La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Las letanías son alabanzas, piropos de amor, de ternura. ¿Te aburres rezándolas? No amas, no comprendes. ¿Te gustan? Sí amas, sí comprendes. El que.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Las letanías son alabanzas, piropos de amor, de ternura. ¿Te aburres rezándolas? No amas, no comprendes. ¿Te gustan? Sí amas, sí comprendes. El que."— Transcripción de la presentación:

1

2

3 Las letanías son alabanzas, piropos de amor, de ternura. ¿Te aburres rezándolas? No amas, no comprendes. ¿Te gustan? Sí amas, sí comprendes. El que las inventó sí amaba, sí comprendía. Son, en definitiva, un poema de amor; sólo quien ama a María lo entiende. Dile a los enamorados que son aburridos porque repiten con frecuencia frases de amor. Padre Mariano de Blas L.C Arca de la alianza El Arca antigua de la Alianza era respetada fuertemente por los judíos, por una razón; encerraba las dos tablas de los mandamientos que Dios había revelado a Moisés. María encerró no las tablas de los mandamientos sino a Dios mismo, el autor de la Antigua y de la Nueva Alianza. De ahí que la veneración hacia Ella se alarga y se eleva casi hasta el infinito. Rezar las letanías con devoción es como ir llenando un cántaro, el de nuestro corazón, de más amor, alegría y admiración. Al final, el cántaro se ha llenado de todas esas hermosas realidades. ¡Qué diferencia de los que las rezan sin amor, distraídos! Su cántaro se llena de nada.

4 Puerta del cielo Si el cielo es la felicidad eterna, el lugar donde reside Dios y donde estamos destinados a vivir felices por toda la eternidad, la puerta de entrada es muy importante. Resulta que la puerta se llama María. Al cielo se entra por María. Quien ama a María, quien le tiene gran devoción, tiene el boleto asegurado y la puerta abierta para entrar. Su sí a Dios abrió la puerta que estaba cerrada. Ella nos abrirá la puerta de la felicidad eterna; nos dará un abrazo cariñoso. y nos presentará a Jesús y al Padre. ¡Cuanta ilusión me da el pensar en ese momento! A medida que conocemos a la Virgen, nos vamos enterando de su gran importancia en esta vida y en la otra vida. María nos es completamente necesaria e indispensable. Y los que opinan de otra manera, muy su opinión, que respetamos, pero andan muy equivocados. Abrir la puerta, y encontrarnos con María Santísima es el comienzo del cielo, su preludio, el inicio del éxtasis eterno que comienza...pero no terminará jamás...

5 PORTUGAL, EN UN PUEBLITO DE FÁTIMA, APARICIONES DE LA SANTÍSIMA VIRGEN A TRES PASTORCITOS Tercera aparición de la Virgen de Fátima: 13 de Julio: Lucía formuló la acostumbrada pregunta: -¿Qué queréis de mí? -Quiero –respondió- …

6 …que no faltéis el día 13 del mes que viene y que recéis todos los días el Rosario en honor a la Virgen, a fin de alcanzar la tan anhelada terminación de la guerra, porque solamente la Virgen puede venir en nuestro auxilio. Prosiguió la Señora: -Sacrificáos por los pecadores y decid con frecuencia, especialmente al hacer algún sacrificio: Oh Jesús, lo hago por tu amor, por la conversión de los pecadores y en reparación de las injurias cometidas contra el Inmaculado Corazón de María. La virgen les permitió ver por un instante el infierno y les dijo con triste amabilidad: -Habéis visto el infierno, donde van a parar las almas de los pobres pecadores. Para salvarlos quiere el Señor establecer en el mundo la devoción de mi Corazón Inmaculado… -He venido a pedir la consagración del mundo a mi Corazón Inmaculado y la Comunión reparadora los primeros sábados de cada mes… -Cuando recéis el Rosario –continuó- decid después de cada misterio: ¡Oh Jesús mío! perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno; lleva al cielo todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia

