La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Taller literario - cultural Tiberias - Israel. Enero 2006 Enero 2006 Los textos publicados son responsabilidad de quienes los firman. © Prohibida su reproducción.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Taller literario - cultural Tiberias - Israel. Enero 2006 Enero 2006 Los textos publicados son responsabilidad de quienes los firman. © Prohibida su reproducción."— Transcripción de la presentación:

1 Taller literario - cultural Tiberias - Israel

2 Enero 2006 Enero 2006 Los textos publicados son responsabilidad de quienes los firman. © Prohibida su reproducción sin autorización escrita del autor. Dirección Editorial: Ruth Segal

3 Una novela mejicana (Creación colectiva)

4 -Oyeme bien, tienes que convencerla de que te trae en la bolsa. Proponle abandonar al decrépito de Julio Roberto para casarse contigo. -Debes estar loco. -Nada de eso, no se trata de casarte, sólo de convencerla de que serías capaz de hacerlo. -No entiendo, qué ganaría con eso? -Pues manito, tu si que eres menso. -No te permito, hablas asi porque no eres tu el que corre peligro de quedar en ruinas. -Nada de eso, debes prometerle la transferencia de todos tus bienes a cambio de no perderla. -Sigo sin entender. -Pues mira, si ella se lo cree, se pondrá mimosa y ahisito nomas te la llevas para tu casita de la playa. -Y que ganaría con eso? -Pues que allí estaré filmando en la recámara y con la cinta le obligaremos a callar y a devolver todos los documentos que firmaste. -Tu si que eres inteligente, pero cómo le hago? -Pues coge el telefono ahorita y ya. Ah! Y aprovecha para divertirte porque aunque cabrona está sabrosita. -Vale -Sólo avísame cuando esté todo arreglado. continuará,,, CAPITULO 3 Zulema Perpignal

5 Magali Segal En el bolsillo izquierdo, cinco monedas y un caramelo de menta. En el derecho: un pañuelo de seda usado, con las iniciales de mi nombre bordadas en marrón. Lo único que queda de mi vida. No, muerto no estoy. Todavía no. Aunque, admito, esa idea paso por mis pensamientos y más de una vez. Entonces, ¿por qué estoy así? Lo que pasó fue que rompí la llave de mi BMW dentro de la cerradura, y dentro del auto quedaron todas mis cosas. Mi valija, mi teléfono y mi billetera. Tengo una cita de la que depende toda mi carrera profesional. Una reunión que empezará dentro de cinco minutos, en la otra punta de la ciudad. ¡Ah! Para que les miento! La realidad es que mi mujer me echó de casa. No tengo donde dormir, no tengo plata, no conozco a nadie que me pueda ayudar. Además no tengo tampoco trabajo, ya que yo era el presidente en la empresa de mi suegro. Y así, con cinco monedas, un caramelo de menta, un pañuelo bordado y con la niebla enroscada en mis tobillos, camino desesperado por las calles y lloro. UN CARAMELO DE MENTA

6 Vivía sola. Estuve casada muy poco tiempo. Mi ex marido me abandonó. No llegué a tener hijos. Mis padres y hermanos vivían en otro país. Mis días transcurrían entre la casa y el trabajo. A partir de las cinco de la tarde, me encerraba entre las cuatro paredes. A veces me sumergía en una profunda siesta reparadora. Otras veces un buen libro y música clásica de fondo, eran mi mejor compañía. Hace unos días, la rutina se alteró intempestivamente. El teléfono que nunca sonaba sonó dos veces. El primer llamado fue cuando me estaba duchando. Corrí con el cuerpo enjabonado y cuando llegué jadeando, la llamada se cortó. El mensaje que dejó la persona que llamó era muy escueto: Te amo, Laura. La voz era totalmente desconocida para mí. No era la voz de ningún vecino del edificio, ni de ningún compañero de trabajo. No era la voz de ningún familiar. Pensé que tal vez era un error. En esta ciudad hay más de una mujer llamada Laura. Decidí restarle importancia al incidente y continuar con mis tareas de ese día. Tenía que viajar al centro a hacer un trámite urgente. Odiaba esas diligencias pero no me quedaba otro remedio. Era un día caluroso y regresé exhausta. Mientras giraba la llave en la cerradura, volvió a sonar el teléfono. cont. TE AMO, LAURA Perla Felman

