La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

HISTORIA II. BLOQUE 2. BLOQUE 2. Nueva España, desde su consolidación hasta la independencia. Aprendizajes esperados: Reconoce las causas y consecuencias.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "HISTORIA II. BLOQUE 2. BLOQUE 2. Nueva España, desde su consolidación hasta la independencia. Aprendizajes esperados: Reconoce las causas y consecuencias."— Transcripción de la presentación:

1 HISTORIA II. BLOQUE 2

2 BLOQUE 2. Nueva España, desde su consolidación hasta la independencia. Aprendizajes esperados: Reconoce las causas y consecuencias del crecimiento económico novohispano en el siglo XVIII. CONTENIDO: Temas para comprender el periodo. ¿Cómo afectó la crisis de la corona española a Nueva España? EL AUGE DE LA ECONOMÍA NOVOHISPANA. Crecimiento de la población y florecimiento de las ciudades. Desarrollo de redes comerciales internas. El papel económico de la iglesia y las grandes fortunas mineras y comerciales. Las innovaciones agropecuarias, la tecnología minera e inicios de la actividad comercial.

3 TEMAS PARA COMPRENDER EL PERIODO. ¿Cómo afectó la crisis de la Corona española a Nueva España. NUEVA ESPAÑA, DESDE SU CONSOLIDACIÓN HASTA LA INDEPENDENCIA. Nueva España creció y su economía floreció. La Nueva España resintió la decadencia naval y económica de la metrópoli La aplicación de las reformas borbónicas fue trascenden te. Se produjo un arte rico, propio de la Nueva España Las tensiones sociales se incrementa ron. La coyuntura política propició el estallido de la independen cia. El desgaste de la guerra y los asuntos internos, favorecieron la consumació n de la independenc ia.

4 EL AUGE DE LA ECONOMÍA MEXICANA. Crecimiento de la población y florecimiento de las ciudades. El siglo XVIII novohispano manifiesta crecimiento en varios aspectos, tanto en el ámbito demográfico, como en la expansión territorial, la producción y el nivel cultural. Los historiadores calculan que la población de Nueva España para 1650 era de 3.8 millones de habitantes mientras que para 1825 había aumentado a 6.7 millones. La población indígena aumentó un 44% durante la segunda mitad del siglo XVIII, además ya no se vieron obligados a congregarse en pueblos con excepción de las zonas de frontera, lo que favoreció la migración. Sin embargo la distribución de la población era desigual, la mayor parte se concentraba en el centro y en el sur. Pero en el norte no hubo gran cantidad de población.

5 Crecimiento de la población y florecimiento de las ciudades. La recuperación de la población, sobre todo a partir de 1740, permitió el incremento de las actividades agrícolas y productivas. Así, por ejemplo, en el sector agropecuario la fertilidad del campo novohispano permitió el incremento de cultivos, tales como el maíz y el cacao, el algodón el trigo, el tabaco, el añil entre otros. Así se consolidaron las haciendas como centros de labranza y la mano de obra indígena era libre y no sujetos a una encomienda. Los centros productivos como los obrajes y establecimientos artesanales, proliferaron en las ciudades que iban fundando a lo largo y ancho del territorio, así incrementaron su presencia plateros, odreros (que curtían cuero de cabra para guardar vino y aceite), herreros, zapateros, dando un gran vigor a las ciudades.

6 Crecimiento de la población y florecimiento de las ciudades. La minería y el comercio tampoco se quedaron atrás. Si bien la minería tuvo sus altibajos sobre todo a principios del siglo XVIII, la plata novohispana siguió siendo una de las principales sostenedoras de la economía española.}El comercio exterior, se desarrolló a gran escala. A través del sistema de flotas el cual se instauró a partir de 1542 en Nueva España el intercambio de productos marítimos se llevó a cabo. Este sistema consistía en que aproximadamente un conjunto de 30 navíos salían juntos desde España hacia tierras americanas, se trataba de protegerse del ataque de piratas y corsarios. Este sistema desapareció con las Reformas borbónicas. Como se podrá notar, el aumento de población fue fundamental que favoreció el crecimiento económico. Para 1810, la población indígena representaba el 60% de la población, los peninsulares y criollos el 18% y los mestizos y mulatos el 22% de la población total de Nueva España.

