La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

LA RESPUESTA DE BLAISE PASCAL PROF. LIC. CLAUDIO ANDRÉS GODOY ENTRE EL HOMBRE Y EL ANIMAL ¿HAY CONTINUIDAD O UN SALTO CUALITATIVO?

Presentaciones similares


Presentación del tema: "LA RESPUESTA DE BLAISE PASCAL PROF. LIC. CLAUDIO ANDRÉS GODOY ENTRE EL HOMBRE Y EL ANIMAL ¿HAY CONTINUIDAD O UN SALTO CUALITATIVO?"— Transcripción de la presentación:

1 LA RESPUESTA DE BLAISE PASCAL PROF. LIC. CLAUDIO ANDRÉS GODOY ENTRE EL HOMBRE Y EL ANIMAL ¿HAY CONTINUIDAD O UN SALTO CUALITATIVO?

2 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy Fue un matemático, físico, filósofo cristiano y escritor. Sus contribuciones a las matemáticas y las ciencias naturales incluyen el diseño y construcción de calculadoras mecánicas, aportes a la Teoría de la probabilidad, investigaciones sobre los fluidos y la aclaración de conceptos tales como la presión y el vacío. Después de una experiencia religiosa profunda en 1654, Pascal abandonó las matemáticas y la física para dedicarse a la filosofía y a la teología. Blaise Pascal nació el 19 de junio 1623 en Clermont y murió el 19 de agosto de 1662 en París.

3 Algunos hitos importantes en la vida de Blaise Pascal Publicación del teorema que se conoce como «Teorema de Pascal» (en Essai sur les coniques) Trabajos para la construcción de la máquina de calcular («Pascalina») Trabajos en física: Descubrimiento de la ley de los vasos comunicantes. Formulación del principio: "La presión aplicada sobre un fluido contenido en un recipiente se transmite por igual en todas direcciones y a todas las paredes del recipiente contenedor". Demostración de la disminución de la presión atmosférica con la altura. La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy

4 1654Publicación de Traité du triangle arithmétique (teoría de probabilidad y combinatoria). En el Traité des sinus utiliza el método de demostración de la inducción matemática. Interés en los trabajos de Leibniz y por el cálculo diferencial e integral 1654Comienzo de la fase mística. Retiro en el monasterio jansenista de Port Royal. De esta época datan varios escritos teológicos. La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy

5 1656Publicación de Lettres à un Provincial («Cartas provinciales»). Desarrollo de la polémica antijesuíta. 1657Publicación de L`art de persuader («El arte de convencer»). La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy

6 1670Publicación de Pensées sur la religion, texto dedicado a la defensa del cristianismo contra ateos y escépticos. Obra incompleta, publicada póstumamente por seguidores y amigos. Este texto fue criticado por Voltaire La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy

7 El pensamiento Antropológico de Blaise Pascal Sigue las doctrinas Jansenistas en el Monasterio de Port Royal Jansenio sostenía que la naturaleza humana, luego del pecado original, quedó corrompida hasta tal punto que el hombre no puede sino pecar Todos los males que nos suceden, las enfermedades y la muerte son fruto del pecado original… Pero si el hombre, por naturaleza, está llevado al mal, ¿qué puede salvarlo? La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy

8 Siguiendo las enseñanzas de Jansenio, Pascal creía en la predestinación… Pascal describe al hombre de un modo que parece paradojal, puesto que lo considera grandioso y miserable a la vez. La grandeza del hombre es grande, porque el hombre conoce su miseria. Un árbol no conoce su miseria. Es, pues, ser miserable el hecho de sentirse miserable, pero es ser grande el hecho de conocer que se es miserable. Tales miserias no provienen sino de la grandeza misma. Son miserias de gran señor, de rey desposeído La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy

9 Si hay una tradición compleja y difícil de perseguir en la historia de la filosofía de Occidente es la que se inicia en Blaise Pascal ( ) para continuar en Kierkegaard y seguir tal vez hasta Kafka y Wittgenstein. La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy

10 Son los filósofos del descentramiento; los que rechazan con furia el antropocentrismo y a la vez desearían entender al hombre para poder salvarlo. Con Pascal se inicia una especial manera de pensar la religión: el estilo de los hombres que se toman en serio el dolor del mundo; tipos duros –casi siempre en un cuerpo débil– que desconfían hasta de sí mismos y que consideran la calma y la belleza tranquila como algo sospechoso, casi indigno del Dios poderoso que aspiran a encontrar y cuya ausencia les conmueve. La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy

11 Tanto Pascal como sus herederos consideran que si el hombre tiene que medirse con alguien sólo puede hacerlo - sólo merece hacerlo- con el mismo Dios; cualquier otra disputa les resulta demasiado insignificante Además están convencidos, de que los humanos son incapaces de alcanzar la verdad por sí mismos y de que inevitablemente la humanidad siempre ha sido y será infeliz porqué es dependiente –y jamás puede dejar de serlo. La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy

12 En términos generales, puede distinguirse entre dos tipos de filosofía: una filosofía del corazón (philosophia cordis) y una filosofía de la razón (philosophia rationis). Esta distinción es la que hace Blaise Pascal en sus Pensamientos- entre las razones de la razón y las del corazón. La filosofía es un discurso eminentemente racional que versa sobre los grandes misterios de la existencia humana, pero este discurso no hay que entenderlo unilateralmente racional. Hay un grupo de pensadores que han elaborado un pensamiento conceptual, sistemático y construido sobre el punto arquetípico de la razón, pero también hay un buen grupo de pensadores, desde la misma tradición, que han forjado una filosofía enraizada en el corazón, en las vivencias cotidianas, en el sentir de la vida diaria. En el primer bloque habría que ubicar a Tomás de Aquino, a Kant y a Hegel, mientras que en el segundo bloque habría que nombrar a Agustín de Hipona, Pascal y Kierkegaard. La filosofía de estos últimos se puede calificar de realismo existencial o philosophia cordis. La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy

13 Blaise Pascal forma parte del pequeño grupo de filósofos que escriben para conocerse a sí mismos, porque les va su vida en ello –y no para resolver problemas conceptuales. Sería abusivo reducirlo a «pensador religioso», etiqueta hoy desprestigiada, porque en él lo religioso es condición necesaria pero no suficiente de su obra Ese es el tipo de hombre que escribe las «PENSÉES» para defender la religión incluso contra ella misma (Pascal es un jansenista que ve en los jesuitas casi al demonio), que escribe para no perderse y para mostrar un camino de salvación, conseguido al precio de la propia negación; un camino que en su caso no es otro que el de la paradoja. La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy

14 Conviene no olvidar, por otra parte, y para evitar cualquier malentendido, que Pascal tenía plena conciencia de su valor como científico y que jamás pretendió, más bien al contrario, que su fe interfiriese en su trabajo como científico. Sea dicho ya ahora que jamás, ni al final de su vida, interrumpió ningún trabajo científico por ningún (supuesto) escrúpulo de conciencia. La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy Si expongo algunos aspectos de su vida -y aún debiera hacerse más hincapié en su obra científica y en la espantosa miseria de su época, rota por las guerras- es porque Pascal constituye todo un ejemplo de filósofo "existencial", cuya vida no puede separarse de su obra. Es el cristiano radical y el matemático especializado en las paradojas quien nos permite comprender al filósofo de la religión. Pascal es uno de los que hacen una philosophia cordis.

15 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy Ciertamente está convencido de que a Dios no se conseguirá llegar jamás mediante el razonamiento; pero el hombre según Pascal es un ser doble: lleno a la vez de miseria y de grandeza; y ello le salva. Mientras que sus herederos espirituales olvidarán la grandeza de lo humano para centrarse en su miseria, Pascal, que inicia un existencialismo no pesimista, será siempre un católico, y en consecuencia no puede creer en un Dios de predestinación (protestante) o de destino (judío) aunque coincida con Kierkegaard, Kafka o Wittgenstein en conceptuar la miseria humana como impotencia, es decir, como imposibilidad absoluta y total para lograr la plenitud a la que se aspira. El hombre es una pasión inútil Nuestro estar en el mundo y el ser del mundo son lo absurdo absoluto La reacción del hombre hacia la gratuidad y lo absurdo de la existencia, es la náusea

16 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy La miseria del hombre proviene de la contradicción ente la realidad de lo que es y el ideal al que aspira. Aspira a la verdad y sólo encuentra error; aspira a la felicidad y sólo encuentra aburrimiento; aspira a la verdadera justicia y no encuentra más que falsa justicia; aspira al infinito y sólo encuentra finitud. El hombre se halla, pues, escindido; su vida es un perpetuo drama». Convertir ese drama en discurso es lo que hace a Pascal un pensador imprescindible para la antropología filosófica, incluso desde una óptica no creyente