7 Como si fuera a propósito, la puerta estaba hinchada y me resultó pesado abrirla. Por supuesto, que al entrar, otra vez se interrumpió la llamada, y el mensaje era idéntico al anterior: Te amo, Laura. No cabía duda que el tema me halagaba. Desde mi divorcio, ningún hombre me había declarado su amor. Aunque todavía era muy joven, tenía solo 38 años, ya me había resignado a pensar que pasaría sola el resto de mis días. Sentí que me ruborizaba, que mi respiración se aceleraba y de pronto esa llamada misteriosa me hizo volver a la adolescencia. Por otro lado, empecé a inquietarme. No conseguía imaginarme qué diabólicas intenciones podía tener este desconocido. Dudé entre llamar a la policía o a un detective privado. Finalmente me venció el cansancio y me quedé dormida hasta el día siguiente. A la mañana, recogí el diario y me senté a desayunar. Empecé a leer la primera plana y luego hojeé el resto del periódico. De pronto, mi vista tropezó con el siguiente texto: Éxitos de taquilla para la película: Te amo, Laura. La voz aterciopelada y sensual del galán de moda en los teléfonos de miles de abonadas, resultó ser una idea publicitaria brillante. Perla Felman

8 Tengo celos de los tontos, por su falta de preocupaciones. para meditar… Hagay Segal

9 Recuerdo que me desperté con una sensación extraña y lo primero que vino hacia mi mente, fue preguntarme el por qué. Tal vez, la influencia de los locutores a través de aquel programa de radio que escuché, me dejó inquieta. La consigna, para llamarlos por teléfono y obtener los premios, era hablar, con todo el humor posible, de alguna de aquellas tantas cosas que jamás queremos tirar o regalar o.... tal vez transformar.Mentalmente, en aquel momento, comencé a hacer un listado y así me di cuenta de que era interminable. ¡Claro! ¡Tantos años cargando con ellas! Y recién en ese momento, pude darme cuenta de que fue por culpa de esa costumbre de conservar cosas inútiles, que cada mudanza se me hacía interminable. Lo peor, era que en cada una de ellas, pasando de una casa a otra, arrastraba absolutamente cada centímetro de mi vida encarnado por ropa, fotos, cuadernos, utensilios en mal estado, muebles rotos, juguetes que ya no se usaban y... hasta la muñeca que me regalaron cuando tenía nueve años. Fue por eso, que la última mudanza resultó decisiva: livianita, con lo necesario para sobrevivir los primeros tiempos hasta que me venciera nuevamente la costumbre de acumular un poco de todo, aunque nunca podré desocupar la mochila que cuelga de mi espalda cargada con mi historia, en la cual conservo demasiadas cosas inútiles de las que nunca me podré deshacer, ya que el pasado no se puede cambiar y, simplemente, es pasado. MUDANZA Débora Weller

10 Lo traicionaba. La sospecha se convirtió en certeza, cuando los vio salir de un hotel alojamiento. Inútil buscar una explicación. Cariñosa, buena compañera, mejor madre. Sin problemas económicos. Ambos con un nivel intelectual aceptable, se podía decir que el tedio no había llegado a opacar su relación de diez años. Por qué entonces esa doble vida, ese buscar afuera algo que él no lograba descifrar. ¿En qué había fallado? O quizá el problema estaba en la mente de su mujer. Consultar a un psicólogo. No, eso hubiera sido compartir un secreto, admitir un fracaso. Pensó encararla, hubiera sido lo mas lógico, se merecía una explicación. Y ella quizá una oportunidad. A medida que pasaban los días una idea comenzó a obsesionarlo, y poco a poco se transformó en un plan. Llegó el verano y enviaron a los niños en una colonia de vacaciones por quince días. Consiguió el raticida en una ferretería alejada de su casa. Esa noche brindaron por las próximas vacaciones. Al día siguiente llegó el pequeño limonero que había encargado en el vivero. Hizo el pozo lo más profundo que pudo, y él que se había jurado, yo nunca voy a plantar un árbol, por una vez faltó a su promesa. ABONO Marcelo Finkelstein

11 algo de humor… Zulema Perpignal La manzana podrida tiene mal gusto.