7 Crecimiento de la población y florecimiento de las ciudades. El auge económico creó la necesidad de distribuir las mercancías a lugares distantes. Por lo que se mejoraron los caminos y las comunicaciones. Los centros mineros atrajeron a mucha gente y poco a poco se fundó un complejo sistema de ciudades que concentraron bienes, servicios, arte, cultura y arquitectura. Zacatecas, San Luis Potosí, Guadalajara y Guanajuato son algunos ejemplos. En el siglo XVIII, el campo se cambió por las ciudades que dieron un nuevo rostro al virreinato, catedrales, palacios urbanos, colegios y academias reflejaban el refinamiento y la cercanía de la cultura criolla con el arte y la cultura. Las ciudades dejaron de ser únicamente los centros de regiones agrícolas como Cholula y Tlaxcala, para convertirse en verdaderos núcleos urbanos. Las ciudades y sus ayuntamientos preveían el abasto de agua, la alineación de casas, el empedrado, lugares públicos etc.

8 EL AUGE DE LA ECONOMÍA NOVOHISPANA. Desarrollo de redes comerciales internas. Las redes comerciales novohispanas vinculaban los puertos como Veracruz y Acapulco con la Ciudad de México y de ahí la red comercial se distribuía hacia Guadalajara, Durango, Santa Fe de Nuevo México o Texas. Los procesos comerciales se realizaban de las siguientes formas. Las comunidades indígenas se dedicaban a la agricultura y su producción se utilizaba para el consumo interno salvo la producción de cochinilla que se exportaba y por el envío de tributos hacia la Corona. El siguiente nivel comercial era abastecido por las haciendas que producían para vender ya sean cereales y otros elementos a bajo costo.

9 Desarrollo de redes comerciales internas. Las haciendas ganaderas se dedicaban a la distribución en el mercado interno, se encontraban en las zonas fronterizas, por lo que era necesario crear zonas o redes comerciales entre diversas regiones del virreinato, por ejemplo para proveer de carneros a la Ciudad de México, éstos viajaban desde Coahuila o Nuevo León. De tal forma que del centro hacia el norte de la Nueva España, se proporcionaba para el comercio principalmente plata, carne, pieles y lana, y del centro hacia el sur del virreinato se producían para el comercio tejidos y productos tropicales que viajaban de una región a otra satisfaciendo las necesidades internas del mercado. Así surgió un comercio típicamente novohispano favorecido por el crecimiento de la población y fundamentado en el intercambio de alimentos, plata y manufacturas como los textiles entre diversas regiones.

10

11 Desarrollo de redes comerciales internas. El desarrollo de redes comerciales a través de los mercados internos impulsó la idea de poblar las regiones del norte de la Nueva España. Durante más de dos siglos, la frontera norte había permanecido libre de la ocupación europea por la lejanía, el clima y la adversidad de los caminos. El descubrimiento de centros mineros y la necesidad de tierras fértiles para la agricultura y la ganadería propiciaron la expansión hacia el norte, convirtiéndose en una prioridad para la Corona española en el siglo XVIII, por lo que se llevaron a cabo expediciones de poblamiento a Texas, Las Altas Californias y Tamaulipas. La ocupación de Texas se inició debido al constante avance de los franceses por el atlántico hacia el sur, buscando el nacimiento del río Mississipi y entonces se dispuso una expedición de evangelización de los indios conocidos como Texas a través de misioneros franciscanos.