7 CONSEJOS DE UN SANTO: JOSEMARÍA ESCRIVÁ DE BALAGUER FORJA Aquella madre -santamente apasionada, como todas las madres- a su hijo pequeño le llamaba: su príncipe, su rey, su tesoro, su sol. Yo pensé en ti. Y entendí -¿qué padre no lleva en las entrañas algo maternal?- que no era ponderación el decir de la madre buena: tú... eres más que un tesoro, vales más que el sol; ¡toda la Sangre de Cristo! ¿Cómo no voy a tomar tu alma -oro puro- para meterla en forja, y trabajarla con el fuego y el martillo, hasta hacer de ese oro nativo una joya espléndida que ofrecer a mi Dios, a tu Dios? 527 Hay que amar a la Santísima Virgen: nunca la amaremos bastante! - ¡Quiérela mucho! -Que no te baste colocar imágenes suyas, y saludarlas, y decir jaculatorias, sino que sepas ofrecer -en tu vida llena de reciedumbre- algún pequeño sacrificio cada día, para manifestarle tu amor, y el que queremos que le profese la humanidad entera.

8 FLORES PARA MARIA: Al inicio del día, conságrate a María: Apenas comienza el día, conságrate a su Sacratísimo Corazón, ofrécele el día, todos tus trabajos, penas y alegrías… CONSAGRACIÓN A MARÍA ¡Oh señora mía! ¡Oh madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti, y en prueba de mi filial afecto, te consagro en este día, y pasa siempre, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón; en una palabra todo mi ser. Ya que soy todo tuyo, ¡oh madre de bondad!, guárdame y defiéndeme como cosa y posesión tuya. Amén. Rezo del Angelus a las 12:00 del día. Nos recuerda la anunciación y la encarnación del Hijo de Dios. Momento culminante en la historia de nuestra salvación. Feliz momento en que, por designio del amor del Padre por el poder del Espíritu Sano y la aceptación de María, el Hijo de Dios se hizo hombre y habitó entre nosotros.

9 El Santo Rosario: El nombre del Rosario en la lengua castellana proviene del conjunto de oraciones, a modo de rosas. Rosas blancas de serenidad y pureza, rosas rojas de sufrimiento y amor. Rézalo a la hora que te resulte más apropiada. Si te es posible, invita a participar a tu familia. Recuerda que la familia que reza unida, permanece unida y la bendice Dios. Tres Aves Marías al acostarte. ¿Porqué tres? Para honrar a la Santísima Trinidad. La primera: para darle gracias por los favores recibidos durante el día. La segunda: para pedir perdón si hemos obrado mal. La tercera: para pedir ayuda, poniendo en sus manos la vida misma, para que se digne cubrirnos con su manto de madre amorosa y haga que nos bendiga e Padre, el Hijo y e Espíritu Santo. Diálogo con tu Madre celestial. Esta bellísima flor, de fragancia especial y única, en la que, cada que así tu corazón lo desee, te dirijas a tu Madre, como un hijo que se siente amado, que necesita manifestar su amor.

10 FRUTOS QUE SURGEN DE LA CARIDAD. La virtud no teme la luz, antes desea siempre venir a ella. Fray Luís de León La virtud es una disposición habitual y firme a hacer el bien. Permite a la persona no sólo realizar actos buenos, sino dar lo mejor de sí misma. Con todas sus fuerzas sensibles y espirituales, la persona virtuosa tiende hacia el bien, lo busca y lo elige a través de acciones concretas. Las Virtudes En el Bautismo Dios infunde en el alma, sin ningún mérito nuestro, las virtudes. Para facilitar el ejercicio más perfecto de éstas, el cristiano cuenta con los dones del Espíritu Santo. Las virtudes infusas son: teologales y morales. VIRTUDES TEOLOGALES: Fe Esperanza Caridad.