17 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy ¿Un cristianismo antihumanista? En sus «PENSÉES» se encuentran los fundamentos del debate entre razón y fe en la modernidad y, en cierta manera, con él aparece también el complejo tema –luego central en el existencialismo del siglo XX– de la relación entre la fe y el absurdo existencial. Tapa de PENSÉES editada en 1670 en Francia A la razón geométrica, Pascal opondrá el conocimiento profundo del corazón humano que le lleva a encontrar un hombre desorientado y, por ello mismo, sediento de Absoluto. A la concepción mecánica del mundo, Pascal le enfrentará una radical afirmación de la insuficiencia y de la provisionalidad de la razón que sólo un Dios puede colmar.

18 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy Creer tras el desafío racionalista Mientras Descartes y el racionalismo ponían el énfasis en el orden (y en el principio de evidencia, que es el fundamento de la racionalidad misma), Pascal se precia de todo lo contrario, repudia cualquier principio metódico y, mucho más aún, denuncia la insuficiencia de la razón como criterio Mientras los matemáticos pretenden racionalizar el mundo, el creyente Pascal reivindica un «el orden de la caridad, no el del espíritu (inteligencia)»

19 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy Pascal: acerca del ORDEN Escribiré mis pensamientos sin orden y no tal vez en una confusión sin designio. Es el verdadero orden y él marcará siempre mi objetivo por el desorden mismo […] El corazón tiene su orden; el espíritu tiene el suyo, que es por principio y demostración; el del corazón es distinto. No probamos que debemos ser amados exponiendo ordenadamente las causas del amor: esto sería ridículo. Pascal: acerca del ORDEN Escribiré mis pensamientos sin orden y no tal vez en una confusión sin designio. Es el verdadero orden y él marcará siempre mi objetivo por el desorden mismo […] El corazón tiene su orden; el espíritu tiene el suyo, que es por principio y demostración; el del corazón es distinto. No probamos que debemos ser amados exponiendo ordenadamente las causas del amor: esto sería ridículo.

20 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy La desproporción del hombre y su finitud En el hombre [según Pascal] se revelan dos aspectos contradictorios, la miseria y la grandeza. Para Pascal el hombre se sitúa entre dos extremos de la naturaleza humana: la nobleza y la miseria Nobleza porque ha sido creado a imagen de Dios Miseria porque ha caído en el pecado

21 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy Nuestra alma está arrojada en el cuerpo, y en él encuentra número, tiempo, dimensiones. Ella racionaliza lo de encima, y llama a esto naturaleza, necesidad, y no puede creer otra cosa. La unidad que se agrega al infinito no lo aumenta en nada, y tampoco un pie a una medida infinita. Lo finito se anonada en presencia de lo infinito, y se torna pura nada. Así, nuestro espíritu delante de Dios; así, nuestra justicia delante de la justicia divina. No hay tanta desproporción entre nuestra justicia y la de Dios, como entre la unidad y el infinito. […] Sabemos que hay un infinito, e ignoramos su naturaleza. Como sabemos que es falso que los números sean finitos, por lo tanto es verdadero que hay un infinito en cuanto al número. Pero no sabemos qué es: es falso que sea par, es falso que sea impar; pues, si se agrega la unidad, no cambia de naturaleza; sin embargo, es un número, y todo número es par o impar (aunque es verdad que esto se aplica a todo número finito). Así también, se puede saber que hay un Dios sin saber qué es. Nuestra alma está arrojada en el cuerpo, y en él encuentra número, tiempo, dimensiones. Ella racionaliza lo de encima, y llama a esto naturaleza, necesidad, y no puede creer otra cosa. La unidad que se agrega al infinito no lo aumenta en nada, y tampoco un pie a una medida infinita. Lo finito se anonada en presencia de lo infinito, y se torna pura nada. Así, nuestro espíritu delante de Dios; así, nuestra justicia delante de la justicia divina. No hay tanta desproporción entre nuestra justicia y la de Dios, como entre la unidad y el infinito. […] Sabemos que hay un infinito, e ignoramos su naturaleza. Como sabemos que es falso que los números sean finitos, por lo tanto es verdadero que hay un infinito en cuanto al número. Pero no sabemos qué es: es falso que sea par, es falso que sea impar; pues, si se agrega la unidad, no cambia de naturaleza; sin embargo, es un número, y todo número es par o impar (aunque es verdad que esto se aplica a todo número finito). Así también, se puede saber que hay un Dios sin saber qué es. La desproporción humana se muestra en la humillación del hombre ante los conocimientos naturales, en la magnificencia e infinitud de la naturaleza