12 Yo no tengo reloj, ni tengo necesidad de él. En una época, tal vez las personas adultas lo recuerden, el reloj era un artículo caro. No todos se podían permitir el lujo de comprar uno. Lo usaban quienes sentían que el tiempo era más precioso que el mismo reloj o quienes lo lucían como una joya. Hoy se puede comprar un reloj por el precio de un periódico, pero su bajo precio no es para mí suficiente para tener uno. Yo tampoco leo periódicos. Tanto el reloj como el periódico informan (y no siempre exactamente) lo que no me interesa saber. Hay dos clases de personas que como yo, no usan reloj ni leen periódicos. Ambos se encuentran en los extremos de lo que podemos llamar "escala social". Dicen que los extremos se tocan. Este es un ejemplo de ello. El hombre Simple, que esta en el peldaño más bajo de la escala, se levanta todos los días antes que salga el sol y va a su trabajo (si tiene). Y allí trabaja hasta que alguien le dice: "Terminó el día, vuélvete a tu casa", ¿para qué puede entonces necesita un reloj? cont. EL RELOJ Héctor Felman

13 En el peldaño más alto está el Poderoso. El tampoco necesita reloj, pues es él quien fija los horarios. ¿A que hora levantará vuelo el avión? En el momento justo en que él suba a bordo de su avión particular. ¿Para que puede precisar un reloj? ¿Para llegar a tiempo con el Hombre que Gobierna? No, para eso están los empleados, ellos se preocuparán de llegar a tiempo. El Hombre simple, no lee periódicos, ¿Que beneficio podría traerle saber que aumentó la desocupación? Ya se va a enterar cuando en el trabajo le digan: "Mañana no vengas a trabajar" El Poderoso, tampoco lee periódicos, ¿Para qué podría interesarle? Tal vez para saber que en la bolsa de Wall Street o en la Frankfurt, se produjo una crisis de valores. ¿Para qué? Si fue él mismo quién provocó esa crisis. Y ahora querido lector, que has tenido la paciencia de leer hasta este punto, te propongo una adivinanza. ¿En qué peldaño de la escala social me encuentro yo? Héctor Felman

14 Conocí la casa de piedras que estaba en la isla Kalkum la última vez que fui de viaje en barco y cuando de pronto nos dieron la órden de abordar las lanchas con salvavidas. Yo estaba acompañado por una persona que hasta hoy no me acuerdo quién era. Lo que sí recuerdo es que era una mujer de mediana edad y muy elegante. Cuando pisé la isla de Kalkum era un lugar muy tranquilo. Había mucha variedad de pájaros. En el mar se veían los delfines saltando y jugando. Desde la casa de piedra el panorarama era distinto, afuera ya no se veían delfines ni pájaros. Se oían voces que me sugerían a alguien encerrado. Por eso empecé a recorrer los cuartos, uno a uno. cont. KALKUM Rubén Segal

15 Descubrí que la única iluminación provenía del sol que penetraba por las ventanas En una de las habitaciones las voces se escuchaban con mayor intensidad. Como si alguien estuviera atrapado dentro de la pared. La pared con la chimenea de piedras ennegrecidas. La pared, de ladrillos que habían perdido el revoque y entre las juntas, inexplicablemente destellos violáceos que me hicieron recordar mis épocas soldando hierro. La segunda vez que entré a la casa de piedras fui acompañado por un lugareño que en nuestro escaso idioma en común me dio a entender que en la casa de piedra había mucha gente atrapada desde hacía muchos años. A algunos él personalmente los había visto entrar, pero no salir. Pasaron muchos años. Siempre añoré volver a visitar la casa de piedras. Cuando por fin pude volver la recorrí una y otra vez y escuché las mismas voces de hacía unos años. Pero la casa adentro estaba cambiada. En una de las paredes había un cuadro que no estaba en mi primera visita. En el cuadro estaba retratada la mujer que había navegado conmigo. Rubén Segal

16 algo de humor … Siempre que llovió hubo barro. Ernesto Teplitz

17 Durante la semana, trabajaba arrastrando y haciendo girar a la calesita del barrio, se sentía feliz con la alegría de tantos purretes. Cuando joven había galopado orgulloso, saltado vallas y ganado carreras. Pero eso pasó hace años, ahora sólo era un viejo caballo de tiro. El no se quejaba, vivía contento haciendo su trabajo, se sentía útil, pero, los fines de semana lo ataban a un mateo y lo llevaban a la plaza. Ese era el problema de Rosalindo, dar vueltas a la plaza. Era algo que odiaba, porque mientras él tenía que arrastrar ese ridículo vehículo, la hermosa yegua que era la dueña de su corazón se paseaba muy oronda, llevando montada a su dueña, muy orgullosas la una de la otra. Flor, que así se llamaba la razón de sus desvelos, al pasar a su lado, lo miraba con un profundo desprecio. Por eso. rezaba todos los días rogando para que lloviese el fin de semana. POBRE ROSALINDO POBRE ROSALINDO Isabel Kornblit

