La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Había una vez un hombre que tenía una pasión terrible por los porotos cocidos. El los adoraba, pero los porotos le provocaban "muchos gases", creándole.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Había una vez un hombre que tenía una pasión terrible por los porotos cocidos. El los adoraba, pero los porotos le provocaban "muchos gases", creándole."— Transcripción de la presentación:

1

2 Había una vez un hombre que tenía una pasión terrible por los porotos cocidos. El los adoraba, pero los porotos le provocaban "muchos gases", creándole situaciones muchas veces embarazosas.

3 Un día, conoció a una chica de quien se enamoró locamente e iniciaron una respetuosa relación. Cuando ya estaba en vías de casarse, pensó: "Ella nunca se va a casar conmigo si continúo de esta pedorra forma". Entonces, decidió hacer el sacrificio supremo de no comer porotos cocidos nunca mas. Su esposa y su matrimonio bien valían la pena.

4 Poco tiempo después de la boda, el hombre iba conduciendo de regreso a su casa cuando, imprevistamente, el auto se descompuso. Como vivían fuera de la ciudad, llamo por teléfono a su esposa y tras contarle el percance, le dijo que llegaría demorado porque volvería a pie.

5 Mientras caminaba, paso por un pequeño restaurante y, de pronto, el olor de los maravillosos porotos cocidos lo cautivó trayéndole inolvidables recuerdos, y claro, no pudo resistirse a la tentación de al menos detenerse para sentir ese aroma. Que recuerdos!

6 El hombre evaluó la distancia que aun le faltaba por recorrer y juzgo que si aprovechaba la ocasión, cualquier efecto gasífero negativo que sus deseados porotos pudieran producirle, habrían de pasar antes de que él llegara a su hogar, de modo que, resolvió entrar y pidió tres platos grandes de porotos (después de todo, él no sabía cuando volvería a comer porotos cocidos nuevamente).

7 Durante todo el camino de regreso, se fue aliviando a paso lento de los gases, efectos nefastos de la comida que en forma inmediata esta le provocó, y cuando por fin llego a la casa, ya se sentía mejor. Su esposa lo recibió en la puerta y parecía bastante feliz y excitada. Ella le dijo: "Querido, te tengo una gran sorpresa para la cena de esta noche!"

8 Y le colocó una venda en los ojos y lo acompaño hasta la cabecera de la mesa haciéndolo sentar y prometer que no espiaría hasta que ella le avisara. En este punto, el sintió que en su intestino algo grande se estaba gestando, es decir que había un nuevo "accidente gasífero" en camino.

9 Cuando la esposa estaba lista para sacarle la venda de los ojos, sonó el teléfono. Ella le volvió a hacer prometer que no iba a espiar la mesa y salió del comedor para atender el teléfono. En cuanto oyó que descolgaba el tubo, el hombre aprovecho la oportunidad. Volcó todo el peso de su cuerpo sobre una pierna y soltó uno con cuidado. No fue muy fuerte, pero parecía un huevo friéndose.

10 Con grandes dificultades para respirar, agarro a ciegas la servilleta y comenzó a abanicar el aire a su alrededor. Estaba comenzando a sentirse mejor cuando otro "gas dormido" empezó a surgir. Levanto una pierna y PRRPPPPPPEEEPPPEEEPPEEEEERR RPPPE !!!

11 Sonó como un motor Diesel arrancando y comparado con el anterior, olió aun peor. Nervioso y deseando que las emanaciones se disipasen, comenzó a sacudir frenéticamente los brazos cual aspas de molino. Ya las cosas parecían volver a la normalidad, cuando nuevamente le vinieron ganas. Algo mas confiado, mando todo el peso de su cuerpo sobre la otra pierna y lo largo con violencia.

12 Este fue merecedor de una medalla de oro, el Oscar en sonido y hedor. El "padre" de todos los gases. Las ventanas vibraron, la vajilla en la mesa se sacudió y un minuto después, una rosa que estaba sobre la mesa, se marchito y murió. El canario, en su jaula, enmudeció su piar melodioso.

13 Mientras tanto, el permanecía con un oído atento a la conversación telefónica de su mujer, manteniendo su promesa de no sacarse la venda, y continuo con su "ejercicio" por unos diez minutos mas, tirándose "gases" y abanicando con los brazos y la servilleta, y de vez en cuando, soplando fuerte, en círculos, en el sentido inverso a las agujas del reloj.

14 Cuando oyó a su mujer despidiéndose en el teléfono (indicando el final de su soledad y libertad), coloco suavemente la servilleta sobre las piernas y cruzo su mano sobre ella. Tenía el rostro de la inocencia de un ángel, cuando entro su esposa. Pidiendo disculpas por haberse demorado tanto, ella preguntó si el había espiado la mesa de la cena, a lo que el respondió que no.

15 Luego de tener absoluta certeza que había cumplido con la promesa y no había visto nada, su esposa le saco la venda y grito: "SORPRESAAAA !".

16 Había doce invitados sentados a la mesa a su alrededor para su fiesta de aniversario...


Descargar ppt "Había una vez un hombre que tenía una pasión terrible por los porotos cocidos. El los adoraba, pero los porotos le provocaban "muchos gases", creándole."

Presentaciones similares


Anuncios Google