12 Desarrollo de redes comerciales internas. Para 1700 se fundó una misión franciscana cerca del Río Bravo llamada San Juan Bautista del Río Grande, en 1718 la de San Antonio Valero y una villa en San Antonio Béxar. Para 1720 se realizó la expedición más grande y de mayor duración, con gran número de personas y abastecimientos, además se crearon dos nuevos presidios, se crearon dos nuevos presidios con soldados para la protección de las misiones, iniciando así el gobierno permanente de la provincia. Las expediciones hacia Texas provocaron que las autoridades del virreinato como los particulares se interesaran por las costas del Golfo de México, especialmente por Tampico. Un destacado militar, José Escandón inició en 1732 un importante proyecto de colonización y consiguió que para 1746 se creara la provincia de Nuevo Santander en lo que hoy es el Estado de Tamaulipas, parte de Nuevo León y el sur de Texas.

13 Desarrollo de redes comerciales internas. Los jesuitas que se encontraban en Sonora se interesaron en los territorios de la península de California a la que llamaron Baja, para diferenciarla del territorio más al norte al que llamaron Alta California. El padre Kino recorrió y descubrió que estaba unido a tierra firme, ya que antes se creía que era una isla. Los jesuitas llegaron a California acompañados de soldados y fundaron y fundaron una misión a la que llamaron Nuestra Señora de Loreto. Posteriormente con misioneros franciscanos que se empeñaron en colonizar la Alta California, se fundaron misiones en San José, los Ángeles, San Diego y San Francisco, posteriormente llegaron frailes dominicos que también establecieron misiones en Baja California.

14 El auge de la economía novohispana. El papel económico de la iglesia y las grandes fortunas mineras y comerciales. La iglesia para su sostenimiento contaba con donaciones, limosnas, pago por servicios religiosos como bautizos y matrimonios, además del diezmo que fue su principal fuente de ingresos. El diezmo era una especie de impuesto que se imponía a la decima parte de lo que cada persona producía durante un año y estaban obligados a pagarlo los españoles, criollos y mestizos. Por otra parte, ricos comerciantes, mineros y hacendados solían dar donaciones o dejar en herencia parte de sus fortunas o propiedades en el campo y las ciudades a la iglesia, lo que la convirtió rn propietaria de grandes extensiones de tierra y le dio la capacidad de manejar fuertes cantidades de dinero, que invirtió en préstamos, principalmente hipotecarios.

15 El papel económico de la iglesia y las grandes fortunas mineras y comerciales. Los agricultores eran quienes con mayor frecuencia solicitaban préstamos a la iglesia, esta les otorgaba la cantidad solicitada y los agricultores se comprometían a pagarla en un plazo de 5 a 9 años, aportando el 5% anual del total del préstamo y garantizaban su pago a través de sus haciendas o ranchos, pues si no llegaban a cubrir el préstamo, la iglesia se quedaba con la propiedad hipotecada. Por lo que a finales del siglo XVIII. Se afirma que para 1805, esta institución tenía un capital de 44 millones de pesos, pero que se encontraba invertido principalmente en hipotecas, préstamos y el sostenimiento de obras de caridad como hospitales, asilos, orfanatos y colegios.

16 Para frenar el poder de la iglesia, los Borbones estimularon una acción desamortizadora y secularizadora (es decir, eliminaron el control de la iglesia para asumirlo como una función de Estado). Prohibieron la fundación de nuevos conventos en América, se suspendió la admisión de novicios y suprimieron la participación de la iglesia en la redacción de testamentos- El golpe más duro se lo llevó la orden de los jesuitas, la compañía de San Ignacio de Loyola. Esta orden sólo reconocía la autoridad del papa y buscaba la independencia de la iglesia respecto del Estado. Carlos III ordenó su expulsión de España y sus dominios en 1767, a la vez que se apropiaba de sus bienes materiales.

17 El papel económico de la iglesia y las grandes fortunas mineras y comerciales. El factor determinante del crecimiento económico de la segunda mitad del siglo XVIII fue una élite empresarial integrada por comerciantes, hacendados y mineros. Las más grandes fortunas en la Nueva España se construyeron de la minería de plata y del comercio a gran escala. Estas grandes fortunas pertenecían a familias que participaban en varias empresas, en el caso de la minería eran los dueños de las minas y de las haciendas de beneficio donde se separaba la plata de otros minerales y de haciendas agropecuarias que les proporcionaba forraje, mulas y maíz tanto para los trabajadores como para los animales.