22 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy Grandeza y miseria del hombre La grandeza del hombre es grande, porque el hombre conoce su miseria. Un árbol no conoce su miseria. Es, pues, ser miserable el hecho de sentirse miserable, pero es ser grande el hecho de conocer que se es miserable. Tales miserias no provienen sino de la grandeza misma. Son miserias de gran señor, de rey desposeído El hombre es, pues, un punto ínfimo en la inmensidad del Universo y su existencia dura un segundo en relación con el tiempo cósmico; sin embargo, lo que hace grande al hombre es, pues, el pensamiento, en el cual radica, a su vez, su esencia

23 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy Pascal: El hombre como Junco Pensante El hombre no es más que un junco, el más débil de la naturaleza; pero es un junco pensante. No es necesario que el universo entero se arme para aplastarlo: un vapor, una gota de agua basta para matarlo. Pero, aun cuando el universo lo aniquilara, el hombre sería todavía más noble que lo que lo mata, porque él sabe que muere y conoce la ventaja que el universo tiene sobre él; el universo no sabe nada. Toda nuestra dignidad consiste, pues, en el pensamiento. Por éste debemos dignificarnos, y no por el espacio y la duración, que no podríamos llenar. […] No debo buscar mi dignidad sobre la base del espacio, sino de la regulación de mi pensamiento. […] por el espacio, el universo me comprende y me absorbe como un punto; por el pensamiento, yo lo comprendo a él. Pascal: El hombre como Junco Pensante El hombre no es más que un junco, el más débil de la naturaleza; pero es un junco pensante. No es necesario que el universo entero se arme para aplastarlo: un vapor, una gota de agua basta para matarlo. Pero, aun cuando el universo lo aniquilara, el hombre sería todavía más noble que lo que lo mata, porque él sabe que muere y conoce la ventaja que el universo tiene sobre él; el universo no sabe nada. Toda nuestra dignidad consiste, pues, en el pensamiento. Por éste debemos dignificarnos, y no por el espacio y la duración, que no podríamos llenar. […] No debo buscar mi dignidad sobre la base del espacio, sino de la regulación de mi pensamiento. […] por el espacio, el universo me comprende y me absorbe como un punto; por el pensamiento, yo lo comprendo a él.

24 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy Pascal: El pensamiento Puedo concebir fácilmente un hombre sin manos, sin pies, sin cabeza (en efecto, sólo la experiencia nos enseña que la cabeza es más necesaria que los pies). Pero no puedo concebir al hombre sin pensamiento: sería una piedra o un animal […] Así pues, el pensamiento constituye el ser del hombre, y sin él no se puede concebir a éste. ¿Qué es lo que siente placer en nosotros? ¿Acaso la mano? ¿Acaso el brazo? ¿Acaso la carne? ¿Acaso la sangre? Se advertirá que es necesario que sea algo inmaterial. Pascal: El pensamiento Puedo concebir fácilmente un hombre sin manos, sin pies, sin cabeza (en efecto, sólo la experiencia nos enseña que la cabeza es más necesaria que los pies). Pero no puedo concebir al hombre sin pensamiento: sería una piedra o un animal […] Así pues, el pensamiento constituye el ser del hombre, y sin él no se puede concebir a éste. ¿Qué es lo que siente placer en nosotros? ¿Acaso la mano? ¿Acaso el brazo? ¿Acaso la carne? ¿Acaso la sangre? Se advertirá que es necesario que sea algo inmaterial.

25 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy Sin embargo, el pensamiento puede ser usado de diversas maneras. El solo hecho de poseerlo no nos hace grandiosos, puesto que podemos pensar en muchas cosas distintas. Leamos a nuestro filósofo: Pensamiento y diversión Evidentemente, el hombre está hecho para pensar; en esto reside toda su dignidad y todo su mérito; y todo su deber consiste en pensar como es debido. Pues bien, el orden del pensamiento es comenzar por sí, y por su autor y su fin. En cambio, ¿en qué piensa el mundo? Nunca en eso, sino en bailar en tocar el laúd, en cantar, en componer versos, en jugar a la sortija, etc., en combatir, en hacerse rey, sin pensar qué significa ser rey, y qué ser hombre. Pensamiento y diversión Evidentemente, el hombre está hecho para pensar; en esto reside toda su dignidad y todo su mérito; y todo su deber consiste en pensar como es debido. Pues bien, el orden del pensamiento es comenzar por sí, y por su autor y su fin. En cambio, ¿en qué piensa el mundo? Nunca en eso, sino en bailar en tocar el laúd, en cantar, en componer versos, en jugar a la sortija, etc., en combatir, en hacerse rey, sin pensar qué significa ser rey, y qué ser hombre.