18 A mi señora y a mi, nos ocurrió algo insólito, que seguramente cambiará nuestras vidas. Para festejarlo, decidimos programar una cena, para comunicar a familiares y amigos sobre una sorpresa en nuestras relaciones. La sorpresa funciona. En pocas palabras. Llevamos 30 años de casados, y ya nos conocemos el uno al otro, hasta el más mínimo detalle. Y el aburrimiento empezó a hacer mella en nuestras vidas. Por suerte nos toca vivir en la nueva época de la tecnología. Gracias a la computadora y navegando por los mares ignotos de la "red" como náufragos perdidos, tuvimos la suerte de encontrar otras almas gemelas a la nuestras, que también iban a la deriva. cont. DE COMUN ACUERDO Enrique Abraham,

19 Cuando mi actual esposa, futura ex, me anunció tímidamente que encontró un amante virtual, en vez de enfurecerme como era lógico, la felicite, agregando que a mi me había ocurrido lo mismo. En ese mismo momento, locos de alegría, nos pusimos de acuerdo. Era necesaria una separación que liberara nuestras vidas. Sería insoportable que en el otro mundo, tuviésemos que seguir viviendo juntos. Esa vez, para toda la eternidad. Ahora sólo nos resta conocernos personalmente con nuestra respectiva futura pareja, ambos viven en el extranjero. Yo mandé una foto mía de cuando era más joven. Espero que este pequeño detalle no sea un obstáculo. Además, en el hombre no importa tanto que sea lindo o feo. Sólo confío que la que ella me envió, sea una foto actual, y que no me esté haciendo una jugarreta. En esto sí que seré inflexible. Enrique Abraham,

20 algo de humor … Ernesto Teplitz Dime con quién andas y te diré si los acompaño.

21 Haydee Calienno Ah si supiera escribir podría contarles que estoy maravillada, he empezado a ir a un círculo literario y allí, la gran sorpresa, me he encontrado con algo mucho mejor que ser un escritor, me he encontrado con un grupo de mujeres auténticas, y hablo de ellas no porque los hombres no lo sean, sino porque aun no he tenido tiempo de profundizar en ellos, pero es que es tanto lo que estas mujeres son que me gozo en estar con ellas. Mujeres que son, no necesitan auto valorarse, viven sus circunstancias, sin quejarse, y de allí empiezan a crear. No se sientan a llorar su situación o a encerrarse en ella. cont. AH, SI SUPIERA ESCRIBIR...

22 ¿Saben lo que significa poder ser uno mismo, aceptarse, aprender a vivir con nuestros propios errores y atreverse a ser? No repetir costumbres, no sólo las propias, sino las que conllevan la vida en pareja o familia, no sé si yo me hubiera atrevido después de trabajar nueve o diez horas, a no servirle la comida a mi esposo, o a no tenerle su ropa o cualquiera de sus necesidades. Yo creo que por eso me conmueve tanto verlas. Son unas leonas, ser fiel a uno mismo, respetarse, crecer tanto como para conocerse sin mentiras, y superando aquellos defectos que nos destruyen o destruyen nuestra relación con los demás. Esto fue lo que encontré y admiré. Haydee Calienno

23 La tía Anita era famosa en la familia. Nunca hablaba mucho de su vida, pero sí se metía en la de los demás. Un día discutimos y yo, muy enojada, le dije: "No te metas en mi vida, qué sabes vos de matrimonios y demás". Por supuesto, después me arrepentí. Ese fue el momento en el cual me contó su historia. Había sido muy bonita, delgada y coqueta. A todos sus candidatos les encontraba defectos y los rechazaba. Un día se casó Rosita, la mayor, ella se dijo: "Ya me va a tocar". Como se sabía atractiva, no se preocupaba. Era capaz de llevar a sus galanes a la pileta para verlos en traje de baño, si tenían juanetes, si eran muy peludos, las uñas sucias. Y así, fue rechazando a todos. Se casó Cata, la menor. Ella seguía pensando que ya le iba a llegar su príncipe azul. No se dio cuenta que se había convertido en una mujer mayor y su madre, que ya era anciana, la necesitaba. Me comentó con tristeza: "Sabes, un día me miré en el espejo y me di cuenta que me perdí la oportunidad de formar mi propia familia". ANITA Inés Gutman

24 Había logrado un empleo muy interesante y bien retribuido. Me sentía muy satisfecha. Un grupo de amigos me invitó a participar en una excursión para conocer Japón. Me interesaba mucho pero pensé que no me convenía perder el trabajo recién conseguido y supuse que no faltaría otra ocasión más adelante, Las vueltas de la vida, una pareja, una familia, impidieron que realizará mi sueño. Y aquella oportunidad perdida siempre quedó en mi mente como una asignatura pendiente que aun hoy, tantos años después, me deja una sensación agridulce, a pesar de mi vida feliz. OPORTUNIDAD PERDIDA Rosa Teplitz

