La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Sagrada Familia. Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Sagrada Familia. Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos."— Transcripción de la presentación:

1 Sagrada Familia

2 Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.

3 Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos. Comerás del fruto de tu trabajo, serás dichoso, te irá bien.

4 Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.

5 Tu mujer, como parra fecunda, en medio de tu casa; tus hijos, como renuevos de olivo, alrededor de tu mesa.

6 Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.

7 Esta es la bendición del hombre que teme al Señor: Que el Señor te bendiga desde Sión, que veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida.

8 Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.

9 Lectio El salmo que hoy proclamamos o cantamos es el salmo 127, uno de los llamados salmos de peregrinación Quizá originariamente fuera un salmo de bendiciones que quiere ser una especie de antilectura de Génesis 3 y 4. Allí el hombre rebelado contra Dios recibe una maldición en los bienes básicos de su vida: su trabajo será infructuoso (3, 17-19), su vida conyugal quedará perturbada (3, 16), los hijos pelearán uno contra otro (4, 8). Pues bien, aquí el hombre piadoso tendrá la bendición de un trabajo productivo (v. 2), de una mujer fecunda (v. 3), y de unos hijos en armonía (v. 3b). El otro ángulo desde el que se puede leer este salmo es en el contexto de la peregrinación a Jerusalén. El peregrino (todo varón israelita tenía la obligación de subir a Jerusalén tres veces al año) ha tenido que abandonar por muchos días su trabajo, su mujer y sus hijos. Al ser fiel a este precepto ha demostrado que para él la veneración o adoración del Señor (el llamado en la Biblia temor del Señor) es prioritario para él, por eso la bendición desde Sión va a concernir de un modo particular a lo que ha abandonado. Así comprendemos mejor porqué la liturgia nos regala este salmo en la fiesta de la Sagrada Familia, en ella se cumple en plenitud esta bendición. Ellos supieron ordenar la vida bajo un principio de fe.

10 Meditatio Este es el salmo de la vida cotidiana. Se canta la felicidad del justo, del que sigue los caminos del Señor en la aparente irrelevancia de la vida familiar. Pero todos sabemos que la armonía familiar es un arte que requiere mucho amor cotidiano que solemos llamar paciencia, comprensión, dulzura… Es como un sacramento del perdón siempre renovado entre sus miembros. Y a esto nos invitan tanto la primera como la segunda lectura de hoy. La Sagrada Familia es un ejemplo de todo ello. Ellos también tuvieron dificultades: la huída precipitada a Egipto porque Herodes atentaba contra la vida del Niño no fue una de las menores. Pero José se fía de la Palabra del Señor y, en silencio, acepta el camino que el Señor le traza.

11 Oratio Hoy, Señor, a la luz de este salmo tan sencillo pero tan denso, te pido por todas las familias, especialmente por las que pasan por graves dificultades de convivencia matrimonial o intergeneracional. Por las que carecen del justo fruto de su trabajo, por las que desean la bendición de los hijos que no llegan y, por los que teniéndolos, los rechazan. Que a todas llegue la luz de tu gracia y de tu bendición. También te pido por las familias que han descubierto la belleza de una vida ordenada según el principio de la fe, para que las ayudes a ser fermento en la masa de un mundo que no las apoya, para que sean fuertes y alegres en su testimonio sencillo y cotidiano.

12 Hoy nos acompaña un breve texto de san Efrén de Nísibe ( ), un gran Padre de la Iglesia de origen Sirio y a quien se le conoce como Arpa del Espíritu Santo debido a la gran belleza de sus himnos litúgicos. Que todas las bocas canten sin tregua a tu gloriosa Madre –dice dirigiéndose a Jesús-, ¡que sea colmado de bendiciones el seno que te llevó! En cuanto José, nadie es capaz de alabarle dignamente si no eres Tú; Tú que eres verdaderamente y según la naturaleza Hijo del Padre Eterno; Tú que no has dudado en tomarlo como padre adoptivo. (Citado en: L UIS O BREGÓN B ARREDA, María en los Padres de la Iglesia, Ciudad Nueva, Madrid 1988, 92) Contemplatio

13 Ayúdame, Señor, a ser como la Sagrada Familia de Nazaret, fermento de unidad y de paz en mi hogar. Sea este mi familia o comunidad o donde quiera que esté. Actio


Descargar ppt "Sagrada Familia. Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos."

Presentaciones similares


Anuncios Google