26 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy El conflicto desgarrador El alma y el cuerpo "Nada puede hacernos entrar en la miseria de los hombres tanto como considerar la causa verdadera de la perpetua agitación en que pasan la vida. El alma es arrojada al cuerpo, para residir en él durante poco tiempo. Ella sabe que esto no es más que un tránsito para el viaje eterno y que tiene el poco tiempo que dura la vida para prepararse a este. Del poco tiempo aún las necesidades de la vida le toman una buena parte. Le queda poquísimo de qué disponer. Pero este poquísimo que le queda le incomoda tanto (... ) que no piensa sino en perderlo. Es para ella una pena insoportable estar obligada a vivir a solas y pensar en sí misma. Así, lo que procura es olvidarse de sí, y dejar volar este tiempo tan corto y tan precioso sin reflexionar, ocupándose en cosas que le impidan pensar en su fin. El alma y el cuerpo "Nada puede hacernos entrar en la miseria de los hombres tanto como considerar la causa verdadera de la perpetua agitación en que pasan la vida. El alma es arrojada al cuerpo, para residir en él durante poco tiempo. Ella sabe que esto no es más que un tránsito para el viaje eterno y que tiene el poco tiempo que dura la vida para prepararse a este. Del poco tiempo aún las necesidades de la vida le toman una buena parte. Le queda poquísimo de qué disponer. Pero este poquísimo que le queda le incomoda tanto (... ) que no piensa sino en perderlo. Es para ella una pena insoportable estar obligada a vivir a solas y pensar en sí misma. Así, lo que procura es olvidarse de sí, y dejar volar este tiempo tan corto y tan precioso sin reflexionar, ocupándose en cosas que le impidan pensar en su fin.

27 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy El hombre: ángel y bestia Cosa peligrosa es hacer ver con exceso al hombre cómo es semejante a las bestias, sin mostrarle su grandeza a la vez. Pero aún es más peligros hacerle ver demasiado su grandeza sin su bajeza. Y aún lo es más dejarle ignorar lo uno y lo otro. Pero es muy últil imponerle de lo uno y de lo otro. No es bueno que el hombre se crea igual a las bestias, ni [que crea que es igual] a los ángeles, ni que ignore lo uno y lo otro; sino que sepa lo uno y lo otro. El hombre: ángel y bestia Cosa peligrosa es hacer ver con exceso al hombre cómo es semejante a las bestias, sin mostrarle su grandeza a la vez. Pero aún es más peligros hacerle ver demasiado su grandeza sin su bajeza. Y aún lo es más dejarle ignorar lo uno y lo otro. Pero es muy últil imponerle de lo uno y de lo otro. No es bueno que el hombre se crea igual a las bestias, ni [que crea que es igual] a los ángeles, ni que ignore lo uno y lo otro; sino que sepa lo uno y lo otro.

28 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy En otro texto, Pascal, continúa con su concepción antropológica: El hombre no es ni ángel ni bestia, y la desgracia estriba en que quien pretende hacer el ángel hace la bestia. Pascal Esta posición intermedia se manifiesta en el hombre como un conflicto desgarrador, en tanto se encuentra empujado en dos sentidos opuestos: el de la disipación, arrastrado por los deseos corpóreos, y el de la entrega a Dios, a la espera de su Gracia.

29 La respuesta de PascalProf. Lic. Claudio A. Godoy La respuesta de Blaise Pascal por Prof. Claudio A. Godoy se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución- NoComercial 3.0 Unported.Licencia Creative Commons Atribución- NoComercial 3.0 Unported


Descargar ppt "LA RESPUESTA DE BLAISE PASCAL PROF. LIC. CLAUDIO ANDRÉS GODOY ENTRE EL HOMBRE Y EL ANIMAL ¿HAY CONTINUIDAD O UN SALTO CUALITATIVO?"

Presentaciones similares


Anuncios Google