica de la narrativa del siglo XVI. La picaresca contrapone a los héroes idealizados de la novela pastoril o de los relatos caballerescos, un nuevo protagonista, el La novela está escrita en forma de epístola autobiográfica (por tanto, aparece en primera persona), es decir, se trata de una carta dirigida a un destinatario al que se alude como Vuesa Merced y en ella Lázaro, el protagonista, relata su vida desde el principio con el fin de responder a la petición del destinatario sobre el caso, que no se revela hasta el final, en el tratado VII. La ficción de la carta y el destinatario hacen verosímil el relato autobiográfico de un protagonista humilde. El Lazarillo consta de un prólogo y siete tratados. En el prólogo se justifica el propósito de la obra, donde Lázaro, casado y con el oficio de pregonero en Toledo, explica que va a contar su vida para que se entienda su situación actual. Los tratados recogen sus orígenes y las diversas peripecias del protagonista al servicio de diversos amos. Lo más novedoso de la obra es el tipo de protagonista que, al contrario de la narrativa idealista, va evolucionando como respuesta al medio en que está inmerso. También es original su realismo y la crítica anticlerical y social que justifica la intencionalidad de la misma, y el lenguaje, de estilo llano y con giros y refranes populares. el antihéroe, un personaje real que se mueve por ambientes conocidos y pobre renovando así el personaje, el espacio, incluso la técnica narrativa.

20 El teatro del siglo XVI En la primera mitad del siglo XVI una serie de dramaturgos cultivan el género: Juan del Encina, que a finales del siglo XV comenzó con un teatro religioso, ahora es creador de comedias humorísticas y de temática amorosa; Torres Naharro, que incorpora una gran variedad de motivos y personajes nuevos en comedias que tratan sobre el tema del honor, creando dos tipos de comedias (a noticia, realistas y con un lenguaje sencillo, y a fantasía, en las que aparecen temas más imaginativos, sin carecer de verosimilitud); y Gil Vicente, escritor portugués que escribió también en castellano obras diversas (farsas, dramas alegóricos, etc.), incorporando elementos satíricos, líricos y folclóricos. En la segunda mitad del siglo XVI se produce la consolidación del fenómeno teatral, desapareciendo los contenidos satíricos de los textos debido a la Contrarreforma. Pervive, por tanto, el teatro religioso y profano que se seguía representando en iglesias, palacios o en la calle (cuando se celebraban determinadas fiestas), junto con un teatro de carácter popular, representado en corrales de comedias, es decir, en teatros instalados en patios interiores que estaban rodeados de casas. En esta segunda etapa surge un nuevo grupo de autores, los denominados prelopistas, como los sevillanos Lope de Rueda y Juan de la Cueva. Lope de Rueda fue el creador de un tipo de teatro popular conocido como pasos, antecedente del entremés. Toma como punto de partida la comedia nueva italiana, pero la transforma eliminando los elementos más clasicistas y cultos ( los cinco actos, las tres unidades, los discursos retóricos, etc.) y añade escenas cómicas o pasos. Su comicidad se basa en el uso de un lenguaje realista, lleno de incorrecciones y vulgarismos, y en la creación de personajes tipo populares y graciosos que se repiten en distintas obras (el bobo, el morisco, el soldado fanfarrón, etc.). Entre sus pasos destacan Las aceitunas y La tierra de Jauja. De Juan de la Cueva hay que destacar su interés por llevar al teatro asuntos históricos nacionales en obras como Los sietes infantes de Lara.


Descargar ppt "LA LITERATURA DEL SIGLO XVI La alegoría de la primavera, de Botticelli."

Presentaciones similares


Anuncios Google