La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Lo que verdaderamente te hace falta... Cuando repentinamente perdemos algo muy significativo para nuestras vidas, es inevitable.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Lo que verdaderamente te hace falta... Cuando repentinamente perdemos algo muy significativo para nuestras vidas, es inevitable."— Transcripción de la presentación:

1

2 Lo que verdaderamente te hace falta... Cuando repentinamente perdemos algo muy significativo para nuestras vidas, es inevitable sentir el vacío y, nuestra reacción más natural es buscar como llenarlo. Muchos de nosotros nos empecinamos en llenar ese hueco exactamente con lo mismo que teníamos. Emprendemos entonces la búsqueda Hay una historia muy curiosa sobre un hombre que halló cinco dólares en un desagüe y pasó el resto de su vida buscando más. Según la anécdota, él nunca vió los árboles. Nunca vió las flores. Nunca vió las aves. De hecho, se perdió de cien arcoiris y mil atardeceres. Todo lo que vió fue el desagüe. Lo cierto es que en nuestra búsqueda, tropezaremos con circunstancias y tendremos vivencias que no hubiésemos experimentado de no ser por la pérdida sufrida. El siguiente relato es una especie de cuento para adultos tomado de un libro titulado THE MISSING PIECE (La Pieza Faltante), de Shel Silverstein. En este libro se narra la historia de una rueda a la que le faltaba un pedazo, pues habían cortado de ella un trozo triangular. La rueda quería estar completa, sin que le faltara nada, así que se fue a buscar la pieza que había perdido. Pero como estaba incompleta y sólo podía rodar muy despacio, reparó en las bellas flores que había en el camino; charló con los gusanos y disfrutó de los rayos del sol. Encontró montones de piezas, pero ninguna era la que le faltaba, así que las hizo a un lado y prosiguió su búsqueda. Un día halló una pieza que le venía perfectamente. Entonces se puso muy contenta, pues ya estaba completa, sin que nada le faltara. Se colocó el fragmento en el cuerpo y empezó a rodar con mucha rapidez......Tan rápidamente, que no veía las flores ni charlaba con los gusanos. Cuando se dio cuenta de lo diferente que parecía el mundo cuando rodaba tan de prisa, se detuvo, dejó en la orilla del camino el pedazo que había encontrado y se alejó rodando lentamente. Por alguna razón perdemos algo o nos es quitado algo...,por alguna buena razón. Tal vez necesitabas ver hacia algún lugar en el que de otra forma no te habrías fijado. Es muy probable que en la búsqueda te encuentres con un sin número de cosas maravillosas y experiencias hermosas, de tal forma que te harán olvidar el por que de tu búsqueda y, entonces es muy posible que empieces a sentir alegría por lo que habías perdido, pues te darás cuenta de que es mucho mayor y más valioso lo que has encontrado a lo largo del camino.

3 Por alguna extraña razón nos sentimos más completos cuando nos falta algo. Hay integridad en la persona que acepta sus limitaciones y tiene el suficiente coraje para renunciar a sus sueños sin considerar que por eso ha fracasado. Hay entereza en quien ha aprendido que es lo bastante fuerte para sufrir una tragedia y aún así sentirse completo. Ha atravesado por la peor experiencia y salido indemne. Cuando se cierra una puerta a la felicidad otra se abre, pero con frecuencia nos quedamos tanto tiempo mirando la puerta cerrada, que no vemos la que se abrió. Hellen Keller. Si algo perdistes, Empieza a buscar Pues es seguro que encontrarás No aquello que perdiste, sino LO QUE VERDADERAMENTE TE HACE FALTA… ¡QUE TENGAS UN FELIZ DÍA!


Descargar ppt "Lo que verdaderamente te hace falta... Cuando repentinamente perdemos algo muy significativo para nuestras vidas, es inevitable."

Presentaciones similares


Anuncios Google