25 ALMA DE LUCIÉRNAGA Un cuento ilustrado de Ruth Segal Ilustró : Ricardo Hacker Gracias,Ricardo.

26 Empezó hace un tiempo, cuando quedé embarazada. La primera vez estaba en el patio, descansando. Era de noche y todos se habían acostado. La vi. Una chispita verdosa. La seguí con la mirada. Revoloteaba a mi alrededor. Por momentos, un brillo amarillento, resplandeciente. Tuve ganas de tocarla. Sin saber qué fue lo que me empujó a hacerlo, la atrapé. La sujeté, sintiendo su calor, su aleteo. La forma en que luchaba por zafarse. La metí en la boca. Me gustó. Un sabor agrio y dulce a la vez. Era agradable. Muy agradable. Al clavar los dientes en su cuerpo, ahí donde guardaba la luz, algo escapó: una miel. Fría, refrescante. Nunca me hubiera imaginado que la luz era dulce. Pensé en los hijos que llevaba en mi vientre. Eran varios. Lo sabía. Deseé para ellos esa dulzura. Desde ese entonces, todas las noches me quedaba en el patio. Las esperaba, las atrapaba, me las comía. cont. ALMA DE LUCIÉRNAGA Ruth Segal

27 ¡Luciérnagas! ¿Quién podía imaginar que este embarazo me iba a volver golosa? ¡Yo! Nunca me aparté de una dieta estrictamente salada. Yo, comiendo bichitos de luz...mejor que no lo comente. Van a creer que estoy loca. O que me estoy burlando. Nunca jamás escuché hablar de una embarazada con antojos de luciérnagas. Menos mal que estamos en verano, si no, no sé de dónde las iba a sacar. Me parece que uno de los chicos se dio cuenta. Aunque no me dijo nada. Estaba jugando a la pelota y me vio. Tuve que disimular, haciéndome la distraída. Se me acercó y me miró. Yo me quedé quieta. Quietísima. Ni un pelo se me movió. A pesar de que el bichito dentro de mi boca aleteaba furioso. Miré los yuyos. Los pisé. Esperé que se fuera. Cuando por fin se alejó, me la tragué. Pero no era lo mismo. Hay que estar tranquila para saborearlas. Nacieron tres. Dos son negros como el padre. El otro es mi preferido. Cuando maúlla, se le ilumina la pancita. Ruth Segal

28 Lito Lijovitzky El tren ya ha pasado Por las estaciones de tu vida Quedaste sola y vacía Él se te ha llevado todo. Tus ojos lloran tristezas Tu corazón, destrozado Ruedan lágrimas lentas Mojando las fotos que miras. Recuerdos, sólo recuerdos Encerrados en tu mente Como un tesoro guardaste Como el más preciado de todos. Tu cuerpo te pide amor Y tus manos caricias El suave calor de un beso En tus labios te dejó. Observas por la ventana Como el sol cae y se oculta La noche oscura te envuelve Y con ella la tristeza. Las horas pasan lentas No regresará a tu lado, No desesperes en vano El no abrirá tu puerta. SOLEDAD Y TRISTEZA

29 algo de humor … Zulema Perpignal El que mucho abarca es porque tiene los brazos largos.

30 El Grupo literario-cultural Se Puede… fue fundado por Ruth Segal en febrero 2003 en la ciudad de Tiberias. Dentro de su marco funcionan un Taller de Creación Literaria y un Círculo de Lectores. Se realizan conferencias, presentaciones de libros y actividades culturales varias con la participación de personalidades. Se han publicado los trabajos de los talleristas en revistas propias y del medio. Asimismo, cumple un objetivo socio- cultural, al estar abocado a la integración social de los inmigrantes latino-americanos que alejados de su entorno nativo desean mantener vivas sus raíces, idioma y cultura. En constante crecimiento, publican ahora sus trabajos en su El grupo cuenta con el auspicio de la Municipalidad de Tiberias. Ruth Segal, Directora del Grupo Se puede… Presidenta de la Unión de Escritores en Castellano de la Municipalidad de Tiberias.

31 opinar colaborar suscribirse para: Y ahora también en nuestra página web:

32 hasta la próxima...


Descargar ppt "Taller literario - cultural Tiberias - Israel. Enero 2006 Enero 2006 Los textos publicados son responsabilidad de quienes los firman. © Prohibida su reproducción."

Presentaciones similares


Anuncios Google