La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Miguel-A. ¿Los avaros también lloran?. Hace algún tiempo, un telediario nos sorprendía con una curiosa anécdota: En Italia un taxista tenía como afición.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Miguel-A. ¿Los avaros también lloran?. Hace algún tiempo, un telediario nos sorprendía con una curiosa anécdota: En Italia un taxista tenía como afición."— Transcripción de la presentación:

1 Miguel-A. ¿Los avaros también lloran?

2 Hace algún tiempo, un telediario nos sorprendía con una curiosa anécdota: En Italia un taxista tenía como afición pasar sus ratos libres rebuscando libros entre los desperdicios de basura, juntado una biblioteca de volúmenes. Y decía con gracia: Para encontrar libros es preciso rebuscar entre la basura de los barrios de clase media. En los barrios de clase alta no merece la pena buscar. Los ricos no tiran nada. Aunque el tipo me parecía un chalado de locura inofensiva, hallo cierta explicación a la frase subrayada: Cuanto más se tiene, más se desea, y en vez de llenar un hueco, abrimos un vacío. (O. S. Marden).

3 Cuentan la historia de un cincuentón soltero, con fama de tacaño [por eso aún estaba soltero], que tenía una única hermana, también soltera, que falleció de cáncer, y le dejó toda la herencia.

4 - Baldomero, tienes que poner una esquela en el periódico -le aconsejó el asesor financiero. - ¡Qué esquela, ni qué cuernos!. ¡Ni que eso fuese gratis!. - Baldomero, date a razones. Tú no ves que la gente va a pensar mal de ti, al ver que te llevas una suculenta herencia y eres tan desagradecido como para negarte a poner una esquela en el periódico. Y Baldomero se convenció de su deber de poner una esquela, y acudió a la editorial del periódico.

5 ¿Cuánto dinero cobran por poner una esquela?. Esa pregunta es difícil de contestar. Se trata de un coeficiente resultante de multiplicar el número de centímetros del espacio del recuadro contratado por el número de palabras del anuncio mortuorio.

6 Bueno, es igual. No he entendido nada. Quiero una esquela lo más barata posible. Bueno, debe comprender que somos una empresa privada y tenemos tarifas uniformes para todos los clientes. Pero tal vez el Señor Director no tenga ningún inconveniente en cederle espacio gratuito para esquela, si careciera de medios económicos.

7 Oiga, joven, ¿a usted quién le ha dicho que yo carezco de medios económicos?. ¡Sepa usted que tengo tres bloques de pisos en uno de los barrios más lujosos de la ciudad!. Vale, vale, no se enfade por mis buenas intenciones. A ver, ¿qué texto quiere poner en la esquela?.

8 Sí. María González murió el 1 de abril de ¡¡¡Eso es todo!!!.

9 ¿No me ha hablado usted de que para hallar el importe interviene no sé que coeficiente de número de palabras?. Sí, pero el mínimo es 30 palabras. Hasta 30 palabras no comenzamos a contar, y la tarifa es la misma.

10 Bueno, añada: Vendo el Opel Corsa de la difunta. Está seminuevo. Tlf ¿Y no ponemos el "q.e.p.d."?.

11 Bueno, pues ponga también el "q.e.p.d.", si cabe. ¿Y dónde lo pongo, al principio o al final?.

12 ¡¿Me podría explicar, usted, de una puñetera vez cuál es la diferencia?!. Sencillo. "q.e.p.d" al lado del nombre del difunto significa "que en paz descanse. Y al lado del automóvil significaría "que está para desguazar".


Descargar ppt "Miguel-A. ¿Los avaros también lloran?. Hace algún tiempo, un telediario nos sorprendía con una curiosa anécdota: En Italia un taxista tenía como afición."

Presentaciones similares


Anuncios Google