18 El papel económico de la iglesia y las grandes fortunas mineras y comerciales. Este grupo estaba integrado por un número reducido de peninsulares y criollos que aprovecharon los cambios realizados por los Borbones en relación con el comercio libre y el pago de impuestos para invertir sus fortunas en nueva tecnología y en empresas que se desarrollaron lentamente. Esta élite estaba compuesta tanto por comerciantes como de hacendados y mineros; los que gozaron de mayor estabilidad y prestigio social eran los grandes comerciantes que importaban mercancías europeas o asiáticas y poseían almacenes en la ciudad de México.

19 El auge de la economía novohispana. Las innovaciones agropecuarias, la tecnología minera e inicios de la actividad industrial. A la par del crecimiento poblacional y el desarrollo minero, mercantil y manufacturero de la época, la agricultura también experimentó un desarrollo destacado. Tradicionalmente, la agricultura se había desarrollado en el centro y sur del territorio, pues hacia el norte, las condiciones climáticas y ambientales eran muy distintas. La expansión de la agricultura hizo brotar cultivos en tierras vírgenes y logró que regiones como el Bajío, Michoacán, Guadalajara, Yucatán y norte extremo tuvieran una economía vigorosa.

20 Las innovaciones agropecuarias, la tecnología minera e inicios de la actividad industrial. El crecimiento agrícola regional fue producto de la incorporación de técnicas de cultivo europeas como yuntas, arados de maderas y metal, presas, regadío y abonos animales. Mientras que en el Bajío y zonas aledañas tuvieron una agricultura más comercial orientada a mercados fuera de la región, la del centro y sur aún se apoyaba en sistemas de cultivo indígenas y servía para autoconsumo casi en su totalidad, reservando sólo una pequeña parte para el comercio. Tanto el sector minero como el agrícola demandaron la fuerza de trabajo de los esclavos africanos, por tener mayor resistencia para las arduas labores en minas o las plantaciones.

21 Las innovaciones agropecuarias, la tecnología minera e inicios de la actividad industrial. Con la finalidad de estimular la minería, se pusieron en marcha una serie de medidas que alentaron la inversión y la explotación minera: se fundaron el Consulado de minería, el Tribunal General de Minería, el Banco del Avío y la Escuela de Minería; se promulgaron nuevas Ordenanzas de minería (1783); hubo exenciones fiscales y rebajas en el precio de la pólvora y el azogue. El mejoramiento de las técnicas existentes permitió una mejor explotación de las minas, la introducción del sistema de explosiones subterráneas, basado en el uso de la pólvora, aumentó la profundidad del tiro y redujo la mano de obra. La amalgamación entre las empresas mineras y los inversionistas de grandes capitales permitió la mejor explotación de las minas. Para finales del siglo XVIII Nueva España era el primer productor mundial de plata, generando casi el 66% del total del mercado. El ascenso en la producción de plata fue el principal estímulo del crecimiento económico en general.

22 Las innovaciones agropecuarias, la tecnología minera e inicios de la actividad industrial. A diferencia de la minería, la industria novohispana enfrentó políticas limitantes. La metrópoli no estaba desarrollada y la economía española en lugar de complementar la producción colonial, competía con ella, por lo que pretendía acabar con las manufacturas americanas. Una de las industrias novohispanas más prometedoras era la del refinamiento del azúcar y aguardiente. La manufactura de hilados y tejidos de seda tuvo éxito en Puebla y Oaxaca, la manufactura de textiles de algodón y lana se desarrolló con mayor amplitud. Junto a la manufactura textil, se desarrolló el gremio artesanal, que agrupaba a los productores especializados de diversos objetos, por ejemplo, los plateros, sederos, bordadores, silleros, pintores, coheteros, sastres entre otros.


Descargar ppt "HISTORIA II. BLOQUE 2. BLOQUE 2. Nueva España, desde su consolidación hasta la independencia. Aprendizajes esperados: Reconoce las causas y consecuencias."

Presentaciones similares


Anuncios Google