11 711 Fomenta tus cualidades nobles, humanas. Pueden ser el comienzo del edificio de tu santificación. A la vez recuerda que –como ya te he dicho en otra ocasión- en el servicio de Dios hay que quemarlo todo, hasta el qué dirán, hasta eso que llaman reputación, si es necesario. San Josemaría Escrivá de Balaguer. Forja. VIRTUDES MORALES: (llamadas también virtudes humanas o cardinales) Prudencia Justicia Fortaleza Templanza. FORTALEZA: FORTALEZA: Es la virtud que asegura en las dificultades la firmeza y la constancia en la búsqueda del bien. Reafirma la resolución de resistir a las tentaciones y de superar los obstáculos en la vida moral.

12 MÁS PIROPOS A MARÍA: Letanía mariana desde Puebla Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros. Cristo, ten piedad de nosotros. Cristo, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros. Señor, ten piedad de nosotros. Madre Inmaculada de Dios y de los hombres. (Ruega por nosotros) Madre de la Iglesia. Madre de la familia eclesial. Signo de rostro maternal y misericordioso. Modelo extraordinario de la Iglesia. Madre fiel siempre presente. Madre presente en la Iglesia Católica. Madre amantísima venerada con piedad filial. Madre que con cuidado velas por la vida y plenitud de tus hijos. Cercanía del Padre y de Cristo. Presencia femenina en la Iglesia. Presencia sacramental de los rasgos maternales de Dios. Poderosa intercesora. Intercesora de la verdadera libertad que viene de Cristo. Admirable y fecunda intercesora de la presencia del Espíritu Santo. La más alta realización del Evangelio. Discípula perfecta que te abres a la Palabra. Resplandor de la fe.

13 Madre Creyente. Motivo de alegría Fuente de inspiración. Sierva del Señor. Corazón tan amplio como el mundo. Estrella de la Evangelización. Presurosa anunciadora de la Alegre Nueva. Invitante a la comunión. Voz de unión entre los hombres y los pueblos. Pedagoga del Evangelio. Madre educadora de la fe. María testigo de la fecundidad de la virginidad, don del Espíritu. Acompañante en esta peregrinación de paz. Fiel compañera de Jesús en todos los caminos. Íntima colaboradora de la obra de Cristo. Protagonista de la historia. Devoción de la genuina piedad de la Iglesia. Señora de Guadalupe, Patrona de América Latina. María de Guadalupe, en cuyo rostro mestizo se refleja luminosamente la identidad de América Latina. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén. Fuente: mercaba.org

14 SERENATA A LA VIRGEN El que canta ora dos veces, decía San Agustín. El canto es el afecto del corazón hecho música. Una hermosa manifestación hacia el ser amado… demos, pues, una serenata especial a nuestra Madre Celestial.

15 MARÍA DE MI NIÑEZ Cuando era pequeño, muy pequeño, recuerdo que siempre junto a mi cama, juntaba las manos y de prisa rezaba, más rezaba como quien amaba. Las aves marías yo rezaba, y siempre ponía unas palabras, a veces cansado me quedaba dormido, más dormía como quien amaba. Ave María, de mi Señor, el tiempo pasa y no vuelve atrás, siento nostalgia de aquéllos días cuando dormía pensando en Ti. Ave María, Madre de Dios Ave María, Madre de Dios

16 I r m a Después fui creciendo, fui creciendo, dejé en el olvido mis oraciones. Llegaba a mi casa disgustado y cansado y de hablarte nunca me acordaba. Anduve dudando, hoy me acuerdo, de cosas divinas que me enseñabas, en mí estaba muerto aquel niño inocente, mis caminos de Ti se alejaban. Ave María, de mi Señor, el tiempo pasa y no vuelve atrás, siento nostalgia de aquéllos días cuando dormía pensando en Ti. Ave María, Madre de Dios Ave María, Madre de Dios.


Descargar ppt "Las letanías son alabanzas, piropos de amor, de ternura. ¿Te aburres rezándolas? No amas, no comprendes. ¿Te gustan? Sí amas, sí comprendes. El que."

Presentaciones similares


Anuncios Google